Evaluation of Metropolitan and Regional Funds of the Federal Government of Mexico (Spanish)

Submitted by Anonymous (not verified) on Sat, 04/12/2014 - 09:41
Image
99


This document shares core evaluation findings of a series of pioneering regional and metropolitan development funds in Mexico. It represents a significant effort to document the performance of the three levels of government in the administration of these funds, and offers preliminary evidence on the governmental complexity of meeting urban and metropolitan challenges with narrow policy instruments.

Pdf as plain
Evaluación de los
Fondos Metropolitano
y Regional del Gobierno
Federal Mexicano
Alfonso Iracheta Cenecorta
José A. Iracheta Carroll
Alfonso Iracheta Cenecorta
José A. Iracheta Carroll
Evaluación de los
Fondos Metropolitano
y Regional del Gobierno
Federal Mexicano
CIDE - Centro CLEAR para América Latina - SHCP - BID - Colegio
Mexiquense - Centro Eure
1a. Edición, 2014
Iracheta Cenecorta, Alfonso
Iracheta Carroll, José A.
Evaluación de los Fondos Metropolitano y Regional del Gobierno
Federal Mexicano
D.R. Centro de Investigación y Docencia Económicas A.C.
Carretera México- Toluca 3655, Col. Lomas de Santa Fe,
C.P. 01210, Delegación Álvaro Obregón, Distrito Federal,
México
Editado e impreso en México.
ISBN 978-607-7843-96-2
Las opiniones y los datos contenidos en este documento son de la
exclusiva responsabilidad de sus autores y no representan el punto
de vista del CIDE, del Centro CLEAR, de la Secretaría de Hacienda
y Crédito Público, del Banco Interamericano de Desarrollo, del
Colegio Mexiquense o del Centro Eure como instituciones.
Los autores agradecen los comentarios de los dos dictaminadores.
Índice 3
ÍNDICE
Prólogo ............................................................................................................................................................07
Presentación SHCP: La vinculación entre el gasto
público y su desempeño.........................................................................................................11
Los usos de la evaluación para mejorar la calidad de las
políticas públicas. Apuntes a propósito de la evaluación
del Fondo Metropolitano y del Fondo Regional...................................19
Introducción...............................................................................................................................................23
Créditos............................................................................................................................................................31
4 Evaluación de los Fondos Metropolitano y Regional del Gobierno Federal Mexicano
CAPÍTULO 1. Conceptualización y problemática..............................33
a) El proceso metropolitano ..................................................................................33
i. Conceptualización................................................................................................33
ii. La problemática metropolitana en México..........................41
b) El fenómeno regional.............................................................................................46
i. Conceptualización...............................................................................................46
ii. La problemática regional en México...........................................51
CAPÍTULO 2. Metodología...................................................................................................55
a) Delimitación del objeto de estudio ................................55
b) Etapas de la evaluación......................................................................................56
c) Trabajo de campo.........................................................................................................59
CAPÍTULO 3. Análisis del Fondo Metropolitano................................61
a) Análisis de la distribución de los recursos y
de las características del gasto..................................................................61
b) Gestión del Fondo Metropolitano...........................................................68
c) Percepción de impacto...........................................................................................72
d) Debilidades.........................................................................................................................78
i. Reglas de Operación..........................................................................................78
ii. Operación y estructura administrativa.................................80
iii. Prioridades de inversión y proyectos apoyados............82
CAPÍTULO 4. Análisis del Fondo Regional.................................................85
a) Análisis de la distribución de los recursos y de las
características del gasto....................................................................................85
b) Gestión del Fondo Regional...........................................................................92
c) Percepción de impacto...........................................................................................95
d) Debilidades.........................................................................................................................97
i. Lineamientos de Operación......................................................................98
ii. Operación y estructura administrativa..............................103
iii. Prioridades de inversión y proyectos apoyados........104
CAPÍTULO 5. Conclusiones y recomendaciones...........................107
a) Oportunidades de fortalecimiento y propuestas
de acciones de mejora del Fondo Metropolitano................108
i. Oportunidades de fortalecimiento...............................................108
ii. Propuestas de acciones de mejora ..............................................110
b) Oportunidades de fortalecimiento y propuestas
de acciones de mejora del Fondo Regional...............................120
i. Oportunidades de fortalecimiento...............................................120
ii. Propuestas de acciones de mejora ..............................................121
Índice 5
BIBLIOGRAFÍA....................................................................................................................................133
ANEXOS........................................................................................................................................................137
Anexo I. Propuesta de Reglas de Operación del
Fondo Metropolitano..................................................................................................139
Anexo II. Propuesta de Lineamientos del Fondo
Regional.....................................................................................................................................175
Anexo III. Metodología de asignación de los recursos
del Fondo Metropolitano........................................................................................192
Anexo IV. Descripción de la metodología aplicada.............217
Anexo V. Instrumentos de recolección de información....232

Prólogo 7
Prólogo
En las últimas décadas, los gobiernos han puesto especial
énfasis en el desarrollo de los espacios urbanos. Por un lado, se
ha identificado a estos espacios como áreas estratégicas y ejes de
desarrollo para los países. Por el otro, es también en los espacios
urbanos donde una gran parte de la población sufre de los
efectos más crudos como consecuencia de los niveles de pobreza y
marginación. Concretamente, la discusión actual se centra en los
instrumentos que tienen a la mano los gobiernos con la finalidad de
hacer más competitivas a las ciudades. La cuestión radica entonces
en denominar a la competitividad como un factor determinante
en el desarrollo urbano y regional, puesto que incrementa el
bienestar de sus ciudadanos a la vez que promueve un desarrollo
sustentable, acompañado del componente de la cohesión social.
Por competitividad debe de entenderse la promoción de un entorno
social, tecnológico, ambiental e institucional propicio para el mejor
desempeño de las actividades económicas y el bienestar social.
8 Evaluación de los Fondos Metropolitano y Regional del Gobierno Federal Mexicano
Debemos ver pues a las ciudades como lugares donde se
gestan los modelos nacionales de desarrollo. Se crean en estos
espacios los proyectos más innovadores y es en ellos también donde
ocurre una mayor interacción con la ciudadanía, buscando así
generar un impacto importante en el bienestar social. En suma, la
competitividad generada en los espacios urbanos es el motor de la
competitividad de los países.
Los espacios urbanos competitivos serán aquéllos que cuenten
con la capacidad para participar en el entorno globalizado mediante
la creación de ambientes propicios para el desarrollo y la propia
competitividad de sus agentes económicos y sociales; asimismo,
será de gran importancia la capacidad de las ciudades para
atraer inversión, retenerla y generar mayor bienestar social. Las
ciudades cuentan entonces con una tarea de grandes proporciones.
Por un lado, su nuevo papel en el entorno global les requiere de
una participación activa en los mercados nacional e internacional
de bienes y servicios. Y por el otro, deben encargarse también de
incrementar el ingreso real y el bienestar social de los ciudadanos
mediante la promoción del desarrollo sustentable y la cohesión
social. La prospectiva para el futuro se complejiza aún más si
tomamos en cuenta que, de acuerdo con el Banco Interamericano
de Desarrollo, para 2025, 85% de la población en América Latina
vivirá en zonas urbanas y para 2030 el Banco Mundial estima que,
a nivel mundial, habitarán en zonas urbanas alrededor de 5 mil
millones de personas.
En el caso particular de México, se han emprendido reformas
con el propósito de que los espacios locales sean más competitivos
y jueguen un papel mucho más activo en el desarrollo nacional y
en el bienestar de su población. Se les dotó así desde la década
de 1980 de nuevas atribuciones, con lo que se esperaba mejorar
sus capacidades para alcanzar mayores niveles de desarrollo en
lo económico, político y social, en contraposición con sus entonces
condiciones de debilidad, dependencia y empobrecimiento. Sin
embargo, los resultados de dichas reformas fueron limitados y en
la actualidad prevalecen muchos de los problemas que se querían
resolver.
Encontramos entre los gobiernos locales de México a entes
que carecen de estructuras y capacidades institucionales sólidas,
incapaces de: (i) satisfacer las necesidades más básicas de su
población al no proveer servicios –tales como agua potable,
Prólogo 9
transporte, vialidades –de manera eficaz y eficiente; (ii) formular
un diálogo y de involucrar a la ciudadanía en los asuntos públicos;
(iii) contar con mecanismos de transparencia y rendición de
cuentas; y (iv) de generar alianzas horizontales entre los gobiernos
locales y con otros actores relevantes. Todas estas cuestiones los
imposibilitan para desempeñar un papel relevante en el desarrollo
nacional y, por ende, sus aspiraciones por convertirse en actores
determinantes en el bienestar y el desarrollo social se restringen a
acciones aisladas, con efectos limitados y de poco impacto.
Los esfuerzos por fortalecer a los espacios locales han tenido
un impacto incipiente debido principalmente a dos causas. En
primer lugar, no se encargaron de tomar en cuenta las grandes
asimetrías horizontales presentes en el ámbito subnacional. Por
ello, los municipios pequeños se ven imposibilitados a cumplir con
sus obligaciones y los municipios grandes encuentran restringidas
sus aspiraciones para posicionarse como verdaderos motores
de desarrollo. En segunda instancia, el hecho de que no se haya
fomentado una mística de cooperación intergubernamental,
basada en la negociación y el intercambio –debido principalmente
a un esquema federal poco claro–, dificulta notablemente el diálogo
entre los niveles de gobierno e impide una intervención coordinada
y alineada con las necesidades locales.
Debido a los problemas que implica el actual marco institucional
del sistema federal, se han encontrado esquemas que pretenden
fortalecer el desarrollo local. Una de las principales herramientas
que utiliza el gobierno central para coadyuvar en la mejora de
las condiciones de los gobiernos subnacionales es la provisión de
recursos económicos a través de fondos. Sin embargo, el impacto
que estos tienen es, en la mayoría de las ocasiones, desconocido.
Es por ello que me resulta muy grato introducir esta obra
puesto que representa un esfuerzo muy significativo para conocer
cómo ha sido el desempeño de los tres niveles de gobierno en
materia de desarrollo metropolitano y regional a partir de los
fondos que constituyeron la principal herramienta de intervención
en los últimos años. Sin duda, evaluaciones de este tipo enriquecen
el conocimiento colectivo acerca de los instrumentos utilizados por
la acción gubernamental para resolver la problemática urbana. Las
recomendaciones de Alfonso Iracheta y José Iracheta son por demás
pertinentes. Corresponsabilidad de los gobiernos locales, planeación
multianual de recursos, vinculación con la sociedad, definición
10 Evaluación de los Fondos Metropolitano y Regional del Gobierno Federal Mexicano
clara de atribuciones, transparencia y rendición de cuentas, y
fomento a la coordinación y cooperación intergubernamental, son
algunos de los planteamientos que los autores insisten, deben estar
presentes en el constante refinamiento e implementación del Fondo
Metropolitano y el Fondo Regional, mismos que representan la
parte central de este reporte de evaluación de política pública. Este
estudio tiene el propósito de que la acción pública en los espacios
urbanos tenga un impacto real en el desarrollo y las condiciones
de vida de sus habitantes y se pueda transformar a los gobiernos
locales en auténticos motores del desarrollo nacional y focos de
competitividad.
Finalmente, es importante mencionar que este texto forma
parte de una nueva colección editorial del CIDE que, a través
del Centro CLEAR para América Latina, busca contribuir al
debate informado, técnico y especializado sobre políticas públicas
específicas, en el que estudiosos y analistas puedan generar
aprendizajes cruzados, un debate constructivo, y avancemos con
rigor científico y solidez profesional a mejorar la evaluación de las
políticas públicas de nuestro país. Se trata de animar la discusión
y generar aprendizajes colectivamente, enhorabuena.
Enrique Cabrero Mendoza
Ciudad de México, Octubre 2012.
Presentación SHCP: Evaluación de los Fondos Metropolitano y Regional 11
Presentación SHCP: La vinculación entre
el gasto público y su desempeño
José Ángel Mejía Martínez del Campo1
Uno de los principales retos que enfrenta cualquier democracia
moderna consiste en discernir entre el ciclo de vida de las políticas
públicas (surgidas en administraciones anteriores) y el valor público
que tienen. Si bien algunas deben transformarse o replantearse de
acuerdo a la naturaleza misma del problema que les dio origen y a
la realidad en un determinado momento del tiempo, existen otras
que no sólo han demostrado ser exitosas en la consecución de sus
objetivos, sino que deben fortalecerse con el propósito de garantizar
su continuidad en el largo plazo.
1
Es titular de la Unidad de Evaluación del Desempeño de la Secretaría de Hacienda
y Crédito Público (SHCP).
12 Evaluación de los Fondos Metropolitano y Regional del Gobierno Federal Mexicano
Tal es el caso del Presupuesto basado en Resultados (PbR) y
del Sistema de Evaluación del Desempeño (SED), cuyo origen en
nuestro país se remonta a la década de 1990 con la Reforma al
Sistema Presupuestario. Asimismo, se fortaleció con la entrada
en vigor de la Ley Federal de Presupuesto y Responsabilidad
Hacendaria, así como con la Ley General de Contabilidad
Gubernamental.
Dichos cambios institucionales promovieron, sin duda, una
mayor responsabilidad fiscal: orientaron el gasto público hacia
la eficiencia y la efectividad. Además, la creación del Consejo
Nacional de Evaluación de la Política de Desarrollo Social
(Coneval) fortaleció la política de evaluación social. Los propósitos
de esta institución fueron normar y coordinar la evaluación de las
políticas y de los programas de desarrollo social ejecutados por las
dependencias públicas, y establecer los lineamientos y criterios
para la definición, la identificación y la medición de la pobreza. Esta
suma de modificaciones garantizó la transparencia, la objetividad
y el rigor técnico en este ámbito.
Actualmente, el PbR-SED consiste en un conjunto de
elementos metodológicos que permiten realizar una valoración
objetiva del desempeño de los programas y de las políticas públicas
a través de la verificación del cumplimiento de metas y objetivos
con base en indicadores estratégicos y de gestión. Entre sus fines,
se encuentran: a) determinar los resultados de la aplicación de
los recursos públicos federales y valorar el impacto social de los
programas y proyectos; b) ponderar la eficiencia, la economía, la
eficacia, la cobertura, la equidad y la calidad del gasto público; c)
proveer información de desempeño para la toma de decisiones; y
d) vincular la planeación, la programación, la presupuestación,
el seguimiento, el ejercicio de los recursos y la evaluación de las
políticas públicas y de los programas presupuestarios.
El Gobierno Federal de la presente Administración no sólo
ha reconocido la importancia del PbR-SED como una herramienta
fundamental para el manejo responsable, transparente y efectivo
de los recursos públicos, además se ha comprometido a consolidar
y expandir su alcance. El medio para realizarlo es la vinculación
entre la planeación nacional y la evaluación del desempeño
presupuestario, a través de la alineación estratégica del Plan
Nacional de Desarrollo 2013-2018 (PND) con los programas
sectoriales, especiales, institucionales y regionales que de él
Presentación SHCP: Evaluación de los Fondos Metropolitano y Regional 13
derivan. Éstos, a su vez, se ligan a los programas presupuestarios
de las dependencias y de las entidades de la Administración Pública
Federal (APF).
Asimismo, se han emitido, por primera vez, lineamientos para
la elaboración de los programas derivados del PND. Estas guías
generales han determinado, entre otros aspectos, la homologación
de los programas en cuanto al plazo de su publicación así como
la obligación de contar con objetivos, estrategias, líneas de acción,
indicadores y metas específicas. Esto ha fortalecido la planeación
estratégica y el seguimiento del propio PND.
Se busca que, además de estandarizar la valoración objetiva
del desempeño de los programas y de las políticas públicas, el PbRSED
se convierta en un modelo con injerencia progresiva en la
toma de decisiones del gobierno. Esta tendencia se ha consolidado
con la estrategia transversal emanada del PND para un “Gobierno
Cercano y Moderno”, cuyo objetivo principal es contar con una
administración pública orientada a resultados que optimice el uso
de los recursos públicos, que utilice las nuevas tecnologías de la
información y comunicación, y que fortalezca la transparencia y la
rendición de cuentas.
Fondo Metropolitano y Fondo Regional
El Fondo Metropolitano fue incorporado en el Presupuesto de
Egresos de la Federación a partir del año 2006 con una asignación
de un mil millones de pesos. Alcanzó 9.9 miles de millones de pesos
en el Presupuesto 2014, en beneficio de 47 Zonas Metropolitanas del
país. Dicho fondo tiene por objeto financiar y equipar la ejecución
de estudios, planes, evaluaciones, programas, proyectos, acciones
y obras de infraestructura en cualquiera de sus componentes, ya
sean nuevos o en proceso. Incluso, se ocupa de financiar aquellas
iniciativas que no hubiesen contado con los recursos necesarios
para su ejecución. Para obtener este incentivo deben cumplir
varias características: a) ser viables y sustentables; b) promover
el desarrollo regional y urbano, y una adecuada planeación
del ordenamiento del territorio; c) impulsar la competitividad
económica, la sostenibilidad y las capacidades productivas de
las zonas metropolitanas; d) coadyuvar a su viabilidad y mitigar
la vulnerabilidad frente a fenómenos naturales, ambientales
y propiciados por la dinámica demográfica y económica; y e)
14 Evaluación de los Fondos Metropolitano y Regional del Gobierno Federal Mexicano
incentivar la consolidación urbana y el aprovechamiento óptimo
de las ventajas competitivas de funcionamiento regional, urbano y
económico del espacio territorial de las zonas metropolitanas.
Por otro lado, en el año 2007 se estableció, dentro del
Presupuesto de Egresos de la Federación, una asignación de dos
mil millones de pesos para el Fondo Regional. En el año 2014,
alcanzó 6.7 miles de millones de pesos con el objeto de apoyar a los
diez estados con menor índice de desarrollo humano con respecto
al índice nacional. Las vías para realizar este apoyo consisten
en programas y proyectos de inversión destinados a mantener e
incrementar el capital físico y la capacidad productiva. Del mismo
modo, fomentan el desarrollo regional equilibrado mediante
infraestructura pública y su equipamiento.
La evaluación de los Programas Federales
De acuerdo con los Lineamientos generales para la evaluación de
los Programas Federales de la APF, una evaluación consiste en un
análisis sistemático y objetivo de las iniciativas mencionadas. La
finalidad es determinar su pertinencia, su eficiencia, su eficacia,
su calidad, sus resultados, su impacto, su sostenibilidad y el logro
de sus objetivos y metas.
Con la intención de lograr una aplicación eficiente de los
recursos públicos, se ha establecido la necesidad de llevar a cabo
evaluaciones de diversos tipos de manera constante y permanente
a los diferentes programas que integran la política pública en
sus distintos ámbitos. Con esto, se podrá mejorar el desempeño
de los programas, contribuir a la toma de decisiones de manera
informada y favorecer la rendición de cuentas implícita.
En este sentido, el Programa Anual de Evaluación (PAE)
-establecido y coordinado por la SHCP, la Secretaría de la Función
Pública (SFP) y el Coneval- se ha convertido en una herramienta
importante que permite establecer el calendario de ejecución de las
evaluaciones de los programas en operación. Con respecto a los que
comienzan su ejecución, el PAE ha facilitado la vinculación de dicho
calendario con las actividades de programación y presupuesto.
También ha permitido articular las evaluaciones en el marco del
SED y establecer los tipos de evaluación que se aplicarán mediante
un programa integral y gradual.
Presentación SHCP: Evaluación de los Fondos Metropolitano y Regional 15
Uno de los aspectos más importantes de una evaluación es que,
derivado de los hallazgos de la misma, surgen y se implementan
aspectos que favorecen una mejoría en el desempeño, en el alcance
y en los resultados de un programa presupuestario. Para dar
atención y seguimiento a los resultados y a las recomendaciones de
las evaluaciones externas practicadas, la SHCP, la SFP y el Coneval
emitieron, por primera vez, el “Mecanismo para el seguimiento
a los aspectos susceptibles de mejora derivados de informes y
evaluaciones externas a programas federales” en octubre del 2008.
Éste tiene como meta establecer el procedimiento general que las
dependencias y entidades de la APF deberán observar para que las
recomendaciones del evaluador se implementen y para que éstas
o los Aspectos Susceptibles de Mejora (ASM) sean de carácter
obligatorio y puedan ser auditados.
La evaluación de los Fondos Metropolitanos y Regional
En el año 2009, con el apoyo del Banco Interamericano de
Desarrollo (BID), se incluyó en el PAE la propuesta de evaluar
los Fondos Metropolitano y Regional con el propósito de analizar
su desempeño. Esta decisión se implementó por la importancia
presupuestaria que tienen y porque ambos fondos se utilizan
para fortalecer el desarrollo humano y para construir una
infraestructura que impacte en la calidad de vida de las entidades.
La evaluación de los Fondos se realizó en el año 2010 por El
Colegio Mexiquense, A.C. Su coordinador general fue el Dr. Alfonso
Iracheta Cenecorta. La evaluación arrojó, para el caso de los Fondos
Metropolitanos, 11 recomendaciones genéricas. Se destacan los
siguientes problemas y hallazgos:
§ Las Reglas de Operación del Fondo no son las más adecuadas
para enfrentar la problemática del fenómeno metropolitano
en México.
§ En las entidades federativas, en general, no se cuenta con
una conceptualización adecuada del fenómeno metropolitano
y su problemática.
§ Las decisiones del Fondo no responden a políticas
integradas, aunque se haga referencia a los instrumentos
de planeación para justificarlas.
16 Evaluación de los Fondos Metropolitano y Regional del Gobierno Federal Mexicano
§ Las estructuras institucionales que se establecen en las
Reglas de Operación son muy rígidas. No toman en cuenta
las que ya existen en las entidades federativas (que pueden
cumplir con la función esperada).
§ El Valle de México recibe el mismo tratamiento que el resto
de las zonas metropolitanas a pesar de tener características
muy particulares y un alto grado de complejidad.
En el caso del Fondo Regional, la evaluación ofreció ocho
observaciones genéricas. Las más destacadas son:
§ Los lineamientos del Fondo carecen de objetivos para
orientar las decisiones de inversión. Esto ha causado una
pérdida de vinculación con las prioridades nacionales de
combate a la pobreza y de reducción de la desigualdad.
§ Carece de políticas para desarrollo regional.
§ Cuando se tienen políticas e instrumentos de planeación,
existen limitaciones para su ejecución y evaluación.
§ Existe una generación de costos de oportunidad crecientes
con respecto a las oportunidades de desarrollo de las
regiones.
§ Se identificaron algunas problemáticas en los proyectos
presentados por las entidades federativas. No muestran
claridad de objetivos para mejorar el Índice de Desarrollo
Humano ni forman parte de estrategias regionales de
desarrollo. En ese sentido, no cumplen con el objetivo de
este Fondo.
Los ASM derivados de las evaluaciones a los Fondos
Metropolitano y Regional son de categoría interinstitucional,
es decir, su cumplimiento debe coordinarse por dos o más
instituciones. Por esa razón, en marzo del 2012 se conformó
un grupo de trabajo entre diversas dependencias del Gobierno
Federal para atender y registrar las recomendaciones emanadas
de dichas evaluaciones.
Presentación SHCP: Evaluación de los Fondos Metropolitano y Regional 17
Por otra parte, la SHCP ha sesionado periódicamente desde julio
del 2012 en una junta de trabajo que incluye la participación de la
Secretaría de Desarrollo Agrario, Territorial y Urbano, y la Comisión
para el Desarrollo Metropolitano de la Cámara de Diputados.
Asimismo, es importante señalar que, durante la reunión de trabajo
del grupo interinstitucional realizada en julio del 2013, se convino
que las propuestas o recomendaciones que se generen con el propósito
de definir las nuevas Reglas de Operación del Fondo Metropolitano
deben orientarse con base en los siguientes ejes o vertientes:
1. Delimitación de Zona Metropolitana.
2. Conceptualización de Desarrollo Metropolitano.
3. Operación y mecánica de proyectos.
4. Fortalecimiento de los Consejos para el Desarrollo
Metropolitano (CDM).
5. Generación de Planes de Desarrollo Metropolitano.
6. Establecimiento de prioridades para el Desarrollo
Metropolitano.
7. Fortalecimiento de los mecanismos de trasparencia y de
rendición de cuentas.
Este grupo analizó las recomendaciones del evaluador, las
secuencias más efectivas para implementarlas, las ventajas que
ofrecen, los problemas que surgirían de no adoptarlas y, finalmente,
la mejor manera de instrumentarlas de acuerdo con los obstáculos
y las fortalezas prevalecientes. Asimismo, el grupo suscribió en el
mes de junio del 2013 un documento de posición institucional. En
él se estableció el compromiso de atender ocho ASM para el Fondo
Metropolitano y cinco ASM para el Fondo Regional. Se ha previsto
que los resultados generales derivados de la implantación de estos
ASM sean los siguientes:
§ Mejorar las Reglas de Operación del Fondo Metropolitano
y los Lineamientos del Fondo Regional con el propósito de
obtener mejores asignación y monitoreo de los recursos.
18 Evaluación de los Fondos Metropolitano y Regional del Gobierno Federal Mexicano
§ Impulsar la conformación de la Matriz de Indicadores para
Resultados (MIR) en los Fondos Metropolitanos y en los
diez Fondos Regionales. El fin de este recurso es medir su
desempeño.
§ Trasparentar la cartera de proyectos de ambos fondos.
§ Incrementar la calidad de las decisiones de parte de las
entidades federativas sobre la elección de proyectos.
Como se mencionó anteriormente, uno de los aspectos más
importantes de una evaluación son los hallazgos y las oportunidades
de mejora derivados de la misma. Éstos se deben materializar en
una implementación de los ASM que permita mejorar el desempeño, el
alcance y los resultados de los programas presupuestarios. Es así como
la evaluación de los Fondos antes citados permitirá una mejora en su
planeación: proporcionará una consecuente asignación presupuestaria
orientada a resultados y mejorará, con ello, la calidad del gasto.
Por otra parte, la evaluación demostró la necesidad de realizar este
tipo de valoraciones a los fondos destinados a las entidades federativas
para promover que los recursos económicos (disponibles para la
Federación, para los estados y para los municipios) se administren con
eficiencia, eficacia, economía, transparencia y honradez. Así es como lo
dispone el artículo 134 de la Constitución Política de los Estados Unidos
Mexicanos.
La evaluación al Fondo Metropolitano y al Fondo Regional es, sin
duda, una de las más significativas que se han realizado hasta ahora.
Por ello, es pertinente felicitar al Centro CLEAR para América Latina
y al CIDE. Estas instituciones han dejado una constancia editorial de
una evaluación que será, sin duda, un referente para la APF, para los
tres ámbitos de gobierno, para los académicos, para los consultores e,
incluso, para diversos organismos internacionales.
Los usos de la evaluación para mejorar la calidad de las políticas públicas 19
LOS USOS DE LA EVALUACIÓN PARA MEJORAR LA
CALIDAD DE LAS POLÍTICAS PÚBLICAS
Apuntes a propósito de la evaluación del Fondo
Metropolitano y del Fondo Regional
Claudia Maldonado Trujillo1
El Centro CLEAR para América Latina, con sede en el CIDE, tiene
la misión de promover la formación de capacidades en evaluación,
monitoreo y gestión por resultados para la rendición de cuentas
y el desarrollo. Una parte fundamental de las actividades del
1
Coordinadora General del Centro CLEAR para América Latina. Profesorainvestigadora
de la División de Administración Pública del CIDE.
20 Evaluación de los Fondos Metropolitano y Regional del Gobierno Federal Mexicano
Centro consiste en promover la investigación aplicada en estos
temas para detonar un diálogo robusto y bien informado sobre
cómo mejorar el diseño, la implementación y los resultados de
las intervenciones públicas. Este volumen, que da cuenta de los
resultados de las evaluaciones al Fondo Metropolitano y el Fondo
Regional en México, se une a una serie de publicaciones que ponen
particular énfasis en la utilización de las evaluaciones para la
mejora continua de los programas y documentar experiencias que,
por sus atributos, ofrecen lecciones relevantes para la región. Más
allá del andamiaje institucional necesario para la realización de
evaluaciones de calidad, y la búsqueda de orientación a resultados de
los presupuestos públicos –de suyo importantes e imprescindibles–
la prueba de fuego de estos esfuerzos, que en el caso de México
han sido notables, reside fundamentalmente en la utilización de
estos elementos para la toma de decisiones para la agregación de
valor público. Sólo en la medida en que estas herramientas sean
efectivamente incorporadas a los procesos de gestión y reforma de
las intervenciones públicas, podrá fortalecerse la capacidad del
Estado para alcanzar los resultados que demanda la ciudadanía y
un mejor manejo de los recursos públicos.
La experiencia documentada en este volumen sirve a los
propósitos estratégicos de la línea editorial de CLEAR por varias
razones. En primer lugar, porque se trata de una evaluación realizada
a fondos presupuestarios cuya implementación rebasa los límites de
los programas sociales de lógica sectorial, involucran la participación
concurrente de distintos niveles de gobierno y la ciudadanía e
incorporan la centralidad de la dimensión territorial de los problemas
públicos emergentes asociados a la metropolización y la urbanización
acelerada que caracterizan a las sociedades del siglo XXI. Estos
procesos, que implican jurisdicciones traslapadas y la necesidad de
coordinación intergubernamental con vocación territorial, suponen
también retos formidables para la gobernabilidad y la economía política
de los procesos de implementación. La adopción de referentes regionales
y metropolitanos para detonar políticas de promoción del desarrollo es
sin duda un reto compartido de los países de América Latina que, en
muchos casos, han respondido de manera tardía y poco articulada ante
el enorme dinamismo del crecimiento urbano, con las consecuencias
distributivas y de afectación del tejido social que ello supone. Por esta
razón, esperamos que los resultados de esta evaluación sean útiles a los
actores involucrados en estas áreas de política pública en otros países;
que se incorporen a los debates y las agendas metropolitana y regional
en México y más allá de sus fronteras.
Los usos de la evaluación para mejorar la calidad de las políticas públicas 21
En segundo lugar, la experiencia que aquí se documenta
ilustra algunos de los graves problemas de diseño e implementación
de estos fondos: la ausencia de asideros conceptuales sólidos para
diseñar el mapa de ruta de estas intervenciones; la consecuente
ausencia o ambigüedad de criterios para la priorización de acciones
y la selección de proyectos con vocación genuinamente territorial; la
precariedad de las justificaciones utilizadas para la elección del mejor
destino de los recursos; la falta de articulación organizacional; la
tensión no resuelta entre la visión federal, las distintas perspectivas
locales, y la toma de decisiones en el ámbito estatal y la necesidad
de mayores espacios para la participación ciudadana. Todos estos
elementos de diagnóstico suponen obstáculos formidables para el
cumplimiento de los objetivos expresos de los fondos, e implican un
costo de oportunidad increíblemente oneroso para la ciudadanía.
Las evaluaciones destacan, por ejemplo, que como consecuencia
de los problemas antes señalados, la distribución de los fondos se
encuentra injustificablemente sesgada a favor de la construcción de
vialidades para transporte particular –en detrimento del público,
del que depende la viabilidad de largo plazo de las metrópolis; y
presta poca atención al ciclo completo del agua –otro de los grandes
desafíos en la materia.
En tercer lugar, además de la contribución específica del
análisis, estas evaluaciones merecen especial atención por sus
recomendaciones puntuales de política pública y por el proceso
de negociación interinstitucional que detonaron. Es ahí donde
reside la mayor contribución de esta experiencia. Más allá de la
identificación de las deficiencias, los autores destacan las ventanas
de oportunidad para construir un pivote organizacional efectivo
para la acción pública orientada en lo regional y lo metropolitano
como esferas de acción diferenciadas, y proponen reformas concretas
a las Reglas de Operación de dichos fondos, criterios objetivos –no
discrecionales– para la asignación, y una valoración expresa de
las alternativas. Estas recomendaciones, a partir del Mecanismo
de Seguimiento de Aspectos Susceptibles de Mejora, orientaron la
adopción de compromisos y negociación interinstitucionales para
transformar el funcionamiento de dichos fondos de manera decisiva.
Estas evaluaciones, en la medida en que permiten trazar el ciclo
completo de retroalimentación para la toma de decisiones basada
en hallazgos derivados de las evaluaciones, y ofrecen mecanismos e
instrumentos concretos para corregir las distorsiones identificadas
– a partir de una lectura cuidadosa de la factibilidad política y las
restricciones institucionales vigentes– constituyen un buen caso de
22 Evaluación de los Fondos Metropolitano y Regional del Gobierno Federal Mexicano
estudio para el análisis de la utilización de las evaluaciones, y un
primer capítulo en la búsqueda de la eficiencia y la rendición de
cuentas en la operación de estos fondos tan importantes para el
desarrollo del país.
Los hallazgos y las propuestas que aquí se presentan
permiten muchas lecturas complementarias. Como corresponde
a una evaluación de este tipo, son un punto de partida para el
debate, un insumo importante para la toma de decisiones y una
herramienta para la rendición de cuentas; no un veredicto final.
Esta experiencia, lejos de ser una documentación del pesimismo
o un caso ejemplar tout court, es una crítica constructiva con
vocación práctica: nos permite asomarnos a las promesas de la
evaluación cuando efectivamente abona a una discusión informada
sobre las alternativas y la toma de decisiones, y nos obliga también
a monitorear y exigir el cumplimiento de los compromisos.
Introducción 23
Introducción
Este libro es el resultado de un esfuerzo de investigación realizado
en El Colegio Mexiquense, durante 2010 y 2011, que tuvo como
propósito central llevar a cabo la evaluación de dos de los fondos
más importantes del Gobierno Federal de México: el Fondo
Metropolitano y el Fondo Regional (FONREGIÓN).
Además de aplicar las metodologías establecidas por el
Gobierno Federal –del Consejo Nacional de Evaluación de la
Política de Desarrollo Social (CONEVAL) y de la Secretaría
de Hacienda y Crédito Público (SHCP)– para alinear estas
evaluaciones con el proceso de evaluación de fondos federales, nos
dimos a la tarea de profundizar en un conjunto de temas que
consideramos centrales porque la experiencia de investigación ha
mostrado que son determinantes en la toma de decisiones sobre
acciones y proyectos de alto impacto socio-espacial, destacando
los siguientes:
24 Evaluación de los Fondos Metropolitano y Regional del Gobierno Federal Mexicano
§ Los relativos a la conceptualización que estos fondos
asumen respecto a las metrópolis y a las regiones.
§ Los que se refieren a la definición de las prioridades de
atención con recursos de estos fondos en las metrópolis y
en las regiones con menor Índice de Desarrollo Humano
(IDH).
§ Los que corresponden al papel que se les otorga, tanto a las
autoridades locales como a la sociedad en la determinación
de las acciones y los proyectos.
§ Los relativos a la valoración de los procesos de planeación y
definición de prioridades y proyectos en ambos fondos y la
que se otorga a las acciones de evaluación de sus impactos
en el ordenamiento y desarrollo de las zonas metropolitanas
y en el mejoramiento de las infraestructuras para atender
las necesidades sociales en las regiones.
Todas ellas fueron consideraciones importantes porque
permitieron saber hasta dónde existe una visión clara desde el
gobierno sobre el fenómeno de la metropolización y su tratamiento
con políticas públicas y sobre el desarrollo regional y cómo atender
sus principales retos.
Podemos afirmar que la evaluación integrada, considerando
ambos enfoques, uno fuertemente técnico y cuantitativo y el otro
mucho más cualitativo, permitió alcanzar resultados satisfactorios,
no sólo porque fue posible medir la eficiencia, eficacia y pertinencia
de las decisiones de aplicación de los recursos de los fondos, sino
que se ofrecieron avances en la evaluación del contenido mismo
y el enfoque de las políticas públicas y su soporte conceptual, lo
que resulta un paso fundamental para confirmar o reconstruir
dichas políticas y los conceptos que las soportan. Así fue reconocido
por la Comisión Inter-secretarial que analizó las evaluaciones y
sus hallazgos, las propuestas de mejora y las nuevas Reglas de
Operación del Fondo Metropolitano y los nuevos Lineamientos del
FONREGIÓN que sugerimos.
Es necesario aclarar que este libro no pretende ser un texto
académico en el sentido estricto del término; es decir, no se buscó
en la investigación profundizar en los debates teóricos sobre el
Introducción 25
proceso de metropolización y sobre la “cuestión regional”, sino lo
que se hizo fue recurrir al pensamiento vigente en estas materias,
conforme la propia investigación lo requirió.
Con relación a la metodología, se aplicó de manera estricta lo
que establecen los términos de referencia, sin cuestionarla, en la
medida que el proyecto tuvo como objetivo realizar una evaluación
de los dos fondos con base en dicha metodología.
El lector observará ciertas repeticiones, particularmente
en los apartados “Debilidades” de los capítulos 3 y 4, así como
en los de “Oportunidades de fortalecimiento” y “Propuestas de
acciones de mejora” de cada fondo en el capítulo 5. Esto se debe a
que en ambos coinciden algunas debilidades y, en consecuencia,
las oportunidades y propuestas para atenderlas, y dado que se
estableció en la metodología la evaluación independiente de cada
fondo, estas repeticiones resultaron necesarias.
Finalmente, se decidió integrar al texto en los Anexos I y
II, las propuestas de “Nuevas Reglas de Operación del Fondo
Metropolitano” y “Nuevos Lineamientos del Fondo Regional”; en
estricto sentido, no forman parte de los productos comprometidos en
el proyecto, sin embargo, se determinó hacerlo a fin de mostrar cómo
la evaluación y las reflexiones realizadas podrían materializarse
en propuestas concretas de instrumentos para operar dichos
fondos, más allá de las propuestas de mejora. La utilidad de estos
instrumentos no sólo es clara para los funcionarios federales y los
legisladores involucrados en estos fondos, sino que pretende aportar
al debate sobre los mismos con un público más amplio.
Proceso para realizar la evaluación
Como parte de la estrategia del Gobierno Federal para mejorar la
eficacia y la eficiencia de sus programas públicos, en particular
los relacionados con el desarrollo social, se ha venido consolidando
en los últimos años una forma de trabajar basada en la evaluación
continua a partir de metodologías estandarizadas (ver Anexo IV).
De forma paulatina, la cultura de evaluación ha venido
permeando en los diversos ámbitos de acción y, consecuentemente,
en las distintas fuentes de financiamiento con que cuenta. En
ese sentido, es de suma relevancia la evaluación de los fondos
26 Evaluación de los Fondos Metropolitano y Regional del Gobierno Federal Mexicano
Metropolitano y Regional ya que representa la primera evaluación
que no corresponde a un programa público administrado
directamente por algún órgano del ámbito federal.
Ambos fondos están vinculados presupuestalmente con el
Ramo General 23: Provisiones Salariales y Económicas y, en
términos generales, los dos se consideran complementarios a
los recursos aportados bajo el Ramo General 33: Aportaciones
Federales para Entidades Federativas y Municipios.
Debido al carácter y origen de los recursos, esta evaluación
ha tenido un alto impacto ya que sirve para sentar las bases de
lo que podría ser una ampliación de la cultura de la evaluación
hacia otros rubros de inversión, no sólo del Gobierno Federal, sino
también de las entidades federativas y de los municipios de México.
Para llevar a cabo la evaluación, fueron invitadas a formular
sus propuestas diversas instituciones obteniendo El Colegio
Mexiquense la asignación del proyecto.1
La evaluación de cada fondo se dividió en dos grandes apartados:
el primero fue un análisis sobre la capacidad de los fondos para
atender los grandes problemas para los que se supone que fueron
creados. En esos términos, se evaluaron sus instrumentos legales,
los mecanismos de gestión de los recursos y la forma en que se
definen y atienden prioridades de inversión. El segundo apartado
fue una evaluación específica para identificar problemas, fortalezas
y debilidades de los fondos respecto al sistema de evaluación
de resultados mediante una matriz de marco lógico (Matriz de
Indicadores para Resultados) y los elementos que la constituyen.
De forma previa al diseño de los instrumentos para recopilar
la información, se identificó la problemática que enfrentan las zonas
metropolitanas de México, así como sus regiones, partiendo de un
análisis conceptual y tomando como referencia lo que los principales
investigadores nacionales han dicho al respecto. De igual modo, se
consideraron otros autores, en particular latinoamericanos, para
1
La convocatoria fue emitida por la Secretaría de Hacienda y Crédito Público
y el Banco Interamericano de Desarrollo (BID) con el título “Consultoría para
realizar evaluaciones de Fondos Metropolitanos y Fonregión”. Contrato BIDSBCC-002-2010.
Introducción 27
fortalecer la conceptualización de las problemáticas. Vale decir que
la revisión de la literatura estuvo enfocada a identificar problemas
comunes que afectan a las ciudades y las regiones de México y América
Latina, y que, por su similitud, son claramente comparables. También
se orientó a identificar las políticas y las estrategias que se han aplicado,
tanto las que han tenido éxito como las que han fracasado, de modo que
sirvieron como referencia para clarificar aquellos ámbitos de acción de
los gobiernos estatales que deberían ser atendidos de forma prioritaria
por su relevancia o por ser la fuente de otros problemas.
Tomando como referencia el análisis conceptual mencionado,
se inició el proceso de recopilación de información a través de
cuatro fuentes:
§ Documentación de todo tipo relacionada con los fondos
(planes, programas, estudios, tesis, información estadística,
cartográfica, documental).2
§ Realización de entrevistas a los funcionarios públicos
encargados de la gestión y administración de los recursos de
los fondos en cada metrópoli y región sujetas a evaluación.3
§ Realización de encuestas y entrevistas a expertos y
académicos de cada una de las zonas metropolitanas y de
cada región consideradas en la evaluación.4
2
Destacan los planes y programas de ámbito metropolitano, regional metropolitano
o de los municipios que integran las zonas metropolitanas y los planes estatales
de desarrollo en el caso de FONREGIÓN. En este sentido, no todas las zonas
metropolitanas ni las entidades federativas cuentan con estos documentos, ni en
todos los casos están actualizados; igualmente se acudió a la información oficial
estadística (Instituto Nacional de Estadística y Geografía (INEGI), Consejo
Nacional de Población (CONAPO), gobiernos estatales y otras fuentes federales),
relativa a las condiciones socio-económicas y geográficas de metrópolis y entidades
federativas.
3
Los funcionarios entrevistados fueron los reportados como responsables directos
de decidir sobre proyectos y distribución de los recursos de los fondos. Salvo casos
excepcionales que decidieron no responder, se obtuvo una adecuada respuesta en
ambos fondos.
4
La respuesta de expertos fue adecuada en el Fondo Metropolitano porque se
logró una cobertura prácticamente completa y los entrevistados fueron expertos
ampliamente reconocidos. No así en FONREGIÓN, en el que sólo se obtuvieron dos
respuestas lo que se debió al bajo perfil que tienen los estudios e investigaciones
sobre el tema regional en las entidades beneficiarias de este fondo, por lo que la
información obtenida se consideró complementaria.
28 Evaluación de los Fondos Metropolitano y Regional del Gobierno Federal Mexicano
§ Encuestas a beneficiarios de los proyectos levantadas en
campo.5
§ Observación participante.6
Se revisaron y analizaron: las declaratorias de zona
metropolitana y las regionalizaciones de las entidades consideradas
por FONREGIÓN (cuando se contó con ellas); los diagnósticos
de cada metrópoli y región para actualizar sus características,
problemática y prospectiva; los instrumentos de planeación
municipal, metropolitana y/o regional y sus propuestas de desarrollo
y ordenamiento de cada zona metropolitana y de cada región; las
declaratorias para la integración y constitución de los consejos
para el desarrollo metropolitano; los reportes de la cuenta pública;
los reportes de avance de los proyectos; y los expedientes técnicos
para cada uno de los fondos y los años fiscales considerados.
A partir de la revisión de los reportes de la cuenta pública,
de los reportes de avance y de los expedientes técnicos de los
proyectos, se integró una base de datos del universo de acciones
realizadas por las entidades federativas con recursos de cada uno
de los dos fondos, incluyendo las particularidades de los proyectos.
Respecto a las entrevistas con los funcionarios públicos
encargados de la gestión y administración de los recursos
provenientes de los fondos, fue posible realizarlas con la mayoría de
ellos, aunque vale decir que en algunas entidades se enfrentaron
obstáculos que no fueron posibles de salvar. En algunos casos se
observó desconfianza hacia el equipo evaluador, o simplemente
falta de voluntad para cooperar y proveer la información solicitada.
Para complementar el análisis, se realizaron encuestas y
entrevistas a expertos locales respecto a la problemática de sus
zonas metropolitanas o regiones, y se solicitaron sus opiniones sobre
la forma en que los problemas estaban siendo atendidos mediante
5
La encuesta a beneficiarios se realizó con ciudadanos directamente beneficiados
por las obras y las acciones realizadas con recursos de los fondos.
6
La observación participante se orientó a verificar la existencia y las condiciones
de las obras y las acciones realizadas con recursos de los fondos, por parte de los
miembros del equipo evaluador.
Introducción 29
los recursos de ambos fondos. De igual modo, se les solicitaron
propuestas específicas para mejorar las decisiones que se toman
en cada fondo, mismas que se retomaron durante la formulación de
los diagnósticos, los análisis y la formulación de las propuestas de
acciones de mejora y, enfáticamente, para reformular las Reglas de
Operación del Fondo Metropolitano y los Lineamientos del Fondo
Regional. Dado que el número de respuestas de los expertos fue
particularmente limitada en el Fondo Regional, esta fuente fue
considerada como complementaria.
Finalmente, se levantó información en campo mediante la
visita a una serie de obras que fueron realizadas con recursos de
los fondos. Debido a que el universo de proyectos fue sumamente
amplio, se elaboró una muestra aleatoria representativa y se
realizaron visitas a la gran mayoría de las obras.
En estas visitas, no sólo se comparó lo que indicaban los
reportes de avance y las fichas técnicas respecto a la realidad de
los proyectos, sino que se encuestó a los beneficiarios directos de
dichas obras y se realizaron las observaciones propias respecto a
cada una.
Es importante reconocer que no fue posible visitar la totalidad
de la muestra, ya que algunos proyectos se realizaron en zonas de
difícil acceso o de riesgo en términos de seguridad para el equipo
evaluador. También es importante advertir que, si bien las encuestas
a beneficiarios tuvieron como objeto contrastar la información
reflejada en los diagnósticos y notas técnicas respecto al impacto
directo de los afectados, no fue posible obtener toda la información
representativa de la percepción de los beneficiarios, ya que, en
muchos casos, el beneficio de las obras no es para la población que
vive en su entorno, sino que corresponde a obras de beneficio general
que no se pueden atribuir a los vecinos de las mismas. Por ello, se
acudió a la observación participante del grupo evaluador.
A partir del análisis de la información y los hallazgos, se
realizó una clasificación de los problemas, las debilidades y las
fortalezas, tanto relativas al ámbito federal, como las propias
de cada entidad federativa respecto al funcionamiento y la
pertinencia de las Reglas de Operación del Fondo Metropolitano
y de los Lineamientos del FONREGIÓN. Igualmente, con relación
a la operación y la estructura administrativa de los fondos y las
prioridades de inversión y los proyectos apoyados en cada uno.
30 Evaluación de los Fondos Metropolitano y Regional del Gobierno Federal Mexicano
De este modo, fue posible identificar problemas, debilidades y
fortalezas de naturaleza distinta, y con orígenes variados, lo que
se tradujo en propuestas específicas y claramente delimitadas para
mitigar las debilidades, resolver los problemas o para fortalecer
aquello que se está realizando correctamente.
Finalmente, la percepción sobre los problemas de cada
metrópoli aportada por los expertos, desde la perspectiva del
Fondo Metropolitano, permitió entender mejor los problemas
estructurales de estos territorios, las limitaciones del fondo y/o
la forma en que estos se aplican; permitió, igualmente, proponer
modificaciones profundas a las Reglas de Operación de este Fondo.
Algo similar ocurrió con FONREGIÓN, aunque en menor medida
debido al número limitado de respuestas de los expertos.
Introducción 31
Créditos
Es justo reconocer el respeto que tuvo la Unidad de Evaluación
de la SHCP en la relación con los evaluadores designados y el
apoyo que les fue otorgado; destacamos la calidad profesional y
política del Mtro. Agustín Caso Raphael y del Lic. Carlos López
Alanís, quienes hicieron lo necesario para que ambas evaluaciones
contaran con los apoyos y la información a su alcance.
Realizar evaluaciones complejas –que además involucran
a 16 metrópolis y a 10 entidades de la Federación–, exige de un
equipo multidisciplinario y con experiencia en estas materias. Éste
se logró conformar con investigadores de El Colegio Mexiquense,
con expertos de Centro EURE S.C., de la oficina de la Dra. Carola
Conde, y con el apoyo de académicos y consultores de diversas
regiones del país. El equipo se integró por 26 miembros, entre
coordinadores de los distintos subgrupos, investigadores, analistas
y asistentes de investigación. Vale recalcar que para conformar este
grupo de trabajo, se privilegió su carácter multidisciplinario y con
32 Evaluación de los Fondos Metropolitano y Regional del Gobierno Federal Mexicano
fortalezas en diversos campos, lo que permitió un análisis muy rico
de la problemática que se tradujo en propuestas bien integradas y
que buscan atacar los problemas de raíz.
Debemos agradecer a la Dra. Claudia Maldonado,
Coordinadora General del Centro CLEAR para América Latina,
cuya sede es el Centro de Investigación y Docencia Económicas
(CIDE), por su entusiasmo y apoyo para publicar este libro.
El equipo de investigación estuvo conformado de la siguiente
manera:
Alfonso Iracheta Cenecorta, Coordinador General de la
Evaluación.
José A. Iracheta Carroll, Coordinador Técnico.
Dra. Carola Conde, Coordinadora de la Evaluación Específica.
Investigadores: Ana Isabel Ascencio Pedraza; Icker Alexis
Cogordán Mendizábal; Hugo Ever Díaz Ramos; Emelinne Flores
Luna; Luis Antonio González Vázquez; Ruth Liliana Hernández
Cruz; Conrado Javier Jiménez Méndez; José Daniel Magallanes
Galaviz; Serafín Maya Sotelo; Rafael Pérez Fernández; Ernesto
Romero Conde; y Manuel Ruz Vargas.
Asistentes de investigación: Aura Aguirre Arcos; Sergio Alan
Arce Zapata; Carlos Adrián Bustillos Alcocer; Hugo Israel Franco
Pérez; César Iván Chávez García; Ana Gabriela García Martínez;
Alejandra Guadalupe Moreno Fuentes; Regina Teresa Ravelo
Alcocer; Israel Vega Juárez; y Georgina Velázquez Moreno.
Administración del proyecto: Denisse Ortiz Ortiz.
Conceptualización y problemática 33
CAPÍTULO 1
Conceptualización y problemática
a) El proceso metropolitano
i. Conceptualización
El proceso de metropolización en México adquirió importancia a partir de
la segunda mitad del siglo xx, cuando los avances en la industrialización
y los problemas y éxitos en el campo (ambos “expulsores” de población)
provocaron un intenso proceso de urbanización conformando un
Sistema Urbano Nacional con 364 ciudades, en el que se asienta 75%
de la población mexicana. De éstos, más de la mitad se concentran en
las 56 zonas metropolitanas determinadas por el Gobierno Federal.
Si se analiza la concentración productiva (en términos del Producto
Interno Bruto (PIB), o de las condiciones para el desarrollo (educación,
investigación, servicios de alta tecnología, oferta cultural, etcétera) o del
34 Evaluación de los Fondos Metropolitano y Regional del Gobierno Federal Mexicano
poder, es claro que las ciudades en general, y las zonas metropolitanas en
particular, juegan el papel más importante para el desarrollo nacional.
Las metrópolis mexicanas se caracterizan por un centro
urbano que se expande y fusiona con otros de menor tamaño
ocupando diversas jurisdicciones político-administrativas. El valor y
fundamento de estos conglomerados metropolitanos son la sinergia y
la complementariedad. Cuando ciudades independientes se reconocen
como parte de una red, se multiplican los flujos internos de todo tipo,
las posibilidades de especialización productiva, las oportunidades
de empleo, estudio y recreación y, en general, las oportunidades de
desarrollo para la población. Así, la identificación de una comunidad
como parte de un todo metropolitano permite la construcción de un
proyecto más integral, eficiente y viable, y en última instancia, con un
enfoque hacia la sustentabilidad, fundamentado en las perspectivas de
desarrollo de cada parte, pero con una visión del todo metropolitano.
Existen dificultades para conceptualizar las metrópolis
aunque, en estricto sentido, son territorios urbanizados que
constituyen unidades socio-espaciales que se encuentran
fragmentados por las divisiones político-administrativas (estatales
o municipales), provocando deseconomías por las limitaciones de
actuación y movilidad de los actores metropolitanos:
El tema metropolitano, desde lo conceptual y desde lo
práctico, no ha sido resuelto en el mundo porque predomina
su carácter casuístico (...) lo metropolitano es un destino
fatal en prácticamente todas las naciones, ya que la
realidad mundial nos está llevando a la concentración
poblacional y económica en grandes aglomeraciones que
han evolucionado desde espacios monocéntricos con alto
grado de centralismo a estructuras regionales policéntricas
y multivariadas, en las que persisten las dificultades de
delimitación territorial y de coordinación entre sus partes.
Las metrópolis tienen muchas opciones de organización,
ya que ésta se fundamenta en una cantidad apreciable de
características locales que tienen que ver con su economía,
sociedad, geografía, organización espacial y ambiente.1
1
Alfonso Iracheta Cenecorta, “Las metrópolis del Estado de México: Ciudad de
México y Toluca”, en SEDESOL, et al., Delimitación de las zonas metropolitanas
de México 2003, México, 2004, p. 215.
Conceptualización y problemática 35
Cada uno de los actores metropolitanos tiene espacios de
actuación diferentes que deben ser atendidos y resueltos:
§ El gobierno está circunscrito a jurisdicciones políticoadministrativas
(entidades federativas o municipios) que
son fragmentos de la metrópoli y que reducen sensiblemente
las posibilidades de políticas integradas.
§ El sector privado tiene canales de flujo en la metrópoli
más flexibles, independientes de la fragmentación políticoadministrativa,
aunque con obstáculos derivados de las
diferencias de política, normatividad y fiscalidad entre
ellas.
§ Los ciudadanos y sus organizaciones tienen las mayores
posibilidades de circular y actuar dentro de la metrópoli con
menores barreras. El ciudadano puede percibir la metrópoli
como un gran continuo urbano sin distinguir las fronteras
político-administrativas, al grado que lo que para una
familia es un cambio de domicilio dentro de la metrópoli,
para el gobierno representa un fenómeno de migración –
interestatal o intermunicipal– con consecuencias en la
dotación de servicios y equipamientos.
De acuerdo con la Delimitación de las Zonas Metropolitanas
de México 2005, elaborado por la Secretaría de Desarrollo Social
(SEDESOL), el Consejo Nacional de Población (CONAPO) y el
Instituto Nacional de Estadística y Geografía (INEGI), se propone
la siguiente definición de zona metropolitana:
[E]l conjunto de dos o más municipios donde se localiza
una ciudad de 50 mil o más habitantes, cuya área
urbana, funciones y actividades rebasan el límite del
municipio que originalmente la contenía, incorporando
como parte de sí misma o de su área de influencia directa
a municipios vecinos, predominantemente urbanos,
con los que mantiene un alto grado de integración
socioeconómica (…) Adicionalmente, se definen como
zonas metropolitanas todos aquellos municipios que
contienen una ciudad de un millón o más habitantes, así
36 Evaluación de los Fondos Metropolitano y Regional del Gobierno Federal Mexicano
como aquéllos con ciudades de 250 mil o más habitantes
que comparten procesos de conurbación con ciudades de
Estados Unidos de América.2
Se puede entender que los procesos diferenciados de
metropolización, referidos en los textos oficiales, corresponden
al carácter peculiar y único de cada metrópoli, lo que obliga a
orientar los esfuerzos públicos al ordenamiento y la gestión sobre
el fenómeno concreto. En este sentido, las políticas y los recursos
metropolitanos deberían concentrarse en la función que ejercen las
metrópolis en su espacio regional y en su interior; es decir, entre
sus partes (municipios en lo general) y en las relaciones que se dan
entre ellas, ya que de éstas depende la capacidad de producir más
bienes y servicios, de “hacer ciudad” y, por lo tanto, ofrecer mejores
condiciones de habitabilidad a sus pobladores, creando condiciones
de gobernabilidad y gobernanza.3
El tamaño de la población es, sin duda, relevante ya que una
característica de las metrópolis, tradicionalmente asumida, es la
gran masa de población asentada:
“[E]l término zona metropolitana se (...) utiliza la mayoría
de las veces para referirse a una ciudad ‘grande’ cuyos
límites rebasan a los de la unidad política-administrativa
que originalmente la contenía”.4
2
SEDESOL, CONAPO e INEGI, Delimitación de las zonas metropolitanas de
México, Aguascalientes, México, 2004, p. 17. 3
Se asume la gobernabilidad como la capacidad del aparato público y la sociedad
para establecer, operar y hacer cumplir “el estado de derecho” (conjunto de reglas,
escritas e implícitas –culturales– que permiten la convivencia y el desarrollo).
Por su parte, la gobernanza se entiende como el proceso de irrupción social en
la cosa pública; es decir, la construcción de nuevas capacidades que hacen de
las organizaciones de la sociedad actores que se involucran en los procesos
antes delegados exclusivamente al gobierno. La gobernanza debe incluir a la
gobernabilidad, pero ésta última no explica a la primera. Hoy la ciudad y la región
son los espacios más importantes de la gobernanza; en ellas se crean las condiciones
del desarrollo y las reglas de la comunidad. Estos conceptos se han nutrido de los
debates y las publicaciones del Movimiento América, África y Europa de Ciudades
y Regiones (AERYC) del que el coordinador de este proyecto es miembro fundador.
El enfoque principal de este movimiento es desarrollar la “gobernanza de base
territorial” como un nuevo arte de gobernar (ver: Pascual (coord.), 2006; Pascual y
Fernández (coords.), 2008; y Pascual y Godàs (coords.), 2010).
4
SEDESOL, CONAPO e INEGI, op. cit, p. 9.
Conceptualización y problemática 37
Esto debe entenderse de forma proporcional al espacio regional
o nacional en el que se ubica. Así, pueden existir metrópolis con
población menor a un millón de habitantes que cumplen funciones
de centro regional y se han conformado por la conurbación de
varias jurisdicciones político-administrativas, lo que exige una
organización para su gobierno, un sistema de planificación y un
sistema de administración específicos.
De acuerdo con la SEDESOL5, las metrópolis tienen diversos
componentes: la concentración demográfica, la diversidad o
especialización económica-funcional y la expansión física sobre
dos o más unidades político-administrativas. Igualmente, fungen
como centros de actividad económica y de servicios a nivel regional,
aunque con características específicas en cada caso.
En la actualidad, una metrópoli podría caracterizarse por los
siguientes elementos o atributos:6
§ Es un centro que ejerce preeminencia económica en una
región –e incluso un país–, por las múltiples funciones que
desempeña, pudiendo asumir éstas a nivel internacional
como producto de la globalización de la economía. Casi
siempre coincide con una concentración elevada de
población, pero son las funciones y no sólo el tamaño de la
población las que proveen el carácter metropolitano.
§ La metrópoli ocupa parte del territorio de varias
circunscripciones político-administrativas, lo que debería
obligar a que exista coordinación entre sus gobiernos para
atender las materias que les son comunes, aun cuando
se reconoce la existencia de algunos casos en los que la
magnitud de población y actividad económica que se asumen
para una metrópoli, se concentran en una sola jurisdicción
político-administrativa.7
§ Las funciones más importantes que ejercen las zonas
metropolitanas son: la oferta de diversos tipos de empleo a
la región de influencia; la presencia de servicios superiores
5
SEDESOL, op. cit, p. 123. 6
Alfonso Iracheta, 2003, op. cit, p. 216. 7
Es el caso de algunas grandes ciudades como Ciudad Juárez.
38 Evaluación de los Fondos Metropolitano y Regional del Gobierno Federal Mexicano
como cultura, finanzas, educación superior, entre otros;
la oferta de muy variadas mercancías; la concentración
del poder de decisión sobre su zona de influencia; la
concentración de información e investigación científica que
brinda a su hinterland o área de influencia; y la capacidad
para desarrollar y difundir conocimiento y tecnología.
§ El crecimiento de muchas de estas zonas se ha producido
por fenómenos de conurbación entre la ciudad central y los
centros secundarios y terciarios cuyo crecimiento, separado
del núcleo metropolitano, fue posible por la modernización y
la expansión acelerada de los sistemas de transporte.
§ Internamente tiene una serie de características que
complican la organización y la creación de servicios urbanos,
lo que provoca diversos problemas socio-espaciales.
§ Dado que estas zonas se forman por migración y conurbación,
también se caracterizan por la convivencia/choque entre las
culturas regionales de origen de muchos pobladores, con la
cultura urbana y sus diversas subculturas, propias de la
metrópoli.
§ En lo funcional, las metrópolis rebasan los umbrales
convencionales para la solución de problemas de
abastecimiento diversos, requiriendo de tecnologías cada vez
más complejas y mecanismos de coordinación acordes con la
escala de los problemas y con la diversidad de condiciones y
sistemas político-administrativos de sus partes.
§ Finalmente, por la inmensa demanda de bienes y servicios
que tienen, afectan los procesos productivos de vastas
regiones y presionan los recursos naturales. Por ello, las
metrópolis deben analizarse no sólo por lo que producen,
sino por lo que demandan del resto del territorio.
Con base en las conceptualizaciones anteriores se podría
establecer lo siguiente:
1. Las zonas metropolitanas son unidades socio-espaciales
y no conjuntos independientes de áreas urbanizadas y de
jurisdicciones político-administrativas.
Conceptualización y problemática 39
2. En los procesos de planeación, administración y gobierno
se debe considerar a la metrópoli como una “totalidad”
conformada por múltiples elementos (cada uno puede ser
visto igualmente como una totalidad) interrelacionados
entre sí con diferentes grados de intensidad; estos
elementos son:
Territoriales: áreas urbanizadas (barrios,
colonias, pueblos) y no urbanizadas. Usos del suelo
y funciones urbanas que se materializan en el
territorio: habitación, vialidades, industria, etcétera.
Cada “pedazo” de territorio tiene características
geográfico-ambientales, requerimientos de suelo
particulares, relaciones con los otros, todo lo cual
exige una planificación de su localización que sea
específica y detallada.
Jurisdiccionales: entidades federativas y
municipios. Cada una tiene normas y atribuciones
para gobernar y administrar su “pedazo de metrópoli”,
lo que ocurre generalmente sin considerar ni lo que
hace el resto de jurisdicciones, ni lo que requiere el
resto de la comunidad externa a su territorio, a pesar
de las disposiciones constitucionales relativas a la
concurrencia y coordinación intergubernamental.
Sociales: grupos y sectores de la comunidad. Cada
grupo social, cada sector de la comunidad (público,
privado, social) se comporta de manera peculiar
y tiene necesidades e intereses específicos que se
manifiestan en toda la metrópoli y no sólo en su
lugar de adscripción, asentamiento o residencia.
Sectoriales: cada sector (de la economía, del
desarrollo social, del ambiente, de la administración
pública, etcétera) tiene requerimientos de
localización, necesidades físico-espaciales y
formas de relación con el resto, que deben estar
sujetas a las condiciones generales de localización
y funcionamiento de los demás equipamientos y
funciones urbanas.
De infraestructura: son elementos que permiten
40 Evaluación de los Fondos Metropolitano y Regional del Gobierno Federal Mexicano
las relaciones físicas entre los componentes y las
funciones de la metrópoli; su condición de localización
y capacidad de funcionamiento es determinante
para el todo metropolitano.
3. Es necesario considerar, desde una perspectiva conceptual,
que existen fuerzas y relaciones sociales concretas en cada
metrópoli que determinan hacia dónde, para quién, con qué
recursos y cuándo se expande y desarrolla cada una. En
lo espacial, estas fuerzas no distinguen fronteras políticoadministrativas
y se desarrollan a pesar de las fronteras
impuestas artificialmente, de modo que la tendencia
debiera ser reducir la “fricción” que se genera sobre los
actores sociales que producen y habitan en cada una de
sus partes o jurisdicciones político-administrativas.
4. Las zonas metropolitanas distinguen por varios aspectos
esenciales:
• Su extensión territorial, que comprende dos o más
unidades político-administrativas de un mismo
estado (intraestatal, intermunicipal), de dos o más
entidades (interestatal) o de dos países (binacional,
transfronteriza), en las que se localiza un nodo de
población predominante que funciona como centro y
pivote de expansión territorial, conurbando a centros
urbanos de menor jerarquía, existiendo casos de
grandes ciudades que se localizan enteramente dentro
de una sola jurisdicción municipal.
• Concentran poder y ejercen influencia económica,
política y demográfica estatal, regional o nacional.
• Presentan fenómenos diferenciados de conurbación
física.
• Establecen relaciones directas, cotidianas, intensas
y recíprocas de sus componentes (trabajo, educación,
salud, vivienda, transporte, etcétera) de manera
interdependiente.
5. La metrópoli representa un grado avanzado y complejo
de urbanización que difiere del resto de las localidades
urbanas. Destaca la magnitud del número de habitantes
Conceptualización y problemática 41
que concentra como indicador directamente proporcional
al nivel de demanda (de empleo, servicios, equipamientos,
viviendas, suelo, etcétera) y oferta de bienes y servicios
internos y para su región de influencia.
6. La metrópoli expresa la oportunidad de avanzar más
rápidamente en el desarrollo social y económico, al contar
con elementos para la generación de externalidades
positivas derivadas de la propia concentración y las
capacidades que genera, lo que depende directamente de
la capacidad de su sociedad para definir y ejecutar un
proyecto integrado en el largo plazo. La realidad actual
es que la metrópoli genera externalidades positivas y
negativas; el problema es cómo incrementar las primeras
y reducir las segundas.
7. La metrópoli representa un grave riesgo para la
gobernabilidad y la sustentabilidad socioeconómica y
ambiental, cuando se deja su estructuración y crecimiento
libremente a las fuerzas del mercado y la sociedad, es
decir, cuando no existe coordinación entre las autoridades
de sus diferentes jurisdicciones político-administrativas,
ni una visión de desarrollo concertada.
8. Como totalidad que es parte de otra mayor (la región, el
país), conformada por elementos interrelacionados que,
a su vez, son totalidades (barrios, colonias, municipios)
aparecen dos ámbitos para su gobierno y administración:
el local –la metrópoli hacia adentro– y el regional –la
metrópoli hacia afuera–. En el primero es el municipio
la unidad político-administrativa responsable, mientras
que en el segundo es la entidad federativa. Sin embargo,
en ambos casos, tenemos la suma de percepciones y
acciones, pero no tenemos a la metrópoli integrada.
ii. La problemática metropolitana en México
La problemática metropolitana depende de las características
y condiciones locales, es decir, las que enfrenta cada ciudad.
Así, a manera de ejemplo, la Zona Metropolitana de Mérida
sufre de un despoblamiento del casco urbano y una expansión
física acelerada e ineficiente en la periferia, por mencionar
uno de sus problemas; la Zona Metropolitana de Guadalajara
42 Evaluación de los Fondos Metropolitano y Regional del Gobierno Federal Mexicano
enfrenta una pérdida creciente de movilidad y una ocupación
de las reservas forestales con profundos impactos sobre el
ambiente y los recursos naturales; la Zona Metropolitana de
Toluca enfrenta un crecimiento con una extrema dispersión
y desorden que ha puesto en crisis a la metrópoli y al otrora
agrícolamente productivo Valle de Toluca-Lerma. Sin embargo,
más allá de los problemas específicos más relevantes de
cada zona metropolitana, es posible identificar una serie de
condiciones y problemas que se pueden observar de forma
general en las metrópolis mexicanas. Estas condiciones y
problemas no necesariamente tienen su origen y explicación en
su carácter metropolitano; sin embargo, si se asume que una
zona metropolitana es una ciudad que se ha complejizado y que
es compartida por varias jurisdicciones político-administrativas
(municipios, entidades federativas), los problemas que en ellas
se observan tienden a ser similares a los de otras ciudades. De
ahí que es necesario tomar en cuenta que estas condiciones y
problemas deben ser sujetas de análisis para determinar qué
de ellos es de ámbito metropolitano y que no. En las propuestas
y las recomendaciones para mejorar este fondo se enfatiza la
conformación de un Consejo Metropolitano participativo en cada
zona metropolitana y la elaboración del Plan Metropolitano
por parte de este órgano, de manera que se pueda explicitar
cada fenómeno y problema de ámbito metropolitano y, con
base en este plan, elaborar o actualizar los respectivos planes
municipales, con lo cual será más ordenado y sistemático el
proceso de definición de las políticas, proyectos y acciones de
nivel metropolitano. Entre los problemas más importantes se
encuentran los siguientes:
§ Fragmentación urbana, pérdida de espacio público y
desintegración social.
§ Deterioro de las cuencas hidrológicas, que enfrentan graves
problemas de contaminación y sobreexplotación y, en las
más pobladas, creciente contaminación del aire.
§ Incremento de la desigualdad y deterioro de las relaciones
sociales.
§ Aumento de la inseguridad pública.
§ Crecimiento periférico, desordenado y sin una visión de
sustentabilidad, donde hay un crecimiento proporcional
Conceptualización y problemática 43
de los espacios vacíos dentro del casco urbano que no se
ocupan principalmente por razones especulativas y de
inacción gubernamental.
§ Ocupación del suelo en asentamientos irregulares/
informales/ilegales, disminuyendo la calidad de vida e
incrementando la vulnerabilidad de las ciudades y los
riesgos a la población.
§ Pérdida de movilidad, a partir del predominio del transporte
individual y privado y la persistencia de sistemas de transporte
público insuficientes, ineficientes, inseguros y fragmentados,
sin estrategias de transporte masivo de calidad y ausencia de
infraestructura para la movilidad no motorizada.
§ Insuficiencia en la provisión de servicios básicos, como
agua, drenaje y energía eléctrica.
§ Infraestructura urbana y equipamientos deteriorados por
falta de inversión pública.
§ Insuficiente capital para proyectos de inversión por
ineficiencias en el cobro de impuestos locales (principalmente
predial), vinculado a la existencia de vacíos urbanos y
expansión urbana periférica.
§ Insuficiencia e inadecuación del manejo de residuos sólidos.
§ Creciente deterioro del ambiente, pérdida de calidad del
aire y el agua, y pérdida de recursos naturales (masas
forestales en particular).
§ Pérdida de competitividad, entendida en términos no sólo
económicos y de productividad, sino del funcionamiento
eficiente del sistema urbano-regional; de la inserción en
sistemas de comunicaciones; del nivel de calificación de
sus recursos humanos; del proyecto de ciudad que se tiene;
del apoyo público a los agentes económicos y sociales;
de las instituciones políticas representativas, eficaces y
transparentes; y de la seguridad y gobernabilidad del
territorio, entre otros elementos.
§ Deterioro del paisaje y pérdida de espacios naturales.
44 Evaluación de los Fondos Metropolitano y Regional del Gobierno Federal Mexicano
Considerando estos problemas, resulta central entender
cuáles son las condiciones que los generan, es decir, qué es lo que
se está haciendo de forma inadecuada o, incluso, qué es lo que no
se está realizando en las metrópolis, que provocan la ocurrencia y
agravamiento de los problemas. Algunas de esas condiciones son
las siguientes:
§ Ausencia de una visión integral de la metrópoli, en
donde se aborda la problemática de sus partes de forma
independiente (municipios) y no del todo como una unidad
socio-espacial.
§ Ausencia de mecanismos efectivos de coordinación
metropolitana entre las diversas jurisdicciones políticas
que la componen.
§ Ausencia de instrumentos de planeación-gestión efectivos,
desde una visión del todo metropolitano, en donde se
priorice la inclusión social y la participación ciudadana
efectiva y corresponsable.
§ Opacidad en la aplicación de los recursos públicos.
§ Ausencia de una perspectiva del desarrollo sustentable,
con carácter integral, de largo plazo y corresponsable con
la ciudadanía.
§ Insuficiencias del estado de derecho y proliferación de la
informalidad.
§ Ejecución de proyectos y programas que responden a
jurisdicciones políticas o problemas sectoriales y no a los
problemas de la metrópoli como un todo.
§ Baja capacidad ejecutiva de las estructuras institucionales
metropolitanas (comisiones, consejos), carencia de recursos
para operar y ausencia de modelos participativos sociales e
incluso de los municipios que conforman la metrópoli.
Las condiciones que son fuente de los problemas urbanos se
convierten en círculos viciosos que tienen como última consecuencia
la limitación del desarrollo de las metrópolis. Por lo tanto, romper
Conceptualización y problemática 45
y revertir estos círculos viciosos impactará de forma directa en el
bienestar de la población de las metrópolis y en sus condiciones de
sustentabilidad entendida desde la perspectiva económica, social,
institucional, urbana y ambiental.
Si se analiza igualmente la problemática de la urbanización
mexicana, se concluye que ha alcanzado un nivel crítico, después de
casi tres décadas de planeación territorial de bajo perfil y mínima
atención gubernamental.
El todavía discreto reconocimiento de la importancia del proceso
de metropolización en México ha sido, en buena medida, resultado
de algunas experiencias importantes de planeación en metrópolis
mexicanas y en las de otras latitudes. Sin embargo, sigue sin
obtener la atención que requiere, sobre todo debido a su complejidad
intrínseca, derivada de su carácter multisectorial, interdisciplinario
y por la diversidad de interacciones que ocurren en su interior.
Más allá de la atención muy limitada del sector público que
ha recibido, el fenómeno urbano, particularmente el regionalmetropolitano,
ha alcanzado un nivel de importancia tal que
podríamos ubicarlo como estratégico para la seguridad y el
desarrollo nacional. Por lo tanto, es fundamental diseñar y
ejecutar políticas públicas que permitan atender la problemática de
lo metropolitano y contar con evaluaciones para retroalimentarlas,
de manera que se pueda construir y mejorar –de forma paulatina–
el proyecto metropolitano nacional.
En este contexto es que el Fondo Metropolitano fue creado por
el Ejecutivo Federal en 2006 (aunque sus Reglas de Operación se
publicaron hasta 2008) para atender las necesidades de las metrópolis
del país bajo dos principios. El primero, corresponde a la tendencia
acelerada de México a concentrar cada vez más población y actividad
económica en zonas metropolitanas y, el segundo, corresponde al
reconocimiento que una metrópoli es un territorio con peculiaridades
tales que exige de una acción específica de parte del Estado mexicano,
particularmente porque para gobernarlas, administrarlas y
planificarlas, se requiere de la concurrencia y coordinación de los tres
ámbitos de gobierno y, en especial, de las autoridades del conjunto de
jurisdicciones político-administrativas que las integran.
Por lo anterior, el Fondo Metropolitano debe ser
entendido como una oportunidad para sentar las bases para el
46 Evaluación de los Fondos Metropolitano y Regional del Gobierno Federal Mexicano
establecimiento de políticas públicas participativas, integrales
y de largo plazo que permitan atender la problemática
metropolitana mexicana.
b) El fenómeno regional
i. Conceptualización
Con los procesos de la globalización y de la “mundialización” de
la economía, se fortaleció una corriente de pensamiento según la
cual las fronteras económicas y sociales, tanto nacionales como
sub-nacionales, así como los poderes locales experimentarían un
importante debilitamiento e incluso una tendencia a la disolución,
con claras consecuencias sobre los territorios y sus administraciones.
Estos principios implicarían que los procesos sociales dejarían de
vincularse con el territorio, estableciéndose una lógica homogénea
y global, basada en los postulados del libre mercado.
De ese modo, la tendencia global sería a la desaparición de los
territorios como sujetos8
para convertirse en una gran economía
mundial, obediente a la lógica de los mercados transnacionales y
sin una identidad local clara. Sin embargo, ha sido cada vez más
evidente que la realidad tiene otros ingredientes, uno de los cuales
es la necesidad de contar con estructuras político-administrativas
sólidas, vinculadas con el territorio, que permitan mantener un
control y orden relativo sobre los propios procesos globalizadores.
Igualmente, es cada vez más clara la necesidad de consolidar las
identidades locales que existen y se desarrollan en territorios
identificables y que conforman las regiones sub-nacionales, porque
son la base y fuente del desarrollo económico y de la construcción
de la sociedad y su cultura.
En el caso de México, las identidades locales no sólo no se
han diluido, sino que se han fortalecido sobre todo a partir del
arraigo cultural históricamente construido. Sin embargo, las
regiones eminentemente urbanas han experimentado profundas
transformaciones para seguir tendencias mundiales, aunque
conservando sus rasgos culturales fundamentales.
8
Bertrand Badie, La fin des territoires, Fayard, Francia, 1995.
Conceptualización y problemática 47
Uno de los principales frenos que ha tenido el enfoque territorial
del desarrollo en México es la sectorización de las políticas públicas,
particularmente en los últimos 25 años. La planeación regional
fue perdiendo vigencia a partir de la desaparición de facto de la
visión territorial e integral del desarrollo, lo que se ha traducido
en una “atomización extrema y una ineficacia de conjunto de la
acción pública para la atención de los problemas y oportunidades
de desarrollo en el país”.9
En términos generales podríamos definir a una región como:
[U]na subdivisión intra-nacional que corresponde a una
escala intermedia entre la del Estado y la de las microsociedades
municipales (...) demasiado grande para
responder a las preocupaciones de la vida cotidiana y
demasiado pequeña para ser institucionalizada como un
Estado.”10
Este territorio intermedio está determinado por relaciones
identificables en términos geográficos y de flujos económicos,
sociales, ambientales y culturales, de modo que responde a una
lógica que no coincide necesariamente con fronteras políticoadministrativas.
Debido a la diversidad de factores que inciden en
la delimitación regional, su identificación tiene un grado alto de
complejidad y suele ser objeto de debate.
Para Hoerner11, las regiones pueden ser identificadas a partir
de principios diferentes y define tres tipos particulares:
§ Regiones históricas: son aquellas que están determinadas
por tradiciones y regionalismos particulares. Normalmente
corresponden a zonas rurales y con ciertos factores
homogéneos, sobre todo sociales y económicos.
§ Regiones polarizadas y funcionales: son aquellas
9
Héctor Ferreira, Construir las regiones, Integración Editorial, 2005, p. 17. 10 Gilberto Giménez, “Territorio, cultura e identidades” en Rocío Rosales (coord.),
Globalización y regiones en México, México, Miguel Ángel Porrúa-UNAM, 2000. 11 J. M. Hoerner, Géopolitique des territoires, Francia, Presses Universitaires de
Perpignan, 1996.
48 Evaluación de los Fondos Metropolitano y Regional del Gobierno Federal Mexicano
predominantemente urbanas, que tienen relaciones
funcionales entre el núcleo (fácilmente identificable) y su
periferia, y las relaciones predominantes son de naturaleza
económica (regiones nodales).
§ Regiones plan: son aquellas que comparten elementos
comunes, potencialidades y complementariedades en
términos geográficos, sociales, económicos y culturales,
y que tienen interacciones funcionales. Estas regiones
son resultado de determinaciones de carácter políticoadministrativo
para la implementación de planes,
programas y políticas públicas.
A partir de lo anterior, vale decir que el tipo de delimitación
regional que se considera en el caso de este análisis y evaluación
corresponde al de las regiones-plan.
La identificación de regiones dentro de una entidad federativa
representa una nueva manera de percibir el desarrollo local, ya que
proviene de una división del territorio en partes que se reconocen
como elementos de un todo: espacios subestatales conformados por
conjuntos de municipios asociados y coordinados para alcanzar
objetivos comunes o que comparten fenómenos y problemas
claramente definidos.
Entender un territorio como región implica el reconocimiento
de diversos elementos comunes que le dan un carácter de unidad
territorial. Los más importantes son:
§ El carácter geográfico-ambiental y socio-económico. Existe
una continuidad o se comparten características socioespaciales
entre los municipios que conforman una región,
lo que le otorga un estatus relativamente homogéneo.
§ Es posible identificar una vocación regional en un sentido
integral, es decir, una vocación económica, social, ambiental
y territorial.
§ Existen problemas comunes, con perspectivas y procesos
compartidos, lo que permite una construcción –hasta cierto
punto clara– de un escenario deseable que da respuesta a
cada una de las unidades que componen la región.
Conceptualización y problemática 49
§ Existen una serie de fenómenos socio-económicos, territoriales
o ambientales que son característicos o dominantes, de modo
que definen u orientan el desarrollo del territorio.
De ese modo, es posible identificar la existencia de las
regiones al interior de las entidades federativas con vocaciones
económicas, características sociales comunes y condiciones
territoriales y ambientales, cuyos problemas o perspectivas
orientan la construcción de políticas públicas y estrategias de
desarrollo particulares. Así, se puede decir que una región es la
base territorial para conducir y materializar las políticas públicas
(particularmente las sectoriales) para distribuir los recursos y
para definir las prioridades del desarrollo.
Sin embargo, la definición de las prioridades del desarrollo y
los fenómenos que lo frenan no son cuestiones que puedan resolverse
fácilmente ni de forma directa. Por ello, surgen preguntas como:
¿cuáles son las causas por las que los desequilibrios territoriales no
sólo no se han resuelto, sino que se han agudizado en comparación con
el viejo esquema del Estado nacional que determinaba las políticas
“de arriba hacia abajo”, no obstante que llevamos cuando menos 20
años de aportaciones que reinstalan a las regiones en una posición
estratégica en la que las políticas fluyen de “abajo hacia arriba”?12
O, como cuestiona Ramírez,13 “¿se puede hablar realmente de la
posibilidad de terminar con las desigualdades entre naciones, entre
territorios intranacionales o entre ciudades? De ser así, ¿cuáles son
las razones que han generado que después de tantos años de manejar
estrategias de desarrollo regional, ésta (sic) no se haya implantado en
algunos territorios y en otros sí?”.
Para lograr una aproximación, resulta muy ilustrativa la
experiencia que narra Giménez respecto al Consejo Federal Suizo.14
Dicho consejo se hizo las siguientes preguntas: “¿cuáles son las
disparidades y diferenciaciones regionales que pueden observarse en
el país? ¿Cuáles son sus principales causas y consecuencias? ¿Cuáles
12 Víctor Ramiro Fernández, Ash Amin y José Ignacio Vigil (comps.), Repensando el
desarrollo regional. Contribuciones globales para una estrategia latinoamericana,
Argentina, Universidad Nacional del Litoral-Miño y Dávila Editores, 2008.
13 Blanca Ramírez, Modernidad, posmodernidad, globalización y territorio. Un
recorrido por los campos y las teorías, México, UAM-X, 2003. 14 Gilberto Giménez, op. cit., p. 45.
50 Evaluación de los Fondos Metropolitano y Regional del Gobierno Federal Mexicano
han sido los efectos de la política de desarrollo practicada hasta
ahora y qué política alternativa puede proponerse para el porvenir?”.
Como parte de su investigación, el Consejo Federal Suizo
retomó las teorías neoclásica y de la polarización para buscar una
respuesta, concluyendo que la mejor aproximación correspondía a
la segunda, en donde el desarrollo era una variable dependiente de
la configuración regional (y por lo tanto territorial) con su carácter
central o periférico.
Así, abordar el desarrollo desde la cuestión regional
representa un mejor camino que los que se habían seguido antes.
Lo anterior implica que el desarrollo endógeno se vuelve el ámbito
estructurador de las decisiones de política pública, ya que los
procesos dictados por la modernidad capitalista han propiciado una
“necesidad imperiosa de orientar soluciones que terminen con las
desigualdades en la sociedad y el territorio”.15 Para ello se pueden
considerar los siguientes objetivos básicos:16
§ Reducción de las desigualdades regionales indeseables.
§ Estabilidad económica de las regiones.
§ Crecimiento del conjunto de la economía nacional.
§ Protección del ambiente y del paisaje.
§ Autonomía y diversidad sociocultural.
§ Mantener y reforzar el federalismo.
Para concretar la discusión del fenómeno regional es necesario
llevarla al espacio físico específico, para lo cual es fundamental
traducir los diversos conceptos de lo regional en una “regionalización”,
entendida como la delimitación de las regiones que plantea una
relación entre sistemas político-administrativos de distinta cobertura
y dinamismo, en los cuales el desarrollo regional debe afianzarse
en dos procesos: a) la inducción, desde el gobierno estatal, de las
15 Blanca Ramírez, op. cit. 16 Gilberto Giménez, op. cit.
Conceptualización y problemática 51
políticas, proyectos e instrumentos, para que cada región se convierta
en un espacio real de desarrollo; y b) recuperar el papel del municipio
considerando que es la célula base de la organización y administración
del territorio y, por ello, debe jugar un papel preponderante en la
formulación de políticas regionales y en la toma de decisiones. En
este sentido, dos o más municipios pueden conformar regiones por
asociación, para ejecutar proyectos o servicios. Por ello, la ejecución
de planes y proyectos regionales debiera corresponder a conjuntos de
municipios, una vez determinada la competencia, responsabilidad
administrativa y presupuestal de cada ámbito de gobierno.
La regionalización sirve para:
§ Dar dirección a las estrategias de desarrollo de cada entidad,
implantando un modelo de desarrollo integral y de largo plazo
con base territorial (regional), que facilite la implementación
y el logro de los objetivos de las políticas públicas.
§ Modificar las tendencias de localización de las actividades
económicas y de población para avanzar hacia un desarrollo
regional más equilibrado y para disminuir las disparidades
territoriales.
§ Promover proyectos y programas de desarrollo endógeno en
las regiones e identificar proyectos regionales de carácter
estratégico.
§ Dar congruencia a las políticas de inversión de los tres
ámbitos de gobierno y conjuntar esfuerzos y recursos
públicos, privados y sociales para la generación de un
proceso de desarrollo de largo alcance.
§ Establecer y mantener mecanismos de operación que
permitan, por un lado, descentralizar y desconcentrar
funciones de la administración pública en forma permanente
y, por el otro, atender coordinadamente las demandas de
servicios de la población.
ii. La problemática regional en México
Como consecuencia de la erosión del enfoque territorial de las
políticas públicas en favor de su implementación desde lo nacional
52 Evaluación de los Fondos Metropolitano y Regional del Gobierno Federal Mexicano
(e incluso desde lo global) y desde una perspectiva sectorial y no
integral, las disparidades económicas y sociales en México se
han multiplicado, traduciéndose en grandes desigualdades entre
regiones, en el incremento de las brechas entre los grupos de alto
y bajo ingreso, en polarización de la distribución de la riqueza y
acceso a oportunidades de desarrollo, en inequidades entre los
sectores urbano y rural, y en el acceso a los servicios básicos de
calidad como salud, educación, agua, saneamiento, movilidad,
vivienda e incluso a un ambiente saludable y sustentable. Por lo
tanto, el rescate de las regiones como espacios para el desarrollo
resulta hoy más vigente que nunca.
Es necesario enfatizar que el tema más importante de las
regiones mexicanas es la inequidad con que se ha desarrollado
el territorio del país. Mientras que las regiones urbanasmetropolitanas
tienden a lograr grados relativamente altos
de desarrollo, las regiones eminentemente rurales tienden a
encontrarse en el otro extremo del espectro. Incluso, es posible
observar profundos contrastes entre regiones que pertenecen a
una misma entidad federativa, normalmente diferenciadas entre
urbanas y rurales.
Estos contrastes se observan en varios ámbitos: el desarrollo
social, la creación de condiciones para el desarrollo económico
aprovechando las potencialidades del territorio, el cuidado del
ambiente y la utilización responsable de los recursos naturales,
entre otros. Sin embargo, estos problemas dependen de condiciones
que representan un obstáculo para el desarrollo, como es la baja
importancia que el gobierno otorga a las políticas territoriales
que, desde la década de 1980, han sido marginadas, por lo que los
problemas regionales son la consecuencia de este abandono. En
específico destacan los siguientes:
§ Estructuras inadecuadas o inexistentes de coordinación
institucional entre los tres ámbitos de gobierno y sus
organismos para aplicar políticas de desarrollo, aunadas a
la ausencia de instrumentos adecuados para la planeación
regional (delimitaciones territoriales, definición de
problemas locales, identificación de fenómenos y zonas de
atención prioritaria, etcétera) y la preeminencia de visiones
sectoriales del desarrollo por encima de las territoriales,
sin criterios de integralidad, largo plazo y sustentabilidad.
Conceptualización y problemática 53
§ La aplicación desarticulada de los recursos públicos y la
opacidad en su aplicación, por lo que se diluyen sin generar
las sinergias requeridas.
§ Mínima o nula participación ciudadana en los procesos de
planificación y toma de decisiones.
Desde la perspectiva del IDH, que es la fuente de medición/
evaluación de FONREGIÓN, destacan diversos problemas en las
regiones:
§ Sistemas educativos de mala calidad y pocas oportunidades
de educación técnica o superior, con lo que se pierde el
“bono demográfico” en cada una de las regiones, situación
que se agudiza por el acceso limitado a tecnologías de la
información y la comunicación.
§ Sistemas de salud insuficientes y con capacidad limitada
en términos de medicina especializada; igualmente,
deterioro ambiental y de la salud de la población, por la
baja provisión de servicios públicos (agua, alcantarillado,
energía, disposición y tratamiento de desechos sólidos,
etcétera), además de una tendencia a la degradación de los
recursos naturales y del paisaje.
§ Existencia de condiciones de precariedad e irregularidad en
la tenencia del suelo y la vivienda y crecimiento desordenado
y sin criterios de sustentabilidad de los centros de población.
§ Limitada creación de capacidades productivas y empleos e
infraestructura productiva insuficiente y en condiciones de
deterioro.
§ Conectividad y movilidad limitadas y con infraestructura
deteriorada e insuficiente.
§ Equipamientos sociales insuficientes y en condiciones de
deterioro.
De modo similar al proceso metropolitano, estas condiciones
generan una serie de problemas, que se nutren unos a otros,
provocando círculos viciosos que requieren de decisiones
54 Evaluación de los Fondos Metropolitano y Regional del Gobierno Federal Mexicano
estructurales de política pública para romperlos. Por lo tanto,
revertir las tendencias debería ser la prioridad de los diversos
programas públicos, pero sólo se logrará si se entiende el desarrollo
desde una perspectiva integral y con visión de largo plazo, en donde
la corresponsabilidad entre el gobierno y la ciudadanía es el eje
para la toma de decisiones.
Como respuesta a estos fenómenos, el Fondo Regional fue
creado por el Ejecutivo Federal en 2007 con el objetivo explícito
de disminuir las disparidades regionales, que implica enfrentar
uno de los problemas más lacerantes de la realidad mexicana: la
pobreza y la desigualdad extremas.
Por ello, se determinó que los recursos asignados por este Fondo
deberían destinarse a programas y proyectos de infraestructura y
equipamientos con impacto en el desarrollo de las regiones más
pobres del país. En específico, los recursos se destinan a las diez
entidades federativas con menor IDH, considerando la desviación
de cada una de ellas con respecto de la media nacional.
Metodología 55
CAPÍTULO 2.
Metodología
a) Delimitación del objeto de estudio
Esta evaluación comprende el período 2006-2009, durante
el cual los recursos del Fondo Metropolitano y el número de
zonas metropolitanas beneficiarias crecieron en gran medida.
Durante 2006 y 2007 los recursos del Fondo se destinaron de
forma exclusiva a la Zona Metropolitana del Valle de México.
Para 2008, el número de zonas metropolitanas beneficiarias se
incrementó a siete, considerando además del Valle de México, a
Guadalajara, Monterrey, León, Puebla-Tlaxcala, Querétaro y La
Laguna. Finalmente, en 2009, el número de zonas metropolitanas
beneficiarias llegó a 16; en donde además de las anteriores se
incluyó a Acapulco, Aguascalientes, Cancún, Mérida, Oaxaca,
Tijuana, Tuxtla Gutiérrez, Veracruz y Villahermosa. Por lo tanto,
los alcances de esta evaluación abarcan 25 períodos fiscales
56 Evaluación de los Fondos Metropolitano y Regional del Gobierno Federal Mexicano
distribuidos en cuatro años, en donde sólo el Valle de México ha
recibido recursos en todos ellos. La determinación de las zonas
metropolitanas correspondió a la Cámara de Diputados –a través
de la Comisión de Desarrollo Metropolitano– y ha sido el resultado
de las gestiones que, en cada caso, realizan los gobiernos estatales y
los legisladores de cada entidad y el reconocimiento como metrópolis
que ha hecho el Gobierno Federal a través del texto denominado
“Delimitación de las zonas metropolitanas de México”.
Por su parte, la evaluación del Fondo Regional comprende el
período 2007-2009 para las diez entidades federativas beneficiarias
que son: Chiapas, Guerrero, Hidalgo, Michoacán, Nayarit,
Oaxaca, Puebla, Tlaxcala, Veracruz y Zacatecas. En este caso, las
asignaciones se han otorgado a las mismas entidades sin que exista
modificación alguna hasta la fecha, de modo que la evaluación
abarcó 30 períodos fiscales distribuidos en tres años.
Los ámbitos que fueron analizados en la evaluación de cada
zona metropolitana y entidad federativa respectivamente fueron
los siguientes:
§ Administración y operación del fondo.
§ Mecanismos de asignación de recursos y supervisión.
§ Impacto de los proyectos a partir de la percepción de los
funcionarios públicos responsables, los beneficiarios y un
grupo de expertos de todo el país que fueron consultados.
Adicionalmente, se analizaron ambos fondos en términos
de política pública y de su estructura de operación a partir de las
Reglas de Operación y Lineamientos respectivamente, y se hizo una
revisión del tipo de proyectos que han sido apoyados para conocer
su posible impacto sobre el desarrollo de las zonas metropolitanas
y de las regiones de las entidades federativas.
b) Etapas de la evaluación
La evaluación de ambos fondos se dividió en cuatro grandes etapas:
1) recopilación y procesamiento de la información; 2) análisis de
la información y de la percepción de impacto sobre el desarrollo
Metodología 57
metropolitano y regional; 3) formulación de las propuestas
de acciones de mejora; y 4) formulación de las propuestas de
modificación de las Reglas de Operación y Lineamientos.
Durante la etapa de recopilación y procesamiento de la
información se tuvo acceso a la documentación que controla la
SHCP y a su Portal Aplicativo (PASH), así como a los documentos
que controla la SEDESOL de las zonas metropolitanas. También
se realizaron visitas a las oficinas coordinadoras de los recursos
de ambos fondos en cada zona metropolitana y entidad federativa,
en donde se realizó una entrevista a los funcionarios públicos
correspondientes y se verificó una muestra de expedientes de
proyectos para conocer su estructura, alcances y contenido.
Finalmente, se aplicó una encuesta a beneficiarios y a una
sub-muestra de proyectos, para conocer la percepción ciudadana
sobre los beneficios que había generado cada uno, la solución
de los problemas subyacentes y, en general, si el proyecto había
tenido un impacto en el desarrollo de la zona. Considerando
que la percepción de los beneficiarios sufre de sesgo y que no
necesariamente es representativa, se optó por conocer la percepción
de otros actores cuyo trabajo profesional está relacionado con el
desarrollo metropolitano o regional, por lo que fueron encuestados
en calidad de expertos, desde una perspectiva general de cada
fondo y su respectivo impacto. Respecto al Fondo Metropolitano,
se invitó a participar a poco más de 50 expertos, de los cuales 16
expresaron sus opiniones, perspectivas y propuestas. En el caso
del Fondo Regional, se invitó a participar a cerca de 10 expertos,
de los cuales únicamente dos dieron sus aportaciones. En ambos
casos, la principal limitación que enfrentaron los expertos –y que
se reflejó en una baja participación relativa– fue la restricción del
período de tiempo para participar combinada con agendas muy
complicadas. Sin embargo, se estima que combinadas las fuentes
aportaron elementos importantes y complementaron a las que
desde un inicio se consideraron como las principales para llevar a
cabo la evaluación.
Mucha de la información obtenida en la documentación de la
shcp y de la SEDESOL, en particular las carteras de proyectos,
así como la obtenida de la verificación de expedientes y las
encuestas realizadas, se procesó y estructuró en bases de datos
que posteriormente fueron utilizadas para el análisis cualitativo y
para la evaluación específica.
58 Evaluación de los Fondos Metropolitano y Regional del Gobierno Federal Mexicano
La segunda etapa correspondió al análisis de la información
y de la percepción de impacto social, económico y de desarrollo
urbano y regional. Con base en la información recopilada y a lo
observado en campo, se formuló un diagnóstico sobre la situación
de operación de cada fondo con sus características específicas.
Para este diagnóstico fue especialmente relevante la información
obtenida a través de las entrevistas a los funcionarios públicos, ya
que fue posible conocer detalladamente los procesos internos que se
siguen, los problemas que enfrentan y los ámbitos que funcionan
de forma adecuada.
Se formuló también la evaluación de resultados, se evaluó
cualitativamente la percepción de impacto sobre el desarrollo
metropolitano y regional, se elaboró un análisis foda para cada
Fondo en cada ámbito territorial y, finalmente, se realizó una
evaluación sobre la conceptualización normativa de los fondos en
términos de política pública. Esta última consistió en contrastar la
operación de cada Fondo, la forma en que se toman las decisiones
y el tipo de proyectos que son apoyados en la realidad, respecto a
la función normativa que debería cumplir. Como conclusión de esta
etapa, fueron identificados los principales problemas y obstáculos
para el buen funcionamiento de los fondos en lo general, pero
también en cada zona metropolitana y entidad federativa.
En la tercera etapa, correspondiente a la formulación de
las propuestas de acciones de mejora, se retomó la problemática
identificada para plantear alternativas de solución desde dos
perspectivas: oportunidades de fortalecimiento y propuestas de
acciones de mejora. Como los problemas identificados involucran
diversos ámbitos de acción y alcances, las propuestas de mejora
también están planteadas de esa forma. Por lo tanto, hay acciones
que le corresponden a la shcp, otras que dependen de forma
exclusiva de las administraciones locales y, finalmente, otras que
se deben llevar a cabo en coordinación entre el Gobierno Federal y
los gobiernos de las entidades federativas.
Finalmente, la cuarta y última etapa, correspondiente a la
formulación de las propuestas de modificación de las Reglas de
Operación del Fondo Metropolitano y los Lineamientos del Fondo
Regional, fue planteada como la conclusión general de la evaluación
con sus hallazgos. En ese sentido, los problemas y las propuestas
de mejora que correspondían fueron integrados a las Reglas de
Operación o Lineamientos.
Metodología 59
Sin embargo, esta propuesta fue más amplia en tanto que
además de considerar desde la normatividad algunas posibles
soluciones, las modificaciones también se plantearon en función
de la conceptualización normativa, de modo que los Fondos sean
realmente instrumentos de política pública a favor del desarrollo
urbano-metropolitano y de las regiones menos desarrolladas de
México.
c) Trabajo de campo
La información más importante para la realización de esta
evaluación se obtuvo del trabajo de campo, a partir de las entrevistas
a los funcionarios responsables de la operación de los fondos, de
la verificación de los expedientes de proyectos, de las visitas a
algunas obras y de las encuestas a beneficiarios, aunque en menor
medida. Considerando la amplitud de la evaluación, el equipo de
trabajo se dividió en subgrupos que fueron recorriendo cada ámbito
territorial, previa cita, en donde permanecían los días que fueran
necesarios para recopilar toda la información requerida. De ese
modo, se visitaron las 16 zonas metropolitanas beneficiarias del
Fondo Metropolitano, y las 10 entidades federativas beneficiarias
del Fondo Regional, aunque es importante decir que en éste último,
no se obtuvo la información requerida en todos los casos.
Para realizar las entrevistas se estableció de forma previa
el contacto con los funcionarios responsables y se les hizo llegar
el cuestionario que sería utilizado para garantizar que estuviera
disponible toda la información. De igual modo, se les hizo llegar
de forma previa el listado de expedientes que serían verificados y
las obras que se visitarían. Si bien, en la mayoría de los casos, los
funcionarios mostraron voluntad y receptividad a la evaluación,
hubo otros en donde se negó el acceso a la información, todos
correspondientes al Fondo Regional. En particular, los funcionarios
de los estados de Tlaxcala, Oaxaca y Veracruz evitaron todo
acercamiento y no brindaron información de ningún tipo.
Durante las visitas, se formularon relatorías de las entrevistas
y de las pláticas sostenidas con los funcionarios y, se realizaron
grabaciones de cada una. Por su parte, los expedientes de los
proyectos fueron verificados con base en una cédula diseñada para
recuperar la información necesaria para realizar las evaluaciones
correspondientes. De modo similar, durante las visitas a las obras,
60 Evaluación de los Fondos Metropolitano y Regional del Gobierno Federal Mexicano
se levantaron las encuestas a los beneficiarios a partir de una
cédula que recuperaba la información más relevante respecto a su
percepción.
Para el caso de los expedientes y de las obras visitadas, se
diseñó una muestra representativa en cada ámbito territorial y se
definió el número de encuestas necesarias para darle validez a la
información obtenida. Esta base fue respetada en su totalidad, con
el fin de obtener la mejor información posible y darle sustento a la
evaluación.
Análisis del Fondo Metropolitano 61
CAPÍTULO 3.
Análisis del Fondo Metropolitano
a) Análisis de la distribución de los recursos y de las
características del gasto
El Fondo Metropolitano ha venido creciendo desde su creación en
2006 que incluía únicamente a la Zona Metropolitana del Valle de
México (ZMVM), y para 2011 incorporó 46 zonas metropolitanas en
todo el país. Para el caso de esta evaluación, el período corresponde
a 2006-2009 en el que dicho fondo contempló recursos para 16 zonas
metropolitanas (ZM), según se presenta en la siguiente tabla:
62 Evaluación de los Fondos Metropolitano y Regional del Gobierno Federal Mexicano
Tabla 1: Fondo Metropolitano.
Zonas metropolitanas apoyadas 2006-2009
2006 2007 2008 2009
1 Valle de México Valle de México Valle de México Valle de México
2 Guadalajara Guadalajara
3 Monterrey Monterrey
4 León León
5 Puebla-Tlaxcala Puebla-Tlaxcala
6 Querétaro Querétaro
7 La Laguna La Laguna
8 Acapulco
9 Aguascalientes
10 Cancún
11 Mérida
12 Oaxaca
13 Tijuana
14 Tuxtla Gutiérrez
15 Veracruz
16 Villahermosa
Fuente: Elaboración propia.
A pesar de que la operación del Fondo Metropolitano inició
en 2006 con la asignación de recursos a la ZMVM, las Reglas
de Operación fueron publicadas hasta marzo de 2008. Según
las mismas, son cuatro los objetivos prioritarios que deben ser
atendidos con recursos de este fondo:
a) La competitividad económica y las capacidades productivas;
b) La viabilidad y disminución de la vulnerabilidad o riesgos
por fenómenos naturales, ambientales y los propiciados
por la dinámica demográfica y económica;
Análisis del Fondo Metropolitano 63
c) La consolidación urbana; y
d) El aprovechamiento óptimo de las ventajas competitivas
de funcionamiento regional, urbano y económico del
espacio territorial de las zonas metropolitanas.
Si bien estos objetivos son relevantes a nivel conceptual, su
interpretación es muy diversa y ambigua, con lo cual casi cualquier
acción o proyecto puede ser justificado. Además, no incluyen
diversos temas prioritarios para el desarrollo de las metrópolis
como se anotó en el capítulo 2.
Para que una ZM pueda recibir recursos del fondo, las Reglas
de Operación prevén la creación de un Consejo para el Desarrollo
Metropolitano, apoyado por un Comité Técnico del Fideicomiso
que administra los recursos aportados y un Subcomité Técnico
de Evaluación de Proyectos, que son las entidades encargadas de
las decisiones de asignación de recursos, así como del seguimiento
en la operación de los proyectos y su evaluación. Los recursos se
distribuyeron como se muestra a continuación:
Tabla 2. Fondo Metropolitano.
Recursos totales 2006-2009
AÑO PROYECTOS MONTO TOTAL PORCENTAJE
2006 22 $1,030,305,979.48 6.69%
2007 39 $3,100,498,532.85 20.15%
2008 107 $5,271,810,945.63 34.25%
2009 168 $5,988,028,907.00 38.91%
TOTAL 315 $15,390,644,364.96 100%
Fuente: Elaboración propia con base en la cartera de proyectos de cada
entidad federativa. El número total de proyectos no coincide con la Tabla 3,
porque diversos proyectos son interestatales y se reportan en las dos entidades
responsables.
64 Evaluación de los Fondos Metropolitano y Regional del Gobierno Federal Mexicano
Gráfica 1. Fondo Metropolitano.
Recursos totales 2006-2009
Fuente: Elaboración propia con base en la cartera de proyectos de cada entidad
federativa.
Se observa un crecimiento de los recursos totales del
Fondo Metropolitano de cerca de seis veces de 2006 a 2009,
aunque también se observa una disminución en la pendiente
de la curva de 2008 a 2009, lo que muestra una caída en la
tasa de crecimiento de los mismos. Si bien el crecimiento de
los recursos totales se puede entender debido al incremento de
zonas metropolitanas beneficiarias del fondo, también se pudo
observar en el comportamiento de cada fondo que los recursos
en general crecieron para cada zona metropolitana, aunque con
una clara tendencia a disminuir ese ritmo de crecimiento en el
último año.
Tabla 3. Fondo Metropolitano.
Recursos por entidad federativa 2006-2009
AÑO PROYECTOS MONTO TOTAL PORCENTAJE
Aguascalientes 5 $40,000,000.00 0.26%
Baja California 3 $40,000,000.00 0.26%
Chiapas 2 $40,000,000.00 0.26%
Coahuila 16 $225,128,050.08 1.46%
$7,000,000,000.00
$6,000,000,000.00
$5,000,000,000.00
$4,000,000,000.00
$3,000,000,000.00
$2,000,000,000.00
$1,000,000,000.00
$0.00
2006 2007 2008 2009
Análisis del Fondo Metropolitano 65
AÑO PROYECTOS MONTO TOTAL PORCENTAJE
Distrito Federal 52 $5,558,964,180.08 36.12%
Durango 26 $251,222,851.55 1.63%
Guanajuato 13 $600,000,000.00 3.90%
Guerrero 10 $36,800,000.00 0.24%
Hidalgo 1 $40,000,000.00 0.26%
Jalisco 22 $2,131,540,000.00 13.85%
México 72 $5,056,217,415.77 32.85%
Nuevo León 31 $524,999,999.00 3.41%
Oaxaca 9 $40,000,000.00 0.26%
Puebla 27 $259,411,344.00 1.69%
Querétaro 13 $291,000,000.00 1.89%
Quintana Roo 2 $39,904,944.00 0.26%
Tabasco 14 $20,550,000.00 0.13%
Tlaxcala 3 $40,000,000.00 0.26%
Valle de México 5 $75,622,916.48 0.49%
Veracruz 2 $40,000,000.00 0.26%
Yucatán 8 $39,282,664.00 0.26%
Total 336 $15,390,644,364.96 100%
Fuente: Elaboración propia con base en la cartera de proyectos de cada entidad
federativa. Se incluye al Valle de México ya que no se cuenta con la información
sobre la entidad beneficiaria de dichos recursos.
En la tabla anterior se observa que tanto el Distrito Federal
como el Estado de México han sido las entidades federativas más
beneficiadas del Fondo, ambas como parte de la Zona Metropolitana
del Valle de México. Después se encuentran los estados de
Jalisco, Guanajuato y Nuevo León. La lógica anterior muestra
una relación clara con el tamaño de las zonas metropolitanas
beneficiarias, aunque es de resaltar el caso de Guanajuato, cuya
zona metropolitana (León) ha recibido mayores recursos que otras
ciudades más grandes como Monterrey, Puebla-Tlaxcala y Tijuana.
En términos generales, los proyectos que han sido apoyados con
recursos del Fondo Metropolitano se distribuyen de la siguiente
forma:
66 Evaluación de los Fondos Metropolitano y Regional del Gobierno Federal Mexicano
Gráfica 2. Fondo Metropolitano.
Número de proyectos por ámbito de atención 2006-2009
Fuente: Elaboración propia con base en la cartera de proyectos de cada entidad
federativa.
Cabe resaltar que el mayor número de recursos se ha destinado
a proyectos de naturaleza vial, en los que destacan la rehabilitación
de vialidades y la construcción de pasos a desnivel. Esta estructura
del gasto muestra una ausencia de claridad sobre la naturaleza de
la problemática metropolitana en donde el incentivo a la utilización
del automóvil particular se ha convertido en uno de los factores
más importantes para frenar el desarrollo y la sustentabilidad de
las zonas metropolitanas de todo el país. El tema hidráulico se ha
consolidado como el segundo destino del gasto, lo que representa una
visión más adecuada de la problemática, sin embargo, la mayoría de
los proyectos se han enfocado a atender únicamente una parte del
problema, sin considerar una visión integral del ciclo del agua.
Gráfica 3. Fondo Metropolitano.
Recursos asignados por ámbito de atención 2006-2009
Fuente: Elaboración propia con base en la cartera de proyectos de cada entidad
federativa.
1%
51%
2%
25%
10%
4%
1%
1%
5% Transporte Público 5%
Espacio Público 1%
Seguridad y Protección 1%
Infraestructura Social 4%
Estudios 10%
Hidráulico 25%
Ambiental 2%
Infraestructura 0%
Vialidad 51%
N/D 1%
1%
48%
26%
5%
1% 3%
1% 15%
Transporte Público 15%
Espacio Público 1%
Seguridad y Protección 1%
Infraestructura Social 3%
Estudios 5%
Hidráulico 26%
Ambiental 0%
Infraestructura 0%
Vialidad 48%
N/D 1%
Análisis del Fondo Metropolitano 67
Gráfica 4. Fondo Metropolitano.
Evolución de los recursos totales asignados a los
principales ámbitos de atención 2006-2009
Fuente: Elaboración propia con base en la cartera de proyectos de cada entidad
federativa.
En la evolución del gasto por ámbitos de atención se pueden
observar dos estructuras diferentes. En el período 2006-2008 existe
un gasto creciente en vialidad que además es proporcionalmente
mayor al crecimiento del gasto en temas hidráulicos y de transporte
público. Sin embargo, para el último año de análisis se observa
una tendencia a incrementar el gasto en transporte público con
la correspondiente disminución en vialidad e infraestructura
hidráulica, aunque el gasto en vialidad sigue siendo mayoritario.
Finalmente, el gasto creciente en transporte público del último año
es indicativo de un cambio paulatino en la perspectiva que tienen
los tomadores de decisión sobre la problemática metropolitana. En
este caso, la observación más importante es que este tema sigue
recibiendo una menor atención respecto a la infraestructura vial
e hidráulica.
El gasto per cápita del Fondo Metropolitano es el que
refleja las mayores disparidades. En la gráfica 5 se presenta el
gasto per cápita de 2009, que es el año en que todas las zonas
metropolitanas analizadas recibieron recursos. Las disparidades
en la asignación son muy profundas y muestran una ausencia
de mecanismos adecuados para la distribución. Hasta ahora, se
han visto mayormente beneficiadas las dos zonas metropolitanas
$6,000,000,000.00
$5,000,000,000.00
$4,000,000,000.00
$3,000,000,000.00
$2,000,000,000.00
$1,000,000,000.00
$0.00
2006
Hidráulico
2007 2008 2009
Vialidad Transporte Público
68 Evaluación de los Fondos Metropolitano y Regional del Gobierno Federal Mexicano
más grandes del país, pero han relegado al resto de las zonas
metropolitanas que, si bien tienen dimensiones menores, tienen
problemáticas muy complejas.
Gráfica 5. Fondo Metropolitano.
Asignaciones per cápita 2009
Fuente: Elaboración propia con base en la cartera de proyectos de cada entidad
federativa y en las estimaciones de población 2005 de CONAPO, INEGI y SEDESOL,
“Delimitación de las Zonas Metropolitanas de México 2005”, reedición 2008.
b) Gestión del Fondo Metropolitano
La gestión del Fondo Metropolitano ocurre, en general, en cumplimiento
con las disposiciones establecidas en las Reglas de Operación. Así,
en todos los casos se cumple con la conformación de los órganos
tomadores de decisiones (Consejo para el Desarrollo Metropolitano,
Fideicomiso, Comité Técnico y Subcomité de Evaluación de Proyectos)
sin embargo, sólo algunos funcionan de forma adecuada sirviendo
como espacios de discusión sobre los problemas metropolitanos.
Destaca que en las metrópolis con fuerte presencia municipal esto
tiende a ocurrir, mientras que en las que predomina el gobierno de la
entidad se reducen los alcances de la discusión.
A pesar de que se crearon los órganos especiales para
operar el Fondo, la realidad más presente es que, además de la
representación federal –SEDESOL y Secretaría de Medio Ambiente
$600.00
$500.00
$400.00
$300.00
$200.00
$100.00
$0.00
Valle de México
Guadalajara
La Laguna
León
Querétaro
Monterrey
Puebla-Tlaxcala
Oaxaca
Tuxtla Gutiérrez
Cancún
Veracruz
Aguascalientes
Acapulco
Mérida
Villahermosa
Análisis del Fondo Metropolitano 69
y Recursos Naturales (SEMARNAT)–, se integran básicamente
con funcionarios de los gobiernos de las entidades federativas,
con muy poca participación de los gobiernos municipales y con
una presencia extremadamente baja –e incluso inexistente– de la
ciudadanía, que, cuando ocurre, es meramente consultiva. Otro
elemento a considerar es que, en general, los órganos del Fondo
no funcionan como espacios institucionales para esta función,
sino que son extensiones de oficinas públicas de los gobiernos de
las entidades (particularmente de las secretarías de finanzas y
equivalentes) por lo que la operación del Fondo se convierte en una
actividad y en una responsabilidad adicional, sin que se cuente con
apoyos extras para atenderla. En consecuencia, los funcionarios lo
consideran como una carga adicional y tiende a realizarse como
cualquier otra actividad asignada, sin prestar atención a las
características particulares del Fondo.
En general, todas las entidades federativas cumplen con
las Reglas de Operación en lo relativo a los procesos de gestión,
aunque de un modo superficial. Los mecanismos de asignación de
los proyectos tienden a ser procedimentalmente correctos, pero
carecen o son insuficientes los criterios sustantivos para definir
las prioridades a atender. También son poco considerados los
impactos que los proyectos tienen en diversos ámbitos o bien los
encadenamientos entre proyectos apoyados por el Fondo y los que
desarrollan tanto el gobierno estatal como los municipales con
otros recursos. De manera similar, las propuestas y los procesos de
asignación consideran muy poco las prioridades establecidas por el
Gobierno Federal sobre los fenómenos urbanos y metropolitanos, a
pesar de que son trasmitidas regularmente por diversos medios a
los gobiernos de las entidades federativas.
El Consejo define las líneas y criterios generales para la
aplicación de los recursos y la operación del Fondo, el Subcomité
Técnico de Evaluación de Proyectos evalúa las propuestas que
luego son turnadas al Comité Técnico del Fideicomiso que libera
los recursos y da seguimiento a su aplicación. Ambos órganos
técnicos están normalmente asentados en las secretarías de
finanzas o equivalentes, por lo que las evaluaciones que se realizan
son enfáticamente financieras sin considerar de forma adecuada
lo urbano-metropolitano. Los ejecutores, que son los especialistas
técnicos, tienden a realizar evaluaciones superficiales sin profundizar
en las necesidades de proyectos y acciones prioritarias para la zona
metropolitana y sin profundizar en los encadenamientos de proyectos
70 Evaluación de los Fondos Metropolitano y Regional del Gobierno Federal Mexicano
ni en los impactos metropolitanos, sociales, económicos, territoriales
y ambientales de las propuestas ejecutadas o por ejecutar. De igual
manera, no existe, en general, una preocupación por garantizar que
los proyectos cubran prioridades metropolitanas e incluso que sean
siquiera metropolitanos. La razón es que buena parte de los proyectos
se deciden en las esferas del Poder Ejecutivo de las entidades y, una
vez tomada la decisión, la labor técnica consiste, en todo caso, en
justificar dichas decisiones y en hacer compatibles los documentos
que las avalan.
Por su parte, las evaluaciones financieras también suelen
carecer de análisis sólido, sobre todo porque no se consideran con
profundidad las alternativas a cada propuesta ni los impactos que
puede provocar su ejecución. Esto se complementa con el hecho de
que, en general, las propuestas no requieren de evaluación costobeneficio
completa debido a los montos de recursos que involucran,
con excepción de algunos proyectos específicos. Por lo tanto, la
tendencia es a no generar información suficiente que sea de utilidad
para tomar decisiones sobre los proyectos y sobre las estrategias de
desarrollo metropolitano.
En prácticamente todos los casos el control sobre los expedientes
es débil porque no existe una oficina que sea la directamente
responsable de toda la operación del Fondo, de modo que estos
documentos están divididos entre las entidades ejecutoras y las
administradoras, con lo que se dificulta el control administrativo.
En cuanto a la coordinación metropolitana, los mecanismos
son débiles especialmente en las zonas metropolitanas interestatales,
no obstante que existen los órganos para que esta
coordinación ocurra. Aparentemente, la falta de consecuencias
por no coordinarse en las metrópolis, limita severamente que esta
función se desarrolle a fondo, cuestión que debe ser considerada en
la normatividad del Fondo. Como consecuencia, es lógico que los
órganos de gestión no logren cumplir con los objetivos para los que
fueron creados.
Los consejos tienden a representar básicamente al Poder
Ejecutivo de las entidades federativas de modo que se reducen
las posibilidades de construir visiones compartidas entre los
actores más relevantes que conforman las zonas metropolitanas.
Tampoco han servido para articular los esfuerzos de los sectores
de la sociedad y los de los municipios, no obstante que la esencia
Análisis del Fondo Metropolitano 71
del desarrollo metropolitano ordenado es la coordinación intermunicipal
y la participación efectiva de la sociedad.
Algo similar ocurre en el Comité Técnico y el Subcomité
Técnico de Evaluación de Proyectos, en cuyas estructuras y
esquemas de decisión predomina la representación del gobierno de
las entidades federativas. A pesar de que su función primordial
es la de evaluación, ésta es muy limitada incluso en la parte
financiera aún cuando se asume que es la más relevante para los
órganos decisores, lo que resulta lógico cuando se es juez y parte
y se carece de una cultura de evaluación de las políticas públicas.
En general, se observó la necesidad de contar con estudios,
planes y programas sobre la realidad metropolitana y la necesidad
de establecer instrumentos de planeación que justifiquen las
decisiones de los proyectos a ser apoyados. Sin embargo, sólo en
la mitad de las zonas metropolitanas se cuenta con un Plan o
Programa Metropolitano que cubra todo el territorio metropolitano,
aunque en la mayoría está al menos en proceso de elaboración. En
cualquier caso, destaca que este Plan o Programa no es obligatorio
ni representa un instrumento real de toma de decisiones; además,
estos instrumentos se elaboran por el Ejecutivo estatal con mínima
participación de los municipios y ausencia de participación social.
Por ello, en ninguna zona metropolitana el Plan o Programa
ha sido plenamente reconocido por los municipios, los actores
sociales y las dependencias del Ejecutivo de la entidad federativa
como el instrumento que guía las decisiones de proyectos y acciones
en el territorio de la metrópoli. Como consecuencia, el Plan o
Programa no es garantía de que los criterios y las prioridades
sobre estrategias y proyectos que propone serán asumidos por las
autoridades, particularmente del ámbito estatal. Las ausencias o
insuficiencias legales respecto a las metrópolis y su planeación, en
buena parte de las entidades federativas, limita los alcances de los
instrumentos de planeación, de modo que no sirven para orientar
de forma directa la toma de decisiones. Como consecuencia, los
criterios de decisión son ambiguos y generalmente conocidos sólo al
interior de las cúpulas de los gobiernos de las entidades federativas.
En cuanto al tema de la transparencia, todas las entidades
cumplen con los lineamientos en esta materia (elaboran el reporte de
avance físico y financiero que se entrega trimestralmente a la SHCP,
además de que todas lo publican en la Cuenta Pública estatal y por
72 Evaluación de los Fondos Metropolitano y Regional del Gobierno Federal Mexicano
otros medios). En algunas metrópolis existen mecanismos adicionales
de transparencia que incluyen la presentación de resultados ante
el Consejo y ante representantes de la sociedad. Considerando lo
anterior, se aprecia que estos mecanismos son insuficientes ya que la
información que está disponible públicamente es, en el mejor de los
casos, un mero informe del avance físico y financiero de los proyectos
sin que se informe ni justifique –de ninguna forma– los principios y
los criterios que se siguieron para tomar la decisión, ni los impactos
esperados sobre el desarrollo metropolitano. Lo anterior implica que
existe acceso limitado a la información, pero es prácticamente nula
la rendición de cuentas.
c) Percepción de impacto
La percepción que tienen los expertos consultados respecto a los
principales problemas que observan en su zona metropolitana son
muy variados. Sin embargo, se encontraron coincidencias, entre las
que destacan:
§ La inversión productiva en la mayoría de las zonas
metropolitanas es escasa y se observa un rezago
importante en términos de competitividad con otros países
de Latinoamérica.
§ Existe preeminencia en el desarrollo metropolitano de los
mercados inmobiliarios por encima de los planes, y presencia
de fuerte especulación con el suelo urbano y periurbano.
Estos fenómenos se asocian con los problemas de tenencia de
la tierra, especialmente en la periferia de las metrópolis, que
agudizan la especulación del suelo porque los desarrolladores
acuerdan la adquisición de tierra con ejidatarios y pequeños
propietarios, en lugares inadecuados para el desarrollo
urbano, para después “gestionar” el uso del suelo; es decir,
establecerlo o cambiarlo, al margen de lo que dicen los planes
municipales. No obstante que estas acciones son ilegales, han
proliferado en las zonas metropolitanas porque los planes no
se cumplen, porque no hay consecuencias legales por ello y
porque acciones extralegales están presentes en los trámites
urbanísticos de muchos municipios.
§ El modelo urbano es muy disperso y la tendencia
gubernamental y privada es a invertir en la “ciudad nueva”
Análisis del Fondo Metropolitano 73
(periferia) con cierto abandono de la ciudad tradicional y su
centro urbano. La razón es que el propio gobierno asume
actitudes de mercado y compra o incorpora tierra barata
que se encuentra alejada del tejido urbano y carece de los
beneficios de la urbanización, llegándose al grado de no
respetar lo que los planes urbanos establecen. Esto ha llevado
a un patrón urbanístico con grandes superficies vacías dentro
de los cascos urbanos que no se ocupan fundamentalmente
por razones especulativas y por la inacción de los gobiernos
locales. Al mismo tiempo, se autorizan nuevos desarrollos
en la periferia que sólo amplían –de manera desordenada–
la mancha metropolitana afectando su estructura y
generando costos crecientes a los gobiernos locales que,
en muchos casos, no pueden cubrir. Lo anterior perjudica
la calidad y el alcance de la infraestructura básica. Este
patrón, disperso y desordenado, ha provocado el crecimiento
de áreas urbanizadas con alto grado de vulnerabilidad y
riesgo ya que no existen acuerdos entre los gobiernos y los
actores de las zonas metropolitanas para decidir sobre el
crecimiento de la ciudad. Por lo tanto, éste depende de la
visión individual de cada municipio sin consultar al resto
en la zona metropolitana. En este sentido, se han observado
casos graves en metrópolis cuando el municipio central
intenta restringir el crecimiento periférico y no autoriza
desarrollos, pero los municipios contiguos o lejanos sí.
§ Todas las zonas metropolitanas enfrentan problemas
severos de agua, sea por exceso (inundaciones) o por escasez.
Los patrones de ocupación, particularmente de zonas de
riesgo, la ausencia de políticas públicas adecuadas y la falta
de coordinación entre los actores que conforman las zonas
metropolitanas, han provocado importantes afectaciones
en las cuencas hídricas. Además, se ha incrementado la
vulnerabilidad por fenómenos hidro-meteorológicos, lo que
se refleja en el número creciente cada año de ciudadanos
damnificados por eventos catastróficos en las metrópolis
del país.
§ Uno de los problemas más graves es el de la movilidad.
Coinciden en que existe una tendencia inadecuada de
los gobiernos por apoyar la infraestructura dirigida al
automóvil –particular e individual– a través de obras
viales, sin estrategias adecuadas de transporte público y
74 Evaluación de los Fondos Metropolitano y Regional del Gobierno Federal Mexicano
alternativo no contaminante. Esta tendencia del gasto ha
tenido como consecuencia la agudización de los problemas
de movilidad al incentivar el uso del automóvil con el
consecuente costo de oportunidad de no invertir en medios
alternativos que realmente favorecen la movilidad y que
además reducen los impactos ambientales.
§ Desde la perspectiva ambiental, en todas las metrópolis
destaca la presencia de severos problemas: pérdida de zonas
forestales, playas y mangle, degradación del suelo y pérdida
de biodiversidad. Los expertos también coinciden en que
las autoridades se han visto rebasadas en el manejo de los
desechos sólidos y se observó una carencia generalizada de
espacios para depósito a nivel metropolitano. Lo anterior se
deriva de la ausencia de una política ambiental de manejo
de los desechos con tecnología limpia, así como de políticas
compensatorias acordadas entre los municipios que más
basura generan y los que por razones geo-ambientales
deben ser sus depositarios.
§ Destaca la pobreza y la segregación creciente de grandes
contingentes de población que carecen de oferta de suelo
habitacional dentro de la metrópoli consolidada, orillándolos
a una periferia cada vez más lejana. Esto es el resultado
lógico de dos procesos; el primero, la operación de un mercado
inmobiliario siempre inflado que deja fuera del núcleo
metropolitano a la mayor parte de los habitantes que deben
asentarse donde pueden pagar un lote habitacional que
suelen ser localizaciones con riesgos, lejanas, sin servicios
y con incertidumbre legal; el segundo, la ausencia de oferta
de suelo legal y bien localizado para los más pobres de la
metrópoli con lo que éstos no tienen más alternativas que
los asentamientos precarios e informales o el hacinamiento.
Como parte de este problema, crece la violencia y la falta
de oportunidades productivas, educativas, culturales y
deportivas para los jóvenes, desaprovechándose el bono
demográfico en las metrópolis.
§ No hay planeación metropolitana y cada ayuntamiento o el
gobierno estatal realizan proyectos y obras sin concierto.
En este sentido, los expertos coinciden en la falta o en las
insuficiencias de un orden institucional, ya que no hay una
coordinación efectiva entre ámbitos de gobierno, incluso
Análisis del Fondo Metropolitano 75
entre los propios organismos internos. No hay claridad
de qué le toca a cada ámbito de gobierno en materia de
planeación y desarrollo de la metrópoli. Otro ingrediente
es la discrecionalidad en la definición de proyectos e
inversiones por falta de reglas o por el incumplimiento de
éstas.
§ Falta de una autoridad legítima a nivel metropolitano
y preeminencia del voluntarismo de los políticos y los
funcionarios para coordinarse entre los municipios y entre
los gobiernos estatales.
§ La sociedad no participa efectivamente en la planeación
y en la evaluación de planes y proyectos, aunque puede
ofrecer mucho al desarrollo de la metrópoli y a su
administración y planeación. Las organizaciones sociales,
en las metrópolis, condensan grandes ventajas como son:
recursos, talento, experiencia y conocimiento en múltiples
temas metropolitanos. En este sentido, donde existen
figuras participativas para atender el proceso metropolitano
predomina el voluntarismo de las autoridades para invitar
o no a los miembros de la sociedad a que participen en
los procesos de toma de decisiones. El resultado es que
prevalece la tendencia a que sea el gobierno del estado el
que decida qué proyectos se realizan para toda la metrópoli
con el acuerdo, en ocasiones, de algunos presidentes
municipales. Los consejos metropolitanos se manejan
con discrecionalidad y opacidad. Los actores sociales son
convocados, en el mejor de los casos, únicamente para
opinar, sin que tengan realmente peso en las decisiones.
Lo mismo ocurre con muchos municipios que no tienen una
participación real.
§ Con relación a la coordinación metropolitana, los
especialistas coinciden en que, cuando existe, está dominada
por intereses sectoriales de los funcionarios estatales, de
los partidos políticos y, sobre todo, de los gobernadores. En
la práctica no se observan resultados concretos derivados
de los procesos de coordinación metropolitana, por lo
que es una coordinación virtual, sólo en el discurso y en
algunas reuniones, pero no es efectiva porque no es un
requerimiento legal ni hay consecuencias por no realizarla.
Según observaron algunos expertos, existen procesos
76 Evaluación de los Fondos Metropolitano y Regional del Gobierno Federal Mexicano
reales de coordinación pero sólo para ejecutar lo que ya se
ha decidido en las oficinas del gobernador. Asimismo, hay
coordinación para cumplir con las reglas de la shcp para
administrar el Fondo Metropolitano; sin embargo, dichas
reglas carecen de una visión de los problemas de cada
metrópoli, predominando la perspectiva administrativa
y financiera decidida por el Gobierno Federal que no
considera a las entidades federativas.
§ Las prioridades para ejercer el Fondo Metropolitano se
determinan, en la mayoría de los casos, por el gobierno
estatal sin consultar a los actores sociales. En los
casos en que se consultan a los actores sociales surgen
desviaciones de acuerdo a las coyunturas políticas. En
otros casos, existen prioridades razonables asociadas
a planes y programas, pero se aplican en desorden
sin considerar impactos y, sobre todo, sin encadenar
proyectos, lo que reduce su beneficio. En síntesis, sí
hay prioridades, pero éstas han sido determinadas por
el Poder Ejecutivo estatal y poco tienen que ver con
ejercicios de planeación, y menos con la opinión social o
de los municipios. Muchas obras que se dicen prioritarias
realmente no lo son y, en muchos casos, no son siquiera
metropolitanas ya que se aplican en un municipio sin
considerar si son de interés metropolitano. Lo anterior
ocasiona que se pierdan recursos para acciones y obras
verdaderamente metropolitanas.
A esta coincidencia entre los especialistas consultados sobre
los problemas que enfrentan las metrópolis mexicanas, se agregan
otras opiniones –derivadas de preguntas durante las entrevistas–
que se presentan a continuación.
Con relación a si consideran que con las acciones del Fondo
han mejorado los planes con visión metropolitana, en general la
respuesta es negativa. Respecto a si se han creado sistemas de
información y de indicadores metropolitanos, la respuesta es parcial
ya que existen observatorios metropolitanos pero no influyen
en las decisiones del Fondo ni se consideran como verdaderos
observatorios.
A la pregunta de si se han integrado la normatividad, los
Análisis del Fondo Metropolitano 77
impuestos, los derechos y los trámites de los diversos municipios
(o entidades federativas) a nivel metropolitano, la respuesta es que
ha ocurrido de forma muy limitada ya que predominan todavía
visiones estatales y municipales exclusivas.
Sobre si se ha controlado el crecimiento periférico y si se están
ocupando los vacíos urbanos; si se están ordenando los corredores
metropolitanos o se han disminuido las áreas de riesgo y las
que tienen asentamientos precarios e informales, la respuesta
generalizada es negativa, salvo casos aislados, lo que lleva a
concluir que el hábitat metropolitano no ha mejorado, sobre todo
para los grupos sociales más pobres.
Con relación a la infraestructura de telecomunicaciones, la
respuesta es que sí se observan avances notorios tanto en telefonía
como en acceso a Internet en muchas áreas dentro de las zonas
metropolitanas, pero no ocurre de forma homogénea ni para la
totalidad de la población.
Ante las preguntas sobre si se aprovecha mejor el agua; ha
mejorado la infraestructura sanitaria; se han reducido los gases
de efecto invernadero (GEI); o ha mejorado el manejo de la basura,
las respuestas más frecuentes son negativas ya que, en general,
los problemas ambientales se están agudizando. Igualmente,
responden que poco ha mejorado el espacio público y que, salvo
casos aislados, no hay estrategias “verdes”.
Finalmente, ante preguntas sobre el mejoramiento de
las condiciones de seguridad y justicia por los apoyos del Fondo
Metropolitano, destacan que no han mejorado, aunque varios
expertos consideran que tampoco han empeorado y consideran que
no existen políticas metropolitanas de justicia, de seguridad, ni de
construcción de infraestructura para la seguridad.
Como resultado de las respuestas al conjunto de preguntas
anteriores –y a manera de síntesis–, los expertos coincidieron que
los principales problemas en la estructura del Fondo Metropolitano,
en orden de importancia, son los siguientes: 1. Apoyo a acciones
que no son metropolitanas o que no son prioritarias; 2. Baja
participación de municipios y actores sociales; 3. Toma unilateral
de decisiones; 4. Inexistencia o limitaciones en la transparencia y
rendición de cuentas en la aplicación de los recursos; y 5. Proyectos
o prioridades inadecuadas.
78 Evaluación de los Fondos Metropolitano y Regional del Gobierno Federal Mexicano
d) Debilidades
Con base en la información obtenida en campo en las entidades
federativas, así como la revisión documental de múltiples fuentes,
las entrevistas a los funcionarios públicos de entidades federativas,
la verificación de expedientes y el levantamiento de encuestas, se
observó una serie de debilidades que limitan los alcances del Fondo
Metropolitano. A continuación se mencionan las más importantes:
i. Reglas de Operación
§ Los objetivos definidos en las Reglas de Operación
no son los más adecuados para enfrentar la
problemática del proceso metropolitano de México.
Los objetivos vigentes del Fondo Metropolitano no son suficientes
ni adecuados porque no cubren las prioridades fundamentales
que exigen las zonas metropolitanas. Además, son relativamente
ambiguos, en particular en los casos de la competitividad económica
y las capacidades productivas, así como en el aprovechamiento
óptimo de las ventajas competitivas de funcionamiento regional,
urbano y económico de su espacio territorial.
La ambigüedad en la definición genera un margen demasiado
amplio que permite que se pueda proponer prácticamente cualquier
tipo de proyecto, sin que necesariamente sea de nivel e impacto
metropolitanos. De igual modo, la falta de claridad en los objetivos
tiende a diluir las diferencias entre el Fondo Metropolitano y otros
fondos o programas destinados a infraestructura de todo tipo. En
muchos casos, esto crea dificultades para determinar si los proyectos
apoyados tienen verdaderamente un impacto metropolitano o si
simplemente sirven para subsanar la escasez de recursos para
rubros como infraestructura básica o equipamiento social.
§ Las estructuras institucionales que se establecen en
las Reglas de Operación son muy rígidas al no tomar
en cuenta posibles estructuras existentes y dejar
fuera a actores clave.
Por un lado, la construcción tanto del Consejo para el
Desarrollo Metropolitano como del Comité y Subcomité Técnico de
Evaluación de Proyectos es muy rígida en cuanto a la definición
Análisis del Fondo Metropolitano 79
de los miembros que deberán integrarse a dichos organismos. En
algunas zonas metropolitanas existen, desde hace varios años,
estructuras institucionales que cumplen con las funciones que se
le atribuyen a los consejos y los comités técnicos. Sin embargo, ha
sido necesario ajustarlas y reestructurarlas para adaptarlas a los
lineamientos del Fondo, lo que se ha traducido en obstáculos para
una operación más eficiente.
Por otro lado, las Reglas de Operación establecen las
secretarías y los organismos que se deben integrar a los consejos
y comités técnicos, a pesar de que, en algunos casos, no existen
o, en otros, sus funciones no corresponden necesariamente con lo
que se espera de ellos. Estas mismas características favorecen la
constitución de estructuras institucionales que no incluyen a todos
los actores relevantes, como es el caso de los gobiernos locales y de
la sociedad civil organizada.
§ El Valle de México tiene el mismo tratamiento que
las demás zonas metropolitanas a pesar de tener
características muy particulares.
El caso del Valle de México es muy peculiar debido a la magnitud
de su zona metropolitana, su conformación con un Distrito Federal
y 2 entidades federativas, y su condición de capital nacional. Esta
ZM integra a más de 100 jurisdicciones político-administrativas de
los estados de México (59 municipios) e Hidalgo (29 municipios) y del
Distrito Federal (16 delegaciones), con características muy distintas
en términos demográficos, sociales, económicos, ambientales y
urbanos. Debido a estas diferencias, resulta especialmente notoria
la falta de representación de los gobiernos locales y de organizaciones
ciudadanas en el Consejo para el Desarrollo Metropolitano y en los
Comités Técnicos de Evaluación. Su participación es indispensable
sobre todo si se considera la extrema complejidad que implica conocer
detalladamente la problemática de cada micro-región del Valle de
México, si no se cuenta con la participación de los actores locales.
Sin embargo, la propia dimensión de la zona metropolitana
también implica un problema en cuanto a los mecanismos de
toma de decisiones. El Consejo podría integrarse por más de 100
miembros, con una amplia diversidad de perspectivas políticas,
en donde los procesos se podrían volver en extremo complejos y se
correría el riesgo de caer en la inoperancia.
80 Evaluación de los Fondos Metropolitano y Regional del Gobierno Federal Mexicano
Por lo tanto, es necesario reconocer estas particularidades en la
normatividad del Fondo Metropolitano para que se puedan consolidar
estructuras institucionales para la toma de decisiones y la gestión de
los proyectos que sea incluyente y representativa, pero que también
favorezca la eficiencia y la eficacia de sus procesos internos.
ii. Operación y estructura administrativa
§ La estructura del Fondo no garantiza la planeación
ni la coordinación a nivel metropolitano, ni la visión
de largo plazo en las estrategias y en los proyectos
de desarrollo.
Si bien la constitución de los consejos, comités y subcomités
técnicos tiene por objeto lograr una coordinación metropolitana
basada en mecanismos de planeación integral y de largo plazo, la
realidad es que la estructura definida no garantiza ninguno de
esos elementos. No existen planes metropolitanos consensuados
entre los municipios y/o entidades que comparten una metrópoli,
con visión de largo plazo y con capacidad política para ser la guía
en la toma de decisiones sobre acciones y proyectos de desarrollo
(en los que se incluirían los apoyados por el Fondo Metropolitano).
Uno de los grandes problemas de la administración pública
es la falta de mecanismos que permitan la implementación de
políticas que vayan más allá de los períodos de las administraciones
gubernamentales, con lo cual el largo plazo es apenas una frase
en los discursos y los planes sin perspectivas de cumplimiento. De
igual modo, la diversidad ideológica y política, así como la intensa
agenda electoral nacional, son elementos que tienden a dificultar
el diálogo, la coordinación, la planeación y la participación efectiva
de los actores sociales y los ciudadanos.
El Fondo Metropolitano reproduce estas características
y restringe la toma de decisiones al ámbito estatal de gobierno,
dejando fuera –en muchos casos– a los actores locales que
son los más importantes. Sin embargo, para el caso de zonas
metropolitanas que abarcan más de una entidad federativa, estos
mecanismos tampoco son adecuados para lograr cooperación interestatal
en zonas metropolitanas ya que, de nuevo, están sujetos a
presiones e intereses, además de tener tiempos administrativos y
electorales diferentes.
Análisis del Fondo Metropolitano 81
§ La operación del fondo es anual.
Un hallazgo importante ha sido que todos los grandes
proyectos que se han revisado han requerido de más de un año para
su consecución. Para el caso de los proyectos de verdadero impacto
metropolitano es de prever que requerirán plazos multianuales.
Para solventar este problema, los Consejos para el Desarrollo
Metropolitano han dividido los proyectos de largo alcance en varias
etapas que se continúan año con año. Sin embargo, en términos
administrativos, operativos y de control, resulta un procedimiento
sumamente ineficiente, más costoso y poco claro, además de que
están sujetos a los vaivenes de la política.
§ La programación de los recursos no favorece la
eficiencia en su aplicación.
Un obstáculo que han enfrentado las administraciones
estatales es la falta de certeza respecto a los períodos en los que
serán transferidos los recursos. Debido a que cualquier proyecto
que sea contratado requiere contar con un soporte que garantice
la suficiencia presupuestaria, la programación variable de los
recursos obstaculiza los procesos de contratación y ejecución de los
proyectos.
Por lo tanto, para mejorar la eficiencia de la administración
y operación de los recursos del fondo, es importante reducir
los plazos para la definición de las carteras de proyectos, su
aprobación y la asignación de los recursos. Adicionalmente, es
conveniente establecer un calendario fijo en el que se realizarán
las ministraciones presupuestales para agilizar la contratación y
la ejecución de los proyectos.
§ La normatividad de las entidades federativas no
corresponde con lo establecido por las Reglas de
Operación del Fondo.
Un problema recurrente es que las entidades federativas
se han visto en la necesidad de llevar una doble administración
para ejecutar los proyectos aprobados. Por un lado, se cuenta con
normatividad y procedimientos específicos derivados de la Ley
de Obras Públicas y Servicios Relacionados con las Mismas y su
normatividad secundaria. Por otro, se llevan a cabo procedimientos
82 Evaluación de los Fondos Metropolitano y Regional del Gobierno Federal Mexicano
y estudios adicionales que sirven para cumplir con las Reglas de
Operación.
Si bien los requisitos que deben ser cumplidos para recibir
recursos del fondo incentivan saltos cualitativos en la calidad
del análisis y en la formulación de los proyectos, la operación en
la práctica tiene múltiples barreras que vuelven ineficientes los
procesos, por lo que es necesario buscar mecanismos para equiparar
los procesos administrativos y/o sistematizar la metodología
analítica (en particular los análisis costo-beneficio) que elimine
duplicidades e inconsistencias administrativas.
§ La sistematización de la información es inadecuada
o inexistente.
La información que contiene el Portal Aplicativo de la
Secretaría de Hacienda así como la contenida en los anexos de
las Reglas de Operación es insuficiente e inadecuada para tener
un control real de los recursos y para la toma de decisiones en
las entidades federativas. La información más relevante de los
proyectos es variable en cada entidad federativa, de modo que,
en el mejor de los casos, está sistematizada de manera parcial
o, en otros casos, hay una falta total de sistematización. Lo
anterior representa un problema para administrar, controlar y
evaluar los procesos, y para la ejecución de los proyectos, además
de que pone en riesgo la generación de información estratégica
de forma adecuada, como el caso de los estudios costo-beneficio,
entre otros. Esto se agudiza al no existir información para el
desarrollo en las metrópolis (y en los municipios), con lo que
cualquier intento de evaluación sustantiva se ve limitado por
estas carencias.
iii. Prioridades de inversión y proyectos apoyados
§ Son predominantes los proyectos viales enfocados a
la infraestructura para el transporte particular.
Uno de los principales problemas de las ZM es la pérdida
creciente de movilidad, que se genera debido al incremento de
vehículos particulares y la carencia de alternativas reales a
Análisis del Fondo Metropolitano 83
su utilización. Se ha demostrado, a nivel global en múltiples
ciudades y metrópolis, que a mayor superficie de rodamiento
(vialidades), mayor será el número de vehículos que ingresen al
parque vehicular1
; muchas metrópolis ya enfrentan limitaciones
físicas para que crezcan sus vialidades, con lo que han perdido
la oportunidad para que el crecimiento de la infraestructura
vial se dirija al transporte masivo y no motorizado. A pesar de
esto, la gran mayoría de los proyectos que han sido apoyados con
recursos del Fondo (51%) han sido de infraestructura vial enfocada
al transporte particular, como es el caso de distribuidores viales,
pasos a desnivel, ampliaciones y pavimentaciones.
En términos de recursos, 48% del total ha sido destinado
a infraestructura vial o a proyectos ejecutivos de este tipo,
mientras que sólo 15% ha sido destinado a transporte público y
sus proyectos ejecutivos. A partir de esta información básica se
puede inferir que el Fondo Metropolitano ha servido, en buena
medida, para incentivar la utilización del transporte particular
sin que se generen soluciones reales a la pérdida de movilidad.
Esto implica que las inversiones han sido únicamente acciones
de mitigación del problema, que tendrán beneficios por períodos
cortos de tiempo, de modo que es de esperarse que la problemática
se agudice antes que solucionarse. Los proyectos para apuntalar
la solución de raíz en este tema, como es el transporte público
masivo y no contaminante, así como el no motorizado, siguen
siendo minoritarios dentro del espectro de los proyectos apoyados
con el Fondo Metropolitano.
§ Los proyectos hidráulicos son insuficientes para
atender su problemática.
Otro de los grandes problemas de las metrópolis mexicanas
es el manejo del recurso hídrico, ya sea por escasez o por exceso.
Se observó que 26% de los recursos se han destinado a proyectos
hidráulicos, lo cual es muy positivo. Sin embargo, una proporción
importante de esos recursos se ha empleado únicamente para
instalar y mantener infraestructura de distribución de agua
1
Ver los estudios desarrollados por Cts-Embarq e ITDP, así como los reportes
generales de UN-Habitat (2012) y el relativo a transporte en las ciudades (Chapters
outline) que culminará en 2013.
84 Evaluación de los Fondos Metropolitano y Regional del Gobierno Federal Mexicano
potable y canalización de aguas residuales, de modo que sólo se
atiende una fracción del ciclo integral del agua.2
Es importante resaltar que también se observó una proporción
creciente de proyectos enfocados al tratamiento de aguas residuales,
lo que indicaría que cada vez es más evidente la necesidad de
abordar el tema hidráulico desde una perspectiva integral. A
pesar de lo anterior, son prácticamente nulos los proyectos que
involucran la “generación” de agua (forestación), captación de agua
pluvial, reutilización del agua y recuperación de cuencas hídricas,
de modo que todavía hay una serie de tareas pendientes que se
deben abordar con recursos del Fondo.
Adicionalmente, la instalación de infraestructura de captación
y recuperación de cuencas hídricas sirve también para mitigar los
efectos de los fenómenos meteorológicos al aumentar la capacidad de
absorción del suelo, disminuyendo los escurrimientos. Sin embargo,
es importante recalcar que estas medidas deben acompañarse
necesariamente de otras relacionadas con la recuperación de masas
forestales y control de la ocupación del suelo en zonas irregulares,
entre otras.
2
En términos generales, el ciclo integral del agua se refiere al ciclo mediante el cual
es posible gestionar una cuenca de forma sustentable, que implica: la infiltración del
agua a los acuíferos y la captación de agua pluvial, su extracción y potabilización, su
distribución, su utilización y consumo moderado, recolección, y canalización de las
aguas residuales, tratamiento y reutilización o regreso a los acuíferos.
Análisis del Fondo Regional 85
CAPÍTULO 4.
Análisis del Fondo Regional
a) Análisis de la distribución de los recursos y de las
características del gasto
El Fondo Regional surge en 2007 como una fuente de recursos
adicionales para apoyar a las diez entidades federativas que
presentaban el nivel más bajo de desarrollo medido a través del
idh, calculado por el Programa de las Naciones Unidas para el
Desarrollo (pnud). Las entidades federativas beneficiarias se
presentan en la Tabla 4.
86 Evaluación de los Fondos Metropolitano y Regional del Gobierno Federal Mexicano
Tabla 4:
Fondo Regional. Entidades federativas beneficiarias
ENTIDAD FEDERATIVA
1 Chiapas 6 Oaxaca
2 Guerrero 7 Puebla
3 Hidalgo 8 Tlaxcala
4 Michoacán 9 Veracruz
5 Nayarit 10 Zacatecas
Fuente: Elaboración propia con base en la asignación de recursos por parte de la
shcp.
Cabe resaltar que el estado de Nayarit ocupa la posición once
en el listado de entidades con menor idh, mientras que Guanajuato
ocupa la posición nueve. Esto quiere decir que, de acuerdo a la
medición del PNUD, se debería hacer un ajuste de las entidades
beneficiarias para que haya plena consistencia con dicha medición.
Probablemente, la deficiencia más importante que enfrenta el
Fondo Regional en cuanto a su estructura básica es que carece de
una definición explícita de los objetivos que persigue. Sin embargo,
a partir de las variables que sirven para construir el idh es posible
inferir sus objetivos, que buscarían incidir de forma favorable en al
menos los siguientes aspectos:
a) Salud.
§ Mortalidad infantil.
§ Índice de salud.
§ Índice de salud incorporando la desigualdad de género.
Análisis del Fondo Regional 87
b) Educación.
§ Tasas de alfabetización en jóvenes y adultos.
§ Asistencia escolar de niños y jóvenes.
§ Índice de educación.
§ Índice de educación reduciendo la desigualdad de género.
c) Ingreso.
§ Ingreso per cápita.
§ PIB total.
§ Índice de ingreso.
§ Índice de ingreso reduciendo la desigualdad de género.
§ Población económicamente activa.
§ Distribución de género en la representación política, de
funcionarios y directivos públicos, y de profesionistas y
técnicos.
§ Índice de participación política reduciendo la desigualdad
de género.
§ Índice de empleo reduciendo la desigualdad de género.
También debería incidir en otros ámbitos considerados de
alta prioridad, como el desarrollo de infraestructura para las
comunicaciones y para la producción, o en acciones complementarias
a la educación como la reducción de la brecha digital. En términos
generales, el FONREGIÓN ha distribuido sus recursos según se
muestra a continuación.
88 Evaluación de los Fondos Metropolitano y Regional del Gobierno Federal Mexicano
Tabla 5.
Fondo Regional. Recursos totales 2007-2009
Año Proyectos Monto total Porcentaje
2007 213 $2,000,000,000.00 16.88%
2008 601 $4,700,000,000.00 39.66%
2009 446 $5,150,000,000.00 43.46%
Total 1260 $11,850,000,000.00 100.00%
Fuente: Elaboración propia con base en la cartera de proyectos de cada entidad
federativa.
Los recursos del Fondo Regional han crecido en poco más de
150% en el período de referencia, aunque es posible observar que
para 2009 el crecimiento fue considerablemente menor.
Gráfica 6.
Fondo Regional. Recursos totales 2007-20091
Fuente: Elaboración propia con base en la cartera de proyectos de cada entidad
federativa.
1
Ibíd.
$6,000,000,000.00
$5,000,000,000.00
$4,000,000,000.00
$3,000,000,000.00
$2,000,000,000.00
$1,000,000,000.00
$0.00
2007 2008 2009
Análisis del Fondo Regional 89
Si bien el monto de las asignaciones presupuestales responde
en buena medida al nivel de idh de las entidades federativas,
en donde Chiapas, Oaxaca y Guerrero son los principales
beneficiarios, el caso de Zacatecas no mantiene esta relación ya
que según la medición es la sexta entidad con menor idh, aunque
el monto de los recursos asignados corresponde al número ocho. De
nuevo, los casos de Guanajuato y Nayarit son relevantes ya que no
corresponden a la medición del índice. En la Tabla 6 se presentan
las asignaciones presupuestales totales, ordenadas por monto.
Tabla 6. Fondo Regional. Recursos por entidad
federativa 2007-2009
Entidad
federativa Proyectos
Monto total
(MILLONES) Porcentaje
Chiapas 156 $2,070.70 17.47%
Oaxaca 45 $1,727.50 14.58%
Guerrero 111 $1,564.40 13.20%
Michoacán 9 $1,177.90 9.94%
Veracruz 611 $1,168.20 9.86%
Hidalgo 163 $991.50 8.37%
Puebla 64 $896.50 7.57%
Zacatecas 33 $812.50 6.86%
Tlaxcala 23 $725.80 6.12%
Nayarit 45 $715.00 6.03%
Total 1260 $11,850.00 100.00%
Fuente: Elaboración propia con base en la cartera de proyectos de cada entidad
federativa.
90 Evaluación de los Fondos Metropolitano y Regional del Gobierno Federal Mexicano
En cuanto al tipo de proyectos que han sido apoyados con
recursos del Fondo Regional, se observa un alto grado de variabilidad
derivado de la ausencia de objetivos explícitos. De acuerdo al número
de proyectos ejecutados y a los recursos asignados, destacan tres
ámbitos de atención de especial interés: infraestructura vial,
infraestructura hidráulica e infraestructura social.
Si bien el tipo de proyectos apoyados son relativamente
consistentes con los objetivos derivados del idh, se observó que
buena parte de los proyectos tienen un impacto muy limitado.
Esto se debe a que se han ejecutado un gran número de proyectos
de tamaño relativamente pequeño que corresponde a un monto
promedio de 7.8 millones de pesos.
Esta forma de distribuir los recursos genera proyectos
fragmentados y dispersos en el territorio, que no se encadenan
entre sí y que no forman círculos virtuosos. Esta situación hace
evidente las deficiencias de las autoridades estatales respecto al
entendimiento de la problemática regional, así como la ausencia de
planeación y de políticas de desarrollo regional adecuadas.
Gráfica 7. Fondo Regional. Número de proyectos por
ámbito de atención 2007-2009
Fuente: Elaboración propia con base en la cartera de proyectos de cada entidad
federativa.
Ambiental 1%
Estudio 0%
Seguridad pública y protección civil 0%
Social 13%
Administración 0%
Económico 5%
Hidráulico 36%
Servicios públicos 4%
Urbano 2%
Vial 39%
39%
2%
13% 4%
36%
5%
1%
Análisis del Fondo Regional 91
Gráfica 8. Fondo Regional. Recursos asignados por
ámbito de atención 2007-2009
Fuente: Elaboración propia con base en la cartera de proyectos de cada entidad
federativa.
El caso de la infraestructura vial es de especial relevancia
ya que una proporción importante de los recursos se destinó
a repavimentar y rehabilitar calles y avenidas de municipios
urbanos, en muchos casos las capitales de los estados, en donde
el nivel de idh es de los más altos de la entidad. Por su parte, la
infraestructura hidráulica se ha concentrado en la ampliación y
construcción de redes de distribución y saneamiento, pero no en
los demás procesos que conforman el ciclo integral del agua. Por
lo tanto, es de prever que estas acciones incidan de forma limitada
en el idh, dado que muchos de los problemas hidráulicos, tanto
por escasez como por exceso, no han sido atendidos. Finalmente,
en general, los proyectos de infraestructura social se aprecian
sumamente limitados en tanto que la tendencia es a realizar
muchos proyectos de muy pequeña escala que difícilmente tendrán
un impacto en el desarrollo de las regiones.
Ambiental 2%
Estudio 0%
Seguridad pública y protección civil 0%
Social 15%
Administración 0%
Económico 7%
Hidráulico 18%
Servicios públicos 2%
Urbano 6%
Vial 50%
50%
6%
15%
2%
18%
7%
2%
92 Evaluación de los Fondos Metropolitano y Regional del Gobierno Federal Mexicano
Gráfica 9. Fondo Regional. Evolución del número de
proyectos de los principales ámbitos de atención 2007-2009
Fuente: Elaboración propia con base en la cartera de proyectos de cada entidad
federativa.
b) Gestión del Fondo Regional
El Fondo Regional tiene, comúnmente, estructuras débiles para
su administración y operación. En todas las entidades federativas
existen áreas responsables de la gestión de los proyectos, ya sean las
secretarías de finanzas (o equivalentes) o las entidades ejecutoras,
que incorporan a su cartera de proyectos los correspondientes al
FONREGIÓN. Por lo tanto, los proyectos tienden a gestionarse del
mismo modo que los proyectos apoyados con otras fuentes de recursos
que no tienen características específicas en cuanto a su evaluación
técnica y financiera, ni justificación en términos de impacto.
Lo anterior implica que, en la gran mayoría de los casos, la
evaluación de los proyectos es nula al grado que ni siquiera se
formulan las notas técnicas. Por su parte, en el caso de los proyectos
que sí desarrollaron nota técnica, ésta tiende a ser muy débil en
términos metodológicos, o se formula con análisis sumamente
vagos y generales, sin información específica, incluso copiando la
misma redacción que se presenta en otros proyectos.
Esto habla de una ausencia casi absoluta de evaluación en los
proyectos apoyados con el FONREGIÓN, lo que se traduce en carteras
fragmentadas, que apoyan asuntos coyunturales o que tienen un
$5,000,000,000.00
$4,000,000,000.00
$3,000,000,000.00
$2,000,000,000.00
$1,000,000,000.00
$0.00
Hidráulico
2007 2008 2009
Infraestructura Vialidad
Análisis del Fondo Regional 93
tinte claramente político, desarticuladas entre sí y con alcances
sumamente limitados. De ese modo, los recursos se dispersan en una
gran cantidad de proyectos muy pequeños y sin impacto regional, de
modo que se pierde también la capacidad de incidir en el desarrollo
regional desde una perspectiva estatal y global del fondo.
Los mecanismos de asignación de recursos son, en definitiva, los
más débiles del Fondo Regional. Sin embargo, es importante aclarar
que esta debilidad proviene de la propia estructura de los lineamientos
de operación, los cuales no desarrollan de forma explícita los objetivos
a los cuales deberían estar destinados los recursos del Fondo. Lo más
que se dice es que éste busca mejorar los niveles del idh, aunque no
se clarifica si los proyectos que se ejecutan deben buscar atacar de
forma positiva los indicadores que componen el índice.
Otro aspecto importante de resaltar en la administración
del Fondo, es que en ningún caso existen criterios claros y bien
argumentados, prioridades o condiciones mínimas para determinar
los proyectos de inversión. Se observó que la tendencia es a utilizar
los recursos del FONREGIÓN para solventar coyunturas, resolver
conflictos sociales, apoyar intereses políticos o, en el mejor de
los casos, complementar recursos de otros fondos y programas
que están enfocados a múltiples y muy diversos objetivos. Los
proyectos de infraestructura vial y carretera son los que suelen
estar acompañados de argumentos más sólidos en cuanto a que
la conectividad permite el desarrollo económico. Sin embargo,
incluso en los casos más sólidos, se observa que las justificaciones
son superficiales y no se acompañan de evidencias que permitan
soportar lo que se afirma. De ese modo, en prácticamente
ningún caso se observó que los proyectos apoyados por el Fondo
estén vinculados con estrategias de desarrollo integrales o con
infraestructuras y equipamientos complementarios.
Por su parte, los mecanismos de asignación de recursos a
proyectos siguen, en general, lo establecido en los lineamientos del
Fondo y en la legislación estatal, aunque esto implica diferencias en
los procesos operativos que se siguen que tienden a dificultar su buena
operación. Por lo tanto, es necesario considerar estas características
para ajustar y/o homologar la legislación correspondiente. De
acuerdo a la normatividad mencionada, el proceso de administración
y operación del Fondo involucra varias etapas: la integración de una
cartera de proyectos; la licitación; la contratación; y la ejecución de
los proyectos. De forma independiente a este proceso, se gestionan
94 Evaluación de los Fondos Metropolitano y Regional del Gobierno Federal Mexicano
y asignan los recursos desde el ámbito federal y, en general, en el
conjunto de las entidades no se considera el mérito de las carteras de
proyectos como principio de asignación. De manera que los recursos
llegan a las entidades y son utilizados con criterios poco claros sin
que se atiendan los problemas de raíz que dieron origen al Fondo.
Esto representa un proceso de gestión claramente contrario al
espíritu del Fondo y al presupuesto basado en resultados.
Lo anterior quiere decir que el hecho de no contar con
organismos específicos de gestión, ni con objetivos o criterios
claros que sirvan para orientar la toma de decisiones, genera un
descontrol sobre la operación del Fondo y limita sus potencialidades
para impactar sobre el desarrollo regional. En ese sentido, los
recursos se gastan en prácticamente cualquier proyecto, en
cualquier municipio de las entidades sin importar sus niveles de
idh, aun cuando no tenga una relación directa con el desarrollo
regional y sin mecanismos adecuados de transparencia y rendición
de cuentas, más allá de los reportes trimestrales que simplemente
informan avances físicos y financieros.
Otro hallazgo de gran relevancia es que en ninguna entidad
se encontró evidencia de que los instrumentos de planeación del
desarrollo regional, si existen, se utilicen como guía para la toma
de decisiones. A pesar de que las necesidades y las problemáticas
son sumamente grandes y complejas, no se observó en ningún caso
que las decisiones de inversión estén relacionadas con políticas
y estrategias claras de desarrollo regional. En ese sentido, la
tendencia fue a realizar obras aisladas, que no están acompañadas
de infraestructuras o equipamientos complementarios, y que no
forman parte de otros programas de desarrollo. Se observó que
simplemente se identifican necesidades, se retoman solicitudes de
gasto o se aplican criterios políticos para determinar el destino y
localización del gasto. La consecuencia es que los proyectos son
sumamente limitados en términos presupuestales, que carecen de
impacto regional, pero que pueden distribuirse en un número muy
grande de municipios y localidades.
En general, no se observó un orden definido para el armado
de los expedientes de los proyectos, de modo que algunos tienen
información completa y en orden, mientras que otros presentan
información confusa, compleja para su consulta e incluso con vacíos
de información. De igual manera, se aprecia una fragmentación
de los expedientes en diversas áreas de la administración estatal
Análisis del Fondo Regional 95
de acuerdo a criterios locales, en donde las entidades ejecutoras
son las que incorporan más información sobre la ejecución de los
proyectos. Sin embargo, en general, los expedientes se encuentran
dispersos en diversas áreas de las administraciones estatales de
modo que se dificulta su consulta y revisión.
Además de la dispersión de la información, se debe considerar
que la mayoría de los expedientes carecen de nota técnica y cuando
la tienen, sólo algunas siguen la metodología establecida por
la shcp. Por lo tanto, la información que debería ser utilizada
para la toma de decisiones resulta tan general o ambigua que
tiende a ser irrelevante para efectos de evaluación del proyecto
correspondiente. La gran mayoría de los expedientes no cuentan
con los indicadores de comportamiento financiero requeridos en los
estudios costo-beneficio. En muchos casos, simplemente se redactan
los apartados de la nota técnica para cumplir con el requisito, sin
que su contenido tenga la calidad técnica-metodológica adecuada,
de modo que no sirven para evaluar la pertinencia de los proyectos.
Finalmente, se observó que la participación de los actores
locales y ciudadanos es nula en el Fondo Regional. Si bien en
algunos casos se retoman solicitudes específicas de las autoridades
municipales, éstas no se consideran de forma directa al momento
de tomar las decisiones. El caso de la participación ciudadana es
aún más restringida ya que no existe en ninguna etapa del proceso
de gestión del Fondo. Por lo tanto, no es de extrañar que el tipo
de proyectos que se apoyan y sus características generales sean
tan poco favorables, dada la ausencia de contrapesos al poder de
decisión de los gobiernos estatales.
c) Percepción de impacto
La percepción que tienen los expertos consultados respecto a los
principales problemas que observan sobre el desarrollo regional fue
similar. Las coincidencias más destacadas se describen a continuación.
En primer lugar, los expertos consideran que los principales
problemas de las regiones están en una distribución inequitativa de
los recursos en el territorio estatal, en donde los recursos tienden a
concentrarse en zonas urbanas o zonas que no tienen los menores
niveles de idh. También observaron que la falta de infraestructura y
96 Evaluación de los Fondos Metropolitano y Regional del Gobierno Federal Mexicano
equipamientos de todo tipo constituye un obstáculo muy importante y,
en ese sentido, consideraron que de forma prioritaria se debería buscar
favorecer la calidad de la educación y de los sistemas de salud, mejorar la
comunicación y la accesibilidad terrestre a zonas rurales, desarrollando
también mejores sistemas de transporte público y, finalmente,
infraestructura para desarrollar sistemas de comunicación digital.
Otro de los grandes problemas, según la perspectiva de los
expertos, es que existe una fuerte presión sobre los ecosistemas, en
particular en zonas costeras debido al crecimiento descontrolado
de la industria turística, además de una depredación continua de
los recursos naturales. En ese sentido, comentaron que falta una
mayor vinculación entre el Estado, los municipios y los actores
locales para construir alternativas de solución.
Respecto al FONREGIÓN, opinaron que sus objetivos
deberían enfocarse al desarrollo de las regiones, pero partiendo de
un desarrollo humano territorial. En ese sentido, consideraron que
las instituciones de coordinación de los programas de desarrollo
regional no han tenido resultados positivos ya que sus mecanismos
de gestión son poco transparentes y responden sólo a los intereses
de los gobiernos estatales.
En cuanto a los impactos del FONREGIÓN, afirmaron que,
hasta ahora, sí ha servido para mejorar sobre todo la infraestructura
productiva y de comunicaciones y transportes, aunque de forma muy
limitada y en algunas ocasiones de forma inadecuada. También
comentaron que ha tenido impactos menores en cuanto a la oferta
de servicios y equipamientos culturales y deportivos; acceso a
servicios y equipamientos de salud; desarrollo de mecanismos para
aprovechar el ciclo integral del agua; e impulso al desarrollo de las
actividades económicas prioritarias en la región.
A decir de los expertos, los problemas de gestión más
importantes que tiene el FONREGIÓN son los siguientes: en
primer lugar, una estructura unilateral por parte de los gobiernos
estatales para tomar decisiones y falta de participación de las
autoridades municipales y/o los actores sociales en los procesos de
gestión del Fondo; en segundo lugar, los recursos no se destinan
hacia actividades o proyectos prioritarios, de modo que apoyan
ámbitos inadecuados que no inciden directamente en el desarrollo
regional; finalmente, existen limitaciones importantes en cuanto a
la transparencia y la rendición de cuentas.
Análisis del Fondo Regional 97
Entre las propuestas que se formularon para mejorar la
operación del Fondo Regional (igualmente aplicables al Fondo
Metropolitano) están las siguientes:
§ Mejorar la transparencia y la rendición de cuentas a través
de la promoción de un presupuesto participativo, en donde
los municipios se involucren directamente en la toma de
decisiones. Esto implica la conformación de organismos
imparciales de evaluación, seguimiento y control para la
formulación de presupuestos, programas y proyectos públicos.
§ Elaborar estudios profesionales basados en la realidad social,
económica y cultural de la población y las regiones que
fundamenten la toma de decisiones sobre los proyectos, en
particular sobre la dotación de infraestructura y equipamiento.
§ Establecer mecanismos de sanción al incumplimiento de los
objetivos, programas y proyectos del FONREGIÓN.
§ Favorecer los proyectos cuyo beneficio regional sea real,
cuantificable en el idh.
§ Priorizar proyectos en materia de desarrollo social e impulso
de polos de desarrollo (infraestructura de comunicaciones,
saneamiento, agua potable, salud, seguridad pública) que
no afecten el ambiente, por el contrario, que contribuyan a
su mejoramiento.
d) Debilidades
Es importante mencionar algunos de los problemas que
se enfrentaron para realizar esta evaluación. Por un lado, los
funcionarios responsables de los fondos regionales de Oaxaca,
Veracruz y Tlaxcala decidieron no aportar la información solicitada,
tanto en expedientes como en las entrevistas establecidas en los
términos de referencia de esta evaluación.
El estudio de las características de las entidades federativas
que son atendidas por el Fondo Regional permite observar que
los problemas, si bien son diferentes o aún siendo los mismos se
expresan de manera distinta, pueden reducirse, en general, a un
síntoma común que es la falta de los medios necesarios para sacar
98 Evaluación de los Fondos Metropolitano y Regional del Gobierno Federal Mexicano
provecho de las oportunidades presentes en su entorno. Adicional
a esto, el Fondo Regional presenta una serie de limitantes que no
favorece un cambio en la perspectiva del desarrollo regional que
debería enfocarse a atacar las causas de los problemas. Con base
en la información obtenida en campo en los estados, así como en
la revisión documental de múltiples fuentes, las entrevistas a
los funcionarios públicos responsables de la gestión del Fondo, la
verificación de expedientes, y el levantamiento de encuestas, se
han detectado varios problemas que se refieren a sus lineamientos,
al tipo de proyectos apoyados y finalmente, a su operación. A
continuación se mencionan los más importantes.
i. Lineamientos de Operación
§ El Fondo carece de objetivos.
Si bien en los lineamientos del Fondo Regional se menciona
que sus recursos se aplicarán a las entidades federativas que
presentan el menor grado de desarrollo según el idh, y se define
brevemente lo que se entiende por Desarrollo Regional, en ningún
punto se menciona de forma explícita los objetivos que persigue en
términos de ámbitos de atención prioritaria.
Este es probablemente el tema más importante que se
debe resolver ya que la ausencia de objetivos claros genera
desarticulación, desvinculación y dispersión de los recursos en
una diversidad de pequeños proyectos que contribuyen poco a una
causa particular y que no atacan la problemática regional de las
entidades federativas.
§ El Desarrollo Regional y su impacto están tratados
de forma muy ambigua.
Este punto está muy relacionado con el anterior, ya que la
falta de objetivos hace que las demás definiciones entren en
un espacio de gran ambigüedad. En este caso, se busca que los
proyectos apoyados con el Fondo tengan un impacto sobre el
desarrollo regional, mismo que en los lineamientos se define como
“la estrategia de desarrollo caracterizada por estar orientada a una
distribución más competitiva, incluyente, equitativa, equilibrada
y sostenible de la riqueza, el bienestar y de las oportunidades de
Análisis del Fondo Regional 99
desarrollo socio-económico en un territorio” y que los proyectos
sirvan para generar “capacidades competitivas endógenas”.2
En función de lo anterior, es difícil determinar cuáles son los
proyectos que realmente tienen impacto regional y cuáles favorecen
el desarrollo de capacidades competitivas endógenas. Desde una
perspectiva amplia, los criterios establecidos permiten la ejecución
de prácticamente cualquier proyecto sin que realmente se tenga una
concepción del desarrollo regional y, por lo tanto, con incertidumbre de
los impactos sobre el mismo. De modo similar, la capacidad competitiva
endógena es un concepto sumamente abstracto que, de nueva
cuenta, permite la posibilidad de ejecutar cualquier tipo de proyecto,
independientemente de sus cualidades o articulación con estrategias de
mayor aliento que permitan mejorar el idh de la región.
§ Existen contradicciones en las delimitaciones
territoriales que debería atender el Fondo.
A pesar de que el nombre del fondo es Fondo Regional, su
ámbito de atención territorial son las entidades federativas que no
necesariamente corresponden con las conceptualizaciones mejor
logradas de lo que es una región. Por lo tanto, no se ha observado
una identificación clara de las regiones al interior de las entidades
federativas, ni una identificación de las problemáticas particulares
o de las potencialidades de las mismas.
Estas limitaciones de naturaleza territorial obstaculizan la
construcción de estrategias de desarrollo regional y fomentan una
desarticulación y dispersión de los recursos del Fondo. Además, se
observa –en varios casos– que los recursos se destinan a municipios
que gozan de altos niveles de idh, como el caso de las capitales de
las entidades beneficiarias y otros municipios importantes.
Adicionalmente, hay regiones en el país que enfrentan graves
rezagos en su desarrollo y tienen grados muy bajos en el idh, pero
que no son atendidas por el Fondo Regional ya que forman parte de
2
SHCP, “Lineamientos para la aplicación, rendición de cuentas y transparencia
de los programas y proyectos de inversión apoyados con los recursos del Fondo
Regional (FONREGIÓN)”, Diario Oficial de la Federación, 20 de julio de 2007,
Primera Sección, 2007.
100 Evaluación de los Fondos Metropolitano y Regional del Gobierno Federal Mexicano
entidades federativas que, en lo general, no están dentro de los grados
más bajos de dicho índice. Tal es el caso de regiones eminentemente
indígenas como, por ejemplo, la Tarahumara en Chihuahua, la
Otomí-Mazahua en el Estado de México y Querétaro, la Huichol
en Jalisco (colindante con Nayarit) o las zonas Maya en Yucatán
que contrastan con sus capitales o principales centros urbanos.
De ahí que orientar los recursos a las regiones con menor idh,
independientemente de la entidad federativa a la que pertenecen,
parece más razonable aunque que implicaría que todas las entidades
contaran con una regionalización y con políticas regionales claras.
§ Los mecanismos para determinar las carteras de
proyectos son inadecuados.
Los lineamientos sólo hacen referencia a que los proyectos
apoyados deberán vincularse y alinearse con la visión y la
estrategia de desarrollo regional definida en el Plan Estatal de
Desarrollo y los programas que se deriven del mismo. Sin embargo,
se observó en muchos casos que, por la propia naturaleza de los
instrumentos de planeación, las estrategias de desarrollo regional
son muy generales y no aportan elementos suficientes para tomar
decisiones de inversión, y, en otros casos, la vinculación y alineación
es inexistente. Un hallazgo, que es consecuencia de estas fallas, es
que las carteras tienden a apoyar pequeños proyectos dispersos y
desarticulados. Incluso se observa que los recursos del fondo se han
utilizado para ejecutar proyectos que no pudieron ser apoyados con
recursos de otros programas.
Otro elemento importante es que no existen mecanismos
que clarifiquen la toma de decisiones en cuanto a prioridades de
inversión. De ese modo, se ha encontrado que no hay una visión
clara del desarrollo regional y, por lo tanto, no hay estrategias
integrales ni de largo plazo.
Finalmente, la falta de mecanismos que sirvan para identificar
los ámbitos de atención estratégica3
en las regiones, al interior de
3
Se refieren a fenómenos o áreas que son causales de problemas o de oportunidades
de desarrollo, por lo que si se actúa en ellas los efectos multiplicadores serán mayores.
Este concepto, así como el de Zona de Atención Estratégica, han sido desarrollados
por Centro EURE S.C. y aplicados en estudios, planes y programas en México.
Análisis del Fondo Regional 101
las entidades federativas, genera una aparente desestructuración
de las decisiones de inversión, en donde la asignación de recursos
responde a solicitudes específicas, a conflictos sociales o a
motivaciones de orden político, y no a estrategias de desarrollo bien
definidas, articuladas y de largo plazo.
§ La estructura del Fondo no especifica la organización
de las administraciones públicas estatales para
dialogar y planificar el desarrollo regional.
Los lineamientos sólo mencionan que los recursos de
FONREGIÓN serán entregados a las entidades federativas, pero no
se menciona la necesidad de consolidar estructuras institucionales
que favorezcan la planificación del desarrollo regional y la mejora
cualitativa de los proyectos que se apoyan. De ese modo, la
aplicación de los recursos tiende a ser discrecional y no obedece a
prioridades ni estrategias de desarrollo.
Además, no se considera la participación de los gobiernos
locales en la toma de decisiones. Si bien se ha observado que,
en muchos casos, los proyectos se asignan a petición de los
gobiernos locales, e incluso son ejecutados por ellos, las regiones
no corresponden necesariamente con las delimitaciones políticas
municipales, de modo que las necesidades regionales no se atienden
de forma adecuada.
Finalmente, no se ha observado que exista algún mecanismo
efectivo de participación de los sectores de la sociedad civil que, en
este caso, resulta especialmente relevante debido a su conocimiento
y experiencia sobre la problemática local y regional, en particular
en zonas rurales alejadas de los núcleos urbanos ya que en ellos
reside una cantidad relevante de recursos diversos, conocimiento y
compromiso que el Fondo Regional podría potenciar.
§ La operación específica del FONREGIÓN implica
una carga adicional de trabajo.
El FONREGIÓN implica realizar trabajo administrativo
adicional, sobre todo en cuanto a la elaboración de las notas técnicas,
los estudios costo-beneficio y la evaluación de los proyectos, de modo
que existe inconformidad y hasta cierta resistencia por parte de los
102 Evaluación de los Fondos Metropolitano y Regional del Gobierno Federal Mexicano
equipos de control financiero y operativo del Fondo en las entidades
federativas para cumplir de forma adecuada con las metodologías
establecidas en los lineamientos.
§ La normatividad de las entidades federativas y de
los lineamientos del FONREGIÓN en términos de
formulación de proyectos, administrativos y de
control no es siempre compatible.
Es de especial relevancia la falta de consistencia entre la
normatividad local y los requisitos que deben cumplir los proyectos
establecidos en los lineamientos del FONREGIÓN ya que se generan
ineficiencias importantes al interior de las administraciones
públicas estatales.
Este punto resulta muy evidente en cuanto a las notas técnicas
de los proyectos apoyados. En muchos de los casos, dichas notas son
inexistentes. En los casos en los que sí existen, se ha observado
que, en la mayoría, el contenido no tiene los elementos necesarios
para orientar la toma de decisiones. Sólo en una proporción
minoritaria de los casos se observaron notas técnicas y estudios
costo-beneficio sólidos, todos ellos correspondientes a proyectos con
grandes montos de recursos respecto al promedio.
De igual modo, se observó que los expedientes de los
proyectos tienden a estar dispersos en diversas áreas de las
administraciones estatales que corresponden a las oficinas en
donde se llevan a cabo las distintas funciones. De ese modo, el
expediente de un mismo proyecto puede encontrarse por partes
en oficinas de tesorería, finanzas, obras públicas, planeación,
desarrollo social o incluso en los gobiernos municipales,
entre otros. Esta dispersión administrativa genera problemas
operativos de todo tipo, desde la contratación y la ejecución,
hasta el control y el seguimiento.
Si bien es fundamental que la información técnica que
sustenta a los proyectos siga creciendo en términos cualitativos,
es muy importante buscar mecanismos que le permitan a las
administraciones estatales aprovechar la información que se
genera para alimentar sus propios procesos, evitando la doble o
hasta triple administración de cada proyecto.
Análisis del Fondo Regional 103
ii. Operación y estructura administrativa
§ No se observa una verdadera complementariedad
entre fondos y programas públicos y el FONREGIÓN.
Si bien se ha observado que una proporción importante de
los proyectos apoyados por el Fondo Regional complementan sus
recursos con otras fuentes y programas públicos, la evidencia
muestra que la relación entre el FONREGIÓN y los demás
programas es únicamente eso: complementar recursos.
No se observa que existan estrategias de coordinación en la
aplicación de los recursos para ejecutar proyectos de mayor alcance
vinculados con estrategias claras de desarrollo regional, de modo que
la complementariedad con otros fondos y programas genera una mayor
fragmentación de los recursos y la desarticulación de proyectos.
§ La operación del fondo es anual.
Para lograr impactos regionales que mejoren el idh y que
incrementen las capacidades competitivas endógenas, se requiere la
ejecución de proyectos de mayor magnitud y alcance respecto a los que
se han ejecutado en el período 2007-2009. Esto implica la necesidad de
desarrollar aquellos que requieren de más de un año para ser ejecutados
y esta característica se limita desde los propios lineamientos.
Si bien se ha observado que diversos proyectos se han planteado
en etapas anuales, en términos operativos, administrativos y
contables se vuelven sumamente complejos, además de que ponen
en riesgo la ejecución de etapas subsecuentes al no contar con
recursos comprometidos.
§ La programación de los recursos no favorece la
eficiencia en su aplicación.
Un tema recurrente, que surge en los gobiernos estatales, ha
sido que los recursos del FONREGIÓN tardan mucho en llegar
a las entidades federativas; es decir, llegan con el año fiscal muy
adelantado, de modo que es común el retraso en los procesos de
contratación, ejecución de los proyectos y pago de contratistas.
104 Evaluación de los Fondos Metropolitano y Regional del Gobierno Federal Mexicano
Estos retrasos generan ineficiencias importantes en cuanto
a la administración de los recursos y, en algunos casos, desfases
entre la presupuestación, programación y ejecución, obligando a los
entes administradores y a los contratistas a duplicar los trabajos.
§ La sistematización de la información es inadecuada
o inexistente.
Al no estar definida la estructura administrativa que
debería operar los recursos del Fondo Regional y al contar con
requisitos que no coinciden con el trabajo administrativo que de
forma rutinaria llevan a cabo las administraciones estatales, la
sistematización de la información es prácticamente inexistente.
Esto se ve reflejado en la fragmentación de los expedientes, pero
también en la insuficiencia operativa para desarrollar proyectos
con información adecuada, oportuna y suficiente que sirva para
conformar las notas técnicas.
El problema se agrava porque en las entidades se carece de
sistemas de información geográficos (SIG) que sean integrales y de
base territorial, y de sistemas de indicadores sobre el desarrollo.
Así, los procesos de evaluación de las políticas públicas generales
y de los planes, programas y proyectos se limitan a los informes
de gobierno y a las cuentas públicas, entre otros medios que no
están articulados, en donde no participan actores sociales, y que
no ofrecen elementos para realizar procesos de valoración externa.
La opacidad y la débil transparencia limitan la legitimidad de las
acciones de gobierno e impactan al Fondo Regional.
iii. Prioridades de inversión y proyectos apoyados
§ Existe una importante fragmentación y
desarticulación de los recursos del Fondo.
Un problema importante es que los proyectos apoyados con
el FONREGIÓN son muy pequeños. De ese modo, los recursos se
dispersan en el territorio de las entidades federativas sin vincularse
con estrategias de desarrollo regional, reduciendo sensiblemente
su impacto regional.
Análisis del Fondo Regional 105
Además, más de la mitad de los recursos se utilizan en
proyectos de naturaleza vial que van desde el mejoramiento de
caminos rurales, hasta la construcción de distribuidores viales
urbanos. Si bien es claro que la infraestructura de comunicaciones
en muchos casos sirve como detonante del desarrollo, si no está
ligada a estrategias claras de desarrollo regional es sumamente
complicado determinar si realmente tienen un impacto positivo
en la región, en especial en el mejoramiento del idh ya que la
infraestructura por sí misma no genera mejores condiciones de
vida. Lo que genera mejores condiciones de vida depende de la
utilización de esa infraestructura, es decir a las estrategias de
desarrollo de las cuales deberían formar parte.
Finalmente, para la integración de la cartera de proyectos
del Fondo predominan criterios políticos de rentabilidad para
los gobiernos estatales, más que las prioridades establecidas en
planes y programas. En consecuencia, los sectores, los lugares y
los grupos sociales que resultan beneficiados de buena parte de los
proyectos del Fondo no son los que tienen el menor idh y tampoco
corresponden a visiones o estrategias de desarrollo regional.
§ Los proyectos apoyados en general no son de
carácter integral.
Otra deficiencia importante que se ha observado respecto
a los proyectos apoyados con recursos del FONREGIÓN es que
sirven para cubrir necesidades inmediatas, pero no aportan
elementos para mejorar el idh de la región y menos para sentar
las bases de su desarrollo. Lo anterior quiere decir que la propia
fragmentación de los recursos restringe el alcance los proyectos a
pequeñas mejoras coyunturales, sin que se observe un verdadero
impulso al desarrollo regional que se vea reflejado en mejoras de
las condiciones de vida de la población.

Conclusiones y recomendaciones 107
CAPÍTULO 5.
Conclusiones y recomendaciones
Esta evaluación fue realizada dentro del marco de fortalecimiento
del programa de Presupuesto Basado en Resultados (PbR)1
y
representa la primera evaluación que se ha hecho de un fondo
federal. En ese sentido resulta muy positivo que se estén dando
los primeros pasos para hacer más eficiente la gestión de los
recursos provenientes de fondos a nivel nacional, aunque en
función de lo observado en las 16 zonas metropolitanas y las 10
entidades federativas evaluadas en los diferentes procesos del
trabajo, muestra que todavía falta un largo y complicado camino
por recorrer.
1
Ver Presentación de SHCP por Benjamín Hill de este volumen.
108 Evaluación de los Fondos Metropolitano y Regional del Gobierno Federal Mexicano
Cabe resaltar que los hallazgos más importantes de esta evaluación
no se han relacionado tanto con la medición de los resultados obtenidos,
o del establecimiento de parámetros objetivos sobre la forma en que se
emplean los recursos del Fondo Metropolitano y el Regional. Más bien los
hallazgos se han concentrado en tres grupos de defectos o limitaciones
que han obstaculizado el buen funcionamiento del fondo, a saber:
§ La normatividad de los fondos (reglas y lineamientos de operación).
§ Su operación y estructura administrativa.
§ Las prioridades de inversión y los proyectos apoyados.
A su vez, esta clasificación se relaciona con los responsables
de aplicar las medidas correctivas, en donde el primer grupo
corresponde al Gobierno Federal –en particular a las áreas
responsables de la SHCP–, mientras que los otros dos deberán
ser atendidos en cada entidad federativa con la orientación de los
órganos correspondientes del ámbito federal.
A lo largo de la evaluación se observaron debilidades estructurales
en ambos fondos que limitan, desde su origen, las posibilidades de
tener una buena gestión de los recursos que manejan. Por lo tanto,
las oportunidades de fortalecimiento y las propuestas de mejora están
encaminadas a atender esas debilidades estructurales. Si bien cada
fondo tiene características particulares, es necesario hacer notar que
los problemas fundamentales son prácticamente los mismos y que
los puntos débiles, en particular los relacionados con la operación
y estructura administrativa, son compartidos por lo que tanto las
oportunidades de fortalecimiento como las propuestas de acciones
de mejora tienen muchos elementos comunes, aunque respetando las
características específicas de cada uno.
a) Oportunidades de fortalecimiento y propuestas de
acciones de mejora del Fondo Metropolitano
i. Oportunidades de fortalecimiento
Las oportunidades de fortalecimiento del Fondo Metropolitano se
relacionan con el aprovechamiento de las capacidades construidas
Conclusiones y recomendaciones 109
para potenciar el desarrollo metropolitano, creando sinergias y
círculos virtuosos en la gestión de los recursos metropolitanos de
todo tipo. Si bien estas medidas corresponden al ámbito de acción
de las entidades federativas, el papel de la SHCP es de extrema
relevancia para incentivar y coordinar su implementación. En
apoyo a una distribución más eficiente de los recursos del Fondo
Metropolitano, en el Anexo III se propone una metodología específica
de asignación en la que se aplican diversos criterios (tamaño de
la población; pobreza y desigualdad social; vulnerabilidad por
fenómenos naturales; fortalecimiento de la administración local;
motorización; capacidad productiva; y proyectos concursables) a fin
de hacer lo más justa y equilibrada dicha asignación en cada zona
metropolitana.
§ Aprovechar los recursos y estructuras institucionales
del Fondo Metropolitano para crear una plataforma
integral para el desarrollo metropolitano.
A pesar de que los recursos del Fondo Metropolitano son
reducidos, respecto a otras fuentes, el potencial que tienen para
articular el desarrollo metropolitano es de gran relevancia.
La constitución del Consejo para el Desarrollo Metropolitano
debería entenderse como la mayor oportunidad para integrar los
procesos de planeación, gestión y toma de decisiones de todos los
temas relacionados con la zona metropolitana. De ese modo, si
se constituyera un Consejo amplio en el que participen con voz y
voto las autoridades federales, estatales y municipales junto con
expertos y miembros prominentes de la sociedad civil, se podría
potenciar el alcance de las políticas, estrategias y proyectos
metropolitanos, favorecer la visión integral y de largo plazo de
la planeación de la zona metropolitana, y construir una visión
compartida del desarrollo entre todos los actores que conforman
la metrópoli.
Adicionalmente, desde esta plataforma se le podría otorgar
solidez técnica a las decisiones mediante el fortalecimiento y/o
constitución de un órgano con amplio conocimiento técnico que
garantice una planeación metropolitana adecuada y consistente
con los planes y programas estatales y municipales; que proponga,
integre y evalúe técnica y financieramente una cartera única
de proyectos con recursos de fuentes diversas (no sólo del Fondo
Metropolitano); y que de seguimiento, controle y evalúe la ejecución
110 Evaluación de los Fondos Metropolitano y Regional del Gobierno Federal Mexicano
de los proyectos, sus resultados e impactos, incorporando sistemas
de indicadores, sistemas de información geográfica y demás
tecnologías aplicables.
§ Aprovechar la existencia de las Tecnologías de
Información y Comunicación (TICs) para incorporar
sistemas de captura, administración, control y
evaluación de proyectos.
Una oportunidad relevante, que es común a ambos fondos, es la
incorporación de TICs integrales de captura, administración y control
de los proyectos (y sus expedientes) que además sirvan para facilitar
la evaluación de los proyectos mediante la sistematización de los
cálculos y contenidos básicos de las notas técnicas. Las tecnologías
mencionadas deberían cubrir múltiples propósitos para que tengan
viabilidad financiera. De ese modo deberían servir para controlar el
Fondo Metropolitano pero también otras fuentes de financiamiento.
Una alternativa es fomentar que las propias entidades sean las
responsables de implementar estos sistemas. Otra, con mucho mayor
alcance y potencial de beneficio, es que las herramientas con que cuenta
el Gobierno Federal pudieran desarrollarse de forma compartida y bajo
convenios de colaboración, de modo que los dos ámbitos de gobierno
puedan fortalecer el control que tienen sobre sus recursos.
ii. Propuestas de acciones de mejora
En función de la problemática detectada durante la evaluación del
Fondo Metropolitano, a continuación se presentan algunas propuestas
que se consideran convenientes para atacar dichos problemas. Es
importante mencionar que las propuestas se presentan en función
de la responsabilidad institucional para su atención, por lo que hay
algunas que son específicas para el Gobierno Federal a través de
la SHCP, mientras que otras son responsabilidad de cada entidad
federativa en coordinación con dicha Secretaría.
Responsabilidad de las entidades federativas en
coordinación con la shcp
Reglas de Operación del fondo
Conclusiones y recomendaciones 111
§ Delimitación y reconocimiento de las zonas
metropolitanas (intermunicipales e interestatales).
Para mejorar el impacto de los proyectos apoyados con
recursos del Fondo Metropolitano es necesario identificar,
delimitar y estudiar los problemas y las potencialidades de cada
zona metropolitana al interior de los estados y entre ellos. Si bien
todas las zonas metropolitanas están delimitadas, es necesario
evaluar si estas delimitaciones son apropiadas; para ello, es
necesario considerar las opiniones y las propuestas de las entidades
federativas y, en dado caso, replantear dichas delimitaciones de
común acuerdo con la participación de los tres ámbitos de gobierno.
Esto implica la necesidad de incorporar en las Reglas de
Operación la elaboración de los estudios correspondientes, así
como la reestructuración de los Consejos para el Desarrollo
Metropolitano para que este órgano cuente con los apoyos técnicocientíficos
requeridos. El objetivo es que los propios Consejos
Metropolitanos tengan más elementos para aprobar o proponer
proyectos dentro de un marco de orientación estratégica para
la zona metropolitana que deberían proveer conjuntamente el
gobierno estatal y los municipios que conforman la metrópoli. De
ese modo, podría ser mucho más ágil y adecuada la elaboración de
la cartera de proyectos, así como su gestión, ejecución y vigilancia.
Proyectos apoyados
§ Vincular la planeación metropolitana con la cartera
de proyectos.
La fragmentación y desarticulación de los proyectos, que se
observa en la evaluación, responde a la limitada claridad sobre los
objetivos que persigue el Fondo Metropolitano y a la ausencia o
insuficiencia de estrategias integrales y de largo plazo respecto
al desarrollo de cada zona metropolitana. Por lo tanto, un prerequisito
para definir los proyectos que se deben ejecutar y su
magnitud debería ser su vinculación con el Plan o Programa de
Desarrollo Metropolitano.
Este instrumento de planeación, cuando se formula
conjuntamente por los municipios involucrados con la coordinación
y apoyo estatal y de los actores locales, sirve para identificar los
112 Evaluación de los Fondos Metropolitano y Regional del Gobierno Federal Mexicano
problemas y las potencialidades de la zona metropolitana. Los
proyectos que apoye el Fondo deben enfocarse a incidir en dichos
problemas desde una perspectiva estratégica, integral y de largo
plazo, identificando objetivos, estrategias, procesos y proyectos con
sus etapas y resultados, de modo que se pueda hablar realmente de
un desarrollo metropolitano.
Operación y estructura administrativa
§ Redefinición de las estructuras institucionales que
deberían participar en los procesos de toma de decisión.
Es necesario que se redefina la estructura institucional
encargada de la coordinación y gestión de los proyectos del Fondo
Metropolitano. Para ello, se propone lo siguiente:
§ Ampliar el Consejo para el Desarrollo Metropolitano de
modo que formen parte, además de los gobiernos estatales
y la representación federal, los gobiernos municipales y
ciudadanos expertos y con reconocimiento público.
§ Creación de un Secretariado Técnico como parte del Consejo
para el Desarrollo Metropolitano. Es recomendable retomar por
una parte las funciones del Subcomité Técnico de Evaluación de
Proyectos y, por la otra, las funciones y procesos que se siguen
en los estados para que se pueda facilitar la operación del fondo
y no complicarla, como ha ocurrido hasta ahora.
El mayor conocimiento de la problemática local recae en los
gobiernos municipales y, en muchos casos, en las organizaciones
de la sociedad civil. Además, ambos grupos son los beneficiarios
directos de los proyectos que se financian con recursos del fondo,
de modo que su participación en los procesos de toma de decisión
es fundamental.
El problema de la variabilidad de la planeación y la coordinación
metropolitana puede subsanarse a partir de la incorporación de
esquemas de corresponsabilidad gobierno-ciudadanía, en los
que los expertos de la sociedad civil y ciudadanos prominentes
aportan una base no vinculada a las estructuras y los tiempos
gubernamentales que permite la continuidad y la visión de largo
Conclusiones y recomendaciones 113
plazo en los procesos de planeación y ejecución de proyectos, así
como el diálogo entre los diferentes actores.
Es necesario apuntalar el Consejo para el Desarrollo
Metropolitano en tres sentidos: el primero, concentrando en este órgano
las decisiones fundamentales del Fondo; el segundo, conformando
el Secretariado Técnico y dotarlo de un Secretario Técnico con un
equipo especializado de trabajo que sustituya al Subcomité Técnico
de Evaluación de Proyectos del fideicomiso; y el tercero, integrando
a los municipios y a los actores sociales a los procesos de decisión del
Consejo. Adicionalmente, como un bono para las entidades federativas
y las propias zonas metropolitanas, el Consejo serviría para apoyar
la conformación y la operación de una visión integral del desarrollo
de la zona metropolitana al abordar su problemática sin tendencias
sectoriales, de modo que sus propuestas y sus decisiones servirían
para integrar los programas y las fuentes de recursos en proyectos con
objetivos mejor definidos y dentro de marcos de actuación estratégica.
La necesidad de mejorar los espacios institucionales
participativos para el manejo de los recursos del Fondo Metropolitano
resulta evidente frente a las tendencias a la discrecionalidad en la
definición de los proyectos y en el manejo de los recursos por parte
de los gobiernos estatales. La participación de los municipios es
fundamental, porque las metrópolis son, finalmente, espacios urbanos
compartidos por varios municipios que tienen la responsabilidad
constitucional de planificar su territorio (artículo 115 constitucional);
igualmente, la participación social es muy importante porque abre
las puertas a mayor legitimidad en las decisiones asociadas al Fondo
y porque permite incrementar los recursos, no sólo financieros sino
de otra naturaleza, para tomar mejores decisiones.
La reestructuración propuesta tiene la virtud de que las
políticas y los proyectos que se ejecuten en la metrópoli tendrían
un apoyo social que permitiría potenciar su impacto, además de
que serviría como plataforma para la implementación de otras
políticas y programas de desarrollo metropolitano.
§ Recuperar y fortalecer las estructuras de
coordinación y planeación locales.
Dado que en muchas zonas metropolitanas ya existen estructuras
institucionales que operan desde un ámbito metropolitano, o son muy
114 Evaluación de los Fondos Metropolitano y Regional del Gobierno Federal Mexicano
factibles para ser fortalecidas para que incluyan a otros actores que
le den ese carácter, es importante que las Reglas de Operación sean
más flexibles para favorecer el fortalecimiento de las estructuras
y procesos locales, y no para generar cargas adicionales que se
traducen en pérdida de eficiencia operativa.
De forma complementaria, es necesario que las Reglas de
Operación consideren una conformación más amplia de los Consejos
para el Desarrollo Metropolitano, definiendo funciones sustantivas
que se deben cumplir, más que cargos específicos que, en muchos
casos, no corresponden con las funciones esperadas.
Es fundamental que se cuente con un plan o programa integral
de desarrollo metropolitano realizado conjuntamente entre el o
los gobiernos estatales y los municipales que comparten la zona
metropolitana y con la amplia y efectiva participación social, con
el propósito que se convierta en la guía para tomar decisiones de
desarrollo metropolitano y preceda a la elaboración o actualización
de planes municipales, así como programas sectoriales y especiales
que impactan a la metrópoli. En muchas entidades federativas,
esta propuesta implicará ajustes a la legislación estatal.
§ Incorporar TICs para sistematizar la captura,
administración, control, ejecución y evaluación de proyectos.
La incorporación de sistemas informáticos y administrativos
de este tipo no sólo haría mucho más eficientes los procesos de
gestión de los recursos y los proyectos, sino que permitiría el manejo
de los expedientes por parte de diversos actores relacionados con
una misma base tecnológica y de información.
Adicionalmente, podrían favorecer la evaluación de proyectos
a partir de la sistematización de las metodologías de cálculo y de
captura de información, de modo que buena parte de los recursos
humanos utilizados para el control y el seguimiento de los proyectos
podrían dedicarse a la generación y la evaluación de contenidos.
El desarrollo de un sistema único, conformado por un
subsistema de información tipo SIG y otro de indicadores, o de
diversos sistemas con capacidad de interconexión, favorecerá
en gran medida la generación de información, administración,
operación y control de los recursos del Fondo Metropolitano.
Conclusiones y recomendaciones 115
Dicho sistema debería permitir la homogenización de la
información de seguimiento; sin embargo, su principal función
debería ser la simplificación de los estudios costo-beneficio
mediante la generación de información e indicadores requerida en
los mismos.
Reestructuración normativa y operativa de los fondos
Hacia nuevas Reglas de Operación del Fondo Metropolitano
Los problemas más importantes del Fondo Metropolitano –en
cuanto a su estructura normativa– son la ambigüedad y falta de
precisión de: sus prioridades, objetivos y las bases conceptuales
respecto al fenómeno de la metropolización.
De acuerdo al análisis sobre los retos y problemas de este
fenómeno en México y las prioridades nacionales ampliamente
reconocidas2, se considera que los objetivos que deberían ser
atendidos de forma prioritaria con recursos del Fondo Metropolitano
son los siguientes:
§ Coordinación inter-estatal e inter-municipal en las zonas
metropolitanas y planeación integral, de largo plazo y con
participación efectiva de la ciudadanía organizada.
§ Avanzar hacia una estructura física más ordenada,
compacta y sustentable en las metrópolis.
§ Movilidad a partir de trasporte masivo y no motorizado.
2
En este sentido, en ausencia del Programa Nacional de Desarrollo Urbano y
Ordenamiento Territorial 2006-2012 que no fue publicado por el Gobierno Federal,
la SEDESOL y otras instituciones (Protram-Banobras, Conagua, Infonavit, entre
otras) emitieron diversos documentos y pusieron en operación programas en los
que se reconocen los problemas urbanos y metropolitanos del país y se plantean
orientaciones como: promover la compactación y densificación; apoyar los sistemas
de autobuses de tránsito rápido en metrópolis y el desarrollo de infraestructura
vial para peatones y bicicletas; proyectos y acciones metropolitanas para el manejo
del agua, así como para enfrentar el Cambio Climático y respetar la biodiversidad;
y la crítica a la política habitacional por su falta de enfoque urbano y metropolitano
que ha derivado en nuevas estrategias y recomendaciones para atender la vivienda
social desde una perspectiva del ordenamiento territorial de ciudades y metrópolis.
116 Evaluación de los Fondos Metropolitano y Regional del Gobierno Federal Mexicano
§ Tratamiento integral del agua.
§ Manejo y administración del medio ambiente en forma
integral: suelo, bosques y aire.
§ Reducir los riesgos que provocan los fenómenos naturales y
la urbanización.
§ Manejo sustentable, integral y de nivel metropolitano
de desechos sólidos, particularmente los peligrosos e
industriales.
§ Recuperación de las cuencas atmosféricas e hidráulicas
desde perspectivas metropolitanas.
§ Desarrollo de infraestructura productiva.
Proyectos apoyados
§ Ejecución de proyectos realmente metropolitanos,
con recursos concursables y bajo un esquema de
encadenamiento.
Con la definición de las prioridades metropolitanas se estará
favoreciendo, en buena medida, la ejecución de proyectos realmente
metropolitanos. Sin embargo, es necesario que una proporción de
los recursos aprobados en el Fondo Metropolitano sea concursable
para impulsar la competencia por los mejores proyectos y para
premiar el asociacionismo municipal (vinculado con el gobierno
estatal), y el desarrollo de estrategias integrales y de largo plazo
que se vean reflejadas en el encadenamiento y la programación de
los proyectos que pueden ser multianuales.
En este sentido, el encadenamiento de los proyectos debería
permitir la realización de grandes emprendimientos para la
solución de problemas realmente metropolitanos, garantizando
su maduración a través de la realización de los estudios, que se
traducirán en proyectos ejecutivos y en acciones y obras concretas.
También facilitaría que estos proyectos se vinculen con otros,
multiplicando sus impactos positivos y favoreciendo el desarrollo
metropolitano. Por lo tanto, el encadenamiento de proyectos
debería entenderse como un mecanismo para atender los grandes
Conclusiones y recomendaciones 117
problemas metropolitanos que requieren de tiempo, esfuerzo desde
diversos ámbitos, y garantías de continuidad.
Respecto a la necesidad de contar con proyectos concursables,
es deseable la conformación de un grupo técnico de evaluación de
propuestas de proyectos promovidos por las metrópolis a través de
los gobiernos estatales y/o municipales. Su función sería evaluarlas
con base en principios técnicos, de forma ágil y oportuna. Dicho
grupo podría ser coordinado por la SHCP, con la participación de
representantes de la SEDESOL, de la SEMARNAT y de otras
dependencias y organismos federales que tengan incidencia en
el tema metropolitano específico. Del mismo modo, se requiere
del apoyo de expertos y académicos en los temas del desarrollo
metropolitano y en los propios de cada propuesta.
Para estos propósitos es recomendable retomar la experiencia
de los consejos de evaluación de los fondos sectoriales y mixtos del
Consejo Nacional de Ciencia y Tecnología (CONACYT) y considerar
como criterios de evaluación los siguientes:
§ Que las propuestas de proyectos cumplan con todo lo
establecido en las Reglas de Operación.
§ Que surjan directamente de los instrumentos de planeación
de la zona metropolitana.
§ Que cuenten con una nota técnica completa.
§ Que atiendan de forma directa una o varias de las
prioridades establecidas en las Reglas de Operación.
§ Que gocen de la aprobación explícita (respaldada por un
acta) de 50% más uno del total de los miembros del Consejo
para el Desarrollo Metropolitano correspondiente.
Los proyectos que cumplan con estos criterios podrán ser
evaluados por el grupo técnico, el cuál determinará las mejores
propuestas priorizando aquéllas que tengan un mayor impacto
metropolitano. Los recursos serán asignados con criterios de mérito
y de acuerdo a la disponibilidad presupuestal. En este sentido, es
relevante que la cantidad o proporción de los recursos del Fondo
que se asignen para ser concursados sea de amplio conocimiento
118 Evaluación de los Fondos Metropolitano y Regional del Gobierno Federal Mexicano
en los consejos para el desarrollo metropolitano y que se cuente con
reglas, convocatorias y demás procedimientos que dejen clara la
intencionalidad de dichos recursos y garanticen la transparencia
en su asignación, aplicación y evaluación.
Operación y estructura administrativa
§ Desarrollar un “Sistema de Información y
Documentación de Proyectos” para el desarrollo
metropolitano.
Esta propuesta responde a dos fenómenos que se pudieron
observar durante la evaluación del Fondo Metropolitano. El
primero, es que existe mucha información que se genera en diversas
zonas metropolitanas pero que no se aprovecha de forma adecuada
por los propios gobiernos ni por quienes deciden sobre los proyectos
del Fondo. El segundo, es que en muchas ocasiones los proyectos
carecen de un sustento suficientemente sólido debido a la falta
de elementos que permitan establecer estándares de actuación,
mejores prácticas o alternativas viables.
Por lo tanto, la creación de un sistema de esta naturaleza,
coordinado desde la SHCP o desde la dependencia federal responsable
del desarrollo urbano y el ordenamiento territorial, permitiría que
los diversos funcionarios, entidades técnicas y decisores de las
zonas metropolitanas accedieran a una base de datos en donde
pudieran conocer proyectos exitosos de toda índole, metodologías
para la evaluación de los proyectos, estudios relacionados con el
desarrollo metropolitano y demás documentación que sirva de
apoyo para proponer y ejecutar proyectos de impacto metropolitano.
Este sistema podría incorporar –como mínimo– los planes,
programas y estudios disponibles sobre desarrollo metropolitano,
gestión urbana, movilidad, gestión hidráulica, suelo y vivienda,
manejo sustentable de recursos naturales, riesgo y vulnerabilidad,
y otros temas relevantes. En este rubro se deberían considerar
estudios locales, pero también de corte internacional que sirvan
como referente de las mejores prácticas en el mundo. También
podría incorporar metodologías y casos prácticos para la
formulación de estudios costo-beneficio, y otras metodologías que
permitan desarrollar proyectos con mayor solidez. Finalmente, el
sistema podría incluir proyectos exitosos que sean considerados de
Conclusiones y recomendaciones 119
impacto metropolitano y que planteen una solución a los problemas
prioritarios establecidos en las Reglas de Operación. La intención
sería que los proyectos puedan ser replicados en otras zonas
metropolitanas sin necesidad de que sean desarrollados en su
totalidad, haciendo más eficiente su gestión.
§ Programación de recursos preestablecida y
multianual.
Para dar certidumbre a los entes ejecutores de los proyectos
apoyados con recursos del Fondo Metropolitano, es conveniente
definir un calendario de ministraciones presupuestales que sea
independiente de las necesidades específicas de cada proyecto. Esta
medida favorecería la eficiencia de la operación del Fondo al permitir
que se inicien los procesos de contratación de forma anticipada,
además de que simplifica la programación y determinación de
recursos para cada proyecto.
La planeación y programación de proyectos multianuales es
fundamental para garantizar la ejecución de grandes proyectos de
impacto metropolitano. Para lograrlo, se debe favorecer la ejecución
de aquellos claramente definidos que pueden dividirse en etapas,
pero que representan una unidad en términos administrativos,
financieros y contables. Esto implica la necesidad de comprometer
recursos de ejercicios fiscales futuros a la ejecución de los proyectos
que así lo requieran, lo que también es importante para incentivar
la formulación de los de mayor envergadura que realmente incidan
en el desarrollo de cada zona metropolitana.
§ Flexibilización de los requisitos de operación del
Fondo Metropolitano para que pueda ajustarse a los
procesos locales.
Sin dejar de cumplir con los requisitos propios del Fondo
Metropolitano, es importante que los criterios que se utilizan para
administrar y controlar los recursos sean más flexibles, de modo
que puedan ajustarse a los procesos que ya existen en los gobiernos
estatales. Esta flexibilidad debe vincularse con los sistemas
informáticos para que representen una solución y no una carga
administrativa adicional.
120 Evaluación de los Fondos Metropolitano y Regional del Gobierno Federal Mexicano
Lo anterior implica que los procesos se simplifiquen y la
información que se genere sirva también para facilitar otros
procesos ajenos al Fondo, e incluso para establecer una plataforma
informática que facilite el control de otros proyectos a las entidades
federativas. El Sistema de Información propuesto podría ser el
instrumento fundamental para atender esta recomendación.
b) Oportunidades de fortalecimiento y propuestas de
acciones de mejora del Fondo Regional
i. Oportunidades de fortalecimiento
Las oportunidades de fortalecimiento del Fondo Regional están
estrictamente relacionadas con el aprovechamiento y la construcción
de capacidades por parte de las entidades federativas para crear
sinergias y círculos virtuosos que les permitan mejorar la gestión
del Fondo, pero sobre todo, que les permitan consolidar mecanismos
institucionales e instrumentos para fortalecer, transparentar y
orientar la toma de decisiones en beneficio del desarrollo de las
regiones con menor idh. Si bien estas medidas corresponden al
ámbito de acción de las entidades federativas, el papel de la SHCP es
de extrema relevancia para incentivar y coordinar su implementación:
§ Utilizar la plataforma del FONREGIÓN para
articular los diversos programas y políticas
enfocadas al desarrollo de las regiones.
Si se concibiera al FONREGIÓN como el mecanismo para
fortalecer los mecanismos de cooperación y coordinación entre los
diversos actores que están involucrados en el desarrollo regional, se
podrían aprovechar las estructuras institucionales y la capacidad
financiera del Fondo para construir una plataforma que permitiera
abordar la problemática regional desde una perspectiva integral,
coordinada y de largo plazo.
Esta plataforma además ayudaría a sumar recursos de
diversas fuentes lo que permitiría desarrollar las capacidades
de planeación, gestión, evaluación, propuesta y ejecución de los
proyectos, dentro de una lógica armónica, vinculada con políticas y
estrategias de desarrollo regional.
Conclusiones y recomendaciones 121
§ Aprovechar la existencia de TICs para incorporar
sistemas de captura, administración, control y
evaluación de proyectos.
Una oportunidad relevante, común a ambos fondos, es la
incorporación de TICs integrales de captura, administración
y control de los proyectos (y sus expedientes), que además
servirían para facilitar la evaluación de los proyectos mediante
la sistematización de los cálculos y contenidos básicos de las
notas técnicas. Las tecnologías mencionadas deberían cubrir
múltiples propósitos para que tengan viabilidad financiera; de ese
modo, podrían servir para controlar los fondos y otras fuentes de
financiamiento de proyectos y acciones asociadas a éstos.
Una alternativa es fomentar que las propias entidades sean las
responsables de implementar estos sistemas. Otra, con mucho mayor
alcance y potencial de beneficio, es que las herramientas con que cuenta
el Gobierno Federal pudieran desarrollarse de forma compartida y bajo
convenios de colaboración, de modo que los dos ámbitos de gobierno
puedan fortalecer el control que tienen sobre sus recursos.
ii. Propuestas de acciones de mejora
En función de la problemática detectada durante la evaluación del
Fondo Regional, a continuación se presentan algunas propuestas
que se consideran convenientes para atacar dichos problemas. Es
importante mencionar que las propuestas se presentan en función
de la responsabilidad institucional para su atención, por lo que hay
algunas que son específicas para el Gobierno Federal a través de
la SHCP, mientras que otras son responsabilidad de cada entidad
federativa en coordinación con dicha dependencia federal.
Responsabilidad de las entidades federativas en
coordinación con la shcp
Lineamientos del fondo
§ Delimitación y reconocimiento de las regiones al
interior de las entidades federativas.
Para mejorar el impacto de los proyectos apoyados con
recursos del FONREGIÓN es necesario que cada gobierno
122 Evaluación de los Fondos Metropolitano y Regional del Gobierno Federal Mexicano
estatal, conjuntamente con los municipales, identifique, delimite
y estudie las problemáticas y potencialidades de las regiones al
interior de cada entidad. Si bien la mayoría cuenta con estudios de
regionalización, es necesario evaluar si son apropiados y, en dado
caso, replantearlos. De igual modo, es fundamental incorporar los
estudios regionales a los procesos de toma de decisiones y sumar a
los actores locales mediante la creación de consejos regionales (que
involucrarían a los municipios y a los expertos) con las capacidades
para identificar, de forma clara, la problemática de cada región y
proponer las estrategias de desarrollo que más les convengan en
función de sus características particulares.
Esto implica la necesidad de incorporar a las reglas de
operación el requisito de contar con los estudios de regionalización
correspondientes, así como la creación de los consejos regionales. El
objetivo sería que las propias instituciones regionales propusieran
los proyectos dentro de un marco de orientación estratégica que
debería proveer el gobierno estatal. De ese modo podría ser mucho
más ágil y adecuada la elaboración de la cartera de proyectos, así
como su gestión, ejecución y vigilancia.
§ Participación de gobiernos locales y ciudadanos.
El conocimiento y experiencia que tienen los actores locales
sobre los problemas regionales es muy importante, en particular
en las zonas más alejadas de los núcleos urbanos y con menor
desarrollo relativo. Por lo tanto, es fundamental que se incorporen
a los procesos de toma de decisión, tanto los gobiernos municipales
como las organizaciones de la sociedad civil involucradas con
el desarrollo de sus regiones, para generar visiones locales
compartidas que sirvan para apuntalar los proyectos apoyados con
FONREGIÓN.
La necesidad de crear espacios institucionales participativos
para el manejo de los recursos del FONREGIÓN resulta evidente
frente a las tendencias a la discrecionalidad en la definición de los
proyectos y en el manejo de los recursos. La participación social es
muy importante porque abre las puertas a mayor legitimidad en las
decisiones asociadas al Fondo y porque además permite incrementar
los recursos, no sólo financieros sino humanos, técnicos y operativos,
para tomar mejores decisiones. Por lo tanto, estas condiciones deben
ser atendidas desde los lineamientos de operación.
Conclusiones y recomendaciones 123
Proyectos apoyados
§ Vincular la planeación del desarrollo regional con la
cartera de proyectos.
La fragmentación y desarticulación de los proyectos que se
observa responde a la falta de claridad sobre los objetivos que
persigue el FONREGIÓN y a la ausencia de estrategias integrales
y de largo plazo respecto al desarrollo regional. Por lo tanto,
un prerrequisito para definir el tipo de proyectos que se deben
ejecutar y su magnitud debe ser la vinculación con instrumentos
de planeación regional.
Dichos instrumentos sirven para identificar los problemas
y las potencialidades regionales, particularmente cuando
son formulados con apoyo de los actores locales, de modo que
podrían favorecer que los proyectos incidan en dichos problemas
y potencialidades desde una perspectiva estratégica, integral
y de largo plazo, identificando objetivos, estrategias, procesos,
proyectos con sus etapas y resultados, de modo que se pueda hablar
realmente de un desarrollo regional.
Operación y estructura administrativa
§ Definición de las estructuras institucionales que
deberían participar en los procesos de toma de
decisión.
Esta propuesta tiene dos ámbitos de acción. El primero,
corresponde a los gobiernos de las entidades federativas en donde es
necesario que se establezca una estructura institucional encargada
de la coordinación y la gestión de los proyectos del Fondo Regional.
En este caso es recomendable retomar las funciones y los procesos
que se siguen en los estados para que se pueda facilitar la operación
del fondo y no complicarla, como ha ocurrido hasta ahora.
El segundo ámbito corresponde a lo local y la necesidad de
crear estructuras institucionales en las regiones, en las que los
propios municipios, coordinados entre sí, con visiones regionales
y apoyados por los grupos sociales, son los que deciden sobre sus
necesidades a partir de la identificación de la problemática y la
elaboración de estrategias de desarrollo regional.
124 Evaluación de los Fondos Metropolitano y Regional del Gobierno Federal Mexicano
Estas instituciones podrían tomar la forma de Consejos de
Participación Regional. Estos consejos servirían para apoyar una
visión integral del desarrollo al abordar la problemática de la región
sin tendencias sectoriales, de modo que sus propuestas servirían para
integrar los programas y para orientar los recursos hacia proyectos con
objetivos mejor definidos y dentro de marcos de actuación estratégica.
Dichos consejos deberían estar conformados por los presidentes
municipales de la región, los líderes de las comunidades, los actores
locales no gubernamentales, las organizaciones ciudadanas que
actúen en las regiones, las entidades académicas, empresarios y
aquellos actores relevantes que tengan relación con la materia de
cada proyecto en la región.
Estos consejos servirían para proveer de una visión de la
problemática y del desarrollo local apoyados desde el gobierno
estatal con los principios y metodologías para la planeación
regional del desarrollo. Entre sus funciones estaría la coordinación
regional, la articulación de las políticas y estrategias de desarrollo,
y la identificación de necesidades prioritarias que se tradujeran en
proyectos concretos.
Entre las principales virtudes de un consejo de este tipo, es
que las políticas y proyectos que se ejecuten en la región tendrían
un apoyo social que potencializaría su impacto, además de que
serviría como plataforma para la implementación de otras políticas
y programas de desarrollo regional.
§ Incorporar TICs para sistematizar la captura,
administración, control, ejecución y evaluación de
proyectos.
La incorporación de sistemas informáticos y administrativos
de este tipo no sólo haría mucho más eficientes los procesos de
gestión de los recursos y los proyectos, sino que permitiría el
manejo de los expedientes por parte de diversos actores en una
misma base tecnológica y de información. Adicionalmente, podrían
favorecer la evaluación de proyectos a partir de la sistematización
de las metodologías de cálculo y de captura de información, de modo
que buena parte de los recursos humanos utilizados para control y
seguimiento de los proyectos podrían dedicarse a la preparación y
la evaluación de contenidos.
Conclusiones y recomendaciones 125
El desarrollo de un sistema único, conformado por un
subsistema de información tipo SIG y otro de indicadores, o de
diversos sistemas con capacidad de interconexión, favorecerá en gran
medida la generación de información, administración, operación y
control de los recursos del FONREGIÓN. Dicho sistema debería
permitir la homogenización de la información de seguimiento, sin
embargo, su principal función debería ser la simplificación de los
estudios costo-beneficio, mediante la generación de información e
indicadores requerida en los mismos.
Responsabilidad de la shcp
Lineamientos del fondo
§ Reestructuración de los lineamientos de operación
y emisión de reglas de operación adecuadas para
atender la problemática regional.
Los problemas más importantes del FONREGIÓN en cuanto
a su estructura normativa es la carencia de las definiciones básicas
sobre sus objetivos y su base conceptual. De acuerdo a lo anterior,
los lineamientos de operación deberían considerar los siguientes
ámbitos de atención prioritaria.
§ Desarrollo de mecanismos e instituciones de coordinación
regional, transparencia y rendición de cuentas, así como
de planeación integral, de largo plazo y con participación
efectiva de los actores sociales.
§ Oferta de servicios y equipamientos de educación básica
de calidad, suficiente y con énfasis en las características
regionales.
§ Oferta de servicios y equipamientos de educación
media, técnica y superior de calidad, con énfasis en las
potencialidades de la región y orientada al aprovechamiento
del “bono demográfico”.
§ Oferta de servicios y equipamientos de salud, culturales y
deportivos.
§ Disminución de la brecha digital.
126 Evaluación de los Fondos Metropolitano y Regional del Gobierno Federal Mexicano
§ Acceso universal a servicios y equipamientos de salud de
calidad.
§ Acceso a suelo servido para vivienda y a mecanismos financieros
–adecuados a las necesidades de la población de menores
recursos– para adquirir, autoconstruir o mejorar la vivienda y
el hábitat en los centros de población y en el medio rural.
§ Desarrollo de infraestructura para aprovechar el ciclo integral
del agua (mejoramiento de la masa forestal, filtracióncaptación,
extracción, utilización, tratamiento y reutilización),
para el manejo sustentable de residuos sólidos y para la
recuperación y cuidado de los recursos naturales de la región.
§ Desarrollo de infraestructura productiva orientada a la
generación de empleo.
§ Desarrollo de infraestructura de comunicaciones y
transportes.
§ Impulso al desarrollo de las actividades económicas
prioritarias en la región.
De modo similar, es necesario ampliar y fortalecer la
conceptualización sobre el desarrollo regional y el desarrollo
endógeno, especificando los ámbitos de atención que prioritariamente
cada región debe atender.
§ Transitar de un esquema de gasto de orden estatal
hacia uno estatal-regional.
La asignación de recursos debería atender a las regiones
con mayor rezago de desarrollo humano, sin importar la entidad
federativa en la que se encuentran. Esto implica que el esquema
de asignación de recursos debería transitar de uno estrictamente
estatal, hacia uno en donde están localizadas las regiones más
rezagadas del país y que los recursos se asignen a las entidades
federativas para su utilización únicamente en dichas regiones.
Para eso, se propone tomar como referencia diferentes niveles
del idh municipal. Para este esquema, se pueden considerar
Conclusiones y recomendaciones 127
los municipios que tienen un idh igual o menor al valor de una
desviación estándar por debajo de la media nacional, lo que implica
que se estaría beneficiando a las regiones que estén compuestas
de forma mayoritaria por municipios dentro del 16% con menor
idh a nivel nacional (el valor para la medición de 2000 fue de
0.6292, aunque será variable en función de la actualización de la
información). De acuerdo a los cálculos de 2000, en ese esquema
entrarían 381 municipios (y posiblemente 25 municipios más que
no tienen información), en cuyo caso sería necesario localizarlos
geográficamente como integrantes de una región y asignar
los recursos a la misma, considerando de forma especialmente
relevante las decisiones de inversión en función de proyectos de
impacto regional, y no únicamente municipal.
Independientemente de las características de la medición que
se utilice para determinar las regiones beneficiarias del Fondo,
es importante considerar que los recursos deberían destinarse
específicamente a las regiones con menor idh, incluso considerando
otros valores de referencia para garantizar que la disponibilidad
presupuestal no se convierta en un factor de dispersión de los
recursos en una multiplicidad de regiones.
Proyectos apoyados
§ Ejecución de proyectos de impacto regional, con
recursos concursables y bajo un esquema de
encadenamiento.
Con la definición de las prioridades del desarrollo regional se
estará favoreciendo, en buena medida, la ejecución de proyectos
que tengan un impacto mayor. Sin embargo, es necesario que
una proporción de los recursos aprobados en el Fondo Regional
sea concursable, premiando la calidad de los proyectos, el
asociacionismo municipal al interior de las regiones (vinculado
con el gobierno estatal) y el desarrollo de estrategias integrales
y de largo plazo que se vean reflejadas en el encadenamiento y
programación de los proyectos que pueden ser multianuales.
En este sentido, el encadenamiento de los proyectos debería
permitir la realización de grandes emprendimientos para la solución
de problemas realmente regionales, garantizando su maduración a
través de la realización de los estudios, que se traducirán en proyectos
128 Evaluación de los Fondos Metropolitano y Regional del Gobierno Federal Mexicano
ejecutivos y en acciones y obras concretas y también, facilitando que
estos proyectos se vinculen con otros, multiplicando sus impactos
positivos y favoreciendo el desarrollo de la región. Por lo tanto, el
encadenamiento de proyectos debería entenderse como un mecanismo
para atender los grandes problemas regionales, que requieren de
tiempo, esfuerzo desde diversos ámbitos y garantías de continuidad.
Respecto a la necesidad de contar con proyectos concursables, es
indispensable la conformación de un grupo técnico de evaluación de
propuestas de proyectos promovidos por las propias regiones a través
del gobierno estatal y/o los municipales. Su función sería evaluarlas con
base en principios técnicos, de forma ágil y oportuna. Dicho grupo podría
ser coordinado por la SHCP, con la participación de representantes de
la SEDESOL, de la SEMARNAT y de otras dependencias y organismos
federales que tengan incidencia en el tema regional específico; además,
requiere del apoyo de expertos y académicos en los temas del desarrollo
regional y en los propios de cada propuesta.
Para estos propósitos, es recomendable retomar la experiencia
de los consejos de evaluación de los fondos sectoriales y mixtos del
CONACYT.
Se propone que los criterios para que un proyecto pueda ser
evaluado por el grupo técnico sean, cuando menos, los siguientes:
§ Que los proyectos cumplan con todo lo establecido en los
Lineamientos de Operación.
§ Que surjan directamente de los instrumentos de planeación
regionales.
§ Que cuenten con una nota técnica completa.
§ Que atiendan de forma directa una o varias de las
prioridades establecidas.
Los proyectos que cumplan con estos criterios, podrán ser
evaluados por el grupo técnico, el cuál determinará las mejores
propuestas priorizando a los que tengan un mayor impacto en la
región. Los recursos serán asignados con criterios de mérito y de
acuerdo a la disponibilidad presupuestal. En este sentido, es muy
relevante que la cantidad o proporción de los recursos del Fondo
Conclusiones y recomendaciones 129
que se asignen para ser concursados sea de amplio conocimiento
en los consejos regionales y que igualmente, se cuente con
reglas, convocatorias y demás procedimientos, que dejen clara la
intencionalidad de dichos recursos y garanticen la transparencia
en su asignación, aplicación y evaluación.
Operación y estructura administrativa
§ Desarrollar un “Sistema de Información y
Documentación” para el desarrollo regional.
En la evaluación del FONREGIÓN se pudieron observar
diversos problemas para la gestión del Fondo y carencias humanas,
técnicas y materiales para desarrollar proyectos adecuados,
sólidos técnicamente y con una evaluación que los sustente. Por
lo tanto, esta propuesta busca apoyar los procesos mencionados
mediante la generación de información que permita apoyar la
toma de decisiones. En particular, responde a dos fenómenos que
se pudieron observar durante la evaluación del Fondo. El primero,
es que existe mucha información que se genera en las entidades
federativas pero que no se aprovecha de forma adecuada por los
propios gobiernos ni por quienes deciden sobre los proyectos del
Fondo. El segundo, es que en muchas ocasiones los proyectos
carecen de un sustento suficientemente sólido debido a la falta
de elementos que permitan establecer estándares de actuación,
mejores prácticas o alternativas viables.
Por lo tanto, la creación de este sistema coordinado desde la
SHCP o por la dependencia responsable del ordenamiento territorial,
permitiría que los diversos funcionarios, entidades técnicas y decisores
de las entidades federativas, accedieran a una base de datos en donde
pudieran conocer proyectos regionales exitosos, metodologías para la
evaluación de los proyectos, estudios relacionados con el desarrollo
regional y demás documentación que sirva de apoyo para proponer y
ejecutar proyectos de impacto regional.
Este sistema podría incorporar –como mínimo– los planes,
programas y estudios disponibles sobre desarrollo regional y
urbano, desarrollo social, desarrollo endógeno, aprovechamiento de
las oportunidades locales, comunicación, gestión hidráulica y de los
recursos naturales, suelo y vivienda, y otros temas relevantes. En
este rubro se deberían considerar estudios locales, pero también
130 Evaluación de los Fondos Metropolitano y Regional del Gobierno Federal Mexicano
de corte internacional que sirvan como referente de las mejores
prácticas mundiales. También debería incorporar metodologías y
casos prácticos para la formulación de estudios costo-beneficio, y
otras metodologías que permitan desarrollar proyectos con mayor
solidez. Finalmente, el sistema debería incluir proyectos exitosos que
sean considerados de impacto regional y que planteen una solución
a los problemas prioritarios establecidos en los Lineamientos. La
intención sería que los proyectos puedan ser replicados en otras
regiones sin necesidad de que sean desarrollados en su totalidad,
haciendo más eficiente su gestión.
§ Programación de recursos preestablecida y
multianual.
Para dar certidumbre a los entes ejecutores de los proyectos
apoyados con recursos del FONREGIÓN, es conveniente definir un
calendario de ministraciones presupuestales que sea independiente
de las necesidades específicas de cada proyecto. Esta medida
favorecería la eficiencia de la operación del Fondo al permitir que
se inicien los procesos de contratación de forma anticipada, además
de que simplifica la programación y determinación de recursos
para cada proyecto.
Adicionalmente, es necesario incorporar la programación de
proyectos multianuales en los que se comprometan recursos futuros
para su consecución. Este elemento también es fundamental para
incentivar la formulación de proyectos de mayor envergadura que
realmente incidan en el desarrollo regional.
§ Flexibilización de los requisitos de operación del
fondo para que pueda ajustarse a los procesos
locales.
Sin dejar de cumplir con los requisitos propios del
FONREGIÓN, es importante que los criterios que se utilizan para
administrar y controlar los recursos sean más flexibles, de modo
que puedan ajustarse a los procesos que ya existen en los gobiernos
estatales. Esta flexibilidad debe vincularse con los sistemas
informáticos de modo que representen una solución y no una carga
administrativa adicional.
Conclusiones y recomendaciones 131
Lo anterior implica que los procesos se simplifiquen y la
información que se genere sirva también para facilitar otros
procesos ajenos al Fondo, e incluso para establecer una plataforma
informática que facilite el control de otros proyectos a las entidades
federativas.

Bibliografía 133
BIBLIOGRAFÍA
Bertrand Badie, La fin des territoires, Fayard, Francia, 1995.
CONAPO, Proyecciones de la población de México 2005-2050,
2008.
CONEVAL, Indicadores de desigualdad por municipio 2005, 2008.
Fernández Víctor Ramiro, Ash Amin y José Ignacio Vigil (comps.),
Repensando el desarrollo regional. Contribuciones globales para
una estrategia latinoamericana, Universidad Nacional del Litoral,
Miño y Dávila, Editores, Argentina, 2008.
Ferreira Héctor, Construir las regiones, Integración Editorial,
2005.
134 Evaluación de los Fondos Metropolitano y Regional del Gobierno Federal Mexicano
Giménez Gilberto, “Territorio, cultura e identidades” en Rocío
Rosales (coord.), Globalización y regiones en México, Miguel Ángel
Porrúa, UNAM, 2000.
Hoerner J. M., Géopolitique des territoires, Presses Universitaires
de Perpignan, Francia, 1996.
Iracheta Alfonso, “Las metrópolis del Estado de México: Ciudad
de México y Toluca”, en Sedesol, et al., Delimitación de las zonas
metropolitanas de México 2003, 2004.
-------, Políticas públicas para gobernar las metrópolis mexicanas,
M. A. Porrúa – El Colegio Mexiquense, México, 2009.
-------, “Planificación regional en México: Treinta años de la
Cuestión Regional en América Latina”, José Luis Coraggio, et
al (eds.), La cuestión regional en América Latina, 2a edición, El
Colegio Mexiquense, Toluca, México, 2010.
INAFED, Índice de Desarrollo Municipal Básico, 2007.
Pascual Josep (coord.), El nuevo arte de gobernar las ciudades y las
regiones, Junta de Andalucía, Consejería de Gobernación, 2006.
Pascual Josep y Amelia Fernández (coords.), La gobernanza
democrática: un nuevo enfoque para los grandes retos urbanos y
regionales, Junta de Andalucía, Consejería de Gobernación, 2008.
Pascual Josep y Godàs Xavier (coords.), El buen gobierno 2.0:
La gobernanza democrática territorial, AERYC, Ajuntament
de Barcelona y Tirant lo Blanch, Colección Ciencia Política 33,
Valencia, 2010.
Poder Ejecutivo, Secretaría de Hacienda y Crédito Público,
“Acuerdo por el que se emiten las Reglas de Operación del Fondo
Metropolitano”, Diario Oficial de la Federación, 28/03/08.
Ramírez Blanca, Modernidad, posmodernidad, globalización
y territorio. Un recorrido por los campos y las teorías, UAM-X,
México, 2003.
Bibliografía 135
SEDESOL, Programa Nacional de Desarrollo Urbano y Ordenación
del Territorio 2001-2006, 2001. Archivo html disponible en http://
sedesol2006.sedesol.gob.mx/subsecretarias/desarrollourbano/
subsecretaria/plannacional.htm
SEDESOL, CONAPO E INEGI, Delimitación de las zonas
metropolitanas de México, Aguascalientes, México, 2004.
-------, Delimitación de las zonas metropolitanas de México 2005,
Aguascalientes, México, 2007.
SEMARNAT-IMTA, Atlas de Vulnerabilidad Hídrica en México
ante el Cambio Climático, 2010.
SHCP, “Lineamientos para la aplicación, rendición de cuentas y
transparencia de los programas y proyectos de inversión apoyados
con los recursos del Fondo Regional (FONREGIÓN)”, Diario Oficial
de la Federación, 20 de julio de 2007, Primera Sección, 2007.
UN-Habitat, Cities and Climate Change, Global Report on Human
Settlements 2011, Earthscan, 2012.

Anexo I. Propuesta de Reglas de Operación del Fondo Metropolitano 137
ANEXOS

Anexo I. Propuesta de Reglas de Operación del Fondo Metropolitano 139
Anexo I.
Propuesta de Reglas de Operación del Fondo
Metropolitano
PROPUESTA DE MODIFICACIONES A LAS REGLAS DE
OPERACIÓN DEL FONDO METROPOLITANO1
PODER EJECUTIVO
SECRETARÍA DE HACIENDA Y CRÉDITO PÚBLICO
ACUERDO por el que se emiten las Reglas de Operación del Fondo
Metropolitano.
Al margen un sello con el Escudo Nacional, que dice: Estados Unidos
Mexicanos.- Secretaría de Hacienda y Crédito Público.
…………, Subsecretario de Egresos de la Secretaría de Hacienda y Crédito
Público, con fundamento en los artículos 31 de la Ley Orgánica de la
Administración Pública Federal; 77 y 79 de la Ley Federal de Presupuesto y
Responsabilidad Hacendaria y 7o. del Reglamento Interior de la Secretaría de
Hacienda y Crédito Público, y
CONSIDERANDO
§ Que el artículo 40 del Decreto de Presupuesto de Egresos de la Federación
para el Ejercicio Fiscal 2008, estableció un Fondo Metropolitano para
el desarrollo y ejecución de estudios, planes y programas de desarrollo
urbano, evaluaciones, programas, proyectos, acciones y obras públicas de
infraestructura y su equipamiento en el ámbito territorial que conforma la
zona metropolitana.
1
Esta propuesta fue entregada a la SHCP y a la Comisión de Desarrollo Metropolitano
de la Cámara de Diputados. Ha sido presentada y comentada en varios foros (con
funcionarios de la SHCP y con legisladores federales) y en todos los casos se ha
confirmado su pertinencia, viabilidad, oportunidad y conveniencia. Al momento de su
aprobación, será necesario actualizar los datos de presentación tanto del Presupuesto
de Egresos de la Federación como de los funcionarios responsables de emitir estas
Reglas de Operación. En este sentido, el texto remite a 5 anexos, mismos que no fueron
desarrollados hasta no contarse con la versión aprobada de las Reglas de Operación.
140 Evaluación de los Fondos Metropolitano y Regional del Gobierno Federal Mexicano
§ Que el artículo 44 del Decreto de Presupuesto de Egresos de la Federación
para el Ejercicio Fiscal 2011, establece lo siguiente…
“Los recursos federales que se asignan en este Presupuesto de Egresos
para el Fondo Metropolitano se distribuyen entre las zonas metropolitanas
conforme a la asignación que se presenta en el Anexo 12 de este Decreto y se
deberán aplicar, evaluar, rendir cuentas y transparentar en los términos de
las disposiciones aplicables.
Los recursos del Fondo Metropolitano se destinarán prioritariamente a
estudios, planes, evaluaciones, programas, proyectos, acciones, obras de
infraestructura y su equipamiento, en cualquiera de sus componentes, ya
sean nuevos, en proceso, o para completar el financiamiento de aquellos
que no hubiesen contado con los recursos necesarios para su ejecución; los
cuales demuestren ser viables y sustentables, orientados a promover la
adecuada planeación del desarrollo regional, urbano y del ordenamiento del
territorio para impulsar la competitividad económica, la sustentabilidad
y las capacidades productivas de las zonas metropolitanas, coadyuvar a su
viabilidad y a mitigar su vulnerabilidad o riesgos por fenómenos naturales,
ambientales y los propiciados por la dinámica demográfica y económica, así
como a la consolidación urbana y al aprovechamiento óptimo de las ventajas
competitivas de funcionamiento regional, urbano y económico del espacio
territorial de las zonas metropolitanas.
Los estudios, planes, evaluaciones, programas, proyectos, acciones, obras de
infraestructura y su equipamiento a los que se destinen los recursos federales
del Fondo Metropolitano deberán estar relacionados directamente o ser
resultado de la planeación del desarrollo regional y urbano, así como de los
programas de ordenamiento de los asentamientos humanos en el territorio,
por lo que deberán guardar congruencia con el Plan Nacional de Desarrollo
2007-2012 y con los programas en materia de desarrollo regional y urbano
que se deriven del mismo, además de estar alineados con los planes estatales
y municipales de desarrollo urbano y de los municipios comprendidos en la
respectiva zona metropolitana.
Las decisiones sobre la asignación y aplicación de los recursos del Fondo
Metropolitano las tomarán los gobiernos de los estados a través de su Consejo
de Desarrollo Metropolitano y deberán sujetarse para su financiamiento a
criterios objetivos de evaluación de costo y beneficio, así como de impacto
metropolitano, económico, social y ambiental, de acuerdo con las disposiciones
del Fondo Metropolitano y las demás aplicables.
Para coadyuvar en la asignación, aplicación, seguimiento, evaluación,
Anexo I. Propuesta de Reglas de Operación del Fondo Metropolitano 141
rendición de cuentas y transparencia de los recursos del Fondo Metropolitano,
cada zona metropolitana deberá contar con un Consejo para el Desarrollo
Metropolitano o un órgano equivalente que tendrá carácter estatal, donde las
entidades federativas determinarán los mecanismos de participación de los
municipios y un fideicomiso de administración e inversión, en los términos que
se establezcan en este artículo, en las disposiciones del Fondo Metropolitano
y en las demás aplicables.
El Consejo para el Desarrollo Metropolitano, o su equivalente, estará presidido
por el gobernador o gobernadores e integrado por el presidente municipal o
presidentes municipales y, en su caso, jefes delegacionales, del territorio que
integra la zona metropolitana, así como por los representantes que señalen las
disposiciones del Fondo Metropolitano. En el caso de zonas metropolitanas en
territorio de dos o más entidades federativas la presidencia será rotativa y con
duración de por lo menos un año.
Dicho Consejo deberá quedar instalado a más tardar el tercer mes del año de
ejercicio, salvo cuando se trate del inicio de un nuevo mandato de gobierno
estatal, en cuyo caso dispondrá de hasta 30 días naturales contados a partir
de la fecha de toma de posesión del cargo.
El Consejo referido en los dos párrafos anteriores, o su equivalente, deberá
asignar los recursos del Fondo Metropolitano exclusivamente a programas,
obras y proyectos basados en un plan de orden metropolitano, conforme a lo
dispuesto en este artículo, y remitir trimestralmente el informe del destino
y aplicación de los recursos, del avance físico y financiero y de la evaluación
de los resultados alcanzados y el impacto urbano, económico y social a la
Secretaría de Hacienda y Crédito Público, así como a la Comisión de Desarrollo
Metropolitano de la Cámara de Diputados, en los términos del artículo 85 de la
Ley de Presupuesto y Responsabilidad Hacendaria y las demás disposiciones
legales aplicables al Fondo Metropolitano.
Respecto de los recursos del Fondo Metropolitano, se procederá en los términos
de las disposiciones aplicables para imponer o promover las sanciones
que correspondan cuando las entidades federativas no hayan entregado la
información a que se refiere el párrafo anterior.
Los Consejos Metropolitanos remitirán, trimestralmente y desglosada,
a la Comisión de Desarrollo Metropolitano de la Cámara de Diputados,
la información en la que se autoriza la asignación de recursos del Fondo
Metropolitano, misma que estará disponible en el portal de Internet de las
entidades federativas que conforman cada zona metropolitana, debiendo ésta
actualizarla con la misma periodicidad.
142 Evaluación de los Fondos Metropolitano y Regional del Gobierno Federal Mexicano
Las Zonas Metropolitanas donde se asignen recursos del Fondo Metropolitano
podrán aplicar parte de los recursos a la realización de un Plan de Desarrollo
Metropolitano de mediano y largo plazo, así como para que a partir de 2012
todos los proyectos que se realicen con los fondos cuenten con registro de la
Unidad de Inversiones de la Secretaría de Hacienda y Crédito Público”.
§ Que conforme ha avanzado la aplicación de recursos del Fondo, se ha
incrementado el número de zonas metropolitanas beneficiadas y se ha
realizado una evaluación del mismo, ha sido necesario actualizarlo, por lo que
de manera prioritaria debe dar cumplimiento a los siguientes OBJETIVOS:
a) Avanzar en la coordinación pública inter-institucional, así como interestatal
e inter-municipal en las zonas metropolitanas;
b) Desarrollar una adecuada planeación del desarrollo regional, urbano y
del ordenamiento del territorio planificando las zonas metropolitanas
desde perspectivas integrales, con visión de largo plazo y con la
participación efectiva de la ciudadanía organizada;
c) Avanzar en la consolidación urbana y el aprovechamiento óptimo de las
ventajas competitivas de funcionamiento regional, urbano y económico
del espacio territorial de las zonas metropolitanas por medio de una
estructura física más ordenada, compacta y sustentable en las zonas
metropolitanas y la priorización de la movilidad de las personas a
partir de trasporte masivo y no motorizado (bicicletas, peatonal) que
reduzca la dependencia del automóvil;
d) Coadyuvar a la viabilidad y a mitigar la vulnerabilidad o riesgos por
fenómenos naturales, ambientales y los propiciados por la dinámica
demográfica y económica de las zonas metropolitanas, reduciendo los
riesgos que provocan los fenómenos naturales y antropogénicos en las
metrópolis;
e) Impulsar la sustentabilidad en las zonas metropolitanas
priorizando el avance en el tratamiento integral del agua, el manejo
sustentable, integral y de nivel metropolitano de los desechos
sólidos, particularmente los peligrosos e industriales, y la limpieza
y aprovechamiento sustentable de las cuencas atmosféricas e
hidráulicas, desde perspectivas metropolitanas; y
f) Impulsar la competitividad económica y las capacidades productivas de
las zonas metropolitanas por medio del desarrollo de infraestructura
productiva de nivel metropolitano.
Anexo I. Propuesta de Reglas de Operación del Fondo Metropolitano 143
§ Que los recursos del Fondo Metropolitano se asignarán a los estudios,
planes, evaluaciones, programas, proyectos, acciones, obras de
infraestructura y su equipamiento en cualquiera de sus componentes, ya
sean nuevos, en proceso, o para completar el financiamiento de aquellos
que no hubiesen contado con los recursos necesarios para su ejecución; los
cuales demuestren ser viables y sustentables, orientados a promover los
objetivos establecidos en las presentes reglas;
§ Que los recursos del Fondo Metropolitano se administrarán en las Entidades
federativas a través de fondos concursables, mediante un fideicomiso de
administración e inversión;
§ Que todos los estudios, planes, evaluaciones, programas, proyectos,
acciones, obras de infraestructura y su equipamiento, que se apoyen
con recursos del Fondo Metropolitano, son públicos y ajenos a cualquier
partido político; son recursos federales y queda prohibido su uso, difusión
y promoción con fines políticos, electorales y otros distintos al desarrollo
metropolitano; y
§ Que en el ordenamiento de referencia, se establece que la Secretaría de
Hacienda y Crédito Público emitirá las reglas de operación que regirán al
Fondo Metropolitano, por lo que he tenido a bien expedir el siguiente:
ACUERDO POR EL QUE SE EMITEN LAS REGLAS DE
OPERACIÓN DEL FONDO METROPOLITANO
ÚNICO.- Se emiten las Reglas de Operación del Fondo Metropolitano,
conforme a lo siguiente:
I. Presentación
En el artículo 44 del Decreto de Presupuesto de Egresos de la Federación para
el Ejercicio Fiscal 2011 se prevé que los recursos del Fondo Metropolitano
se destinen, prioritariamente al desarrollo y ejecución de estudios, planes,
evaluaciones, programas, proyectos, acciones, obras de infraestructura y su
equipamiento, en el ámbito territorial que conforma la zona metropolitana y
para atender los objetivos definidos en las presentes reglas de operación.
II. Antecedentes
En el Presupuesto de Egresos de la Federación para los ejercicios fiscales de
2006 y 2007, se asignaron recursos para el Fondo Metropolitano del Valle
de México. En 2007, adicionalmente, se canalizaron recursos a las zonas
metropolitanas de las ciudades de Guadalajara y Monterrey.
144 Evaluación de los Fondos Metropolitano y Regional del Gobierno Federal Mexicano
En el Anexo 11 y 12 del Decreto de Presupuesto de Egresos de la Federación
para los Ejercicios Fiscales 2008, 2009 y 2010 el Fondo Metropolitano
contempló recursos para 7, 16 y 32 zonas metropolitanas, respectivamente. El
artículo 44 del Decreto del Presupuesto de Egresos de la Federación para el
Ejercicio Fiscal 2011 establece que el Fondo Metropolitano contempla apoyar
46 zonas metropolitanas.
III. Objeto del Fondo Metropolitano y objetivo de las reglas de
operación
§ Las presentes reglas definen los criterios que deben atender las autoridades
de los tres órdenes de gobierno para la aplicación, erogación, seguimiento,
evaluación, rendición de cuentas y transparencia de los recursos del Fondo
Metropolitano, los cuales tienen el carácter de subsidio federal, con el objeto
de ser destinados al desarrollo y ejecución de estudios, planes, evaluaciones,
programas, proyectos, acciones, obras de infraestructura y su equipamiento,
en el ámbito territorial que conforma la zona metropolitana, cuyos resultados
e impacto impulsen de forma prioritaria los siguientes OBJETIVOS:
a) Avanzar en la coordinación pública inter-institucional, así como interestatal
e inter-municipal en las zonas metropolitanas;
b) Desarrollar una adecuada planeación del desarrollo regional, urbano y
del ordenamiento del territorio planificando las zonas metropolitanas
desde perspectivas integrales, con visión de largo plazo y con la
participación efectiva de la ciudadanía organizada;
c) Avanzar en la consolidación urbana y el aprovechamiento óptimo de las
ventajas competitivas de funcionamiento regional, urbano y económico
del espacio territorial de las zonas metropolitanas por medio de una
estructura física más ordenada, compacta y sustentable en las zonas
metropolitanas y la priorización de la movilidad de las personas a
partir de trasporte masivo y no motorizado (bicicletas, peatonal) que
reduzca la dependencia del automóvil;
d) Coadyuvar a la viabilidad y a mitigar la vulnerabilidad o riesgos por
fenómenos naturales, ambientales y los propiciados por la dinámica
demográfica y económica de las zonas metropolitanas, reduciendo los
riesgos que provocan los fenómenos naturales y antropogénicos en las
metrópolis;
e) Impulsar la sustentabilidad en las zonas metropolitanas
priorizando el avance en el tratamiento integral del agua, el manejo
Anexo I. Propuesta de Reglas de Operación del Fondo Metropolitano 145
sustentable, integral y de nivel metropolitano de los desechos
sólidos, particularmente los peligrosos e industriales y la limpieza
y aprovechamiento sustentable de las cuencas atmosféricas e
hidráulicas, desde perspectivas metropolitanas; y
f) Impulsar la competitividad económica y las capacidades productivas de
las zonas metropolitanas por medio del desarrollo de infraestructura
productiva de nivel metropolitano.
IV. Lineamientos Generales
IV.1 Cobertura:
§ Las 46 zonas metropolitanas incluidas en el Decreto de Presupuesto de
Egresos de la Federación para el ejercicio fiscal correspondiente y que se
listan en el Anexo 5.
IV.2. Ámbito de atención o población objetivo:
§ Las entidades federativas, los municipios y las demarcaciones territoriales
del Distrito Federal que formen parte de las zonas metropolitanas
indicadas en el numeral anterior, conforme a la delimitación que emita el
grupo interinstitucional integrado por la Secretaría de Desarrollo Social,
el Consejo Nacional de Población y el Instituto Nacional de Estadística,
Geografía e Informática. En el caso de que las entidades federativas hayan
publicado alguna delimitación de la respectiva zona metropolitana y se
registren diferencias con la emitida por el grupo interinstitucional previsto
en el párrafo anterior, se podrán acordar las adecuaciones que se requieran
para dicha delimitación.
V. Política de distribución de los recursos
V.1. Prioridades de apoyo:
§ Las propuestas de apoyo con recursos del Fondo Metropolitano para
realizar estudios, planes, evaluaciones, programas, proyectos, acciones,
obras de infraestructura y su equipamiento, se orientarán prioritariamente
a alcanzar los objetivos definidos en el numeral 1 de las presentes reglas.
V.2. Tipos de Apoyo:
§ Los recursos del Fondo Metropolitano se destinarán prioritariamente a
estudios, planes, evaluaciones, programas, proyectos, acciones, obras de
146 Evaluación de los Fondos Metropolitano y Regional del Gobierno Federal Mexicano
infraestructura y su equipamiento, en cualquiera de sus componentes, ya
sean nuevos, en proceso, o para completar el financiamiento de aquellos
que no hubiesen contado con los recursos necesarios para su ejecución,
los cuales demuestren ser viables y sustentables y se orienten a atender
los objetivos del Fondo definidos en el numeral 1 de estas reglas. Dichos
recursos podrán erogarse para:
a) El establecimiento y mantenimiento de instituciones públicas
descentralizadas en las zonas metropolitanas, para la planeación,
gestión, generación de información, evaluación y coordinación
metropolitana, con visión integral, de largo plazo y con participación
ciudadana organizada y efectiva;
b) La realización del Plan o Programa de Desarrollo Metropolitano de
mediano y largo plazo, así como para que a partir de 2012 todos los
proyectos que se realicen con los fondos cuenten con registro de la
Unidad de Inversiones de la Secretaría de Hacienda y Crédito Público;
c) La elaboración y actualización de todo tipo de planes y programas
relacionados con el desarrollo urbano en el ámbito territorial
metropolitano y regional, para el ordenamiento de los asentamientos
humanos en el territorio y para el cuidado del ambiente; la elaboración
de proyectos ejecutivos, evaluaciones (incluye las de costo-beneficio,
las de gestión de riesgo), estudios de impacto y técnicos para atender y
resolver problemas urbanos estructurales y prioritarios que coadyuven
al adecuado funcionamiento urbano y mejoren la calidad de vida de los
habitantes de la zona metropolitana;
d) La realización de acciones de apoyo al control, fiscalización y auditoría
externa de la aplicación, destino, ejercicio, resultados alcanzados e
impactos sobre los objetivos del Fondo Metropolitano;
e) Erogaciones para la construcción, reconstrucción, rehabilitación,
ampliación, conclusión, mantenimiento, conservación, mejoramiento
y modernización de infraestructura, además de la adquisición de
los bienes necesarios para el equipamiento de las obras generadas o
adquiridas;
f) Erogaciones para adquirir o convenir suelo en la zona metropolitana
orientado a reservas territoriales y derechos de vía para
infraestructuras y equipamientos de nivel metropolitano; ofrecer suelo
servido y bien localizado de forma prioritaria para la población de los
dos primeros deciles de ingreso y para espacios públicos; incentivar
Anexo I. Propuesta de Reglas de Operación del Fondo Metropolitano 147
y favorecer la consolidación urbana, desalentando los procesos
extensivos y dispersos de ocupación del territorio;
g) Acciones y obras prioritarias para el mejoramiento y cuidado del
ambiente en el ámbito territorial metropolitano y regional; y
h) Estudios, acciones y obras de infraestructura y su equipamiento, para
la prevención o el apoyo a la emergencia o a la rehabilitación y mejora,
que correspondan a situaciones vinculadas o que sean consecuencia de
fenómenos antropogénicos y/o naturales.
V.3. Condiciones de apoyo:
§ Las propuestas a las que se destinen los recursos federales del Fondo
Metropolitano, deberán estar relacionados directamente o ser resultado de
la planeación del desarrollo regional y urbano, así como de los programas
de ordenamiento de los asentamientos humanos en el territorio, por lo que
deberán guardar congruencia con el Plan Nacional de Desarrollo 2007-
2012 y con los programas en materia de desarrollo regional y urbano que
se deriven del mismo, además de estar alineados con los planes estatales
y municipales de desarrollo urbano y de los municipios comprendidos en la
respectiva zona metropolitana. Específicamente, dichas propuestas deberán:
a) Surgir y guardar congruencia con el Plan o Programa de Desarrollo
Metropolitano y los demás instrumentos de planeación federales,
estatales o municipales aplicables.
b) Las inversiones y obras que se realicen deberán estar contempladas
en el o los instrumentos de planeación vigentes de la respectiva zona
metropolitana.
c) Sujetarse a criterios claros de análisis costo y beneficio, fundamentados
en el o los instrumentos de planeación, vigentes, así como a la
evaluación de impacto metropolitano, económico, social, urbano y
ambiental en la respectiva zona metropolitana, de acuerdo con las
presentes reglas y las disposiciones aplicables.
VI. Ejercicio y administración de los recursos
§ Los recursos del Fondo Metropolitano son subsidios federales, por lo que su
aplicación y control, están sujetos a las disposiciones establecidas en la Ley
Federal de Presupuesto y Responsabilidad Hacendaria, su Reglamento, y
las demás aplicables.
148 Evaluación de los Fondos Metropolitano y Regional del Gobierno Federal Mexicano
§ Los recursos que no se encuentren erogados o vinculados a compromisos
y obligaciones formales de pago, a más tardar el último día hábil del
mes de diciembre del ejercicio fiscal respectivo, se deberán reintegrar
a la Tesorería de la Federación, en los términos de las disposiciones
aplicables.
§ Las obligaciones y compromisos formales de pago, se establecerán mediante:
a) La aprobación del Comité Técnico del fideicomiso para asignar
recursos a las propuestas aprobadas por el Consejo para el Desarrollo
Metropolitano según los objetivos y ámbitos mencionados en los
numerales 1 y 5 de las presentes reglas;
b) La licitación o equivalente, para la realización de las propuestas
aprobadas por el Consejo para el Desarrollo Metropolitano de
acuerdo con los objetivos mencionados en el numeral 1 de las
presentes reglas;
c) La selección o contratación de proveedores, contratistas o consultores,
para realizar las propuestas aprobadas por el Consejo para el
Desarrollo Metropolitano de acuerdo con los objetivos mencionados en
el numeral 1 de las presentes reglas; o
d) La elaboración y suscripción de documentos que justifiquen y
comprueben la asignación y aplicación de los recursos federales del
Fondo Metropolitano a propuestas aprobadas por el Consejo para el
Desarrollo Metropolitano de acuerdo con los objetivos mencionados en
el numeral 1 de las presentes reglas.
VII. Criterios de selección de propuestas para la asignación de
recursos del Fondo Metropolitano:
VII.1. Del fideicomiso de administración e inversión
§ Los recursos federales del Fondo Metropolitano que se transfieran a los
gobiernos de las entidades federativas en las que se delimitan o donde están
ubicadas las zonas metropolitanas, se deberán administrar a través de
fondos concursables en fideicomisos de administración e inversión, con el
objeto de que se canalicen de acuerdo con el mérito de los estudios, planes,
evaluaciones, programas, proyectos, acciones, obras de infraestructura y
su equipamiento, evaluados y aprobados en los términos de las presentes
reglas y demás disposiciones aplicables.
Anexo I. Propuesta de Reglas de Operación del Fondo Metropolitano 149
§ Dichos fideicomisos deberán establecer una cuenta bancaria productiva
específica para la identificación de los recursos federales transferidos y de los
rendimientos financieros que se generen, para efectos de su control y fiscalización.
Para que proceda la entrega de los recursos presupuestarios federales, las
entidades federativas deberán constituir el fideicomiso correspondiente a cada
zona metropolitana, tomando como fiduciario, de preferencia, a la banca de
desarrollo, en los términos de las disposiciones aplicables.
§ Al objeto y fines del fideicomiso previsto en las presentes reglas, las
entidades federativas, los municipios y las demarcaciones territoriales
del Distrito Federal, que se encuentren delimitadas en alguna zona
metropolitana que esté considerada en el Fondo Metropolitano, o cualquier
otra instancia pública o privada, podrán destinar recursos de otras fuentes
de financiamiento distintas a este Fondo previsto en el Presupuesto de
Egresos de la Federación, que permitan incrementar el patrimonio del
fideicomiso. En tales casos, se deberá establecer en el fideicomiso cuentas
específicas para la identificación, registro, control, rendición de cuentas
y transparencia de cada recurso, de acuerdo con su origen, naturaleza,
aplicación, destino y resultados alcanzados.
§ Para efectos de constituir el fideicomiso, la Secretaría de Hacienda o
equivalente en la entidad federativa en la que se ubica la zona metropolitana
correspondiente, podrá considerar, en lo conducente, el modelo de contrato
de fideicomiso que pone a disposición la SHCP a través de su portal de
Internet. Las solicitudes de recursos con cargo al patrimonio del respectivo
fideicomiso que se presenten a la consideración del Comité Técnico del
fideicomiso, por conducto del Secretario Técnico, para recibir recursos del
Fondo Metropolitano, deberán reunir los requisitos establecidos, los cuales
se deberán resumir en una nota técnica, en la que se presentará toda la
información y/o documentación que justifique la postulación en forma técnica,
social, económica y ambiental, y se anexará el análisis costo-beneficio y las
evaluaciones que corresponda, de conformidad con el tipo de propuesta y con
el monto de recursos solicitados.
§ El índice del contenido de la nota técnica mencionada en el párrafo anterior,
se encuentra en el Anexo 1 de las presentes reglas.
VII.2. De los documentos de análisis costo-beneficio:
§ Los siguientes tipos de análisis costo-beneficio se deberán aplicar a las
propuestas, según corresponda:
a) Análisis costo-beneficio;
150 Evaluación de los Fondos Metropolitano y Regional del Gobierno Federal Mexicano
b) Análisis costo-beneficio simplificado;
c) Análisis costo-eficiencia; o
d) Justificación económica.
Las Entidades federativas, los municipios, las demarcaciones territoriales
del Distrito Federal, o cualquier otra instancia, para la elaboración de los
documentos que comprende el análisis de costo-beneficio o la evaluación de las
propuestas elegibles para ser apoyados con recursos del Fondo Metropolitano,
se deberán sujetar a lo dispuesto en las presentes reglas y se podrán considerar,
en lo conducente, los lineamientos publicados en el portal de Internet de la
SHCP.
§ Para la elaboración de los análisis costo-beneficio, se deberá atender la
siguiente clasificación de los tipos de programas y proyectos de inversión,
orientados a alcanzar los objetivos del Fondo Metropolitano definidos en el
numeral 1 de estas reglas:
a) Programas de inversión:
a.1) Programas de adquisiciones;
a.2) Programas de mantenimiento;
a.3) Estudios de preinversión; y
a.4) Otros programas de inversión.
b) Proyectos de inversión:
b.1) Proyectos de infraestructura urbana;
b.2) Proyectos de infraestructura económica;
b.3) Proyectos de infraestructura social;
b.4) Proyectos de infraestructura gubernamental;
b.5) Proyectos de inmuebles; y
b.6) Otros proyectos de inversión.
Anexo I. Propuesta de Reglas de Operación del Fondo Metropolitano 151
§ Para la determinación del tipo de análisis costo-beneficio que corresponde
a cada propuesta apoyada, se deberá precisar si los recursos del Fondo
Metropolitano se destinarán a financiar totalmente el proyecto respectivo,
o sólo corresponden a algún componente del mismo y serán los siguientes:
a) Análisis costo-beneficio:
a.1) Proyectos de inversión con monto total de inversión mayor a 150
millones de pesos.
b) Análisis costo-beneficio simplificado:
b.1) Proyectos de inversión cuyo monto total de inversión sea mayor a
20 millones de pesos y de hasta 150 millones de pesos;
b.2) Programas de adquisiciones cuyo monto total de inversión sea
mayor a 50 millones de pesos; y
b.3) Programas de inversión cuyo monto total de inversión sea mayor
a 20 millones de pesos.
c) Análisis costo-eficiencia:
c.1) Programas y proyectos de inversión en los que los beneficios no
sean cuantificables, con base en una justificación motivada y
fundamentada;
c.2) Programas y proyectos de inversión en los cuales los beneficios
sean de difícil cuantificación o no generen un ingreso o un
ahorro monetario y se carezca de información para hacer una
evaluación adecuada de los beneficios no monetarios;
c.3) Programas de inversión en infraestructura social y gubernamental,
cuyo monto total de inversión sea mayor a 20 millones de pesos
y hasta de 150 millones de pesos;
c.4) Los programas de mantenimiento cuyo monto total de inversión
sea mayor a 150 millones de pesos;
c.5) En el documento del análisis costo-eficiencia se deberá considerar
la evaluación de, al menos, una segunda opción de programa o
proyecto, a fin de que se demuestre o acredite que la alternativa
seleccionada es la más conveniente en términos de costos.
152 Evaluación de los Fondos Metropolitano y Regional del Gobierno Federal Mexicano
Se deberán comparar las opciones con base en el cálculo del
Costo Anual Equivalente (CAE), de acuerdo con la referencia
metodológica indicada en el numeral 15 de las presentes reglas;
c.6) Cuando el monto total de inversión sea de hasta 150 millones
de pesos, el análisis se deberá realizar a nivel de perfil, en los
términos de la referencia metodológica indicada en el numeral
15 de las presentes reglas, es decir, que en la evaluación se
utilizará la información disponible con la que cuenta la entidad
federativa, incluyendo la experiencia alcanzada en otros proyectos
similares realizados. Para tales efectos, se podrá utilizar la
información contenida en revistas especializadas, libros con
reconocimiento en la materia, artículos, estudios similares,
estadísticas e información histórica, así como la obtenida en otras
experiencias similares de otros países. En este tipo de evaluación,
la información a utilizar, para efectos de la cuantificación y
valoración de los costos y beneficios, es necesario llevar a cabo el
cálculo de indicadores de rentabilidad;
c.7) Cuando el monto total de inversión del programa o proyecto sea
mayor a 150 millones de pesos, el análisis costo-eficiencia se
deberá realizar a nivel de prefactibilidad. En este último caso,
la evaluación deberá incluir los elementos a nivel de perfil
mencionados en el inciso anterior y considerar información
de estudios técnicos, cotizaciones y encuestas elaboradas
especialmente para llevar a cabo la evaluación de dicho
programa o proyecto. La información utilizada para este tipo de
evaluación, debe ser más detallada y precisa, especialmente en
lo que se refiere a la cuantificación y valoración de los costos y
beneficios; y
c.8) Cuando se considere que los beneficios no son cuantificables o de
difícil medición, se deberá explicar y justificar esta circunstancia
en el documento de costo-eficiencia.
d) Justificación económica:
d.1) Considera una explicación del problema a resolver o de la necesidad
que se pretende atender con las propuestas sometidas al Fondo
Metropolitano y una explicación que indique las razones por las
que la alternativa elegida es la más conveniente, en términos
de su contribución al desarrollo de la zona metropolitana que
corresponda;
Anexo I. Propuesta de Reglas de Operación del Fondo Metropolitano 153
d.1.1) Programas y proyectos de inversión cuyo monto total de
inversión sea de hasta 20 millones de pesos;
d.1.2.) Programas de adquisiciones que impliquen una erogación
de hasta 50 millones de pesos;
d.1.3.) Los programas de mantenimiento menores a 150 millones
de pesos; y
d.1.4) Los estudios de preinversión, independientemente de su
monto total de inversión.
d.2) El contenido del documento de justificación económica, como
mínimo, deberá incluir los siguientes apartados:
d.2.1) Tipo de propuesta y la localización geográfica donde se
realizará y, en su caso, su zona de influencia;
d.2.2) Monto total de inversión; calendario de inversión;
componentes o principales rubros;
d.2.3) Fuente de recursos;
d.2.4) La situación actual donde se identifique el problema que
requiere ser solucionado con la propuesta de inversión;
d.2.5) Otras posibles alternativas de solución, su descripción,
ventajas y desventajas;
d.2.6) Dentro de las alternativas señaladas, las razones por
las que se eligió la solución más viable técnica, social y
económicamente;
d.2.7) Componentes, indicar el número, tipo y principales
características de los activos que resultarían de la
realización del proyecto; y
d.2.8) En el caso de los estudios de preinversión, el documento
debe contener la información señalada en los incisos del
d.2.1.) al d.2.4), junto con la vigencia del estudio y una
descripción de los estudios a realizar, así como cualquier
otra información que se requiera.
154 Evaluación de los Fondos Metropolitano y Regional del Gobierno Federal Mexicano
§ En su caso, para gastos indirectos, se podrá asignar hasta un dos por ciento
del costo programado de la propuesta aprobada, para cubrir erogaciones
por concepto de supervisión y control, por lo que deberán formar parte
del total de los recursos asignados. Adicionalmente, para apoyar las
acciones de evaluación, control y fiscalización de las propuestas realizadas
con el Fondo Metropolitano, se podrán destinar recursos a la Secretaría
de Contraloría o su equivalente en las entidades federativas, al Órgano
Técnico de Fiscalización del Congreso Local, a la realización de auditorías
externas y a la evaluación de los resultados e impacto.
§ En ningún caso, los recursos del Fondo Metropolitano que se entreguen a las
entidades federativas, se podrán destinar a gasto corriente y de operación,
salvo que se trate de los gastos mencionados en el numeral anterior y de
las erogaciones corrientes que son inherentes al Secretariado Técnico, a la
administración del Fondo, a las evaluaciones que establecen estas reglas o
la legislación aplicable y las requeridas para la ejecución de las propuestas
apoyadas, en los términos de las disposiciones aplicables.
VIII. Lineamientos Específicos
VIII.1. Coordinación institucional:
A) Del Consejo para el Desarrollo Metropolitano
§ Las entidades federativas, los municipios y, en su caso, las demarcaciones
territoriales del Distrito Federal, en las que se delimita cada zona metropolitana
que reciba recursos del Fondo Metropolitano, constituirán un Consejo para
el Desarrollo Metropolitano o su equivalente, conforme a las disposiciones
federales y locales aplicables y lo establecido en las presentes reglas.
§ El Consejo será una instancia de interés público y beneficio social, que
asignará los recursos del Fondo Metropolitano exclusivamente a programas,
obras y proyectos basados en el Plan o Programa de Desarrollo de la Zona
Metropolitana, apoyará la planeación integral y de largo plazo de la zona
metropolitana correspondiente; promoverá y gestionará el desarrollo de
la metrópoli y de su región, y contribuirá a una adecuada coordinación
inter-institucional, inter-municipal e inter-estatal, para el desarrollo
y ejecución de las propuestas apoyadas por el Fondo Metropolitano en el
ámbito territorial que conforma la zona metropolitana, dirigidas a atender
los objetivos del Fondo Metropolitano y a resolver de manera oportuna,
eficaz, eficiente y estratégica, los aspectos prioritarios para el desarrollo
de las zonas metropolitanas, a través de los gobiernos locales competentes
a los que se destinarán los recursos del Fondo Metropolitano.
Anexo I. Propuesta de Reglas de Operación del Fondo Metropolitano 155
§ En el caso de que ya exista alguna instancia similar o equivalente para
atender el objeto y las funciones que se prevén en las presentes reglas para el
Consejo para el Desarrollo Metropolitano, las entidades federativas podrán
determinar las adecuaciones que consideren pertinentes y necesarias, a fin
de que se cumpla con el propósito expuesto en estas reglas, los objetivos del
Fondo y se coadyuve a la eficiencia y eficacia en la aplicación de los recursos
del Fondo Metropolitano.
§ El Consejo para el Desarrollo Metropolitano será un órgano colegiado
y participativo y le corresponderá en los términos de las disposiciones
federales y locales aplicables:
a) Definir los objetivos, prioridades, políticas y estrategias para el
desarrollo de cada zona metropolitana;
b) Tomar las decisiones sobre las propuestas que recibirán los recursos
del Fondo Metropolitano;
c) Determinar los criterios para la alineación de las propuestas que se
postulen al Fondo Metropolitano y verificar que dichas propuestas
cumplan con las presentes reglas; estén alineadas con los objetivos
del Fondo, con el Plan o Programa de Desarrollo Metropolitano y
con otros planes y programas federales, estatales y municipales
aplicables y en su caso, de las demarcaciones territoriales del Distrito
Federal y se encuentren claramente delimitadas y localizadas dentro
del perímetro de la zona metropolitana respectiva de acuerdo con su
plan o programa vigente y, en su caso, emitir las recomendaciones al
respecto;
d) También revisará y aprobará, en su caso, aquellas propuestas
que no impacten directamente en el espacio territorial de la zona
metropolitana, pero que, con base en las evaluaciones costo-beneficio,
impacto económico, social o ambiental, y de conformidad con el
Plan o Programa de Desarrollo Metropolitano, o con otros planes o
programas regionales, urbanos y para el ordenamiento del territorio
aplicables, se acredite su pertinencia y contribución al desarrollo de la
zona metropolitana correspondiente;
e) Establecer los criterios para asignar prioridad y prelación a las
propuestas que se presentarán para recibir apoyo del Fondo
Metropolitano y para determinar el impacto metropolitano que
deberán acreditar;
156 Evaluación de los Fondos Metropolitano y Regional del Gobierno Federal Mexicano
f) Aprobar las propuestas que sean sometidas para ser apoyadas por
el Fondo Metropolitano, verificando previamente que cumplan
con lo establecido en el Plan o Programa de Desarrollo de la zona
metropolitana respectiva y con otros instrumentos de planeación
federales, estatales y /o municipales aplicables;
g) Dar seguimiento al ejercicio y ejecución de las propuestas apoyadas
por el Fondo Metropolitano;
h) Formular las evaluaciones que estas reglas y la legislación aplicable
establezcan;
i) Fomentar y gestionar otras fuentes de financiamiento, adicionales a
los recursos del Fondo Metropolitano previstos en el Presupuesto de
Egresos de la Federación, para fortalecer el patrimonio del fideicomiso
e impulsar el desarrollo de la zona metropolitana; y
j) Proponer auditorías y evaluaciones externas a los planes,
estudios, evaluaciones, acciones, programas, proyectos y obras de
infraestructura y su equipamiento que se seleccionen y recomendar
las correcciones que considere pertinentes o ejercitar acciones de
denuncia cuando sea evidente que se han transgredido las presentes
reglas o la legislación aplicable a las propuestas apoyadas con recursos
del Fondo Metropolitano.
§ En la realización de las funciones asignadas al Consejo y en el cumplimiento
de su objeto, se cuidará que contribuya al eficaz y eficiente funcionamiento
del fideicomiso previsto en las presentes reglas de operación.
§ Las instancias que postulen propuestas para ser apoyadas con recursos
del Fondo Metropolitano deberán tomar en cuenta las observaciones y
recomendaciones que emita el Consejo.
§ Los acuerdos del Consejo, se deberán hacer del conocimiento del
Ejecutivo Federal por conducto de la Subsecretaría de Desarrollo
Urbano y Ordenación del Territorio de la SEDESOL; por otra parte,
remitirán, trimestralmente y desglosada, a la Comisión de Desarrollo
Metropolitano de la Cámara de Diputados la información en la que se
autoriza la asignación de recursos del Fondo Metropolitano, misma que
estará disponible en el portal de Internet de las entidades federativas
que conforman cada zona metropolitana, debiendo ésta actualizarla con
la misma periodicidad.
Anexo I. Propuesta de Reglas de Operación del Fondo Metropolitano 157
§ El Consejo para el Desarrollo Metropolitano podrá postular y aprobar por sí
mismo, estudios, planes, evaluaciones y auditorías externas (incluyendo las
de tipo social); así como, proyectos, programas y obras de infraestructura
y su equipamiento, siempre que se cumpla con las presentes reglas y las
demás disposiciones aplicables.
§ El funcionamiento del Consejo para el Desarrollo Metropolitano de cada
zona metropolitana, se podrá definir en un reglamento específico que
elaborarán y emitirán las entidades federativas, de conformidad con las
disposiciones aplicables y estas reglas.
§ Para el cumplimiento de su objeto y la adecuada realización de sus
funciones, el Consejo para el Desarrollo Metropolitano contará con un
Secretariado Técnico con voz pero sin voto.
§ Para la integración del Consejo para el Desarrollo Metropolitano se
considerarán los siguientes participantes con voz y voto:
a) El Gobierno Federal, representado por la SEDESOL a través de la
Subsecretaría de Desarrollo Urbano y Ordenación del Territorio y
por la SEMARNAT a través de la o las subsecretarías competentes.2
Los representantes deberán tener como mínimo el nivel de Director
General o equivalente, y serán designados por el titular de la
dependencia correspondiente.
b) El Gobierno Estatal, a través de servidores públicos que sean
responsables de funciones que se relacionen directamente con el
desarrollo metropolitano y la planeación, administración y evaluación
de los recursos del Fondo Metropolitano, entre otras funciones que
pudiera considerar cada entidad federativa, según las condiciones
específicas de la zona metropolitana correspondiente. Deberán
tener como mínimo el nivel de Subsecretario o equivalentes y serán
designados por el Titular del Poder Ejecutivo del Estado, con excepción
del suplente del Gobernador en su carácter de presidente del Consejo,
que deberá tener el nivel de Secretario.
c) Los Gobiernos Municipales de la zona metropolitana correspondiente,
a través del Presidente Municipal o su representante que, deberá ser
2
La presencia de representantes del Gobierno Federal permitirá garantizar que
los objetivos y prioridades de desarrollo para las zonas metropolitanas del país
sean atendidos por el Consejo para el Desarrollo Metropolitano.
158 Evaluación de los Fondos Metropolitano y Regional del Gobierno Federal Mexicano
el o los responsables del desarrollo urbano y/o metropolitano y serán
designados por el Presidente Municipal.3
d) La sociedad civil organizada, representada por ciudadanos con
conocimiento y experiencia en materia de desarrollo metropolitano
y que gocen de prestigio y reconocimiento público. Para contar con
representantes de la sociedad conocedores y con experiencia en las
materias que atenderá el Consejo, es deseable que sean seleccionados
por concurso público que permita evaluar los méritos y conocimientos
de los aspirantes. Para emitir convocatoria y bases de concurso, el
Consejo podrá basarse en las existentes en el Sistema de Servicio Civil
de Carrera u otras que permitan cumplir el propósito establecido en
las presentes reglas o bien elaborar las propias.4
Los representantes
de la sociedad civil serán designados por periodos de 4 años renovables
una sola vez por votación de 50% más uno de los miembros con voto del
Consejo para el Desarrollo Metropolitano. En el caso de renovación,
los representantes de la sociedad civil sujetos a ella, se excusarán de
participar en dicho proceso.
e) Es deseable que exista paridad en el número de miembros que
representan al gobierno estatal, a los gobiernos de los municipios que
forman parte de la zona metropolitana y a la sociedad civil. En las
zonas metropolitanas inter-estatales, dicha paridad podrá asumirse
para cada entidad que conforma la zona metropolitana respectiva, con
excepción de la Zona Metropolitana del Valle de México que definirá
internamente su composición tomando en consideración las presentes
reglas.
§ El número de miembros del Consejo para el Desarrollo Metropolitano será
determinado en cada caso, pudiéndose considerar para dicho efecto los
siguientes elementos:
3
Una zona metropolitana es principalmente una aglomeración urbana compartida
por un conjunto de municipios que tienen la responsabilidad principal de planearla
y dotarla de servicios públicos, entre otras funciones, por lo que la presencia y
participación en el Consejo de todos o una parte importante de los presidentes
municipales de la zona metropolitana respectiva resulta fundamental.
4
Es necesario considerar que la participación de la sociedad organizada representa
la posibilidad de aportar conocimiento, talento, experiencia e incluso recursos,
para el desarrollo metropolitano y ofrece una posibilidad de continuidad de planes,
programas y políticas metropolitanas más allá de las administraciones públicas.
Anexo I. Propuesta de Reglas de Operación del Fondo Metropolitano 159
a) El número mínimo de miembros podría ser 8 y el máximo 29 para
zonas metropolitanas que se integren con 2 o hasta 9 municipios
centrales de acuerdo con el criterio de cálculo que aparece en la
nota al pie de página número 4.5
Para las zonas metropolitanas con
más de 9 municipios centrales, con excepción del Valle de México, el
gobierno estatal, en acuerdo con los municipales definirá el número
de miembros del Consejo, de acuerdo con el criterio que aparece en
la nota al pie de página número 4. El Consejo para el Desarrollo
Metropolitano podrá incrementar el número de miembros más allá del
máximo de 29 considerando lo establecido en las presentes reglas.
§ Adicionalmente, en el Consejo para el Desarrollo Metropolitano podrán
participar, previo acuerdo de 50% más uno de los miembros obligatorios;
todas las instancias del ámbito público, social y privado que se relacionen
con la materia del objeto y funciones del Consejo, tales como la Comisión
de Desarrollo Metropolitano de la Cámara de Diputados, las comisiones
competentes del Congreso local respectivo, institutos locales de planeación
o equivalentes, las organizaciones no gubernamentales, las asociaciones
o colegios de académicos, científicos, profesionistas, empresarios o
ciudadanos, cuyos conocimientos y experiencia contribuyan a la eficaz y
eficiente atención de los asuntos que se relacionen con el mismo.
§ Las designaciones de los representantes en el Consejo para el Desarrollo
Metropolitano, deberán constar por escrito y serán de carácter honorífico,
por lo cual ninguno de ellos tendrá derecho a retribución alguna por las
actividades que desempeñen en el Consejo.
5
De acuerdo al documento “Delimitación de las Zonas Metropolitanas de México,
2005” emitido por SEDESOL, CONAPO e INEGI y actualizado a 2008, 51 de las 56
zonas metropolitanas reconocidas por el Gobierno federal (91%) están integradas por
9 municipios centrales o menos. Tomando el anterior como dato base y considerando
deseable la paridad en número de miembros del Gobierno Estatal, de los Gobiernos
Municipales y de la sociedad civil, el número máximo de miembros del Consejo
para el Desarrollo Metropolitano sería de 29 (9 representantes municipales, 9
representantes estatales, 9 representantes de la sociedad y 2 representantes del
Gobierno federal) y el mínimo de 8 (2 representantes municipales, 2 representantes
del Gobierno estatal, 2 representantes de la sociedad y 2 representantes del Gobierno
Federal). Para las zonas metropolitanas con más de 9 municipios centrales, con
excepción del Valle de México, el gobierno estatal, en acuerdo con los municipales
definirá el número de miembros del Consejo, para lo cual se sugieren los siguientes
criterios de cálculo considerados para el número máximo de miembros del Consejo
(29): el municipio principal será miembro permanente al igual que los 4 municipios
centrales con mayor población (sin incluir al principal); del resto de municipios
centrales, entre ellos designarán a 4 siguiendo el procedimiento que ellos mismos
determinen y considerando deseable que sea anualmente rotativa su representación.
160 Evaluación de los Fondos Metropolitano y Regional del Gobierno Federal Mexicano
§ El Secretario Técnico será designado por el Consejo para el Desarrollo
Metropolitano, considerando su conocimiento y experiencia con
las materias que atiende el Consejo, para lo cual es deseable que
dicha designación se dé por concurso público siguiendo los criterios
propuestos en estas reglas para la designación de representantes de la
sociedad civil al Consejo. La función de Secretario Técnico y del equipo
de trabajo que lo apoye, serán remuneradas. El Secretario Técnico
será designado para un periodo de 4 años renovable una sola vez por
votación de 50% más uno de los miembros con voto del Consejo para el
Desarrollo Metropolitano.
§ El Consejo para el Desarrollo Metropolitano será presidido por el
gobernador o gobernadores. En el caso de zonas metropolitanas en
territorio de dos o más entidades federativas la presidencia será rotativa
y con duración de por lo menos un año. En caso de ausencia, el Titular
del Poder Ejecutivo designará a su representante quien tendrá el nivel de
Secretario. Se considerará legalmente reunido cuando en las sesiones estén
presentes la mayoría de sus miembros con voto, siempre y cuando entre
ellos se encuentre su Presidente o quien lo supla.
§ Las decisiones del Consejo para el Desarrollo Metropolitano se tomarán
por mayoría de votos y todos sus miembros tendrán la obligación de
pronunciarse en las votaciones. En caso de empate en la toma de decisiones,
el Presidente del Consejo tendrá voto de calidad.
§ Para se eficaz funcionamiento, el Consejo para el Desarrollo Metropolitano
conformará una Comisión Técnica de Evaluación de Proyectos.
Adicionalmente, el Consejo podrá integrar otras comisiones de acuerdo al
reglamento que el propio Consejo expida.
§ La Comisión Técnica de Evaluación de Proyectos tendrá las siguientes
responsabilidades:
a) Apoyar al Consejo para el Desarrollo Metropolitano y al Comité Técnico
del fideicomiso, a través del Secretario Técnico, en el análisis de las
evaluaciones de impacto metropolitano, regional, económico, social y
ambiental, así como en los análisis costo-beneficio de las solicitudes
susceptibles de ser apoyadas con recursos del Fondo Metropolitano,
a fin de emitir las recomendaciones para su eventual autorización
por parte del Consejo y para la autorización de los recursos por
parte del Comité Técnico del fideicomiso y emitir las observaciones
que considere en los términos de las presentes reglas y las demás
disposiciones aplicables.
Anexo I. Propuesta de Reglas de Operación del Fondo Metropolitano 161
b) Dar seguimiento al avance financiero y físico de las propuestas
apoyadas con recursos del Fondo Metropolitano y coadyuvar a la
evaluación de sus resultados en los términos de las presentes reglas y
las disposiciones aplicables.
§ En las sesiones de la Comisión Técnica de Evaluación de Proyectos,
participarán los municipios y, en su caso, las demarcaciones territoriales
del Distrito Federal, cuando las propuestas que estén a consideración del
Consejo, estén vinculados con su competencia y su jurisdicción, los cuales
participarán con voz, pero sin voto.
§ La Comisión Técnica de Evaluación de Proyectos, podrá invitar a sus sesiones
a las personas físicas o morales que se relacionen con la materia del Consejo,
cuyos conocimientos y experiencia contribuyan al desahogo de los asuntos
que se relacionen con el mismo, quienes intervendrán con voz, pero sin voto.
§ En la sesión de la Comisión Técnica de Evaluación de Proyectos en que esté
programado el análisis de determinadas solicitudes de recursos del Fondo
Metropolitano, participarán representantes de las instancias que postulan
las propuestas, con el objeto de exponer la nota técnica, los resultados del
análisis costo-beneficio y de impacto ambiental y metropolitano, así como
para dar respuesta a aclaraciones o información adicional y complementaria
que sustente mejor la evaluación y el dictamen.
§ Los acuerdos que la Comisión Técnica de Evaluación de Proyectos adopte,
tendrán el carácter de propuestas y recomendaciones al Consejo para el
Desarrollo Metropolitano, el que tomará las decisiones que le correspondan
de acuerdo con las presentes reglas.
§ Las decisiones que tome el Consejo serán trasmitidas a través del
Secretario Técnico, al Comité Técnico del fideicomiso, a quien únicamente
le corresponderá tomar las decisiones y acuerdos respecto de la autorización
de los recursos del Fondo Metropolitano.
§ La Comisión Técnica de Evaluación de Proyectos será coordinada por
quien el Consejo determine por el voto de 50% más uno de sus miembros
con derecho a voto, igualmente ocurrirá con su suplente. Se considerará
legalmente reunida la Comisión cuando en las sesiones estén presentes
la mayoría de sus miembros con voto, siempre y cuando entre ellos se
encuentre su Coordinador o quien lo supla.
§ Las decisiones de la Comisión Técnica de Evaluación de Proyectos se
tomarán por mayoría de votos y todos sus miembros tendrán la obligación
162 Evaluación de los Fondos Metropolitano y Regional del Gobierno Federal Mexicano
de pronunciarse en las votaciones. En caso de empate en la toma de
decisiones, su Coordinador tendrá voto de calidad.
B) Del Secretario Técnico del Consejo para el Desarrollo
Metropolitano
§ Para cada zona metropolitana, el Consejo para el Desarrollo Metropolitano
nombrará a su Secretario Técnico que será la instancia ejecutiva del
Consejo y lo representará en el Comité Técnico del fideicomiso del que
también formará parte. Tendrá las siguientes funciones y atribuciones:
a) Fungir como instancia para la recepción de las propuestas que se
presenten a consideración del Consejo y revisar que cumplen con los
requisitos establecidos en las presentes reglas para recibir recursos
del Fondo Metropolitano;
b) Corroborar que las propuestas que se postulen, se encuentren
alineados a los objetivos, prioridades, políticas y estrategias del Plan
o Programa de Desarrollo Metropolitano y de los planes y programas
federales, estatales y municipales aplicables, de conformidad con
los criterios que para tal efecto emita el Consejo para el Desarrollo
Metropolitano;
c) Revisar que las propuestas sean congruentes con los criterios de
impacto metropolitano que establezca el Consejo para el Desarrollo
Metropolitano;
d) Publicar los resultados del trabajo realizado en el Consejo para el
Desarrollo Metropolitano, así como informar sobre las observaciones
y recomendaciones que emita la Comisión Técnica de Evaluación
de Proyectos y el Comité Técnico del fideicomiso, a las propuestas
postuladas, de manera ágil y sin más limitaciones ni restricciones
que las relativas a los fines que se establezcan en las disposiciones
aplicables;
e) Presentar ante la Comisión Técnica de Evaluación de Proyectos y ante
el Comité Técnico del fideicomiso, las propuestas que cumplan con los
requisitos establecidos en las presentes reglas, así como informar al
Consejo sobre los acuerdos y resoluciones que se adopten dentro de la
Comisión y del Comité Técnico del fideicomiso;
f) Garantizar que en el Consejo para el Desarrollo Metropolitano se
definan y se mantengan actualizados, anualmente, los criterios para:
Anexo I. Propuesta de Reglas de Operación del Fondo Metropolitano 163
asignar prioridad y prelación a las propuestas que se presenten para
recibir apoyos del Fondo Metropolitano; para la alineación con el Plan o
Programa de Desarrollo Metropolitano y otros de nivel federal, estatal
o municipal aplicables y, para determinar el impacto metropolitano; y
g) Integrar una cartera o banco de proyectos de acuerdo con el Anexo 3
de las presentes reglas, que incluya los presentados al Consejo para
el Desarrollo Metropolitano y los que se requiere realizar de acuerdo
a los propios estudios que realiza el Consejo a través del Secretario
Técnico, que sigan el principio de sustentabilidad y tengan impacto
metropolitano, económico, social y/o ambiental, dentro de un marco
de integralidad y largo plazo. Dicha cartera enfatizará aquellas
propuestas seleccionadas que tengan un mayor impacto metropolitano,
regional, económico, social y sustentabilidad o cuidado ambiental, con
base en la evaluación realizada, de conformidad con las presentes
reglas. Igualmente, incorporará el calendario de ejecución que se
presenta en el Anexo 4 de las presentes reglas, en el que se describa el
avance físico y financiero programado del ejercicio de los recursos del
Fondo Metropolitano.
C) De la integración, funcionamiento y facultades del Comité Técnico
del fideicomiso
§ La entidad federativa en la que se ubica la zona metropolitana
comprendida en el Presupuesto de Egresos de la Federación del ejercicio
fiscal correspondiente, deberá integrar un Comité Técnico en su respectivo
fideicomiso.
§ El Comité Técnico será la instancia facultada para autorizar la entrega
de recursos con cargo al patrimonio del fideicomiso, previa aprobación del
Consejo para el Desarrollo Metropolitano.
§ El Comité Técnico deberá rendir un informe al final de cada año ante el
Consejo para el Desarrollo Metropolitano, sobre las actividades realizadas
con financiamiento del Fondo Metropolitano; dicho informe será de acceso
público sin restricciones y deberá incluir mínimamente los siguientes
rubros:
a) Definición y justificación de las prioridades de utilización de los
recursos respecto al cumplimiento de los objetivos del Fondo señalados
en el numeral 1 de las presentes reglas;
b) Destino de los recursos; y
164 Evaluación de los Fondos Metropolitano y Regional del Gobierno Federal Mexicano
c) Resultados alcanzados en términos de los indicadores utilizados en
la Matriz de Indicadores para Resultados (MIR) correspondiente; e
impactos sobre el desarrollo metropolitano.
§ Las facultades del Comité Técnico del fideicomiso incluirán las siguientes:
a) Autorizar la entrega de recursos con cargo al patrimonio del
fideicomiso, previa autorización del Consejo basada en el análisis y
recomendación favorable de la Comisión Técnica de Evaluación de
Proyectos;
b) Administrar los recursos del Fondo Metropolitano y su fideicomiso
respetando las prioridades y prelación de las propuestas aprobadas por
el Consejo, conforme a las disposiciones federales y locales aplicables;
c) Dar seguimiento al avance financiero y físico de las propuestas
apoyadas con recursos del Fondo Metropolitano y conocer las
evaluaciones de sus resultados; y
d) Cumplir con las presentes reglas y las demás disposiciones aplicables
en materia de transparencia y rendición de cuentas en la aplicación de
los recursos federales del Fondo Metropolitano.
§ Para el adecuado cumplimiento de las facultades definidas en el numeral
anterior, el Comité Técnico se apoyará en el Secretario Técnico del Consejo
quien le aportará la información, los análisis y evaluaciones que el Comité
Técnico requiera.
§ El Comité Técnico del fideicomiso se integrará, como mínimo, por los
mismos representantes del Gobierno Estatal o sus equivalentes, que
forman parte del Consejo para el Desarrollo Metropolitano, todos ellos con
voz y voto, correspondiendo la presidencia al representante de la Secretaría
de Hacienda; se integrará también por el Secretario Técnico del Consejo
para el Desarrollo Metropolitano quien tendrá esta misma función en este
Comité Técnico, participando con voz pero sin voto.
§ En las sesiones del Comité Técnico del fideicomiso participará un
representante de la Secretaría de Contraloría y un representante del
Comité Estatal para la Planeación del Desarrollo (COPLADE) o sus
equivalentes; asimismo, participarán los municipios o, en su caso,
demarcaciones territoriales del Distrito Federal, por invitación del
Comité Técnico, cuando los programas y proyectos que se presenten a la
consideración del Comité Técnico, estén vinculados con su competencia y
jurisdicción, quienes participarán con voz, pero sin voto.
Anexo I. Propuesta de Reglas de Operación del Fondo Metropolitano 165
§ El Comité Técnico del fideicomiso podrá invitar a sus sesiones a las
instituciones públicas federales y locales, así como a las personas
físicas o morales que se relacionen con la materia del fideicomiso, cuyos
conocimientos y experiencia contribuyan al desahogo de los asuntos que
se relacionen con el mismo, quienes intervendrán con voz, pero sin voto.
Dichas sesiones podrán ser del conocimiento de la sociedad, de acuerdo con
la legislación aplicable y las presentes reglas.
§ Los acuerdos de este Comité, se deberán hacer del conocimiento del Ejecutivo
Federal por conducto de la Subsecretaría de Desarrollo Urbano y Ordenación
del Territorio de la SEDESOL y del Poder Legislativo Federal, a través de la
Comisión de Desarrollo Metropolitano de la Cámara de Diputados.
§ El Comité Técnico del fideicomiso contará con el apoyo del Secretario Técnico
del Consejo que también lo será del Comité Técnico para convocar a las
sesiones, levantar las actas de las mismas, dar seguimiento a los acuerdos
que se adopten e informar el avance de su cumplimiento. El Secretario
Técnico tendrá un suplente quien será miembro de su equipo de trabajo, a
efecto de que lo auxilie en sus funciones y lo supla en sus ausencias.
§ Las designaciones de los representantes al Comité Técnico, deberán constar
por escrito y serán de carácter honorífico, por lo que ninguno de ellos
tendrá derecho a retribución alguna por las actividades que desempeñen
en el fideicomiso. Las designaciones del Secretario Técnico y su suplente
deberán constar por escrito.
§ Para el caso de la zona metropolitana en que intervienen dos o más
entidades federativas, el Comité Técnico del fideicomiso lo deberán formar
los representantes definidos en el numeral 52 de las presentes reglas, de
cada una de las entidades federativas que la conforman, y la presidencia
del Comité Técnico podrá ser rotatoria, de preferencia anualmente, o
conjunta, si así lo determinen los miembros del Comité Técnico de cada
zona metropolitana.
§ El Comité Técnico del fideicomiso conocerá y realizará las observaciones
y recomendaciones que considere, al Consejo para el Desarrollo
Metropolitano, sobre la cartera de propuestas que integrará el Secretario
Técnico del Consejo y sobre el calendario de ejecución de las mismas en el
que se describa el avance físico y financiero programado del ejercicio de los
recursos del Fondo Metropolitano.
§ El funcionamiento del Comité Técnico del fideicomiso, se encontrará previsto
en el contrato correspondiente, y se especificará el lugar, la frecuencia y el
166 Evaluación de los Fondos Metropolitano y Regional del Gobierno Federal Mexicano
procedimiento para las sesiones del Comité Técnico, conforme a los fines
del Fondo Metropolitano y a las presentes reglas de operación.
§ El Comité Técnico del fideicomiso se considerará legalmente reunido cuando
en las sesiones estén presentes la mayoría de sus miembros con voto, siempre
y cuando entre ellos se encuentre su Presidente o quien lo supla.
§ Las decisiones del Comité Técnico del fideicomiso se tomarán por mayoría
de votos y todos sus miembros tendrán la obligación de pronunciarse en las
votaciones. En caso de empate en la toma de decisiones, el Presidente del
Comité Técnico tendrá voto de calidad.
IX. Mecánica de operación
IX.1. De la aplicación de los recursos para desarrollar las propuestas
apoyadas con recursos del Fondo Metropolitano
§ Las presentes reglas serán aplicadas por los gobiernos de las entidades
federativas, municipios y demarcaciones territoriales del Distrito Federal,
en las que se delimitan o ubican las zonas metropolitanas a las que se
hizo referencia en el numeral 2 y se listan en el Anexo 5 de las presentes
reglas, y por las dependencias federales previstas en las presentes reglas,
todos de conformidad con sus respectivos ámbitos de competencia. Las
entidades federativas podrán emitir lineamientos complementarios a las
presentes reglas, que contribuyan a la adecuada aplicación de los recursos
federales del Fondo Metropolitano y de otras fuentes de financiamiento, sin
contravenir las disposiciones aplicables y estas reglas.
§ La atención a las consultas y solicitudes relacionadas con las presentes
reglas de operación estarán a cargo de la Unidad de Política y Control
Presupuestario (UPCP), en el ámbito de su competencia y en los términos
de las disposiciones aplicables.
§ Los recursos presupuestarios federales se radicarán a través de las
tesorerías de las entidades federativas o su equivalente, quien deberá
entregar dichos recursos al fideicomiso correspondiente, en los términos de
las disposiciones aplicables.
§ La transferencia de recursos a las tesorerías de las entidades federativas o
su equivalente, se llevará a cabo de conformidad con la solicitud formal de
la Secretaría de Hacienda o su equivalente de las entidades federativas a
la UPCP, en congruencia con la programación del avance financiero de la
ejecución de las propuestas apoyadas y con base en la emisión del acuerdo
Anexo I. Propuesta de Reglas de Operación del Fondo Metropolitano 167
de asignación de recursos por parte del Comité Técnico del fideicomiso.
Asimismo, se deberá entregar a la UPCP el recibo oficial correspondiente,
dentro de los diez días hábiles posteriores a la entrega de los recursos.
§ Las tesorerías de las entidades federativas o su equivalente, deberán
entregar los recursos federales del Fondo Metropolitano a la cuenta
específica correspondiente del fideicomiso, dentro de los tres días hábiles
posteriores a su recepción, como máximo, así como los rendimientos
financieros que se hayan generado durante ese lapso.
§ En el caso de que la zona metropolitana abarque dos o más entidades
federativas, éstas comunicarán formalmente a la UPCP, los términos de las
proporciones en que se les ministrarán los recursos, para su transferencia
al respectivo fideicomiso.
§ En caso de no contar con esa información, la UPCP los distribuirá
de conformidad con el factor poblacional derivado de los municipios y
demarcaciones territoriales del Distrito Federal, en su caso, que están
delimitados en la respectiva zona metropolitana.
§ Los recursos federales asignados al Fondo Metropolitano, podrán ser
complementados con las aportaciones adicionales de recursos que realicen
las entidades federativas y los municipios o demarcaciones territoriales
del Distrito Federal, o cualquier otra instancia pública o privada, de
conformidad con las presentes reglas.
§ La entidad federativa deberá destinar los recursos presupuestarios
federales a la zona metropolitana que se defina en el Presupuesto de
Egresos de la Federación del ejercicio fiscal correspondiente, para apoyar
la realización de las propuestas, ya sean nuevas o en proceso, y que se
ejecuten por contrato o por administración.
§ Las entidades federativas llevarán a cabo un registro, control y rendición
de cuentas que será específico y exclusivo para las propuestas financiadas
con el Fondo Metropolitano, incluyendo los rendimientos financieros que se
generen en la cuenta productiva específica que se deberá establecer para la
identificación y el manejo de los recursos del Fondo Metropolitano. Se deberá
llevar a cabo el registro, control, rendición de cuentas y transparencia en
cada una de las cuentas productivas que se establezcan para identificar las
diferentes fuentes de financiamiento consideradas en el fideicomiso.
§ Las entidades federativas deberán realizar de manera detallada y completa el
registro y control correspondiente en materia documental, contable, financiera,
168 Evaluación de los Fondos Metropolitano y Regional del Gobierno Federal Mexicano
administrativa, presupuestaria y de cualquier otro tipo que corresponda, en los
términos de las disposiciones aplicables, que permitan acreditar y demostrar
ante la autoridad federal o local, según su ámbito de competencia, que el
origen, destino, aplicación, erogación, registro, documentación comprobatoria
y rendición de cuentas, de forma plenamente transparente, corresponde a los
recursos otorgados a través del Fondo Metropolitano.
§ En la aplicación de los recursos presupuestarios federales, las entidades
federativas deberán observar las disposiciones federales aplicables cuando
se ejerzan en el marco de convenios específicos con dependencias o entidades
paraestatales del ámbito federal, y se podrán aplicar las disposiciones
locales en los demás casos de asignación de los recursos, siempre y cuando
no contravengan las disposiciones federales y corresponda a los objetivos,
prioridades y tipos de apoyos definidos en las presentes reglas de operación.
§ En el caso de convenios suscritos con dependencias o entidades paraestatales
del Gobierno Federal, se aplicarán las disposiciones federales respectivas
y se atenderán adicionalmente los términos del convenio que se suscriba.
§ Para efectos de la comprobación, rendición de cuentas y transparencia
del gasto realizado en las propuestas convenidas, las operaciones
correspondientes a los convenios suscritos se deberán registrar contable y
presupuestariamente en los términos de las disposiciones aplicables y de
las establecidas en dichos convenios.
§ Las entidades federativas asumen, plenamente por sí mismas, los
compromisos y responsabilidades vinculadas con las obligaciones jurídicas,
financieras y de cualquier otro tipo relacionadas con las propuestas
apoyadas con recursos del Fondo Metropolitano.
§ Asimismo, la asumen en todo lo relativo a los procesos que comprendan la
justificación, contratación, ejecución, control, supervisión, comprobación,
integración de libros blancos, según corresponda, rendición de cuentas y
transparencia, para dar pleno cumplimiento a las disposiciones aplicables.
§ Lo anterior, tendrá total independencia del monto de los recursos que
se autoricen del Fondo Metropolitano a las entidades federativas, en los
términos de las disposiciones aplicables.
§ Para la aplicación de los recursos mediante convenios específicos que
suscriban las entidades federativas con los municipios o demarcaciones
territoriales del Distrito Federal u otros organismos o dependencias
públicas locales, éstos asumirán el compromiso y la responsabilidad de
Anexo I. Propuesta de Reglas de Operación del Fondo Metropolitano 169
la aplicación de los recursos que se les proporcionen, como ejecutores del
gasto, de acuerdo con los convenios que se celebren para tales efectos, en
los términos de las presentes reglas de operación y de las disposiciones
aplicables. Para tal efecto, se deberá atender a lo siguiente:
§
a) El municipio, demarcación territorial del Distrito Federal u organismo
público local establecerá una cuenta bancaria productiva específica
para la identificación de los apoyos recibidos y de sus rendimientos
financieros;
b) En todos los casos, se cumplirá con lo dispuesto en las presentes
reglas;
c) En los convenios que se celebren, se deberá asegurar que las instancias
de control y fiscalización competentes del Ejecutivo y del Legislativo
Federal y Estatal, tengan el total acceso a la información documental,
contable y de cualquier otra índole, relacionada con los recursos
aplicados mediante dichos convenios; y
d) De conformidad con las presentes reglas, las entidades federativas
incluirán en los informes trimestrales y en el informe final, lo
correspondiente a los programas y proyectos convenidos para su
ejecución por los municipios, demarcaciones territoriales del Distrito
Federal u organismos públicos locales, considerando que para cumplir
las presentes reglas de operación, se considerará como comprobante
de la aplicación de los recursos por las entidades federativas, el
recibo oficial de ingresos que expidan los municipios, demarcaciones
territoriales u organismos públicos locales. Estos últimos asumirán
el compromiso de proporcionar o presentar a las instituciones
competentes de control y de fiscalización, tanto federales como
locales, los documentos que justifiquen y comprueben cada caso que
corresponda.
IX.2. Informes programático-presupuestarios
§ El Consejo para el Desarrollo Metropolitano deberá remitir
trimestralmente el informe del destino y aplicación de los recursos, del
avance físico y financiero y de la evaluación de los resultados alcanzados
y el impacto urbano, económico y social a la Secretaría de Hacienda y
Crédito Público, así como a la Comisión de Desarrollo Metropolitano de
la Cámara de Diputados, en los términos del artículo 85 de la Ley de
Presupuesto y Responsabilidad Hacendaria y las demás disposiciones
legales aplicables al Fondo Metropolitano. Por su parte, las entidades
170 Evaluación de los Fondos Metropolitano y Regional del Gobierno Federal Mexicano
federativas deberán presentar informes trimestrales y uno final, en
los que se precise la aplicación, destino y resultados obtenidos con los
recursos del Fondo Metropolitano erogados en las propuestas apoyadas,
incluyendo la información programática y financiera, de conformidad con
las disposiciones aplicables. Asimismo, se deberá reportar la aplicación de
la totalidad de los recursos, incluidos los rendimientos financieros y los
resultados alcanzados, conforme a las disposiciones aplicables. En el caso
de las zonas metropolitanas que incluyan a más de una entidad federativa,
cada una de ellas deberá reportar lo correspondiente a los recursos que haya
ejercido en la ejecución de cada propuesta apoyada, según corresponda. Se
procederá en los términos de las disposiciones aplicables para imponer o
promover las sanciones que correspondan cuando las entidades federativas
no hayan entregado la información señalada en el presente numeral.
§ Las entidades federativas deberán entregar a la UPCP, mediante archivos
electrónicos, la siguiente información y documentación, relacionada
exclusivamente con los recursos federales del Fondo Metropolitano registrados
en la cuenta específica correspondiente del fideicomiso, a más tardar a los
veinte días naturales posteriores a la terminación de cada trimestre, para su
inclusión en el informe que se entrega al Congreso de la Unión:
a) Estado de posición financiera;
b) Saldo o disponibilidad al comienzo del periodo que se reporta;
c) Ingresos;
d) Rendimientos financieros;
e) Egresos (desglosados por concepto o tipo de gasto);
f) Saldo o disponibilidad de los recursos federales al final del periodo que
se reporta;
g) Destino y resultados alcanzados con los recursos; y
h) Avance en el cumplimiento de la misión, objeto y fines del fideicomiso.
IX.3. Evaluación
§ La evaluación externa de los resultados de la aplicación de los recursos
del Fondo Metropolitano, se llevará a cabo de común acuerdo entre las
entidades federativas, la SHCP, la SFP y el CONEVAL, en los términos de
Anexo I. Propuesta de Reglas de Operación del Fondo Metropolitano 171
las disposiciones aplicables y de conformidad con los criterios que para tal
efecto emita el Consejo para el Desarrollo Metropolitano.
§ El costo de las evaluaciones se cubrirá con los recursos del Fondo Metropolitano
que corresponda a cada una de las zonas metropolitanas, de acuerdo con el tipo
de evaluación que se lleve a cabo. En el caso de que la zona metropolitana
abarque dos o más entidades federativas, dicho costo se financiará con el
monto de los recursos federales que le hayan sido asignados a la misma.
IX.4. Indicadores para resultados
§ La nota técnica que se presenta a la Comisión Técnica de Evaluación de
Proyectos del Consejo para el Desarrollo Metropolitano deberá explicar
con claridad la naturaleza y alcance, así como contar con información
relevante del análisis costo-beneficio y los indicadores para resultados que
medirán los efectos de las propuestas apoyadas en el desarrollo de la zona
metropolitana específica.
§ Los indicadores para resultados, serán reportados mediante el sistema
establecido al efecto. Al respecto, podrán contar con la opinión y apoyo
técnico de la UPCP, así como considerar los lineamientos y metodologías
que hayan emitido la SHCP, la SFP, la SEDESOL y el CONEVAL, de
conformidad con su respectiva competencia.
IX.5. Seguimiento, Control, Rendición de Cuentas y Transparencia
del seguimiento
§ Para el seguimiento de la ejecución de las propuestas apoyadas, los
ejecutores del gasto deberán atender lo siguiente:
a) Informar trimestralmente a la UPCP, en los términos del artículo
85, fracción II, de la Ley Federal de Presupuesto y Responsabilidad
Hacendaria, y mediante el sistema de información establecido al
efecto, sobre la aplicación de los recursos, el avance y resultados
alcanzados en la ejecución de las propuestas apoyadas;
b) Informar al Comité Técnico del fideicomiso y al Consejo para el
Desarrollo Metropolitano, sobre los avances de las propuestas
apoyadas a través de los medios que se definan para tal efecto; y
c) El Comité Técnico informará a la UPCP, sobre cualquier condición o
situación que afecte la buena marcha y desarrollo de las propuestas
apoyadas.
172 Evaluación de los Fondos Metropolitano y Regional del Gobierno Federal Mexicano
X. De la rendición de cuentas y la transparencia
§ En la aplicación y erogación de los recursos entregados a las entidades
federativas, éstas deberán mantener los registros específicos y actualizados
de los montos aplicados por cada una de las propuestas apoyadas. La
documentación comprobatoria original que permita justificar y comprobar
las acciones y erogaciones realizadas, se presentará por el órgano hacendario
o unidad ejecutora de las entidades federativas, cuando sea requerida
por la SHCP, la SFP o la Auditoría Superior de la Federación, conforme
a las atribuciones que les confiere la Ley Orgánica de la Administración
Pública Federal, la Ley de Fiscalización Superior de la Federación y las
demás disposiciones aplicables, así como a la Comisión de Desarrollo
Metropolitano de la Cámara de Diputados, sin perjuicio de las acciones de
vigilancia, control y evaluación que en coordinación con la SFP realicen la
Secretaría de Contraloría o su equivalente en las entidades federativas.
§ Los recursos aplicados correspondientes al Fondo Metropolitano tienen el
carácter de subsidio federal. Las responsabilidades administrativas, civiles
y penales derivadas de afectaciones a la hacienda pública federal en que
incurran los servidores públicos, federales o locales, así como los particulares,
serán sancionadas en los términos de la legislación federal aplicable.
§ Para efectos de la transparencia y la rendición de cuentas, las entidades
federativas deberán incluir en la presentación de su Cuenta Pública y
en los informes sobre el ejercicio del gasto público al Poder Legislativo
respectivo, la información relativa a la aplicación de los recursos que les
fueron entregados mediante el Fondo Metropolitano.
§ La información técnica, los montos apoyados, los acuerdos y los
resultados alcanzados de las propuestas apoyadas con recursos del Fondo
Metropolitano, se darán a conocer a través de medios electrónicos en las
páginas de Internet de las entidades federativas, los municipios y, en su
caso, las demarcaciones territoriales del Distrito Federal, correspondientes.
§ Las entidades federativas promoverán la publicación de la información y los
resultados de las propuestas apoyadas, incluyendo los avances físicos y financieros,
en su página de Internet, así como en otros medios accesibles al ciudadano, de
conformidad con la Ley Federal de Transparencia y Acceso a la Información
Pública Gubernamental y su similar estatal. Por su parte, el Gobierno Federal
incluirá, en los informes al Congreso de la Unión que corresponda, los recursos
entregados a las entidades federativas por medio del Fondo Metropolitano.
§ Se deberán atender las medidas para la comprobación y transparencia en la
Anexo I. Propuesta de Reglas de Operación del Fondo Metropolitano 173
aplicación y erogación de los recursos, en los términos de las disposiciones
aplicables, sin que, por estar fideicomitidos, implique limitaciones o
restricciones al acceso de las instancias competentes a la información
sobre la administración, erogación y resultados alcanzados con los recursos
entregados a las entidades federativas.
§ La publicidad, la documentación y la información relativa a las propuestas
apoyadas con recursos del Fondo Metropolitano, deberán incluir la
siguiente leyenda: “Este programa es de carácter público, no es patrocinado
ni promovido por partido político alguno y sus recursos provienen de los
impuestos que pagan todos los contribuyentes. Está prohibido el uso de
este programa con fines políticos, electorales, de lucro y otros distintos a
los establecidos. Quien haga uso indebido de los recursos de este programa
deberá ser denunciado y sancionado de acuerdo con la ley aplicable y ante
la autoridad competente”.
TRANSITORIOS
Primero.- Se abrogan las Reglas de Operación del Fondo Metropolitano
publicadas el 28 de marzo de 2008. Las presentes reglas entrarán en vigor
al día siguiente de su publicación en el Diario Oficial de la Federación, y se
continuarán aplicando en los subsecuentes ejercicios fiscales, en lo que no se
opongan a las disposiciones y normativa aplicables.
Segundo.- La lista en la que se delimitan los municipios y las demarcaciones
territoriales del Distrito Federal que conforman las zonas metropolitanas a
las que se canalizarán los recursos del Fondo Metropolitano en el ejercicio
fiscal 2011, se presenta en el Anexo 5 de las presentes reglas.
La delimitación de las zonas metropolitanas emitida por el grupo
interinstitucional al que se refiere el numeral 3 de las presentes reglas,
está definida en el documento denominado “Delimitación de las zonas
metropolitanas de México 2005, Segunda Edición, Diciembre de 2008”,
disponible en la dirección electrónica siguiente:
http://www.sedesol.gob.mx/archivos/10050204/File/zm2005.pdf
Tercero.- La distribución de los recursos para las zonas metropolitanas en
2011, está definida en el Anexo 11 del Decreto de Presupuesto de Egresos de
la Federación para el Ejercicio Fiscal 2011.
Cuarto.- En relación con lo dispuesto en las presentes reglas, la SHCP ha
174 Evaluación de los Fondos Metropolitano y Regional del Gobierno Federal Mexicano
publicado los lineamientos para la elaboración y presentación de los análisis
costo y beneficio de los programas y proyectos de inversión, en la siguiente
dirección electrónica:
http://www.apartados.hacienda.gob.mx/marco_juridico/documentos/
programas_inversion/lineamientos/cost o_beneficio.pdf
Quinto.- Para reportar la información prevista en el artículo 85, fracción II,
de la Ley Federal de Presupuesto y Responsabilidad Hacendaria, de acuerdo
con las presentas reglas, se deberán atender los “Lineamientos para informar
sobre el ejercicio, destino y resultados de los recursos federales transferidos a
las entidades federativas”, publicados en el Diario Oficial de la Federación el
25 de febrero de 2008, mediante el sistema establecido al respecto y que está
a disposición de las entidades federativas y de los municipios o demarcaciones
territoriales del Distrito Federal, en el módulo Sistema de Formato Único, en
el Portal Aplicativo de la SHCP, en la siguiente dirección electrónica:
http://www.sistemas.hacienda.gob.mx
Sexto.- Las entidades federativas comenzarán, a más tardar dentro de los
15 días naturales posteriores a la entrada en vigor de las presentes reglas,
con las gestiones conducentes a la constitución del Consejo para el Desarrollo
Metropolitano y del fideicomiso de administración e inversión, en los términos
de las presentes reglas. Dicho Consejo deberá quedar instalado a más tardar
el tercer mes del año de ejercicio, salvo cuando se trate del inicio de un
nuevo mandato de gobierno estatal, en cuyo caso dispondrá de hasta 30 días
naturales contados a partir de la fecha de toma de posesión del cargo.
La SHCP pone a disposición de las entidades federativas un modelo de contrato
de fideicomiso para el Fondo Metropolitano, en la siguiente dirección electrónica:
http://www.apartados.hacienda.gob.mx/presupuesto/index.html
Séptimo.- En el caso de las entidades federativas en las que ya exista alguna
instancia equivalente al Consejo para el Desarrollo Metropolitano o que se cuente
con algún fideicomiso que tenga un objeto, fines y funcionamiento similar al
establecido en las presentes reglas, comenzarán con las gestiones conducentes a
su respectiva adecuación, en los términos de estas reglas, a más tardar dentro de
los 15 días naturales posteriores a la entrada en vigor de las mismas.
México, Distrito Federal, a los ……. días del mes de …. de dos mil …..- El
Subsecretario de Egresos, …………………….- Rúbrica.
Anexo II. Propuesta de Lineamientos del Fondo Regional 175
Anexo II.
Propuesta de Lineamientos del Fondo Regional
PROPUESTA DE LINEAMIENTOS DE OPERACIÓN DEL FONDO
REGIONAL
LINEAMIENTOS para la aplicación, rendición de cuentas y
transparencia de los programas y proyectos de inversión apoyados
con los recursos del Fondo Regional (FONREGIÓN).
Al margen un sello con el Escudo Nacional, que dice: Estados Unidos
Mexicanos.- Secretaría de Hacienda y Crédito Público.
…………………, Titular de la Unidad de Política y Control Presupuestario de
la Secretaría de Hacienda y Crédito Público, con fundamento en lo dispuesto
en los artículos 1, 2, fracción LIII, 3, primer párrafo, 77, primer párrafo,
79, 86, 106, 107 y 115 de la Ley Federal de Presupuesto y Responsabilidad
Hacendaria; y 23, fracción I, inciso c), 105, fracción V, y 175, de su Reglamento;
4, fracción X del Decreto de Presupuesto de Egresos de la Federación para
el Ejercicio Fiscal 2007, y 62 del Reglamento Interior de la Secretaría de
Hacienda y Crédito Público, y …….
CONSIDERANDO
§ Que la Cámara de Diputados del Congreso de la Unión estableció en el
Decreto de Presupuesto de Egresos de la Federación para el Ejercicio Fiscal
2007, en el Anexo 10, correspondiente al Ramo General 23 “Provisiones
Salariales y Económicas”, en el renglón de “Otras Provisiones Económicas”,
un Fondo Regional con una asignación de 2,000 millones de pesos;
§ Que el Transitorio Vigésimo del Decreto de Presupuesto de Egresos de la
Federación para el Ejercicio Fiscal 2007 estableció que los recursos del
Fondo Regional incluido en el Anexo 20 se aplicarían conforme al Índice de
Desarrollo Humano (IDH) de las regiones de las entidades federativas con
el menor grado de desarrollo, considerando la desviación de cada una de
ellas con respecto a la media nacional;
§ Que el artículo 43 del Presupuesto de Egresos de la Federación (PEF) para
el Ejercicio Fiscal 2011 establece que “el Fondo Regional tiene por objeto
apoyar a los diez estados con menor índice de desarrollo humano respecto del
índice nacional, a través de programas y proyectos de inversión destinados
a mantener e incrementar el capital físico o la capacidad productiva, o
176 Evaluación de los Fondos Metropolitano y Regional del Gobierno Federal Mexicano
ambos, así como a impulsar el desarrollo regional equilibrado mediante
infraestructura pública y su equipamiento”;
§ Que para el ejercicio fiscal 2011, la asignación prevista para el Fondo
Regional se distribuye conforme a lo señalado en el Anexo 12 del PEF:
“PROGRAMAS DEL RAMO 23 PROVISIONES SALARIALES Y
ECONÓMICAS (pesos):
FONDO REgional 6,220,000,000
Chiapas, Guerrero y Oaxaca 3,735,000,000
7 Estados restantes 2,485,000,000
§ Que con el objetivo de precisar los criterios y el proceso para la asignación,
aplicación y erogación de los recursos que se entregarán a través del Fondo
Regional, así como para el seguimiento, control, rendición de cuentas y
transparencia de dichos recursos, he tenido a bien emitir los siguientes:
LINEAMIENTOS PARA LA APLICACIÓN, RENDICIÓN DE
CUENTAS Y TRANSPARENCIA DE LOS PROGRAMAS Y
PROYECTOS DE INVERSIÓN APOYADOS CON LOS RECURSOS
DEL FONDO REGIONAL (FONREGIÓN)
Capítulo I. Disposiciones Generales
1. Los presentes Lineamientos tienen por objeto definir los criterios para
la aplicación, erogación, seguimiento, control, rendición de cuentas y
transparencia de los recursos del FONREGIÓN, los cuales tienen el
carácter de subsidio federal y se destinarán a programas y proyectos
de inversión en infraestructura y su equipamiento, con impacto en el
desarrollo regional de las regiones de las entidades federativas con
menor grado de desarrollo medido por el índice de desarrollo humano,
considerando la desviación de cada una de ellas con respecto del índice
o media nacional.
2. Los presentes Lineamientos serán aplicados por las entidades
federativas a las que se hizo referencia en el numeral anterior y por las
unidades responsables de la Secretaría de Hacienda y Crédito Público,
de conformidad con sus respectivos ámbitos de competencia.
Anexo II. Propuesta de Lineamientos del Fondo Regional 177
3. La interpretación de los presentes Lineamientos estará a cargo de la
Unidad de Política y Control Presupuestario (UPCP) de la Secretaría
de Hacienda y Crédito Público, en el ámbito de su competencia.
Capítulo II. Ámbito de aplicación y condiciones generales
4. El FONREGIÓN se aplicará en las regiones, dentro de las entidades
federativas1, que tienen las condiciones menos favorables en términos
del IDH, considerando la desviación de cada una de ellas con respecto
del índice o media nacional.
5. El FONREGIÓN debe apoyar y propiciar la transparencia,
consistencia, integralidad y visión de largo plazo de las políticas
de desarrollo regional de cada entidad federativa, mediante la
coordinación interinstitucional y entre los tres ámbitos de gobierno y
la participación efectiva de los actores sociales locales, en la definición,
ejecución, seguimiento y evaluación de los proyectos y acciones de
desarrollo. En este sentido es un instrumento que debe propiciar:
5.1. La coordinación interinstitucional para lograr proyectos que
aporten al desarrollo integrado de cada región.
5.2. La coordinación intermunicipal, ya que una región es un
conjunto de municipios que los integra la geografía, el ambiente,
la cultura y/o la economía y las relaciones sociales, por lo que
los proyectos de desarrollo tenderán a ser principalmente
intermunicipales.
5.3. La coordinación entre los municipios de cada región con su
gobierno estatal a fin de que los recursos del FONREGIÓN
potencien las estrategias y políticas de desarrollo regional en
cada entidad.
5.4. La coordinación de los gobiernos estatales con el Gobierno
Federal para que las grandes orientaciones estratégicas del
FONREGIÓN permitan avances más homogéneos en las
macroregiones del país.
1
Se propone que el FONREGIÓN se aplique en las regiones intra-estatales con
menor IDH en todo el país y no sólo en las 10 entidades federativas hasta ahora
consideradas.
178 Evaluación de los Fondos Metropolitano y Regional del Gobierno Federal Mexicano
5.5. Hacer de las políticas de desarrollo regional (políticas
territoriales) el hilo conductor y guía de las políticas sectoriales
dentro de cada región.
6. Para acceder a recursos del FONREGIÓN, las entidades federativas
realizarán la delimitación de sus regiones (regionalización) con el
propósito de planificar el desarrollo de cada una con enfoque integral
y visión de largo plazo y para definir las que podrán beneficiarse con
recursos del FONREGIÓN; cuando ya exista dicha regionalización para
los efectos señalados antes y dentro de ella exista una o varias regiones
que se encuentren en las condiciones establecidas en el numeral 4 de estos
lineamientos, se podrá aplicar para los proyectos del FONREGIÓN.
7. La regionalización para el desarrollo integral, implica cuando menos
lo siguiente:
7.1. La identificación de los fenómenos, condiciones o problemas que
caracterizan como región a un conjunto de municipios.
7.2. El análisis de la problemática interna de cada región y dentro
de ella de sus municipios y sectores, destacando las áreas
(municipios, subregiones, localidades) dentro de ella y los
ámbitos (problemas o fenómenos que enfrentan los sectores de
la producción y el desarrollo social) que requieren una atención
prioritaria en los términos de estos lineamientos.
7.3. La definición y diseño de políticas y estrategias de desarrollo
regional y de los proyectos y acciones que permitirán ejecutarlas,
de manera conjunta con los actores sociales de la región, como
mecanismo de aceptación social de las propuestas de desarrollo
y de oportunidad de que dichas propuestas tengan visión de
largo plazo y se cumplan más allá de las administraciones
gubernamentales.
8. La regionalización al interior de cada entidad federativa, así como la
caracterización y las propuestas de desarrollo de cada región, deberán
esta alineadas con el Plan o Programa de Desarrollo de la región y con
los planes y programas federales, estatales y municipales aplicables.
9. Para realizar los estudios, planes, programas y proyectos para
el desarrollo regional, será necesario contar con un sistema de
información y de indicadores del desarrollo que permita la toma de
decisiones con relación a los proyectos del FONREGIÓN.
Anexo II. Propuesta de Lineamientos del Fondo Regional 179
Capítulo III. De los Programas y proyectos de inversión apoyados
10. Los programas y proyectos de inversión apoyados con cargo a
los recursos del FONREGIÓN deben estar orientados a generar
capacidades competitivas territoriales endógenas, es decir, en el
ámbito territorial de las regiones de las propias entidades federativas,
y podrán incluir, enunciativa y no limitativamente, lo siguiente:
10.1. Elaboración de proyectos ejecutivos, estudios y diseño de
programas y proyectos de inversión en infraestructura y su
equipamiento;
10.2. Evaluación de costo-beneficio y otro tipo de evaluación de los
programas y proyectos de inversión en infraestructura y su
equipamiento;
10.3. Ejecución de programas y proyectos de inversión en
infraestructura y su equipamiento, y
10.4. Proyectos y acciones prioritarias de impulso al desarrollo
regional de las entidades federativas.
11. Las entidades federativas integrarán una cartera de programas y
proyectos de inversión en infraestructura y su equipamiento, a fin de
seleccionar los de mayor impacto económico y/o social (Anexo 1). Dicha
cartera deberá atender las prioridades del FONREGIÓN especificadas
en los presentes lineamientos, deberá estar vinculada y alineada el
plan o programa de desarrollo de la región y con la visión y estrategia
de desarrollo regional definida en el Plan Estatal de Desarrollo y los
programas que se deriven del mismo y deberá corresponder con la
regionalización oficial de la entidad.
12. Las prioridades que apoyará el FONREGIÓN con recursos para
inversión directa o para los estudios, programas y acciones de
coordinación-planeación-gestión que esta requiera, son las siguientes2:
12.1. Desarrollo de mecanismos e instituciones de coordinación
regional, transparencia y rendición de cuentas, así como de
2
Los subíndices corresponden a las variables que sirven para construir el idh
de acuerdo con la metodología del Programa de las Naciones Unidas para el
Desarrollo (PNUD).
180 Evaluación de los Fondos Metropolitano y Regional del Gobierno Federal Mexicano
planeación integral, de largo plazo y con participación efectiva
de los actores sociales.
12.2. Oferta educativa básica de calidad, suficiente y con énfasis en
las características regionales orientada a mejorar:
Las tasas de alfabetización en jóvenes y adultos.
La asistencia escolar de niños y jóvenes.
El índice de educación.
El índice de educación reduciendo la desigualdad de género.
12.3. Oferta educativa media, técnica y superior de calidad, con
énfasis en las potencialidades de la región y orientada al
aprovechamiento del “bono demográfico”.
12.4. Oferta de servicios y equipamientos de salud, culturales y
deportivos, especialmente para la población infantil y juvenil.
12.5. Disminución de la brecha digital.
12.6. Acceso universal a servicios y equipamientos de salud de calidad
orientado a:
Reducir la mortalidad infantil.
Mejorar el índice de salud.
Mejorar el índice de salud reduciendo la desigualdad de género.
12.7. Acceso a suelo servido para vivienda y a mecanismos financieros
adecuados a las necesidades de la población de menores recursos para
adquirir, autoconstruir o mejorar la vivienda y el hábitat (provisión de
servicios básicos), en los centros de población y en el medio rural.
12.8. Desarrollo de infraestructura para:
i. Aprovechar el ciclo integral del agua (mejoramiento de la
masa forestal, filtración-captación, extracción, utilización,
tratamiento y reutilización);
ii. El manejo sustentable de residuos sólidos; y
iii. Para la recuperación y cuidado de los recursos naturales de
la región.
12.9. Desarrollo de infraestructura productiva orientada a la
generación de empleo en la región a fin de:
Anexo II. Propuesta de Lineamientos del Fondo Regional 181
i. Elevar el ingreso per cápita.
ii. Elevar el Producto Interno Bruto (PIB) total.
iii. Mejorar el índice de ingreso.
iv. Mejorar el índice de ingreso reduciendo la desigualdad de
género.
v. Ampliar la población económicamente activa.
vi. Ampliar la distribución de género en la representación
política, de funcionarios y directivos públicos, y de
profesionistas y técnicos.
vii. Mejorar el índice de participación política reduciendo la
desigualdad de género.
viii. Mejorar el índice de empleo reduciendo la desigualdad de género.
12.10.Desarrollo de infraestructura de comunicaciones y transportes.
12.11.Impulso al desarrollo de las actividades económicas prioritarias
en la región.
13. Los recursos del FONREGIÓN son subsidios para financiar programas
y proyectos de inversión de las entidades federativas, y su aplicación y
control están sujetos a las disposiciones establecidas en la Ley Federal
de Presupuesto y Responsabilidad Hacendaria, su Reglamento, y
las demás disposiciones aplicables. Para la asignación de recursos
del FONREGIÓN, las entidades federativas deberán contar con la
información y los documentos del análisis costo-beneficio requeridos,
de acuerdo con los presentes lineamientos.
14. Tendrán prioridad para recibir recursos del FONREGIÓN los
programas y proyectos de inversión que:
14.1. Se orienten a atender las prioridades establecidas en el numeral
9 de los presentes lineamientos.
14.2. Involucren la participación y concurrencia financiera de
diferentes órdenes de gobierno y de los sectores privado y social.
14.3. Involucren la intervención conjunta de varios municipios o
entidades federativas.
182 Evaluación de los Fondos Metropolitano y Regional del Gobierno Federal Mexicano
Capítulo IV. Del registro de los proyectos apoyados
15. Los programas y proyectos de inversión apoyados con los recursos
del FONREGIÓN, deberán haber sido evaluados en forma previa
por parte de las áreas competentes especializadas de las entidades
federativas, a través de los estudios respectivos, de conformidad con
los presentes lineamientos.
16. La información de la cartera de programas y proyectos de inversión,
deberá presentarse a la UPCP mediante una nota técnica motivada y
fundamentada que incluya la justificación de la pertinencia de ejecutar
dicho proyecto y explique con claridad la naturaleza, el alcance y el
impacto que tendrá en el desarrollo de la región específica.
17. La nota técnica (Anexo 2) que las entidades federativas presentarán
a la UPCP deberá contener, al menos, las siguientes características:
17.1. Marco de referencia del programa o proyecto.
17.2. Especificaciones del programa o proyecto, indicando población
objetivo beneficiada.
17.3. Monto del apoyo financiero que se solicita del FONREGIÓN,
incluyendo calendario de ejecución (Anexo 3).
17.4. Explicación de las etapas y componentes del programa o
proyecto.
17.5. Identificación de otras fuentes de financiamiento.
17.6. Otras consideraciones relevantes del programa o proyecto de
inversión.
Capítulo V. De las características de los documentos de análisis
de costo-beneficio o evaluación de los programas y proyectos de
inversión apoyados con recursos del FONREGIÓN
18. La nota técnica de los programas y proyectos de inversión apoyados,
deberá estar motivada y fundamentada en los documentos de
análisis costo-beneficio respectivos, según corresponda, destacando
la incidencia o impacto del proyecto en el mejor aprovechamiento de
las oportunidades y/o del potencial territorial. Para tal efecto, las
entidades federativas deberán contar con los documentos técnicos
Anexo II. Propuesta de Lineamientos del Fondo Regional 183
del diseño, evaluación y ejecución de los programas y proyectos de
inversión a los que se les asignarán los recursos del FONREGIÓN.
De los documentos de Análisis costo-beneficio:
19. Los siguientes tipos de análisis costo-beneficio serán aplicables a los
programas y proyectos de inversión que las entidades federativas
ejecuten con los recursos del FONREGIÓN:
i. Análisis costo-beneficio completo;
ii. Análisis costo-beneficio simplificado;
iii. Análisis costo-eficiencia; y
iv. Justificación económica.
20. Las entidades federativas, para la elaboración de los documentos
con los análisis de costo-beneficio o evaluaciones de los programas
y proyectos de inversión apoyados con recursos del FONREGIÓN,
deberán sujetarse a lo dispuesto en los presentes lineamientos o, en
su caso, se deberán observar los lineamientos aplicables en la materia
para dependencias y entidades de la Administración Pública Federal,
publicados en Internet en la página de la SHCP, en la siguiente
dirección electrónica:
http://www.apartados.hacienda.gob.mx/cartera/temas/lineamientos/
documentos/lineamientos_050106.pdf
21. En la elaboración de los análisis costo-beneficio y de la nota técnica
señalada anteriormente en estos lineamientos, se deberá atender
la siguiente clasificación de los tipos de programas y proyectos de
inversión apoyados:
21.1. Programas de inversión:
i. Programas de adquisiciones;
ii. Programas de mantenimiento;
iii. Estudios de preinversión; y
iv. Otros programas de inversión.
184 Evaluación de los Fondos Metropolitano y Regional del Gobierno Federal Mexicano
21.2. Proyectos de Inversión:
i. Proyectos de infraestructura económica;
ii. Proyectos de infraestructura social;
iii. Proyectos de infraestructura gubernamental;
iv. Proyectos de inmuebles; y
v. Otros proyectos de inversión.
22. Los criterios para la determinación del tipo de análisis costo-beneficio
que corresponde a cada programa o proyecto de inversión apoyado, de
manera indicativa y no limitativa (para lo cual se deberá aclarar si
los recursos del FONREGIÓN se destinarán a financiar totalmente el
programa o proyecto respectivo, o sólo corresponde a algún componente
o etapa del programa o proyecto), serán los siguientes:
22.1. Análisis costo-beneficio completo:
i. Proyectos de inversión con monto total superior a 100
millones de pesos.
22.2. Análisis costo-beneficio simplificado:
i. Proyectos de inversión con un monto mayor a 10 millones de
pesos y menor de 100 millones de pesos;
ii. Programas de adquisiciones con una erogación programada
mayor a 50 millones de pesos; y
iii. Programas de inversión con un monto total de inversión
mayor a 10 millones de pesos.
22.3. Análisis costo-eficiencia:
i. Programas y proyectos de inversión en los que los beneficios
no sean cuantificables, con base en una justificación
motivada y fundamentada;
ii. Programas y proyectos de inversión en los que los beneficios
sean de difícil cuantificación; cuando no generen un
Anexo II. Propuesta de Lineamientos del Fondo Regional 185
ingreso o un ahorro monetario y se carezca de información
para hacer una evaluación adecuada de los beneficios no
monetarios;
iii. Programas de infraestructura social y gubernamental, cuyo
monto total de inversión sea mayor a 10 millones de pesos y
hasta de 100 millones de pesos;
iv. En el documento del análisis costo-eficiencia se deberá
considerar la evaluación de, al menos, una segunda opción
de programa o proyecto, de manera que se muestre que la
alternativa seleccionada es la más conveniente en términos
de costos. Se deberán comparar las opciones calculando el
Costo Anual Equivalente (CAE), conforme a la referencia
indicada en estos lineamientos;
v. Cuando el monto total de inversión sea de hasta 100
millones de pesos, el análisis se deberá realizar a nivel
de perfil, conforme a la referencia indicada en estos
lineamientos; es decir, que en la evaluación se utiliza
la información disponible con que cuenta la entidad
federativa, incluyendo la experiencia derivada de proyectos
realizados y el criterio profesional de los evaluadores.
Se puede utilizar la información proveniente de revistas
especializadas, libros en la materia, artículos, estudios
similares, estadísticas e información histórica, así como
experiencias de otros países y gobiernos. Para este tipo
de evaluación, la información a utilizar, para efectos de la
cuantificación y valoración de los costos y beneficios, puede
no ser muy precisa; sin embargo, debe permitir el cálculo
de indicadores de rentabilidad;
vi. Cuando el monto total de inversión del programa o proyecto
sea mayor a 100 millones de pesos, el análisis costo-eficiencia
se deberá realizar a nivel de prefactibilidad, es decir, cuando
en la evaluación, además de los elementos mencionados en
el párrafo anterior a nivel de perfil, considera información
de estudios técnicos, cotizaciones y encuestas elaboradas
especialmente para llevar a cabo la evaluación de dicho
programa o proyecto. La información utilizada para
este tipo de evaluación debe ser más detallada y precisa,
especialmente por lo que se refiere a la cuantificación y
valoración de los costos y beneficios; y
186 Evaluación de los Fondos Metropolitano y Regional del Gobierno Federal Mexicano
vii. Cuando se considere que los beneficios no son cuantificables
o de difícil cuantificación, se deberá explicar y justificar en
el documento de costo-eficiencia.
22.4. Justificación económica
i. Considera una explicación del problema a resolver o de la
necesidad que se pretende atender con el programa o proyecto
de inversión, y la explicación que indique las razones por las
que la alternativa elegida es la más conveniente en términos
de su contribución al desarrollo de la región y al mejoramiento
del IDH de la misma y en general, al desarrollo regional de la
entidad o entidades federativas que corresponda;
ii. Programas y proyectos de inversión cuyo monto total de
inversión sea menor de 10 millones de pesos; y
iii. Programas de adquisiciones que impliquen una erogación de
hasta 50 millones de pesos.
23. El contenido del documento de justificación económica, como mínimo,
deberá incluir los siguientes apartados:
i. Tipo de programa o proyecto y tiempo estimado de
realización;
ii. Monto total de inversión; calendario de inversión;
componentes o principales rubros;
iii. Problemática a resolver o necesidad a atender, identificando
población objetivo beneficiada y su localización (subregión(es),
municipio(s), localidad(es));
iv. Otras posibles opciones o alternativas de solución: su
descripción, ventajas y desventajas;
v. Justificación económica. Explicación de las razones por
las que la alternativa seleccionada es la más viable desde
el punto de vista técnico, económico y de atención a las
prioridades establecidas para el FONREGIÓN en los
presentes lineamientos; y
vi. En el caso de los programas de adquisiciones, para su
Anexo II. Propuesta de Lineamientos del Fondo Regional 187
identificación se deberán tomar en cuenta, en lo que
corresponda, los criterios establecidos en estos lineamientos.
24. Los casos no considerados en los presentes lineamientos, serán
resueltos por la UPCP, quien podrá consultar a otras instancias
competentes al respecto.
Capítulo VI. De la aplicación de los recursos de los Programas y
proyectos de inversión apoyados con recursos del FONREGIÓN
25. Los recursos entregados a través del FONREGIÓN los deberán
destinar las entidades federativas a los programas y proyectos de
inversión apoyados, ya sean nuevos o en proceso, y que se ejecuten por
contrato o por administración.
26. Las entidades federativas llevarán a cabo un registro, control y
rendición de cuentas que será específico y exclusivo para los programas
o proyectos de inversión y equipamiento financiados con recursos del
FONREGIÓN, así como los rendimientos financieros que se generen
en la cuenta bancaria productiva específica que se deberá establecer
para el manejo de los recursos del fondo.
27. Las entidades federativas deberán realizar de manera detallada y
completa, el registro y control correspondiente en materia documental,
contable, financiera, administrativa, presupuestaria y de cualquier
otro tipo que corresponda, en los términos de las disposiciones
aplicables, que permitan acreditar y demostrar ante la autoridad
federal o local, según su ámbito de competencia, que el origen, destino,
aplicación, erogación, registro, documentación comprobatoria y
rendición de cuentas, de forma plenamente transparente, corresponde
a los recursos otorgados a través del FONREGIÓN.
28. En su caso, para gastos indirectos, se podrá asignar hasta un dos
por ciento del costo de la obra o proyecto programado para cubrir
erogaciones por concepto de supervisión y control de dichas obras, así
como para gastos de inspección y vigilancia de las obras realizadas por
administración directa, entre otros. En este último caso, los gastos de
supervisión y control serán equivalentes al 2 al millar del costo total de
la obra o proyecto de infraestructura física. En este tipo de proyectos
apoyados, se deberá asegurar que los gastos indirectos no representan
más de dos por ciento del costo de la obra o proyecto programado y que
dichos gastos indirectos deberán formar parte del total de los recursos
asignados al proyecto apoyado.
188 Evaluación de los Fondos Metropolitano y Regional del Gobierno Federal Mexicano
29. En ningún caso, los recursos del FONREGIÓN que se entreguen a
las entidades federativas, se podrán destinar a gasto corriente y de
operación, salvo que se trate de los gastos indirectos mencionados en
el numeral anterior.
30. En la aplicación de los recursos públicos federales, las entidades
federativas deberán observar las disposiciones federales aplicables
cuando se ejerzan en el marco de convenios específicos con
dependencias o entidades paraestatales federales, y podrán aplicar las
disposiciones locales en los demás casos de asignación de los recursos,
siempre y cuando no contravengan la legislación federal y corresponda
a programas o proyectos que atienden las prioridades establecidas en
los presentes lineamientos y están considerados en el Plan o Programa
de Desarrollo de la región correspondiente.
31. Asimismo, las entidades federativas podrán aplicar los recursos
mediante convenios que suscriban con sus municipios u otros
organismos públicos locales u otras entidades federativas, para lo cual
deberán cumplir con las disposiciones aplicables y con los presentes
lineamientos.
32. En el caso de convenios suscritos con dependencias o entidades
paraestatales del Gobierno Federal, se aplicarán las disposiciones
federales respectivas y se atenderán adicionalmente los términos del
convenio que se suscriba.
33. Para efectos de la comprobación, rendición de cuentas y transparencia
del gasto realizado en los programas o acciones convenidas, las
operaciones correspondientes a los convenios se deberán registrar
contable y presupuestariamente en los términos de las disposiciones
aplicables y de las establecidas en dichos convenios.
34. Las entidades federativas asumen, plenamente por sí mismas, los
compromisos y responsabilidades vinculadas con las obligaciones
jurídicas, financieras y de cualquier otro tipo relacionadas con los
programas y proyectos de inversión apoyados. Asimismo, como en todo
lo relativo a los procesos que comprendan la justificación, contratación,
ejecución, control, supervisión, comprobación, integración de Libros
Blancos, según corresponda, rendición de cuentas y transparencia,
para dar pleno cumplimiento a las disposiciones aplicables. Lo anterior,
tendrá total independencia del monto de los recursos que se autoricen
del FONREGIÓN a las entidades federativas en los términos de los
presentes lineamientos.
Anexo II. Propuesta de Lineamientos del Fondo Regional 189
35. Para la aplicación de los recursos mediante convenios específicos
que suscriban las entidades federativas con los municipios u otros
organismos públicos locales, éstos asumirán el compromiso y la
responsabilidad de la aplicación de los recursos que se les proporcionen,
de acuerdo con los convenios que se celebren para tales efectos, en
los términos de los presentes lineamientos y de las disposiciones
aplicables. Para tal efecto se deberá estar a lo siguiente:
35.1. El municipio u organismo establecerá una cuenta bancaria
productiva específica para la identificación de los apoyos
recibidos y de sus rendimientos financieros;
35.2. En todos los casos, se cumplirá con lo dispuesto en los numerales
20 y 40 de los presentes lineamientos;
35.3. En los convenios que se celebren se deberá asegurar a las
instancias de control y fiscalización competentes del Ejecutivo
y Legislativo Federal y Estatal, el total acceso a la información
documental, contable y de cualquier otra índole, relacionada con
los recursos aplicados mediante dichos convenios; y
35.4. De conformidad con los presentes lineamientos, las entidades
federativas incluirán en los informes trimestrales y en el informe
final (Anexos 4 y 5 de estos lineamientos), lo correspondiente
a los programas y proyectos convenidos para su ejecución por
los municipios u organismos públicos locales, considerando
que para cumplir los presentes Lineamientos, se considerará
como comprobante de la aplicación de los recursos por las
entidades federativas el recibo oficial de ingresos que expidan
los municipios u organismos públicos locales. Estos últimos
asumirán el compromiso de proporcionar o presentar a las
instituciones de control y de fiscalización, tanto federales como
locales, los documentos comprobatorios respectivos.
Capítulo VII. Del seguimiento de la ejecución de los programas y
proyectos de inversión apoyados con recursos del FONREGIÓN
36. Para el seguimiento de la ejecución de los programas y proyectos de
inversión apoyados, se deberá estar a lo siguiente:
36.1. Informar trimestralmente a la UPCP sobre la aplicación de los
recursos y el avance en la ejecución de los programas y proyectos de
inversión apoyados, en los términos establecidos en el “Acuerdo por
190 Evaluación de los Fondos Metropolitano y Regional del Gobierno Federal Mexicano
el que se da a conocer a los gobiernos de las entidades federativas
y municipios, y de las demarcaciones territoriales del Distrito
Federal, el formato para proporcionar información relacionada con
recursos presupuestarios federales”, publicado en el Diario Oficial
de la Federación el 31 de enero de 2007, y los “Lineamientos para
informar sobre el ejercicio, destino y resultados obtenidos con
recursos presupuestarios federales transferidos a las Entidades
Federativas, a los municipios y a las demarcaciones territoriales
del Distrito Federal”, publicados en el citado órgano de difusión el
27 de abril de 2007, así como en las disposiciones aplicables; y
36.2.Informar a la UPCP, sobre cualquier condición o situación que
afecte la buena marcha y desarrollo de los programas y proyectos
de inversión apoyados.
Capítulo VIII. De la transparencia y la rendición de cuentas
37. En la aplicación y erogación de los recursos entregados a las entidades
federativas, éstas deberán mantener los registros específicos y
actualizados de los montos aplicados por obra y acción. La documentación
comprobatoria original que permita justificar y comprobar las acciones
y erogaciones realizadas, se presentará por el órgano hacendario o
unidad ejecutora de las entidades, cuando sea requerida por la SHCP,
la Secretaría de la Función Pública o la Auditoría Superior de la
Federación, conforme a las atribuciones que les confiere la Ley Orgánica
de la Administración Pública Federal, la Ley de Fiscalización Superior
de la Federación y las demás disposiciones aplicables, sin perjuicio de las
acciones de vigilancia, control y evaluación que en coordinación con la
Secretaría de la Función Pública realicen la Secretaría de Contraloría
o su equivalente en las entidades federativas.
38. Los recursos aplicados correspondientes al FONREGIÓN tienen el
carácter de subsidio federal. Las responsabilidades administrativas,
civiles y penales derivadas de afectaciones a la hacienda pública
federal en que incurran los servidores públicos, federales o locales,
así como los particulares, serán sancionadas en los términos de la
legislación federal aplicable.
39. Para efectos de la transparencia y la rendición de cuentas, las entidades
federativas deberán incluir en la presentación de su Cuenta Pública y
en los informes sobre el ejercicio del gasto público al Poder Legislativo
respectivo, la información relativa a la aplicación de los recursos que
les fueron entregados mediante el FONREGIÓN.
Anexo II. Propuesta de Lineamientos del Fondo Regional 191
40. Asimismo, las entidades federativas publicarán la información de los
programas y proyectos de inversión apoyados, incluyendo los avances
físicos y financieros, en su página de Internet, así como en otros
medios accesibles al ciudadano, de conformidad con la Ley Federal
de Transparencia y Acceso a la Información Pública Gubernamental
y su similar estatal. Por su parte, el Gobierno Federal incluirá, en
los informes que corresponda, los recursos entregados a las entidades
federativas por medio del FONREGIÓN.
41. Se deberán atender las medidas para la comprobación y transparencia
en los términos de las disposiciones aplicables, sin que ello implique
limitaciones o restricciones a la administración y erogación de los
recursos entregados a las entidades federativas.
42. Para apoyar a las entidades federativas en el seguimiento y control
de los recursos, así como para asegurar la calidad en la información
que entreguen las entidades federativas a la UPCP, el informe
trimestral se deberá enviar mediante el sistema electrónico a que se
refiere el artículo segundo del “Acuerdo por el que se da a conocer
a los gobiernos de las entidades federativas y municipios, y de las
demarcaciones territoriales del Distrito Federal” publicado en el
Diario Oficial de la Federación el 27 de abril de 2007, el formato para
proporcionar información relacionada con recursos presupuestarios
federales, publicado en el Diario Oficial de la Federación el 31 de
enero de 2007, en los términos de los lineamientos y de la guía técnica
correspondientes.
43. Asimismo, las entidades federativas deberán presentar un informe
final de los programas y proyectos de inversión apoyados (Anexos 4
y 5 de los presentes Lineamientos), en el cual se deberá reportar la
aplicación de la totalidad de los recursos, incluidos los rendimientos
financieros y los resultados alcanzados, conforme a las disposiciones
aplicables.
TRANSITORIOS
ÚNICO.- Se derogan los lineamientos emitidos en la Ciudad de México a
los diez días del mes de julio de dos mil siete. Los presentes lineamientos
entrarán en vigor el día siguiente de su publicación en el Diario Oficial de la
Federación.
Dado en la Ciudad de México, a los …. días del mes de ….. de dos mil …..- El
Titular de la Unidad de Política y Control Presupuestario, ………..- Rúbrica.
192 Evaluación de los Fondos Metropolitano y Regional del Gobierno Federal Mexicano
Anexo III.
Metodología de asignación de los recursos del
Fondo Metropolitano
ÍNDICE
1. Antecedentes 2
2. Criterios 2
a. Criterios relacionados con las presiones sobre las zonas
metropolitanas 3
b. Criterios relacionados con incentivos al buen desempeño de las
zonas metropolitanas 3
3. Selección de las variables, indicadores y mecanismos de evaluación 4
a. Criterio de tamaño de población 4
b. Criterio de pobreza y desigualdad social 4
c. Criterio de vulnerabilidad por fenómenos naturales 5
d. Criterio de fortalecimiento de la administración local 6
e. Criterio de motorización 6
f. Criterio de capacidad productiva 7
g. Criterio de proyectos concursables 7
4. Construcción de la fórmula 7
a. Criterio de tamaño de población: 7
b. Criterio de pobreza y desigualdad social: 8
c. Criterio de vulnerabilidad por fenómenos naturales 10
d. Criterio de fortalecimiento de la administración local 10
e. Criterio de motorización 11
f. Criterio de capacidad productiva 12
g. Criterio de proyectos concursables 12
5. Fórmula y ponderadores finales 12
6. Base de datos con los indicadores principales 2
Anexo III. Metodología de asignación de los recursos del Fondo Metropolitano 193
1. Antecedentes
Actualmente no existe un mecanismo técnico que permita tomar decisiones
sobre la distribución de recursos del Fondo Metropolitano. Sin embargo, sí se
han realizado algunos esfuerzos para construir una fórmula que incorpore
consideraciones de orden técnico, basadas en información oficial y que pondera
las variables más importantes a considerar.
Es de resaltar la propuesta realizada por la Secretaría de Desarrollo Social
(SEDESOL), en donde se consideran criterios de distribución relacionados
con la pobreza patrimonial de forma principal (hogares pobres), y con el
crecimiento poblacional, déficit de servicios públicos y concentración de la
pobreza en Zonas de Atención Prioritaria (ZAP). Si bien los criterios utilizados
resultan plenamente consistentes con las políticas de desarrollo nacional, no
se incorporan algunas variables que se consideran muy relevantes cuando se
discute el tema metropolitano.
Una primera observación es que la problemática metropolitana depende, en
buena medida, del tamaño de su población, y no solamente de su crecimiento,
por lo que es importante incorporar dicha variable. Incluso se podría decir
que el tamaño de la población tiene por sí mismo una capacidad amplia para
explicar la problemática metropolitana.
Otra observación es que, además del crecimiento de la población, todas las
variables se concentran en indicadores relacionados con la pobreza y las
condiciones que la acompañan (como el déficit de servicios públicos). Si bien
es evidente que esta información debe estar contenida en la metodología de
distribución de recursos, no debe ser la única, sino que debe complementarse
con otros indicadores.
Uno de esos indicadores debería estar relacionado con la vulnerabilidad de
las ciudades derivada de los fenómenos naturales, sobre todo considerando los
daños que se han generado en los últimos años y el riesgo de que los fenómenos
crezcan en fuerza y número por el cambio climático. Por lo tanto, el Fondo
Metropolitano debería destinar mayores recursos a las ciudades que son
más vulnerables en términos de su exposición a fenómenos naturales, pero
evitando que se premie a las ciudades que tienen un menor control sobre la
ocupación de su territorio.
La última observación es que se deberían consideran indicadores que
equilibren los criterios de distribución reconociendo e incentivando el
desempeño adecuado de algunas zonas metropolitanas que se puede medir
en varios niveles. Algunos de esos indicadores podrían reflejar niveles altos
194 Evaluación de los Fondos Metropolitano y Regional del Gobierno Federal Mexicano
de producción de las ciudades o el fortalecimiento de las haciendas locales.
Finalmente, se deberían incorporar mecanismos de asignación de recursos
a los mejores proyectos evaluados a partir de concurso, de modo que se
incentiven mejoras cualitativas de los proyectos.
2. Criterios
Los criterios que se consideran para formular una metodología de asignación
de los recursos del Fondo Metropolitano están clasificados en dos grandes
grupos: el primero incorpora los criterios que representan presiones negativas
de diversa índole sobre las ciudades y que pueden afectar de forma negativa
su desarrollo. Estas presiones se derivan del tamaño y crecimiento de su
población, la pobreza, la marginación, la distribución inadecuada del ingreso,
y los riesgos vinculados a la incidencia de fenómenos naturales, entre otros.
Estas presiones se deben traducir en recursos que permitan reducir, mitigar
o compensar la problemática, de modo que las ciudades que tienen mayores
presiones reciban proporcionalmente mayores recursos para atenderlas.
El segundo grupo considera los criterios que tienen un impacto positivo sobre el
desarrollo metropolitano y que se vinculan en buena medida con el desempeño
del sector público y privado, como son los esfuerzos para sanear y fortalecer
las haciendas locales, la productividad de las ciudades y la calidad de los
proyectos de desarrollo metropolitano que presenten. El buen desempeño debe
ser reconocido e incentivado y, por esta razón, se incluye en el diseño para la
distribución de recursos.
a. Criterios relacionados con las presiones sobre las zonas
metropolitanas
El primero se relaciona con la fuerte relación que existe entre la problemática
de una zona metropolitana, el tamaño de su población y la tasa a la que
está creciendo. Es evidente que conforme es más grande una ciudad, en
términos poblacionales, y su ritmo de crecimiento es mayor, la problemática
urbana tiende a agudizarse, es decir, son mayores los problemas de
ocupación del suelo, de movilidad, de contaminación y de presión sobre los
recursos naturales, en particular sobre el agua. Pero también son mayores
los problemas de segregación e inequidad social, de seguridad pública y de
irregularidad en la vivienda. Por lo tanto, el tamaño relativo de la población
de una zona metropolitana y su ritmo de crecimiento se consideran como
factores determinantes.
El segundo criterio está vinculado con la situación de pobreza y desigualdad
social que sufren los habitantes de las zonas metropolitanas, en el sentido de
Anexo III. Metodología de asignación de los recursos del Fondo Metropolitano 195
que los recursos del Fondo Metropolitano deberían servir para mejorar sus
condiciones de vida. Por lo tanto, el Fondo debería impulsar el desarrollo urbano
de las ciudades más pobres y desiguales, y debería, también, sentar una base de
mayor equidad entre los diferentes estratos sociales. Para medir este criterio se
consideran la pobreza de los hogares de las zonas metropolitanas y la desigualdad
relativa entre los sectores con mayor y menor ingreso de la población.
El tercer criterio busca atender la vulnerabilidad que tienen algunas de las
zonas metropolitanas. Sin embargo, la vulnerabilidad tiene múltiples orígenes
de modo que no se puede tomar como un criterio homogéneo y, por lo tanto,
para abordarlo se hace una diferencia entre las fuentes de la vulnerabilidad.
Por un lado, están los riesgos derivados de fenómenos naturales, como son
los riesgos hidrometeorológicos y los riesgos geológicos; y, por el otro, está
la vulnerabilidad generada por fenómenos antropogénicos, principalmente
a partir de la ocupación de zonas de riesgo y del descontrol del crecimiento
urbano.
Dado que los fenómenos naturales en buena medida van más allá de lo pueden
controlar las autoridades públicas, es necesario invertir recursos para mitigar
los riesgos que se derivan de los mismos. Sin embargo, es inadecuado premiar
con recursos a las zonas metropolitanas que ejercen un menor control sobre la
ocupación de sus territorios y que, por lo mismo, enfrentan riesgos crecientes.
En función de lo anterior, este criterio se fundamenta principalmente en los
riesgos derivados de fenómenos naturales, no así de los riesgos antropogénicos.
b. Criterios relacionados con incentivos al buen desempeño de las
zonas metropolitanas
El cuarto criterio busca incentivar el buen desempeño de las administraciones
de los municipios que conforman las zonas metropolitanas, en tanto el esfuerzo
que realizan por sanear y fortalecer la hacienda pública. En ese sentido, se
incorpora el esfuerzo tributario que realizan las ciudades, entendido como la
relación entre los ingresos propios y los ingresos provenientes de los gobiernos
estatales y federal, buscando incentivar la reducción de la dependencia de los
ingresos externos. Como parte de este criterio es fundamental reconocer el
papel determinante que juega el impuesto predial como fuente de ingresos,
aunque reconociendo también que no es la única fuente.
El quinto criterio se relaciona con uno de los principales fenómenos que tienen
un impacto negativo sobre las zonas metropolitanas y es la predominancia del
automóvil particular como medio de transporte. Este criterio busca premiar
a aquellas ciudades con la menor tasa de motorización respecto al resto de las
zonas metropolitanas.
196 Evaluación de los Fondos Metropolitano y Regional del Gobierno Federal Mexicano
El sexto criterio busca generar un reconocimiento a la capacidad productiva
de las zonas metropolitanas. En ese sentido, es muy relevante que los recursos
del fondo consideren la justa retribución de recursos a quienes más producen,
de modo que sea un incentivo para mejorar las capacidades productivas y
competitivas de las zonas metropolitanas.
El séptimo y último criterio busca incidir de forma directa en la mejora
cualitativa de los proyectos apoyados con recursos del Fondo, apoyando los
proyectos que son más sólidos en términos de impacto metropolitano mediante
el concurso de un porcentaje de los recursos. Por lo tanto, es necesario que se
desarrollen mecanismos de evaluación de proyectos desde el ámbito federal
con criterios claros y bien definidos, con base en la opinión de los expertos y
favoreciendo aquellos que tengan un mayor impacto metropolitano.
3. Selección de las variables, indicadores y mecanismos de evaluación
a. Criterio de tamaño de población
Las variables son las siguientes: población total de las zonas metropolitanas
y tasa media de crecimiento anual de los cinco años inmediatos anteriores
al ejercicio fiscal correspondiente. La población total se puede obtener de
forma directa a través de la información que genera el Instituto Nacional de
Geografía y Estadística (INEGI) de forma regular. Sin embargo, considerando
que el cálculo debe ser anual y que la información del INEGI se actualiza cada
cinco años, se recomienda utilizar las proyecciones poblacionales del Consejo
Nacional de Población (CONAPO) en las que se tiene información para cada
año desde 2005 y hasta 2030 a nivel municipal.
b. Criterio de pobreza y desigualdad social
Este criterio requiere de un análisis a mayor profundidad para determinar las
variables más adecuadas. Existen diversos índices e indicadores que tienen
una capacidad explicativa suficiente para entender la problemática de la
pobreza y su efecto sobre las ciudades. El Índice de Marginación Urbana que
estima CONAPO es un muy buen ejemplo en tanto que considera variables
de asistencia escolar, nivel educativo, derechohabiencia a servicios de salud,
sobrevivencia de los hijos, condiciones de la vivienda, materiales, acceso a
servicios básicos y acceso a bienes del hogar. De modo similar, el Índice de
Desarrollo Humano (IDH) considera variables relacionadas con el tamaño y
características de la población, educación, salud e ingreso.
Si bien los dos índices son metodológicamente sólidos y concentran mucha
información, tienen diversas restricciones. La primera y más importante
Anexo III. Metodología de asignación de los recursos del Fondo Metropolitano 197
es que, en función de la información que se ha generado hasta ahora, es de
esperar que los índices se calculen para períodos mayores a un año, de modo
que no resultan funcionales a la necesidad de información anual del Fondo
Metropolitano. El caso del Índice de Marginación se ha venido calculando
de forma quinquenal desde 1995, mientras que el IDH sólo cuenta con un
ejercicio a nivel municipal correspondiente al año 2000.
El Consejo Nacional de Evaluación de la Política de Desarrollo Social
(CONEVAL) cuenta con indicadores para una medición multidimensional de
la pobreza que tiene un alto grado de pertinencia como indicador central en
la asignación de recursos del Fondo Metropolitano. El problema radica en que
este indicador se mide a nivel estatal por lo que su grado de desagregación no
resulta adecuado a las necesidades del cálculo.
Sin embargo, hay otros indicadores que ha desarrollado el CONEVAL sobre
rezago social que tienen una desagregación adecuada, además de que están
acompañados con la identificación de las zonas de atención prioritaria, cuyos
criterios se formularon de forma conjunta con la SEDESOL. Con base en
dicha información, la SEDESOL ha estimado el número de hogares en pobreza
patrimonial y su concentración en zonas de atención prioritaria a nivel localidad
para 2005. Estas variables resultan muy relevantes en tanto que incorporan
información sobre zonas específicas que requieren mayor atención y, al estar
definidas a nivel localidad, permiten un mayor grado de especificidad respecto
al total de hogares de las zonas metropolitanas. Tienen también la ventaja de
plantear un panorama específico sobre la pobreza urbana, que es uno de los
temas prioritarios en las políticas de desarrollo nacional.
Por estas características, se decidió utilizar las variables estimadas por
SEDESOL debido a su grado de focalización y atención al problema específico
de la pobreza. Adicionalmente, estas variables fueron consideradas dentro
de la propuesta de distribución de recursos del Fondo Metropolitano de la
Secretaría, por lo que resulta positivo retomar las características principales de
su propuesta y complementarla con otro tipo de variables. Independientemente
de lo anterior, será necesario garantizar que esta información se actualice en
períodos menores a cinco años, preferentemente de forma anual.
Respecto a la desigualdad, el CONEVAL ha desarrollado una serie de
indicadores a nivel municipal que permiten medirla. Uno de ellos es el
coeficiente de Gini que es una medida de concentración del ingreso y que
permite tener un panorama sobre la desigualdad de cada municipio. De igual
modo, ha estimado razones de ingreso entre los sectores más ricos y más
pobres de cada municipio (10 y 5% respectivamente), que muestran cuántas
veces es mayor el ingreso de los primeros, respecto a los segundos.
198 Evaluación de los Fondos Metropolitano y Regional del Gobierno Federal Mexicano
En este caso, por varias razones, se considera que la medida más adecuada
a los fines de esta fórmula es la razón de ingreso del 10% de la población
más rica, respecto al 10% de la población más pobre. La primera razón es
que el indicador tiene capacidad por sí mismo de mostrar la disparidad entre
los niveles de ingresos de los sectores referidos, a diferencia del coeficiente
de Gini que estima la concentración del ingreso respecto a una escala que
va de 0 a 1. El segundo motivo es que la razón de ingreso pone un énfasis
en las disparidades entre los sectores más ricos y los más pobres, quienes
representan una prioridad en las políticas de desarrollo nacional. Finalmente,
se considera que la razón del 10% más rico respecto al 10% más pobre es
más adecuada que la del 5% ya que presenta un panorama de la desigualdad
más amplio, sin dejar de enfatizar la pobreza, pero sin restringirla a los más
pobres únicamente.
c. Criterio de vulnerabilidad por fenómenos naturales
La información disponible en México respecto a vulnerabilidad por fenómenos
naturales es muy limitada a pesar de la gravedad del impacto que han
tenido en los últimos años. Por un lado, el Centro Nacional de Prevención
de Desastres (CENAPRED) cuenta con diversos documentos de análisis y
metodologías para la medición de riesgos, así como con un mapa de riesgos
por ciclones e intensidades. Sin embargo, la información está fragmentada por
tipo de riesgo y no está disponible a nivel nacional, por lo que no es suficiente
para conocer ni estandarizar los niveles de riesgo que enfrenta cada territorio.
Por otro lado, la SEDESOL cuenta con un atlas de peligros y riesgos naturales
que incorpora diversas variables para estandarizar las mediciones. Sin
embargo, dicho atlas no está disponible a nivel nacional, sino únicamente para
algunos municipios y entidades, de modo que no cumple con las necesidades de
cuantificación requeridas en este cálculo, aunque se espera que en el transcurso
de 2011 se cuente con un atlas de riesgo para cada entidad federativa.
Finalmente, el Instituto Mexicano de Tecnología del Agua (IMTA) junto
con la Secretaría de Medio Ambiente y Recursos Naturales (SEMARNAT)
publicaron en noviembre de 2010 el Atlas de Vulnerabilidad Hídrica en México
ante el cambio climático, que conforma el Volumen III de los Efectos del cambio
climático en los recursos hídricos de México. En el documento se establece un
Índice de Riesgo que incorpora los componentes sociales e hidrometeorológicos
medidos a través de un Índice de Vulnerabilidad y un Índice de Peligro,
respectivamente. Considerando que, como se explicó con anterioridad, este
criterio busca atender la vulnerabilidad derivada de los fenómenos naturales
y no la derivada de las características sociales y demográficas, la fórmula
considera únicamente el Índice de Peligro como medida de la vulnerabilidad
por fenómenos hidrometeorológicos.
Anexo III. Metodología de asignación de los recursos del Fondo Metropolitano 199
d. Criterio de fortalecimiento de la administración local
Las variables para medir este criterio deberían relacionarse con la capacidad
que tienen los municipios para disminuir su dependencia presupuestaria de
los recursos provenientes de los gobiernos estatales y federal.
La fuente de ingresos más importante de los municipios urbanos corresponde
al impuesto predial, mismo que refleja, en buena medida, la capacidad de
las administraciones locales para ejercer su autoridad sobre el uso y destino
del suelo. Si bien se considera que la recaudación de este impuesto debería
ser una de las variables más importantes en este criterio, existen diversas
restricciones para su medición y utilización. La primera es que no existe
información oficial para todos los municipios respecto al monto potencial de
recaudación del impuesto predial, aunque sí se cuenta con información sobre
el monto recaudado. Por lo tanto, no es posible conocer de forma homogénea la
tasa de recaudación del impuesto predial para cada municipio. Otra restricción
de esta variable es que considera únicamente una de las fuentes de ingreso
propio que alimentan la hacienda municipal y, aunque es la más importante,
no se deberían dejar de lado otros impuestos, derechos, aprovechamientos y
otras fuentes de ingreso.
Por lo tanto, se consideró otro indicador que considera la relación que
existe entre los ingresos propios y los ingresos totales de los municipios, y
que muestra el esfuerzo que realizan las administraciones municipales por
reducir la dependencia de ingresos externos. Esta variable fue estimada por el
Instituto Nacional para el Federalismo y el Desarrollo Municipal (INAFED)
para 2000, aunque incluye información de INEGI que se calcula de forma
anual y se presenta en los anuarios estadísticos de los estados, en la sección de
Sector Público. Si bien este indicador no provee información detallada sobre
el impuesto predial, y esa es su principal debilidad, sí refleja la situación
general de la dependencia de ingresos externos que enfrentan las haciendas
municipales, además de que se puede estimar de forma anual.
e. Criterio de motorización
El indicador que más comúnmente se utiliza cuando se habla de motorización
es la relación que existe entre el número de habitantes y el número de
automotores no masivos de una ciudad. Dado que no existe una metodología
oficial para construir la tasa de motorización, en algunos casos se considera
el total de automóviles (tanto públicos como particulares) y el total de
motocicletas. Para el caso de este estudio, lo que se trata de medir es la
dependencia de cada ciudad únicamente sobre los automóviles particulares,
de modo que ése es el dato que se utilizó para la construcción del indicador.
200 Evaluación de los Fondos Metropolitano y Regional del Gobierno Federal Mexicano
Si bien el indicador consideró únicamente automóviles particulares por
la razón esgrimida, la información disponible también es una restricción
para construir un indicador con otras características. Al respecto, toda la
información se obtuvo de los anuarios estadísticos de las entidades federativas
publicados por INEGI, aunque se observaron discrepancias entre los mismos.
En algunos casos se cuenta con la información desagregada por automóviles
de uso particular, uso público y uso oficial, así como el número total de
motocicletas registradas, mientras que en otros simplemente se cuenta con el
número total de automóviles de uso público y particular.
f. Criterio de capacidad productiva
El indicador que más se utiliza y que provee de una medida estándar de
productividad es la producción total de una delimitación territorial dividida
entre la población total que la habita. Esta producción per cápita, o Producto
Interno Bruto (PIB) per cápita, refleja el ingreso promedio que tiene cada
habitante, aunque no considera información relacionada con la distribución
de ese ingreso. Sin embargo, a pesar de esta evidente debilidad, se considera
que el indicador es adecuado para realizar comparaciones y aproximar la
productividad de cada delimitación territorial.
Si bien el PIB per cápita se estima trimestralmente y cuenta con series
históricas, la gran restricción que tiene es que los cálculos no se realizan a nivel
municipal. Al respecto, cabe resaltar que las únicas estimaciones disponibles
no se realizan regularmente ya que han sido construidas únicamente como
componente de otros índices (como el IDH, entre otros), pero no se le ha dado el
seguimiento adecuado. Considerando lo anterior, para esta fórmula se utiliza
el PIB per cápita a nivel municipal estimado por el INAFED para 2005.
g. Criterio de proyectos concursables
Para determinar las propuestas de proyecto que serán apoyadas con base
en sus cualidades relativas, se propone la conformación de un grupo técnico
de evaluación, coordinado por la Secretaría de Hacienda y Crédito Público
(SHCP), cuya función sea evaluar los proyectos con base en principios técnicos
de forma ágil y oportuna.
Para lograrlo, el grupo técnico debería incorporar representantes de la SHCP,
de la SEDESOL, de la SEMARNAT y representantes de otras organizaciones
de carácter federal que tengan incidencia en el tema metropolitano, como la
Comisión Nacional del Agua (CONAGUA), entre otras; así como de pares
académicos expertos en los temas del desarrollo metropolitano. Es muy
recomendable retomar la experiencia de los consejos de evaluación de los
fondos sectoriales y mixtos del Consejo Nacional de Ciencia y Tecnología
Anexo III. Metodología de asignación de los recursos del Fondo Metropolitano 201
(CONACYT).
Se propone que los criterios para que un proyecto pueda ser evaluado por el
grupo técnico sean cuando menos los siguientes: que los proyectos cumplan
con todo lo establecido en las Reglas de Operación; que surjan directamente
de los instrumentos de planeación de la zona metropolitana; que cuenten
con una nota técnica completa; que atienda de forma directa una o varias
de las prioridades establecidas en las Reglas de Operación; y que goce de la
aprobación explícita (respaldada por un acta) de 50% más uno del total de los
miembros del Consejo para el Desarrollo Metropolitano correspondiente.
Cuando los proyectos cumplan con estos requisitos podrán ser evaluados por
el grupo técnico, el cuál determinará los mejores proyectos y los que tienen un
mayor impacto metropolitano en función de su conocimiento y experiencia en
el tema. Los recursos serán asignados con criterios de mérito y de acuerdo a
la disponibilidad presupuestal.
4. Construcción de la fórmula
a. Criterio de tamaño de población
a.i. Población total. Se considera la participación de la población de cada
zona metropolitana respecto al total de zonas metropolitanas beneficiarias
del Fondo. Para su cálculo se sugiere utilizar los resultados preliminares del
Censo de Población y Vivienda 2010 del INEGI en cuanto a población por
Zona Metropolitana o las proyecciones de la población de México 2005-2050
del CONAPO por municipio para el año respectivo.
Donde:
PPTi: Proporción de la población total de cada Zona Metropolitana i respecto
al total de población de todas las zonas metropolitanas consideradas.
PTi: Población total de la Zona Metropolitana i.
a.ii. Crecimiento poblacional. Se considera el promedio de la tasa de
crecimiento media anual de la población de las zonas metropolitanas para
los últimos cinco años. Este periodo es suficiente para mostrar cambios en
la estructura poblacional que representen presiones sobre el sistema urbanometropolitano.
Se recomienda utilizar las proyecciones de la población de
México 2005-2050 del CONAPO por municipio para el año respectivo.
PPTi
PTi
∑ PTi = n
i
∑ TCMAi
n
i
n
i
n
i
TCMAi PTi,t -1
PTi,t–5 =
( )
PTCMAi
TCMAi =
THi
PPATi
PPATi =
PATi
PZAPi
ZAPi =
∑ PZAPi
TPZAPi
PZAPi =
n ∑ RIMi i
PRIi
RIMi =
n ∑ IPi i
n ∑ ETi i
VIPi
IPi =
∑ PPATi
TPATi
PPATi =
•…Ÿµ>∫√©≈Ωåß∂ƒ@™∆§¬~¶|ªπø^€¥†®æ∑œ‘“«[¢∞\|°£≠–±Ó—ÒÔ ÍÏÌλ”’ŒÊÆÁÈËÛıØ∏ÙÚ¯˙ˆ˘˜·‚‡flfiÅ„‰Â◊≤≤≤≥≥
≥4.75
≥4.75
n ∑ i
ETi
ETi
IPi
n
ITi =
PETi =
n ∑ MOTi i
n ∑ IPCi i
MOTi PMOTi =
PTi
PIBi IPCi =
IPCi PIPCi =
RDi RDT * (0.3 (PPTi) + 0.5 (PTCMAi) + 0.1 (TPATi) + 0.1 (TZAPi)
+ 0.05 (PRIi) + 0.1 (VIPi) + 0.15 (PETi) + 0.05 (PMOTi) + 0.05 (PIPCi) )
=
AUTOi
PTi MOTi =
202 Evaluación de los Fondos Metropolitano y Regional del Gobierno Federal Mexicano
Donde:
TCMAi: Tasa de crecimiento media anual de la población de la zona
metropolitana i para los últimos cinco años.
PTi: Población total de la zona metropolitana i.
t: Sigla para indicar el período de tiempo referido. t=Año presente,
t-5=5 años atrás.
Una vez que se tiene calculada la tasa de crecimiento media anual para cada
Zona Metropolitana, es necesario conocer la relación proporcional que tiene
respecto al del total de las zonas metropolitanas beneficiarias del Fondo:
Donde:
PTCMAi: Relación proporcional de la tasa de crecimiento media anual para los
últimos cinco años de la zona metropolitana i respecto al resto de las
zonas metropolitanas para el mismo período.
b. Criterio de pobreza y desigualdad social
b.i. Proporción de hogares en pobreza patrimonial. Se retoman las
estimaciones de SEDESOL y se considera la proporción de número de hogares
en situación de pobreza patrimonial respecto al total de hogares de cada Zona
Metropolitana. Para su cálculo se sugiere utilizar las estimaciones realizadas
por la SEDESOL para el último periodo disponible.
Donde:
PPATi: Proporción de hogares en situación de pobreza patrimonial en la
Zona Metropolitana i.
PATi: Total de hogares en situación de pobreza patrimonial en la Zona
Metropolitana i.
THi: Total de hogares en la Zona Metropolitana i.
PPTi
PTi
∑ PTi = n
i
∑ TCMAi
n
i
n
i
n
i
TCMAi PTi,t -1
PTi,t–5 =
( )
PTCMAi
TCMAi =
THi
PPATi
PPATi =
PATi
PZAPi
ZAPi =
∑ PZAPi
TPZAPi
PZAPi =
n ∑ RIMi i
PRIi
RIMi =
n ∑ IPi i
n ∑ ETi i
VIPi
IPi =
∑ PPATi
TPATi
PPATi =
•…Ÿµ>∫√©≈Ωåß∂ƒ@™∆§¬~¶|ªπø^€¥†®æ∑œ‘“«[¢∞\|°£≠–±Ó—ÒÔ ÍÏÌλ”’ŒÊÆÁÈËÛıØ∏ÙÚ¯˙ˆ˘˜·‚‡flfiÅ„‰Â◊≤≤≤≥≥
≥4.75
≥4.75
n ∑ i
ETi
ETi
IPi
n
ITi =
PETi =
n ∑ MOTi i
n ∑ IPCi i
MOTi PMOTi =
PTi
PIBi IPCi =
IPCi PIPCi =
RDi RDT * (0.3 (PPTi) + 0.5 (PTCMAi) + 0.1 (TPATi) + 0.1 (TZAPi)
+ 0.05 (PRIi) + 0.1 (VIPi) + 0.15 (PETi) + 0.05 (PMOTi) + 0.05 (PIPCi) )
=
AUTOi
PTi MOTi =
PPTi
PTi
∑ PTi = n
i
∑ TCMAi
n
i
n
i
n
i
TCMAi PTi,t -1
PTi,t–5 =
( )
PTCMAi
TCMAi =
THi
PPATi
PPATi =
PATi
PZAPi
ZAPi =
∑ PZAPi
TPZAPi
PZAPi =
n ∑ RIMi i
PRIi
RIMi =
n ∑ IPi i
n ∑ ETi i
VIPi
IPi =
∑ PPATi
TPATi
PPATi =
•…Ÿµ>∫√©≈Ωåß∂ƒ@™∆§¬~¶|ªπø^€¥†®æ∑œ‘“«[¢∞\|°£≠–±Ó—ÒÔ ÍÏÌλ”’ŒÊÆÁÈËÛıØ∏ÙÚ¯˙ˆ˘˜·‚‡flfiÅ„‰Â◊≤≤≤≥≥
≥4.75
≥4.75
n ∑ i
ETi
ETi
IPi
n
ITi =
PETi =
n ∑ MOTi i
n ∑ IPCi i
MOTi PMOTi =
PTi
PIBi IPCi =
IPCi PIPCi =
RDi RDT * (0.3 (PPTi) + 0.5 (PTCMAi) + 0.1 (TPATi) + 0.1 (TZAPi)
+ 0.05 (PRIi) + 0.1 (VIPi) + 0.15 (PETi) + 0.05 (PMOTi) + 0.05 (PIPCi) )
=
AUTOi
PTi MOTi =
PPTi
PTi
∑ PTi = n
i
∑ TCMAi
n
i
n
i
n
i
TCMAi PTi,t -1
PTi,t–5 =
( )
PTCMAi
TCMAi =
THi
PPATi
PPATi =
PATi
PZAPi
ZAPi =
∑ PZAPi
TPZAPi
PZAPi =
n ∑ RIMi i
PRIi
RIMi =
n ∑ IPi i
n ∑ ETi i
VIPi
IPi =
∑ PPATi
TPATi
PPATi =
•…Ÿµ>∫√©≈Ωåß∂ƒ@™∆§¬~¶|ªπø^€¥†®æ∑œ‘“«[¢∞\|°£≠–±Ó—ÒÔ ÍÏÌλ”’ŒÊÆÁÈËÛıØ∏ÙÚ¯˙ˆ˘˜·‚‡flfiÅ„‰Â◊≤≤≤≥≥
≥4.75
≥4.75
n ∑ i
ETi
ETi
IPi
n
ITi =
PETi =
n ∑ MOTi i
n ∑ IPCi i
MOTi PMOTi =
PTi
PIBi IPCi =
IPCi PIPCi =
RDi RDT * (0.3 (PPTi) + 0.5 (PTCMAi) + 0.1 (TPATi) + 0.1 (TZAPi)
+ 0.05 (PRIi) + 0.1 (VIPi) + 0.15 (PETi) + 0.05 (PMOTi) + 0.05 (PIPCi) )
=
AUTOi
PTi MOTi =
Anexo III. Metodología de asignación de los recursos del Fondo Metropolitano 203
Una vez que se tiene calculada la PPAT para cada Zona Metropolitana, es
necesario conocer la relación proporcional que tiene respecto al del total de las
zonas metropolitanas beneficiarias del Fondo:
Donde:
TPATi: Relación proporcional de los hogares en situación de pobreza
patrimonial de la Zona Metropolitana i respecto al total de zonas
metropolitanas.
b.ii. Proporción de hogares en pobreza patrimonial agrupados en
ZAP. Se retoman las estimaciones de SEDESOL y se considera la proporción
de número de hogares en situación de pobreza patrimonial agrupados en
ZAP respecto al total de hogares en situación de pobreza patrimonial de cada
Zona Metropolitana. Se sugiere utilizar las estimaciones realizadas por la
SEDESOL para el último periodo disponible.
Donde:
PZAPi: Proporción de hogares en situación de pobreza patrimonial
agrupados en ZAP respecto al total de hogares en situación de
pobreza patrimonial en la Zona Metropolitana i.
ZAPi: Total de hogares en situación de pobreza patrimonial agrupados en
ZAP en la Zona Metropolitana i.
PATi: Total de hogares en situación de pobreza patrimonial en la Zona
Metropolitana i.
Una vez que se tiene calculada la PZAP para cada Zona Metropolitana, es
necesario conocer la relación proporcional que tiene respecto al del total de las
zonas metropolitanas beneficiarias del Fondo:
Donde:
TZAPi: Relación proporcional de los hogares en situación de pobreza
PPTi
PTi
∑ PTi = n
i
∑ TCMAi
n
i
n
i
n
i
TCMAi PTi,t -1
PTi,t–5 =
( )
PTCMAi
TCMAi =
THi
PPATi
PPATi =
PATi
PZAPi
ZAPi =
∑ PZAPi
TPZAPi
PZAPi =
n ∑ RIMi i
PRIi
RIMi =
n ∑ IPi i
n ∑ ETi i
VIPi
IPi =
∑ PPATi
TPATi
PPATi =
•…Ÿµ>∫√©≈Ωåß∂ƒ@™∆§¬~¶|ªπø^€¥†®æ∑œ‘“«[¢∞\|°£≠–±Ó—ÒÔ ÍÏÌλ”’ŒÊÆÁÈËÛıØ∏ÙÚ¯˙ˆ˘˜·‚‡flfiÅ„‰Â◊≤≤≤≥≥
≥4.75
≥4.75
n ∑ i
ETi
ETi
IPi
n
ITi =
PETi =
n ∑ MOTi i
n ∑ IPCi i
MOTi PMOTi =
PTi
PIBi IPCi =
IPCi PIPCi =
RDi RDT * (0.3 (PPTi) + 0.5 (PTCMAi) + 0.1 (TPATi) + 0.1 (TZAPi)
+ 0.05 (PRIi) + 0.1 (VIPi) + 0.15 (PETi) + 0.05 (PMOTi) + 0.05 (PIPCi) )
=
AUTOi
PTi MOTi =
PPTi
PTi
∑ PTi = n
i
∑ TCMAi
n
i
n
i
n
i
TCMAi PTi,t -1
PTi,t–5 =
( )
PTCMAi
TCMAi =
THi
PPATi
PPATi =
PATi
PZAPi
ZAPi =
∑ PZAPi
TPZAPi
PZAPi =
n ∑ RIMi i
PRIi
RIMi =
n ∑ IPi i
n ∑ ETi i
VIPi
IPi =
∑ PPATi
TPATi
PPATi =
•…Ÿµ>∫√©≈Ωåß∂ƒ@™∆§¬~¶|ªπø^€¥†®æ∑œ‘“«[¢∞\|°£≠–±Ó—ÒÔ ÍÏÌλ”’ŒÊÆÁÈËÛıØ∏ÙÚ¯˙ˆ˘˜·‚‡flfiÅ„‰Â◊≤≤≤≥≥
≥4.75
≥4.75
n ∑ i
ETi
ETi
IPi
n
ITi =
PETi =
n ∑ MOTi i
n ∑ IPCi i
MOTi PMOTi =
PTi
PIBi IPCi =
IPCi PIPCi =
RDi RDT * (0.3 (PPTi) + 0.5 (PTCMAi) + 0.1 (TPATi) + 0.1 (TZAPi)
+ 0.05 (PRIi) + 0.1 (VIPi) + 0.15 (PETi) + 0.05 (PMOTi) + 0.05 (PIPCi) )
=
AUTOi
PTi MOTi =
PPTi
PTi
∑ PTi = n
i
∑ TCMAi
n
i
n
i
n
i
TCMAi PTi,t -1
PTi,t–5 =
( )
PTCMAi
TCMAi =
THi
PPATi
PPATi =
PATi
PZAPi
ZAPi =
∑ PZAPi
TPZAPi
PZAPi =
n ∑ RIMi i
PRIi
RIMi =
n ∑ IPi i
n ∑ ETi i
VIPi
IPi =
∑ PPATi
TPATi
PPATi =
•…Ÿµ>∫√©≈Ωåß∂ƒ@™∆§¬~¶|ªπø^€¥†®æ∑œ‘“«[¢∞\|°£≠–±Ó—ÒÔ ÍÏÌλ”’ŒÊÆÁÈËÛıØ∏ÙÚ¯˙ˆ˘˜·‚‡flfiÅ„‰Â◊≤≤≤≥≥
≥4.75
≥4.75
n ∑ i
ETi
ETi
IPi
n
ITi =
PETi =
n ∑ MOTi i
n ∑ IPCi i
MOTi PMOTi =
PTi
PIBi IPCi =
IPCi PIPCi =
RDi RDT * (0.3 (PPTi) + 0.5 (PTCMAi) + 0.1 (TPATi) + 0.1 (TZAPi)
+ 0.05 (PRIi) + 0.1 (VIPi) + 0.15 (PETi) + 0.05 (PMOTi) + 0.05 (PIPCi) )
=
AUTOi
PTi MOTi =
204 Evaluación de los Fondos Metropolitano y Regional del Gobierno Federal Mexicano
patrimonial agrupados en ZAP de la Zona Metropolitana i respecto
al total de zonas metropolitanas.
b.iii. Razón de ingreso del 10% más rico entre el 10% más pobre. Se
retoma la metodología del CONEVAL. Esta razón muestra las proporciones de
ingreso que concentran el 10% más rico y el 10% más pobre, respectivamente.
El valor del resultado de la razón es equivalente al número de veces que es
mayor el ingreso del 10% de la población más rica respecto al 10% más pobre,
es decir, a mayor valor de la razón, mayor la desigualdad. Se sugiere utilizar
las estimaciones de CONEVAL en los Mapas de Desigualdad 2000-2005, para
2005 a nivel municipal y su actualización conforme sea estimada.
Donde:
PRIi: Proporción de la razón de ingreso del 10% más rico entre el 10%
más pobre de la Zona Metropolitana i respecto al total de zonas
metropolitanas.
RIMi: Razón de ingreso del 10% más rico entre el 10% más pobre de la Zona
Metropolitana i.
c. Criterio de vulnerabilidad por fenómenos naturales
c.i. Índice de Peligro (vulnerabilidad hidrometeorológica). Se retoma
la medición del Índice de Peligro desarrollado en el Atlas de Vulnerabilidad
Hídrica en México ante el Cambio Climático, elaborado por el IMTA y la
SEMARNAT. El Índice de Peligro es el componente hidrometeorológico
del Índice de Vulnerabilidad, que incorpora también un Índice de Riesgo
relacionado con la vulnerabilidad de orden social. La información se presenta
por entidad federativa, por lo que se toma como un supuesto que las zonas
metropolitanas responden a los mismos patrones que la entidad federativa en
la que se localizan. Para el caso de zonas metropolitanas que pertenecen a más
de una entidad, se considera un promedio ponderado del valor del índice en
función de la población de los municipios que conforman la zona metropolitana
de cada entidad. La distribución de recursos considera únicamente las zonas
metropolitanas con mayor vulnerabilidad, es decir, aquellas cuyo valor está
dentro de la mitad superior del Índice de Peligro (en este caso corresponde a un
valor de 4.75 o mayor).
PPTi
PTi
∑ PTi = n
i
∑ TCMAi
n
i
n
i
n
i
TCMAi PTi,t -1
PTi,t–5 =
( )
PTCMAi
TCMAi =
THi
PPATi
PPATi =
PATi
PZAPi
ZAPi =
∑ PZAPi
TPZAPi
PZAPi =
n ∑ RIMi i
PRIi
RIMi =
n ∑ IPi i
n ∑ ETi i
VIPi
IPi =
∑ PPATi
TPATi
PPATi =
•…Ÿµ>∫√©≈Ωåß∂ƒ@™∆§¬~¶|ªπø^€¥†®æ∑œ‘“«[¢∞\|°£≠–±Ó—ÒÔ ÍÏÌλ”’ŒÊÆÁÈËÛıØ∏ÙÚ¯˙ˆ˘˜·‚‡flfiÅ„‰Â◊≤≤≤≥≥
≥4.75
≥4.75
n ∑ i
ETi
ETi
IPi
n
ITi =
PETi =
n ∑ MOTi i
n ∑ IPCi i
MOTi PMOTi =
PTi
PIBi IPCi =
IPCi PIPCi =
RDi RDT * (0.3 (PPTi) + 0.5 (PTCMAi) + 0.1 (TPATi) + 0.1 (TZAPi)
+ 0.05 (PRIi) + 0.1 (VIPi) + 0.15 (PETi) + 0.05 (PMOTi) + 0.05 (PIPCi) )
=
AUTOi
PTi MOTi =
PPTi
PTi
∑ PTi = n
i
∑ TCMAi
n
i
n
i
n
i
TCMAi PTi,t -1
PTi,t–5 =
( )
PTCMAi
TCMAi =
THi
PPATi
PPATi =
PATi
PZAPi
ZAPi =
∑ PZAPi
TPZAPi
PZAPi =
n ∑ RIMi i
PRIi
RIMi =
n ∑ IPi i
n ∑ ETi i
VIPi
IPi =
∑ PPATi
TPATi
PPATi =
•…Ÿµ>∫√©≈Ωåß∂ƒ@™∆§¬~¶|ªπø^€¥†®æ∑œ‘“«[¢∞\|°£≠–±Ó—ÒÔ ÍÏÌλ”’ŒÊÆÁÈËÛıØ∏ÙÚ¯˙ˆ˘˜·‚‡flfiÅ„‰Â◊≤≤≤≥≥
≥4.75
≥4.75
n ∑ i
ETi
ETi
IPi
n
ITi =
PETi =
n ∑ MOTi i
n ∑ IPCi i
MOTi PMOTi =
PTi
PIBi IPCi =
IPCi PIPCi =
RDi RDT * (0.3 (PPTi) + 0.5 (PTCMAi) + 0.1 (TPATi) + 0.1 (TZAPi)
+ 0.05 (PRIi) + 0.1 (VIPi) + 0.15 (PETi) + 0.05 (PMOTi) + 0.05 (PIPCi) )
=
AUTOi
PTi MOTi =
Anexo III. Metodología de asignación de los recursos del Fondo Metropolitano 205
Donde:
VIPi: Valor proporcional del Índice de Peligro de la Zona Metropolitana i
respecto al total de las zonas metropolitanas cuyo valor corresponde
a 50% o superior de la distribución del índice (las de mayor
vulnerabilidad por fenómenos hidrometeorológicos).
IPi>4.75: Zonas metropolitanas que están dentro de los valores de 50% o
superiores del Índice. Dicho valor según la distribución (2 a 7.5)
corresponde a un índice con valor de 4.75.
d. Criterio de fortalecimiento de la administración local
d.i. Esfuerzo tributario. Se retoma la metodología del Índice de Desarrollo
Municipal Básico del INAFED. Para este indicador se calcula el cociente
promedio de los ingresos propios entre los ingresos totales de cada municipio
del período 1995 a 2000. Para obtener un indicador por zona metropolitana
se calcula el promedio del esfuerzo tributario ponderado por la población total
de cada municipio o delegación que integra la zona metropolitana. Se sugiere
utilizar las estimaciones del INAFED que están basadas en datos de INEGI
respecto a las estadísticas de las finanzas municipales y la población total.
Donde:
ETi: Esfuerzo tributario que es el promedio de 1995 a 2000 de los ingresos
propios entre los ingresos totales de la Zona Metropolitana i.
IPi: Ingresos propios de la Zona Metropolitana i.
ITi: Ingresos totales de la Zona Metropolitana i.
n: Tiene valor de 5 correspondiente al período de 1995 a 2000.
Una vez que se tiene calculado el ET para cada Zona Metropolitana, es
necesario conocer la relación proporcional que tiene respecto al del total de las
zonas metropolitanas beneficiarias del Fondo:
Donde:
PETi: Relación proporcional del esfuerzo tributario de cada Zona
Metropolitana i respecto al total de las zonas metropolitanas.
PPTi
PTi
∑ PTi = n
i
∑ TCMAi
n
i
n
i
n
i
TCMAi PTi,t -1
PTi,t–5 =
( )
PTCMAi
TCMAi =
THi
PPATi
PPATi =
PATi
PZAPi
ZAPi =
∑ PZAPi
TPZAPi
PZAPi =
n ∑ RIMi i
PRIi
RIMi =
n ∑ IPi i
n ∑ ETi i
VIPi
IPi =
∑ PPATi
TPATi
PPATi =
•…Ÿµ>∫√©≈Ωåß∂ƒ@™∆§¬~¶|ªπø^€¥†®æ∑œ‘“«[¢∞\|°£≠–±Ó—ÒÔ ÍÏÌλ”’ŒÊÆÁÈËÛıØ∏ÙÚ¯˙ˆ˘˜·‚‡flfiÅ„‰Â◊≤≤≤≥≥
≥4.75
≥4.75
n ∑ i
ETi
ETi
IPi
n
ITi =
PETi =
n ∑ MOTi i
n ∑ IPCi i
MOTi PMOTi =
PTi
PIBi IPCi =
IPCi PIPCi =
RDi RDT * (0.3 (PPTi) + 0.5 (PTCMAi) + 0.1 (TPATi) + 0.1 (TZAPi)
+ 0.05 (PRIi) + 0.1 (VIPi) + 0.15 (PETi) + 0.05 (PMOTi) + 0.05 (PIPCi) )
=
AUTOi
PTi MOTi =
PPTi
PTi
∑ PTi = n
i
∑ TCMAi
n
i
n
i
n
i
TCMAi PTi,t -1
PTi,t–5 =
( )
PTCMAi
TCMAi =
THi
PPATi
PPATi =
PATi
PZAPi
ZAPi =
∑ PZAPi
TPZAPi
PZAPi =
n ∑ RIMi i
PRIi
RIMi =
n ∑ IPi i
n ∑ ETi i
VIPi
IPi =
∑ PPATi
TPATi
PPATi =
•…Ÿµ>∫√©≈Ωåß∂ƒ@™∆§¬~¶|ªπø^€¥†®æ∑œ‘“«[¢∞\|°£≠–±Ó—ÒÔ ÍÏÌλ”’ŒÊÆÁÈËÛıØ∏ÙÚ¯˙ˆ˘˜·‚‡flfiÅ„‰Â◊≤≤≤≥≥
≥4.75
≥4.75
n ∑ i
ETi
ETi
IPi
n
ITi =
PETi =
n ∑ MOTi i
n ∑ IPCi i
MOTi PMOTi =
PTi
PIBi IPCi =
IPCi PIPCi =
RDi RDT * (0.3 (PPTi) + 0.5 (PTCMAi) + 0.1 (TPATi) + 0.1 (TZAPi)
+ 0.05 (PRIi) + 0.1 (VIPi) + 0.15 (PETi) + 0.05 (PMOTi) + 0.05 (PIPCi) )
=
AUTOi
PTi MOTi =
206 Evaluación de los Fondos Metropolitano y Regional del Gobierno Federal Mexicano
e. Criterio de motorización
e.i. Tasa de motorización. La tasa de motorización es el cociente de la
población total de la Zona Metropolitana entre el número de automóviles
particulares. El valor que se obtiene representa el número de personas que
hay por cada automóvil en la ciudad. Dado que este indicador representa una
relación inversa entre la población y los automóviles, la interpretación es que
entre mayor es el valor del indicador, menor es la tasa de motorización, es
decir, hay menos automóviles en la ciudad respecto a la población total. Para
el cálculo se recomienda utilizar los anuarios estadísticos de las entidades
federativas publicadas por el INEGI ya que presentan la información de forma
homogénea y a nivel municipal, aunque tienen un menor grado de exactitud.
Por lo tanto, se considera como una alternativa la obtención del número
total de automóviles por municipio en las bases de datos de las agencias de
transporte y vialidad de las entidades federativas, aunque considerando que
la información no se presenta de forma homogénea por lo que requiere de
procesamiento. Para la información sobre población, se recomiendan utilizar
los resultados preliminares de población por Zona Metropolitana del Censo
de Población y Vivienda 2010 del INEGI o las proyecciones de la población de
México 2005-2050 del CONAPO por municipio para el año respectivo.
Donde:
MOTi: Tasa de motorización de la Zona Metropolitana i.
PTi: Población total de la Zona Metropolitana i.
AUTOi: Número de automóviles particulares registrados en la Zona
Metropolitana i.
Una vez que se tiene calculada la MOT para cada Zona Metropolitana, es
necesario conocer la relación proporcional que tiene respecto al del total de las
zonas metropolitanas beneficiarias del Fondo:
Donde:
PMOTi: Relación proporcional de la tasa de motorización de la Zona
Metropolitana i respecto al total de las zonas metropolitanas.
MOTi: Tasa de motorización de la Zona Metropolitana i.
PPTi
PTi
∑ PTi = n
i
∑ TCMAi
n
i
n
i
n
i
TCMAi PTi,t -1
PTi,t–5 =
( )
PTCMAi
TCMAi =
THi
PPATi
PPATi =
PATi
PZAPi
ZAPi =
∑ PZAPi
TPZAPi
PZAPi =
n ∑ RIMi i
PRIi
RIMi =
n ∑ IPi i
n ∑ ETi i
VIPi
IPi =
∑ PPATi
TPATi
PPATi =
•…Ÿµ>∫√©≈Ωåß∂ƒ@™∆§¬~¶|ªπø^€¥†®æ∑œ‘“«[¢∞\|°£≠–±Ó—ÒÔ ÍÏÌλ”’ŒÊÆÁÈËÛıØ∏ÙÚ¯˙ˆ˘˜·‚‡flfiÅ„‰Â◊≤≤≤≥≥
≥4.75
≥4.75
n ∑ i
ETi
ETi
IPi
n
ITi =
PETi =
n ∑ MOTi i
n ∑ IPCi i
MOTi PMOTi =
PTi
PIBi IPCi =
IPCi PIPCi =
RDi RDT * (0.3 (PPTi) + 0.5 (PTCMAi) + 0.1 (TPATi) + 0.1 (TZAPi)
+ 0.05 (PRIi) + 0.1 (VIPi) + 0.15 (PETi) + 0.05 (PMOTi) + 0.05 (PIPCi) )
=
AUTOi
PTi MOTi =
PPTi
PTi
∑ PTi = n
i
∑ TCMAi
n
i
n
i
n
i
TCMAi PTi,t -1
PTi,t–5 =
( )
PTCMAi
TCMAi =
THi
PPATi
PPATi =
PATi
PZAPi
ZAPi =
∑ PZAPi
TPZAPi
PZAPi =
n ∑ RIMi i
PRIi
RIMi =
n ∑ IPi i
n ∑ ETi i
VIPi
IPi =
∑ PPATi
TPATi
PPATi =
•…Ÿµ>∫√©≈Ωåß∂ƒ@™∆§¬~¶|ªπø^€¥†®æ∑œ‘“«[¢∞\|°£≠–±Ó—ÒÔ ÍÏÌλ”’ŒÊÆÁÈËÛıØ∏ÙÚ¯˙ˆ˘˜·‚‡flfiÅ„‰Â◊≤≤≤≥≥
≥4.75
≥4.75
n ∑ i
ETi
ETi
IPi
n
ITi =
PETi =
n ∑ MOTi i
n ∑ IPCi i
MOTi PMOTi =
PTi
PIBi IPCi =
IPCi PIPCi =
RDi RDT * (0.3 (PPTi) + 0.5 (PTCMAi) + 0.1 (TPATi) + 0.1 (TZAPi)
+ 0.05 (PRIi) + 0.1 (VIPi) + 0.15 (PETi) + 0.05 (PMOTi) + 0.05 (PIPCi) )
=
AUTOi
PTi MOTi =
Anexo III. Metodología de asignación de los recursos del Fondo Metropolitano 207
f. Criterio de capacidad productiva
f.i. Ingreso per cápita. Se considera la producción total de una Zona
Metropolitana dividida entre su población total. Esta medida aproxima el
ingreso (o producción) promedio que tendría cada habitante de la ciudad si se
distribuyera de forma igualitaria. Este indicador busca retribuir o premiar a
las zonas metropolitanas que tienen un mayor ingreso por habitante respecto
a la media de las zonas metropolitanas. Para la información sobre población,
se recomiendan utilizar los resultados preliminares de población por Zona
Metropolitana del Censo de Población y Vivienda 2010 del INEGI o las
proyecciones de la población de México 2005-2050 del CONAPO por municipio
para el año respectivo. Debido a que el Producto Interno Bruto no se calcula a
nivel municipal ni por zona metropolitana, se recomienda utilizar el PIB per
cápita que estima el INAFED.
Donde:
IPCi: Ingreso per cápita de la Zona Metropolitana i.
PIBi: Producción total de la Zona Metropolitana i.
PTi: Población total de la Zona Metropolitana i.
Una vez que se tiene calculado el IPC para cada Zona Metropolitana, es
necesario conocer la relación proporcional que tiene respecto al del total de las
zonas metropolitanas beneficiarias del Fondo:
Donde:
PIPCi: Relación proporcional del ingreso per cápita de la Zona Metropolitana
i respecto al total de zonas metropolitanas.
IPCi: Ingreso per cápita de la Zona Metropolitana i.
g. Criterio de proyectos concursables
Este criterio no requiere de fórmula, ya que los recursos serán asignados en
función de los resultados que obtenga cada proyecto en su evaluación por parte
del equipo técnico convocado por el Gobierno Federal. Los montos dependerán
de dicho equipo.
PPTi
PTi
∑ PTi = n
i
∑ TCMAi
n
i
n
i
n
i
TCMAi PTi,t -1
PTi,t–5 =
( )
PTCMAi
TCMAi =
THi
PPATi
PPATi =
PATi
PZAPi
ZAPi =
∑ PZAPi
TPZAPi
PZAPi =
n ∑ RIMi i
PRIi
RIMi =
n ∑ IPi i
n ∑ ETi i
VIPi
IPi =
∑ PPATi
TPATi
PPATi =
•…Ÿµ>∫√©≈Ωåß∂ƒ@™∆§¬~¶|ªπø^€¥†®æ∑œ‘“«[¢∞\|°£≠–±Ó—ÒÔ ÍÏÌλ”’ŒÊÆÁÈËÛıØ∏ÙÚ¯˙ˆ˘˜·‚‡flfiÅ„‰Â◊≤≤≤≥≥
≥4.75
≥4.75
n ∑ i
ETi
ETi
IPi
n
ITi =
PETi =
n ∑ MOTi i
n ∑ IPCi i
MOTi PMOTi =
PTi
PIBi IPCi =
IPCi PIPCi =
RDi RDT * (0.3 (PPTi) + 0.5 (PTCMAi) + 0.1 (TPATi) + 0.1 (TZAPi)
+ 0.05 (PRIi) + 0.1 (VIPi) + 0.15 (PETi) + 0.05 (PMOTi) + 0.05 (PIPCi) )
=
AUTOi
PTi MOTi =
PPTi
PTi
∑ PTi = n
i
∑ TCMAi
n
i
n
i
n
i
TCMAi PTi,t -1
PTi,t–5 =
( )
PTCMAi
TCMAi =
THi
PPATi
PPATi =
PATi
PZAPi
ZAPi =
∑ PZAPi
TPZAPi
PZAPi =
n ∑ RIMi i
PRIi
RIMi =
n ∑ IPi i
n ∑ ETi i
VIPi
IPi =
∑ PPATi
TPATi
PPATi =
•…Ÿµ>∫√©≈Ωåß∂ƒ@™∆§¬~¶|ªπø^€¥†®æ∑œ‘“«[¢∞\|°£≠–±Ó—ÒÔ ÍÏÌλ”’ŒÊÆÁÈËÛıØ∏ÙÚ¯˙ˆ˘˜·‚‡flfiÅ„‰Â◊≤≤≤≥≥
≥4.75
≥4.75
n ∑ i
ETi
ETi
IPi
n
ITi =
PETi =
n ∑ MOTi i
n ∑ IPCi i
MOTi PMOTi =
PTi
PIBi IPCi =
IPCi PIPCi =
RDi RDT * (0.3 (PPTi) + 0.5 (PTCMAi) + 0.1 (TPATi) + 0.1 (TZAPi)
+ 0.05 (PRIi) + 0.1 (VIPi) + 0.15 (PETi) + 0.05 (PMOTi) + 0.05 (PIPCi) )
=
AUTOi
PTi MOTi =
208 Evaluación de los Fondos Metropolitano y Regional del Gobierno Federal Mexicano
5. Fórmula y ponderadores finales
La formula resultante se presenta a continuación:
Donde:
RDi: Recursos disponibles para la Zona Metropolitana i.
RDT: Recursos disponibles totales del Fondo Metropolitano.
PPTi: Proporción de la población total de cada Zona Metropolitana i
respecto al total de población de todas las zonas metropolitanas
consideradas.
PTCMAi: Relación proporcional de la tasa de crecimiento media anual para los
últimos cinco años de la Zona Metropolitana i respecto al resto de las
zonas metropolitanas para el mismo período.
TPATi: Relación proporcional de los hogares en situación de pobreza
patrimonial de la Zona Metropolitana i respecto al total de zonas
metropolitanas.
TZAPi: Relación proporcional de los hogares en situación de pobreza
patrimonial agrupados en ZAP de la Zona Metropolitana i respecto
al total de zonas metropolitanas.
PRIi: Proporción de la razón de ingreso del 10% más rico entre el 10%
más pobre de la Zona Metropolitana i respecto al total de zonas
metropolitanas cuya razón de ingreso es menor o igual a la
media.
VIPi: Valor proporcional del Índice de Peligro de la Zona Metropolitana i
respecto al total de las zonas metropolitanas cuyo valor corresponde
a 50% o superior de la distribución del índice.
PETi: Relación proporcional del esfuerzo tributario de cada Zona
Metropolitana i respecto al total de las zonas metropolitanas.
PMOTi: Relación proporcional de la tasa de motorización de la Zona
Metropolitana i respecto al total de las zonas metropolitanas.
PIPCi: Relación proporcional del ingreso per cápita de la Zona Metropolitana
i respecto al total de zonas metropolitanas.
Se aplicaron diferentes distribuciones de ponderadores para evaluar los
resultados buscando lograr el mayor equilibrio relativo entre la distribución
de recursos total, la distribución per cápita y la atención a los criterios
desarrollados previamente. Los escenarios son los siguientes:
PPTi
PTi
∑ PTi = n
i
∑ TCMAi
n
i
n
i
n
i
TCMAi PTi,t -1
PTi,t–5 =
( )
PTCMAi
TCMAi =
THi
PPATi
PPATi =
PATi
PZAPi
ZAPi =
∑ PZAPi
TPZAPi
PZAPi =
n ∑ RIMi i
PRIi
RIMi =
n ∑ IPi i
n ∑ ETi i
VIPi
IPi =
∑ PPATi
TPATi
PPATi =
•…Ÿµ>∫√©≈Ωåß∂ƒ@™∆§¬~¶|ªπø^€¥†®æ∑œ‘“«[¢∞\|°£≠–±Ó—ÒÔ ÍÏÌλ”’ŒÊÆÁÈËÛıØ∏ÙÚ¯˙ˆ˘˜·‚‡flfiÅ„‰Â◊≤≤≤≥≥
≥4.75
≥4.75
n ∑ i
ETi
ETi
IPi
n
ITi =
PETi =
n ∑ MOTi i
n ∑ IPCi i
MOTi PMOTi =
PTi
PIBi IPCi =
IPCi PIPCi =
RDi RDT * (0.3 (PPTi) + 0.5 (PTCMAi) + 0.1 (TPATi) + 0.1 (TZAPi)
+ 0.05 (PRIi) + 0.1 (VIPi) + 0.15 (PETi) + 0.05 (PMOTi) + 0.05 (PIPCi) )
=
AUTOi
PTi MOTi =
Anexo III. Metodología de asignación de los recursos del Fondo Metropolitano 209
Criterio
PONDERACIÓN
1
PONDERACIÓN
2
PONDERACIÓN

3
PONDERACIÓN
4
A Tamaño de población
a.i Población total 30% 30% 35% 35%
a.ii Crecimiento poblacional 5% 5% 5% 5%
b Pobreza y desigualdad social
b.i Hogares en pobreza patrimonial
10% 10% 10% 15%
b.ii Hogares en pobreza
patrimonial agrupados
en ZAP
10% 0% 10% 10%
b.iii Razón de ingreso 5% 5% 0% 0%
c Vulnerabilidad por fenómenos naturales
c.i Índice de peligro 10% 10% 5% 5%
d Fortalecimiento de la administración local
d.i Esfuerzo tributario 15% 20% 15% 10%
e Motorización
e.i Tasa de motorización 0% 10% 10% 10%
f Capacidad productiva
f.i Ingreso per cápita 5% 0% 0% 0%
g Proyectos concursables
g.i Proyectos concursables 10% 10% 10% 10%
Total 100% 100% 100% 100%
La distribución de recursos total y per cápita según diferentes escenarios es
la siguiente:
PONDERACIÓN 1 PONDERACIÓN 2
Distribución final de recursos Valle de México Guadalajara Cancún Monterrey Tuxtla Gutierrez Tijuana Puebla-Tlaxcala Acapulco Veracruz Oaxaca León Mérida Villahermosa
Querétaro
Aguascalientes
La Laguna
180
160
140
120
100
80
60
40
20
0
Valle de México
Guadalajara
Cancún
Monterrey
Tuxtla Gutiérrez
Acapulco
Puebla - Tlaxcala
Oaxaca
León
Tijuana
Veracruz
Mérida
Villahermosa
Querétaro
La Laguna
Aguascalientes
180
160
140
120
100
80
60
40
20
0
210 Evaluación de los Fondos Metropolitano y Regional del Gobierno Federal Mexicano
PONDERACIÓN 3 PONDERACIÓN 4
Distribución final de recursos
PONDERACIÓN 1 PONDERACIÓN 2
Distribución per cápita
PONDERACIÓN 3 PONDERACIÓN 4
Distribución final de recursos Valle de México Guadalajara Monterrey Cancún Puebla - Tlaxcala Tijuana León Tuxtla Gutiérrez Acapulco Oaxaca Veracruz Querétaro Mérida
La Laguna
Villahermosa
Aguascalientes
200
180
160
140
120
100
80
60
40
20
0
Valle de México
Guadalajara
Cancún
Monterrey
Tuxtla Gutierrez
Tijuana
Puebla-Tlaxcala
Acapulco
Veracruz
Oaxaca
León
Mérida
Villahermosa
Querétaro
Aguascalientes
La Laguna
$90
$80
$70
$60
$50
$40
$30
$20
$10
$0
Valle de México
Guadalajara
Monterrey
Cancún
Puebla - Tlaxcala
Tijuana
León
Tuxtla Gutiérrez
Acapulco
Oaxaca
Veracruz
Querétaro
Mérida
La Laguna
Villahermosa
Aguascalientes
$80
$70
$60
$50
$40
$30
$20
$10
$0
Valle de México
Guadalajara
Monterrey
Cancún
Puebla - Tlaxcala
Tijuana
León
Tuxtla Gutiérrez
Acapulco
Oaxaca
Veracruz
Querétaro
Mérida
La Laguna
Villahermosa
Aguascalientes
200
180
160
140
120
100
80
60
40
20
0
Valle de México
Guadalajara
Cancún
Monterrey
Tuxtla Gutierrez
Acapulco
Puebla-Tlaxcala
Oaxaca
León
Tijuana
Veracruz
Mérida
Villahermosa
Querétaro
La Laguna
Aguascalientes
$90
$80
$70
$60
$50
$40
$30
$20
$10
$0
Valle de México
Guadalajara
Monterrey
Cancún
Puebla - Tlaxcala
Tijuana
León
Tuxtla Gutiérrez
Acapulco
Oaxaca
Veracruz
Querétaro
Mérida
La Laguna
Villahermosa
Aguascalientes
$90
$80
$70
$60
$50
$40
$30
$20
$10
$0
Anexo III. Metodología de asignación de los recursos del Fondo Metropolitano 211
En función de los resultados obtenidos, se considera que la ponderación
número tres es la que cumple mejor con las condiciones que se buscan y, por
lo tanto, la que se propone para orientar la distribución de recursos del Fondo
Metropolitano. Lo anterior ya que es la que presenta un mejor equilibrio
relativo entre la distribución de recursos total y la distribución per cápita,
es decir, es la que tiene menores disparidades en la distribución per cápita
entre las zonas metropolitanas. Esta ponderación también recupera las
características conceptuales más importantes al incorporar, además de las
características de tamaño de población y hogares pobres, un peso mayor a los
ponderadores de esfuerzo tributario y tasa de motorización.
6. Base de datos con los indicadores principales
PT2005 PT2010 PPT2005 PPT2010 TCMA05-
10
PTCMA
ZONA
METROPOLITANA
POBLACIÓN

TOTAL
2005 2
POBLACIÓN

TOTAL
2010 2
PROPORCIÓN
DE
POBLACIÓN

RESPECTO
AL
TOTAL
2005
PROPORCIÓN
DE
POBLACIÓN

RESPECTO
AL
TOTAL
2010
TASA DE
CRECIMIENTO

MEDIA
ANUAL
DE LA
POBLACIÓN

2005-
2010
RELACIÓN
PROPORCIONAL

DEL CRECIMIENTO

POBLACIONAL

RESPECTO
AL TOTAL
1 Acapulco 794 131 769 930 1.97% 0.0179 -3.05% - 0.0217
2 Aguascalientes
836 676 923 918 2.07% 0.0215 10.43% 0.0742
3 Cancún 581 369 721 228 1.44% 0.0168 24.06% 0.1712
4 Guadalajara 4 099
701
4 430
122
10.16% 0.1029 8.06% 0.0573
5 La Laguna 1 118
481
1 202
920
2.77% 0.0280 7.55% 0.0537
6 León 1 431
400
1 586
423
3.55% 0.0369 10.83% 0.0771
7 Mérida 898 776 968 677 2.23% 0.0225 7.78% 0.0553
8 Monterrey 3 754
310
4 041
117
9.31% 0.0939 7.64% 0.0544
9 Oaxaca 543 272 562 681 1.35% 0.0131 3.57% 0.0254
212 Evaluación de los Fondos Metropolitano y Regional del Gobierno Federal Mexicano
PT2005 PT2010 PPT2005 PPT2010 TCMA05-
10
PTCMA
ZONA
METROPOLITANA
POBLACIÓN

TOTAL
2005 2
POBLACIÓN

TOTAL
2010 2
PROPORCIÓN
DE
POBLACIÓN

RESPECTO
AL
TOTAL
2005
PROPORCIÓN
DE
POBLACIÓN

RESPECTO
AL
TOTAL
2010
TASA DE
CRECIMIENTO

MEDIA
ANUAL
DE LA
POBLACIÓN

2005-
2010
RELACIÓN
PROPORCIONAL

DEL CRECIMIENTO

POBLACIONAL

RESPECTO
AL TOTAL
10 PueblaTlaxcala
2 472
936
2 687
692
6.13% 0.0625 8.68% 0.0618
11 Querétaro 947 550 1 058
210
2.35% 0.0246 11.68% 0.0831
12 Tijuana 1 555
059
1 843
122
3.85% 0.0428 18.52% 0.1318
13 Tuxtla
Gutiérrez
577 269 632 429 1.43% 0.0147 9.56% 0.0680
14 Valle de
México
19 336
101
20 132
333
47.93% 0.4678 4.12% 0.0293
15 Veracruz 745 826 795 707 1.85% 0.0185 6.69% 0.0476
16 Villahermosa 647 984 676 754 1.61% 0.0157 4.44% 0.0316
Notas: 1 Información obtenida de la propuesta para la asignación de recursos por
zona metropolitana elaborada por la SEDESOL.
2 Proyecciones de la población de México 2005-2050 del CONAPO considerando los
municipios que conforman la zona metropolitana (ZM).
3 Indicadores de desigualdad por municipio 2005 del CONEVAL. Se estimó el
promedio ponderado de la población, de acuerdo a los valores de los municipios que
componen la ZM.
4 Información obtenida del Índice de Desarrollo Municipal Básico del INAFED.
5 Como no se calcula el índice para el DF, se estimó el indicador respetando la
misma metodología que para el resto de los municipios, y se aplicó la misma
relación a todas las delegaciones.
6 Información obtenida del INAFED.
7 Información obtenida del Atlas de Vulnerabilidad Hídrica en México ante el Cambio
Climático de SEMARNAT y el IMTA.
8 Para el índice de motorización de Puebla-Tlaxcala, sólo se consideran los
municipios de San Pablo del Monte y Zacatelco en Tlaxcala, ya que no hay
información disponible para el resto.
Anexo III. Metodología de asignación de los recursos del Fondo Metropolitano 213
ZONA METROPOLITANA
TH PAT PPAT TPAT ZAP PZAP
TOTAL DE
HOGARES,

2005 1
HOGARES
POBRES
2005 1
PROPORCIÓN
DE
HOGARES
POBRES
RELACIÓN
PROPORCIONAL
DE
HOGARES
POBRES DE
CADA ZM
RESPECTO
AL TOTAL
HOGARES
POBRES
EN
ZONAS DE
ATENCIÓN
PRIORITARIA
2005 1
PROPORCIÓN
DE HOGARES
POBRES
AGRUPADOS
EN ZAP
RESPECTO A
LOS HOGARES
POBRES DE
LA ZM
1 Acapulco 192 782 84 751 43.96% 0.1000 46 201 54.51%
2 Aguascalientes
197 971 38 885 19.64% 0.0447 17 270 44.41%
3 Cancún 130 480 39 342 30.15% 0.0686 26 457 67.25%
4 Guadalajara
961 977 191 147 19.87% 0.0452 106 749 55.85%
5 La Laguna
275 024 52 544 19.11% 0.0435 18 182 34.60%
6 León 312 528 81 000 25.92% 0.0589 42 509 52.48%
7 Mérida 228 790 50 558 22.10% 0.0503 24 428 48.32%
8 Monterrey
908 482 141 161 15.54% 0.0353 58 609 41.52%
9 Oaxaca 132 662 49 477 37.30% 0.0848 29 444 59.51%
10 PueblaTlaxcala
579 580 216 738 37.40% 0.0851 111 672 51.52%
11 Queré-
taro
224 169 49 641 22.14% 0.0504 19 164 38.61%
12 Tijuana 370 682 91 115 24.58% 0.0559 52 289 57.39%
13 Tuxtla
Gutiérrez
143 980 56 987 39.58% 0.0900 35 926 63.04%
14 Valle de
México
4 758
504
1 305
099
27.43% 0.0624 875 034 67.05%
15 Veracruz 206 228 50 490 24.48% 0.0557 27 405 54.28%
16 Villahermosa
163 829 49 935 30.48% 0.0693 16 614 33.27%
Notas: 1 Información obtenida de la propuesta para la asignación de recursos por
zona metropolitana elaborada por la SEDESOL.
214 Evaluación de los Fondos Metropolitano y Regional del Gobierno Federal Mexicano
2 Proyecciones de la población de México 2005-2050 del CONAPO considerando los
municipios que conforman la zona metropolitana (ZM).
3 Indicadores de desigualdad por municipio 2005 del CONEVAL. Se estimó el
promedio ponderado de la población, de acuerdo a los valores de los municipios
que componen la ZM.
4 Información obtenida del Índice de Desarrollo Municipal Básico del INAFED.
5 Como no se calcula el índice para el DF, se estimó el indicador respetando la
misma metodología que para el resto de los municipios, y se aplicó la misma
relación a todas las delegaciones.
6 Información obtenida del INAFED.
7 Información obtenida del Atlas de Vulnerabilidad Hídrica en México ante el Cambio
Climático de SEMARNAT y el IMTA.
8 Para el índice de motorización de Puebla-Tlaxcala, sólo se consideran los
municipios de San Pablo del Monte y Zacatelco en Tlaxcala, ya que no hay
información disponible para el resto.
ZONA METROPOLITANA
TPZAP RIM PRI IP IP,>4.75 VIP 7
RELACIÓN

PROPORCIONAL

DE LOS
HOGARES
POBRES
AGRUPADOS
EN
ZAP RESPECTO

AL TOTAL
RAZÓN DE
INGRESO
DEL 10%
MÁS RICO
ENTRE EL
10% MÁS
POBRE
2005
3
PROPORCIÓN
DE LA
RAZÓN DE
INGRESO
DEL 10%
MÁS RICO
ENTRE EL
10% MÁS
POBRE
RESPECTO
AL TOTAL
ÍNDICE DE
PELIGRO
ZM CUYO
ÍNDICE
ES 4.75 O
SUPERIOR
(50% DEL
VALOR DEL
ÍNDICE)
VALOR
PROPORCIONAL

DEL ÍNDICE
RESPECTO
A LOS
NIVELES DE
VULNERABILIDAD

DEL 50%
SUPERIOR
1 Acapulco 0.0662 20.99 0.0763 6.5 6.5 0.1262
2 Aguascalientes
0.0539 16.03 0.0582 2 0 0.0000
3 Cancún 0.0817 14.15 0.0514 7 7 0.1359
4 Guadalajara
0.0678 13.99 0.0508 6 6 0.1165
5 La Laguna 0.0420 15.86 0.0576 3 0 0.0000
6 León 0.0637 16.76 0.0609 2 0 0.0000
7 Mérida 0.0587 17.80 0.0646 6 6 0.1165
8 Monterrey 0.0504 12.78 0.0464 3.5 0 0.0000
9 Oaxaca 0.0723 22.35 0.0812 6 6 0.1165
10 PueblaTlaxcala
0.0626 17.79 0.0646 4.63 0 0.0000
11 Querétaro 0.0469 18.62 0.0676 2.5 0 0.0000
12 Tijuana 0.0697 13.85 0.0503 2 0 0.0000
13 Tuxtla
Gutiérrez
0.0765 20.82 0.0756 7 7 0.1359
14 Valle de
México
0.0814 13.54 0.0492 3.27 0 0.0000
15 Veracruz 0.0659 17.18 0.0624 7.5 7.5 0.1456
16 Villahermosa
0.0404 22.77 0.0827 5.5 5.5 0.1068
Anexo III. Metodología de asignación de los recursos del Fondo Metropolitano 215
Notas: 1 Información obtenida de la propuesta para la asignación de recursos por
zona metropolitana elaborada por la SEDESOL.
2 Proyecciones de la población de México 2005-2050 del CONAPO considerando los
municipios que conforman la zona metropolitana (ZM).
3 Indicadores de desigualdad por municipio 2005 del CONEVAL. Se estimó el
promedio ponderado de la población, de acuerdo a los valores de los municipios
que componen la ZM.
4 Información obtenida del Índice de Desarrollo Municipal Básico del INAFED.
5 Como no se calcula el índice para el DF, se estimó el indicador respetando la
misma metodología que para el resto de los municipios, y se aplicó la misma
relación a todas las delegaciones.
6 Información obtenida del INAFED.
7 Información obtenida del Atlas de Vulnerabilidad Hídrica en México ante el Cambio
Climático de SEMARNAT y el IMTA.
8 Para el índice de motorización de Puebla-Tlaxcala, sólo se consideran los
municipios de San Pablo del Monte y Zacatelco en Tlaxcala, ya que no hay
información disponible para el resto.
ZONA METROPOLITANA
ET PET IPC PIPC MOT2010 PMOT2010
ESFUERZO

TRIBUTARIO

PROMEDIO,

PONDERADO

POR
POBLACIÓN

TOTAL
4 5
RELACIÓN

PROPORCIONAL

DEL ESFUERZO

TRIBUTARIO

RESPECTO

AL
TOTAL
INGRESO
PER CÁ-
PITA DE
LA ZONA
METROPOLITANA

(PIB PER
CÁPITA) 6
RELACIÓN

PROPORCIONAL
DEL
INGRESO
PER
CÁPITA
DE LA
ZONA
METROPOLITANA

RESPECTO
AL
TOTAL
TASA DE
MOTORIZACIÓN

2010
RELACIÓN

PROPORCIONAL

DE LA
TASA DE
MOTORIZACIÓN

2010
RESPECTO
AL
TOTAL
DE LAS
ZM
1 Acapulco 0.4070 0.0669 52
377.88
0.0360 6.4415 0.0680
2 Aguascalientes 0.3578 0.0588 81
982.86
0.0563 4.3504 0.0459
3 Cancún 0.6090 0.1000 120
985.4
0.0831 5.4706 0.0578
4 Guadalajara 0.4501 0.0739 97
587.85
0.0670 5.1501 0.0544
5 La Laguna 0.3599 0.0591 73
998.78
0.0508 6.6570 0.0703
6 León 0.4779 0.0785 85
875.34
0.0590 6.8662 0.0725
7 Mérida 0.2341 0.0384 107
447.84
0.0738 4.5406 0.0480
8 Monterrey 0.4479 0.0736 114
419.97
0.0786 4.5450 0.0480
216 Evaluación de los Fondos Metropolitano y Regional del Gobierno Federal Mexicano
ZONA METROPOLITANA
ET PET IPC PIPC MOT2010 PMOT2010
ESFUERZO

TRIBUTARIO

PROMEDIO,

PONDERADO

POR
POBLACIÓN

TOTAL
4 5
RELACIÓN

PROPORCIONAL

DEL ESFUERZO

TRIBUTARIO

RESPECTO

AL
TOTAL
INGRESO
PER CÁ-
PITA DE
LA ZONA
METROPOLITANA

(PIB PER
CÁPITA) 6
RELACIÓN

PROPORCIONAL
DEL
INGRESO
PER
CÁPITA
DE LA
ZONA
METROPOLITANA

RESPECTO
AL
TOTAL
TASA DE
MOTORIZACIÓN

2010
RELACIÓN

PROPORCIONAL

DE LA
TASA DE
MOTORIZACIÓN

2010
RESPECTO
AL
TOTAL
DE LAS
ZM
9 Oaxaca 0.3047 0.0500 81
303.26
0.0559 8.9761 0.0948
10 Puebla-Tlaxcala
0.2890 0.0475 82
627.98
0.0568 6.4638 0.0683
11 Querétaro 0.4524 0.0743 108
825.88
0.0748 5.5591 0.0587
12 Tijuana 0.4738 0.0778 115
345.03
0.0792 3.2976 0.0348
13 Tuxtla Gutiérrez
0.3266 0.0536 70
125.72
0.0482 7.1000 0.0750
14 Valle de México 0.3957 0.0650 88
866.58
0.0611 7.5116 0.0793
15 Veracruz 0.2857 0.0469 103
837.79
0.0713 5.4407 0.0575
16 Villahermosa 0.2161 0.0355 69
965.88
0.0481 6.3155 0.0667
Notas: 1 Información obtenida de la propuesta para la asignación de recursos por
zona metropolitana elaborada por la SEDESOL.
2 Proyecciones de la población de México 2005-2050 del CONAPO considerando los
municipios que conforman la zona metropolitana (ZM).
3 Indicadores de desigualdad por municipio 2005 del CONEVAL. Se estimó el
promedio ponderado de la población, de acuerdo a los valores de los municipios
que componen la ZM.
4 Información obtenida del Índice de Desarrollo Municipal Básico del INAFED.
5 Como no se calcula el índice para el DF, se estimó el indicador respetando la
misma metodología que para el resto de los municipios, y se aplicó la misma
relación a todas las delegaciones.
6 Información obtenida del INAFED.
7 Información obtenida del Atlas de Vulnerabilidad Hídrica en México ante el Cambio
Climático de SEMARNAT y el IMTA.
8 Para el índice de motorización de Puebla-Tlaxcala, sólo se consideran los
municipios de San Pablo del Monte y Zacatelco en Tlaxcala, ya que no hay
información disponible para el resto.
Anexo IV. Descripción de la metodología aplicada 217
Anexo IV.
Descripción de la metodología aplicada
DESCRIPCIÓN DE LA METODOLOGÍA APLICADA
La evaluación incluye cuatro temas: diseño, cobertura, administración y
gestión, y resultados.
La evaluación se divide en siete componentes: i) características generales
del Fondo; ii) análisis de la contribución del Fondo a los objetivos nacionales,
estatales, municipales de desarrollo urbano o de ordenamiento o territorial;
iii) evaluación y análisis de la matriz de indicadores para resultados (MIR); iv)
población potencial y objetivo; v) análisis de vinculación entre los objetivos del
Fondo establecidos en las reglas de operación (rop) o normatividad aplicable;
vi) administración y gestión; y vii) resultados.
En cada uno de los apartados las preguntas específicas incluidas se sustentan
con evidencia documental, haciendo explícitos los principales argumentos
empleados en el análisis, lo que significa que cada respuesta incluye una
justificación.
a.Fuentes de información
La evaluación se realizó mediante un análisis de gabinete y campo
desarrollado a partir de información proporcionada por la dependencia o
entidad responsable del Fondo. En este contexto, se entiende por análisis de
gabinete al conjunto de actividades que involucra el acopio, la organización
y el análisis de información concentrada en registros, bases de datos y
documentación pública. La investigación de campo consistió en llevar a cabo
entrevistas con distintos actores tanto en oficinas centrales como en las
distintas entidades federativas.
La validez de las fuentes utilizadas para responder a las preguntas de la
evaluación debe ser sustentada por la unidad administrativa que opera el
Fondo.
Asimismo, en un Anexo titulado “Instrumentos de recolección de información”
se reportan los mecanismos empleados para el acopio de la información,
tales como entrevistas, sobre las cuales se reporta el nombre de las personas
entrevistadas, así como las fechas en las cuáles se llevaron a cabo.
218 Evaluación de los Fondos Metropolitano y Regional del Gobierno Federal Mexicano
El análisis se realizó principalmente con información de gabinete a los niveles
nacional y estatal, empleando fuentes de información como:
§ Plan Nacional de Desarrollo (pnd).
§ Programas de desarrollo regional.
§ Planes estatales y municipales de desarrollo.
§ Información proveniente del Portal Aplicativo de la Secretaría de Hacienda
(pash) (de acuerdo con la entregada por la unidad responsable del Fondo).
§ Matriz de Marco Lógico del Fondo y sus fichas técnicas (en caso de existir).
§ Lineamientos para la elaboración y presentación de los análisis costo y
beneficio de los programas y proyectos de inversión para el año 2008.
§ Documentos oficiales del Fondo (en caso de existir).
§ Documentos de los programas y proyectos (de existir y estar disponibles).
§ Estudios, diagnósticos e investigaciones relativas al Fondo (en caso de
existir).
§ Reportes trimestrales de avance (cuando sean entregados por la unidad
responsable del Fondo).
§ Encuestas y entrevistas a actores clave del Fondo.
§ Información estatal y municipal relativa al Fondo (cuando exista).
§ Bibliografía especializada en la temática.
Cada uno de los siete componentes consta de preguntas específicas1
las cuales
se desagregaron en tres puntos de análisis:
§ Se responde, de manera general y en términos cualitativos y numéricos,
acerca del grado en que el Fondo da cumplimiento a lo cuestionado.
1
Cada una de las preguntas se responde en su totalidad (incluyendo la justificación
y el análisis) en una sola cuartilla, por separado, para dar claridad y concreción a
la evaluación.
Anexo IV. Descripción de la metodología aplicada 219
§ Se indican las fuentes de información mínimas necesarias que deben
considerarse para elaborar las respuestas.2
§ Cuando haya relación entre respuestas, existe congruencia en la
argumentación de cada pregunta vinculada.
Cada respuesta se fundamenta con base en la evidencia documental y el
análisis de la misma que sustente y justifique por qué se respondió de una u
otra manera. Tanto la respuesta cuantitativa de la pregunta, su análisis, así
como las referencias documentales son la base de este trabajo de evaluación.
De presentarse el caso, se explican las causas y motivos por los cuales
alguna(s) pregunta(s) no sea(n) aplicable(s) al Fondo o no haya(n) podido ser
respondida(s). Cuando el Fondo no genere o no tenga la información suficiente
para poder contestar la pregunta, se hace explícito en la respuesta. Asimismo,
se llevaron a cabo entrevistas para apoyar el análisis y los resultados de esta
evaluación.
b. Propuesta de diseño muestral
Con el objetivo de obtener indicadores estadísticamente significativos y
asegurar el cumplimiento de los objetivos de la evaluación, se propuso
obtener la información necesaria por medio de una muestra probabilística
y estratificada, donde la unidad última de selección son los proyectos y
programas. Las unidades de observación son los estudios de costo-beneficio y
los beneficiarios de dichas obras.
El marco muestral se delimita a las obras de cada uno de los fondos que fueron
ejecutadas en el periodo de análisis.
Niveles de desagregación de los estimadores
I. Se seleccionaron muestras independientes y de tamaño tal que
permitan obtener resultados estadísticamente significativos para
cada una de las dieciséis zonas metropolitanas que contempla el fondo.
Lo anterior permite calcular estimaciones para los niveles nacional y
de las zonas metropolitanas.
2
Se hacen explícitos en el Anexo “Fuentes de información y referencias
bibliográficas” el autor, nombre de la referencia o fuente de información,
organización, año de publicación y, en su caso, la liga de Internet.
220 Evaluación de los Fondos Metropolitano y Regional del Gobierno Federal Mexicano
II. En las obras seleccionadas en el numeral anterior se aplicaron
encuestas a beneficiarios, en un número tal que permite obtener
estimaciones estadísticamente significativas para el nivel nacional.
Estratificación. La estratificación empleada en el diseño muestral de cada
fondo se definió de manera conjunta con la Unidad de Política y Control
Presupuestario (upcp), buscando la mejor opción que se adecue a los objetivos
de la evaluación.
Esquemas de muestreo. El diseño de la encuesta es probabilístico3
y
estratificado.4
Tamaño de muestra. El tamaño de muestra es suficiente para que los
parámetros calculados tengan significancia estadística en los niveles buscados
y se supone la máxima varianza en las variables recolectadas. El tamaño de la
muestra para cada encuesta se calcula con base en la fórmula para poblaciones
finitas ajustado por un factor que mide el efecto de diseño utilizado (muestreo
estratificado) y una tasa de no respuesta:
Donde:
n = Tamaño de muestra
z = Valor de la abscisa de una distribución normal estándar asociado a un
nivel de confianza prefijado
p = Proporción de la variable de referencia
q = 1 – p
N = Población objetivo
r = Error relativo máximo esperado
efd = Efecto de diseño: cociente de la varianza del diseño utilizado entre la
varianza del muestreo aleatorio simple para un mismo tamaño de muestra
tnr = Tasa de no respuesta esperada
3
Significa que puede establecerse la probabilidad de obtener cada una de las
muestras que sea posible seleccionar, lo cual ocurre cuando la selección de muestras
constituye un fenómeno aleatorio.
4
Porque las obras ejecutadas (unidades de selección) se agrupan en estratos que
aseguran replicar las características de interés del marco muestral.
n = r
2
(N-1)+z2
pq
z2
pqN ( ) *efd*tnr] ]
Anexo IV. Descripción de la metodología aplicada 221
Los valores para cada uno de los parámetros anteriores se definieron en
conjunto con la upcp, buscando un equilibrio entre el costo y la significancia
de los resultados.
Afijación de la muestra
Las muestras de obras se afijaron de manera proporcional a la importancia
de cada uno de los estratos calculados o conglomerados seleccionados en cada
etapa.
Selección de la muestra
Las obras se seleccionaron de manera proporcional a su importancia
presupuestal.
Para las encuestas a beneficiarios, las muestras se distribuyen en cuotas fijas
en cada una de las obras seleccionadas. Se desarrolló un método de selección
final de beneficiarios in situ para asegurar la aleatoriedad.
c. CRITERIOS GENERALES PARA DAR RESPUESTA A LAS
PREGUNTAS
Cada componente consta de preguntas específicas5
las cuales se desagregan
en tres puntos de análisis:
§ Se responde, de manera general y en términos cualitativos y numéricos,
acerca del grado en que el Fondo da cumplimiento a lo cuestionado.
§ Se indican las fuentes de información mínimas necesarias que se hayan
considerado para elaborar las respuestas y se agrupan.6
§ Cuando haya relación entre respuestas, existe congruencia en la
argumentación de cada pregunta vinculada.
Cada respuesta se fundamenta con base en la evidencia documental y el
análisis de la misma que sustente y justifique por qué se respondió de una u
5
Cada una de las preguntas se respondió en su totalidad (incluyendo la justificación
y el análisis) en una sola cuartilla, por separado, para dar claridad y concreción a
la evaluación.
6
Se hacen explícitos en el anexo “Fuentes de información y referencias bibliográficas”
el autor, nombre de la referencia o fuente de información, organización, año de
publicación y, en su caso, la liga de Internet.
222 Evaluación de los Fondos Metropolitano y Regional del Gobierno Federal Mexicano
otra manera. Tanto la respuesta cuantitativa de la pregunta, su análisis, así
como las referencias documentales son la base de este trabajo de evaluación.
De presentarse el caso, se explican las causas y los motivos por los cuales alguna(s)
pregunta(s) no sea(n) aplicable(s) al Fondo o no haya(n) podido ser respondida(s).
Cuando el Fondo no genere o no tenga la información suficiente para poder
contestar la pregunta, se hace explícito en la respuesta. Asimismo, se llevaron a
cabo entrevistas para apoyar el análisis y los resultados de esta evaluación.
Preguntas de la evaluación
Características generales del Fondo
Se completó el formato cg01-09 del Anexo “Características generales del
Fondo Metropolitano”, mismo que contiene la información básica y relevante
del Fondo, y se adjunta como anexo al informe de la evaluación. En caso de
ser necesario se incluye, de manera concisa, otra información sobre el Fondo
Metropolitano que se considere relevante. Asimismo, la información reportada
en el formato antes señalado se resume en un máximo de dos cuartillas.7
Análisis de la contribución del Fondo a los objetivos nacionales, estatales,
municipales de desarrollo urbano o de ordenamiento o territorial.
Con base en la identificación que la entidad haya realizado del problema o
necesidad que se espera resolver con la ejecución del Fondo (propósito y fin) se
contestaron las preguntas uno a cuatro (con una calificación8
y su justificación9
).
Evaluación y análisis de la matriz de indicadores para resultados (MIR)
Preguntas 5 a 9. La MIR está basada en el sistema de marco lógico (sml)
-que fue desarrollado en Estados Unidos entre las décadas de 1960 y 1970-
y ofrece herramientas para la conceptualización, el diseño, la ejecución, el
seguimiento del desempeño, y la evaluación de los proyectos.
Para su elaboración se requiere la participación de los involucrados desde el
7
En letra Arial número 11 e interlineado sencillo.
8
Con base en los valores y rangos o características del instrumento de evaluación
de cada fondo elaborado por la Secretaría de Hacienda y Crédito Público (shcp). 9
Para la pregunta tres, además, se enumeran cada uno de los objetivos vinculados
y se indica de qué manera el Fondo contribuye al logro de cada uno de ellos. Una
vez conocida la información para estas cuatro preguntas, se detalla la muestra de
programas y proyectos apegándose al anexo viob-09.
Anexo IV. Descripción de la metodología aplicada 223
inicio del proceso, aunque puede modificarse repetidamente, tanto en la etapa
del diseño, como en la ejecución.
Para hacer un diagnóstico preliminar de la problemática a atender por los
Fondos, de acuerdo con la metodología, se deberían emplear dos herramientas
de diagnóstico: a) el análisis de involucrados y b) el análisis de problemas.
Para una mejor introspección de la MIR, de existir el árbol de problemas y
la información disponible, el equipo evaluador analizó si estos diagnósticos
fueron desarrollados adecuadamente. Asimismo, se validaron los análisis de
objetivos y análisis de alternativas, que son herramientas para determinar
soluciones a los problemas identificados así como estrategias alternativas
para la consecución de los objetivos.
De la lógica vertical de la matriz de indicadores para resultados.
Las cuatro filas de la MIR contienen información que se denomina resumen
narrativo sobre objetivos y actividades, indicadores, medios de verificación y
supuestos, en cuatro niveles jerárquicos del proyecto:
Fin: (impacto) al cual contribuirá el Fondo de manera significativa desde que
entró en la fase de operación.
Propósito: (efecto directo) que se logra después de completar las labores del Fondo.
Componentes: (productos) que se producen durante la ejecución.
Actividades: requeridas para producir los componentes planeados.
Bajo la lógica del sistema de marco lógico, si el Fondo lleva a cabo las actividades,
producirá los componentes (productos), debiendo lograr el propósito. Si se
consigue el propósito, éste debe hacer una contribución significativa al logro
del fin (o fines). Lo anterior significa que las actividades son necesarias para
producir los componentes (productos). Los componentes son necesarios para
lograr el propósito. El propósito es necesario, pero se requieren otras acciones
necesarias además del Fondo, para lograr el fin.
La validación vertical consiste en que esta serie de hipótesis vinculadas sean
viables y no contengan supuestos fatídicos o carencia de correlación.
Para el desarrollo de esta sección, se utiliza la versión más reciente de la MIR
con la que cuente el Fondo.
Para responder a las preguntas 10 a 12. De la lógica horizontal de la matriz
de indicadores. En la lógica horizontal se busca la validación entre cada nivel
224 Evaluación de los Fondos Metropolitano y Regional del Gobierno Federal Mexicano
de objetivos y su medición mediante indicadores y medios de verificación y las
condiciones que pueden afectar su desarrollo (supuestos/riesgos).
Los indicadores para ser funcionales deben ser claros, relevantes, económicos,
monitoreables y adecuados (crema). Se realizó una tabla que resuma el
resultado del análisis de cada uno de los indicadores de la MIR con respecto
a los criterios CREMA empleando el formato ci01-09 del anexo denominado
“Características de los indicadores”.
Para validar su practicidad, los indicadores deben estar cuantificados y
enmarcados en el tiempo. Se elaboró una tabla siguiendo el formato lb01-09 que
resume el resultado del análisis de cada uno de los indicadores de la MIR con
respecto a la identificación de su línea basal y la temporalidad de la medición.
En la MIR no se utiliza el mismo tipo de indicadores en los distintos niveles
de objetivos, ya que lo que se pretende medir es diferente. Al contribuir a
un objetivo superior, los indicadores del fin requieren información externa a
la producida por el Fondo. Se trata de medir la contribución que aporta el
Fondo al logro del fin, situación que sólo será posible observar en el mediano o
largo plazos; por lo general, los indicadores utilizados al nivel del fin medirán
eficacia y, en ciertos casos, eficiencia, calidad o economía.
En el nivel de propósito se mide el efecto directo después de completada la
ejecución de los proyectos del Fondo. En este nivel suelen utilizarse indicadores
de eficacia y eficiencia y, en ciertos casos, de calidad o economía.
Al nivel de componentes (productos), los indicadores suelen medir eficacia,
eficiencia, calidad y, en ciertos casos, economía en la provisión de los bienes o
servicios del Fondo.
Por último, el nivel de las actividades contiene los costos de cada actividad y
en conjunto, el costo de cada componente, lo cual constituye el presupuesto del
proyecto (a fin de no extender demasiado la MIR). No obstante, si se considera
importante hacerlo y no hay muchas actividades, también pueden agregarse
otros indicadores para cada una.
Se especifican las deficiencias con respecto a los indicadores de manera
desagregada para cada objetivo (fin, propósito, componentes y actividades).
Asimismo, para el análisis se considera el anexo ocho de los Lineamientos
Anexo IV. Descripción de la metodología aplicada 225
para la integración del proyecto de presupuesto de egresos 2009.10
Para responder las preguntas 13 y 14. Los medios de verificación corresponden
a las fuentes de información que se utilizaron para obtener los datos necesarios
para calcular los indicadores y si aquéllas no estuvieron disponibles, se
propuso incluir -en el diseño del Fondo- las actividades orientadas a recoger la
información requerida.
Los medios de verificación pueden incluir:
§ Estadísticas existentes o preparadas específicamente para el cálculo de los
indicadores del Fondo.
§ Material publicado que contenga información útil para verificar el logro de
los objetivos del Fondo.
§ Inspección visual por parte de algún especialista.
§ El resultado de encuestas es un medio de verificación de uso frecuente.
§ Los informes de auditoría y registros contables del Fondo son medios de
verificación que ayudan al cálculo de indicadores de costos y de eficiencia.
Para esta evaluación se elaboraron las tablas mv01-09 del anexo “Identificación
de los medios de verificación”, así como el formato mm01-09 del anexo “Medición
de los medios de verificación”, analizando cada uno de los indicadores de la
mir con respecto a la identificación de sus medios de verificación y con sus
respectivos medios de verificación, así como los nombres de los documentos o
bases de datos o encuestas que se identificaron como medios de verificación.11
Pregunta 15. Los supuestos identifican los riesgos que comprometan el logro
de un objetivo de nivel superior, aun cuando se haya logrado el de nivel inferior.
Por ello, estos riesgos se expresan como supuestos que tienen que cumplirse
para que se logre el nivel siguiente en la jerarquía de objetivos. La lógica
vertical de la MIR del Fondo, considerando los supuestos, es la siguiente:
10 Emitidos mediante oficio circular número 307.A-1142, por la shcp (o equivalente
vigente al momento de la evaluación).
11 Asimismo, para estas preguntas se considerará para el análisis el anexo ocho de
los Lineamientos para la integración del proyecto de presupuesto de egresos 2009,
o equivalente vigente al momento de la evaluación.
226 Evaluación de los Fondos Metropolitano y Regional del Gobierno Federal Mexicano
§ Si se completan las actividades programadas y se cumplen los supuestos
asociados con éstas, se lograrán producir los componentes.
§ Si se producen los componentes detallados en la MIR y se cumplen los
supuestos asociados con éstos, se logrará el propósito del Fondo.
§ Si se logra el propósito del proyecto y se cumplen los supuestos asociados
con éste, se contribuirá al logro del fin.
§ Si se contribuye al logro del fin y se mantienen vigentes los supuestos
asociados con éste, se garantizará la sustentabilidad de los beneficios del
proyecto.
Para esta evaluación los supuestos se considerarán válidos cuando cumplan
con las características definidas en el anexo ocho de los Lineamientos para
la integración del proyecto de presupuesto de egresos 2009.12 Asimismo,
se analizó si los supuestos están expresados en términos positivos y son lo
suficientemente precisos para poder ser monitoreados.
Para responder las preguntas 16 y 17. Valoración final de la MIR. Tras
el análisis previo se determinó la validación total de la MIR y, en caso de
sugerirse modificaciones, se incluye el anexo denominado “Propuesta de
matriz de indicadores para resultados” y un breve documento de justificación
del diseño propuesto.
Población potencial y objetivo13
Se analiza si las poblaciones potencial y objetivo han sido identificadas por
el Fondo y se precisó si éste cuenta con un documento oficial que especifique
sus principales características, magnitud y metodología para determinar los
12 Emitidos mediante oficio circular número 307.a-1142, por la shcp (o equivalente
vigente al momento de la evaluación).
13 La población potencial corresponde a la población total que presenta la
necesidad o problema que justifica el programa y, por ende, pudiera ser elegible
para su atención. Se entenderá por población objetivo a aquella población que el
programa tiene planeado o programado atender en un periodo dado de tiempo,
pudiendo corresponder a la totalidad de la población potencial o a una parte de
ella, cumpliendo con los criterios de elegibilidad establecidos en las Reglas de
Operación o normativa definida. Tanto la población potencial como la población
objetivo pueden estar definidas en zonas metropolitanas, regiones, municipios,
localidades, hogares o individuos, en su caso. La población potencial también puede
estar constituida por organizaciones no gubernamentales, organizaciones ejidales,
pequeñas y medianas empresas, según corresponda a los objetivos del Fondo.
Anexo IV. Descripción de la metodología aplicada 227
dos tipos de población. De existir las definiciones de la población potencial y
objetivo del Fondo, se incluyen en el informe. De no existir ese documento se
realizará una propuesta y se responderán las preguntas 18 a 20.
Pregunta 19. De existir la información necesaria en la base de datos de obras
proporcionada por el Fondo se indica si se especifican los beneficios de los
programas y los proyectos financiados con recursos del mismo y si es útil para
determinar la pertinencia de entregarlos a las poblaciones potencial y objetivo
definidas.
Pregunta 20. Se presentan las unidades de atención definidas por el Fondo y
se describen los criterios y mecanismos que se utilizaron. Se considera si las
unidades de atención son adecuadas y consistentes con los objetivos del Fondo
y con el tipo de bienes y servicios que se proveen con los recursos de éste.
Análisis del Fondo con respecto a las reglas de operación (RO) o
normativa aplicable
En este apartado se analiza la congruencia entre los lineamientos y normativa
aplicable del Fondo con respecto a los programas y proyectos de inversión
financiados con los recursos de éste, la transparencia en la aplicación de los
recursos, la rendición de cuentas y la difusión de resultados a la ciudadanía,
para dar respuesta a las preguntas 21 a 37.
Para verificar la aplicación de la normativa relativa al Fondo se seleccionó
una muestra de programas y proyectos de inversión y se llevaron a cabo
entrevistas con actores clave y encuestas con beneficiarios, con base en las
cuales se observa la operación de los recursos en las zonas metropolitanas
acreedoras del mismo.
Pregunta 21. Adicional a las fuentes propuestas, de existir la información
necesaria, se responde a la pregunta a partir de la base de datos proporcionada
por el Fondo; de no ser así, se realizará un muestreo de las obras.
Pregunta 23. Se elabora una tabla de acuerdo con el formato rzmfm-09 del
anexo “Distribución de recursos a las acciones para mitigar los daños de los
fenómenos naturales” en que se resume el número y nombre de los proyectos,
el monto asignado y el tipo de acciones que se han llevado a cabo.
Pregunta 26. Adicional a las fuentes propuestas, de existir la información,
se responde a la pregunta a partir de la base de datos proporcionada por el
Fondo, se especifica bajo cuáles mecanismos se cumplieron las obligaciones y
los compromisos formales de pago.
228 Evaluación de los Fondos Metropolitano y Regional del Gobierno Federal Mexicano
Pregunta 27. Adicional a las fuentes pertinentes propuestas, se responde a la
pregunta a partir de una muestra de las obras.
Para las preguntas 23, 24, 25, 28 y 29. Adicional a las fuentes propuestas, de
existir la información, se responde a la pregunta a partir de la base de datos
proporcionada por el Fondo.
Pregunta 30. Se elabora la tabla del formato cbfm-09 del anexo “Tipo de
análisis costo y beneficio” estableciendo el nombre del programa y proyecto, de
acuerdo con la muestra de obras elegidas para la evaluación, el tipo de análisis
costo beneficio, resaltando si de acuerdo con el monto asignado cumple con el
tipo de análisis establecido en las ro y lineamientos, así como los indicadores
de rentabilidad especificados, si se cuenta con ellos. De existir la información,
se responde a la pregunta a partir de indicadores de viabilidad económica de
la base de datos de proyectos o mediante un muestreo de las obras.
Pregunta 31. Se responde a la pregunta a partir de una muestra de las obras,
se detallan los programas y los proyectos en ésta, y el monto que representan,
indicando su contribución a los objetivos de ordenamiento urbano y territorial,
y los objetivos correspondientes, diferenciando la fuente de origen de los
recursos, en apego al anexo viob-09. Adicional a las fuentes propuestas.
Para las preguntas 32, 33, 35 y 36, adicional a las fuentes pertinentes
propuestas, se responde a partir de una muestra de las obras. Para la pregunta
34 se especifica qué tipo de lineamiento u otra normativa se aplicó y de qué
manera ha contribuido a los objetivos del fondo.
Pregunta 37. Se especifica qué medidas se han tomado en materia de
rendición de cuentas y de transparencia, así como la manera en que han
contribuido al logro de los objetivos planteados por el Fondo. Adicional a las
fuentes pertinentes propuestas, se responde utilizando como fuente la revisión
de Cuenta Pública, las páginas de Internet de las entidades federativas y el
muestreo de las obras (documentos comprobatorios).
Administración y gestión
En este apartado se responderán las preguntas 38 a la 50. Para la pregunta
38 se especifica qué tipo de estructura organizacional tiene el Fondo y de
qué manera permite una buena administración, selección y supervisión de
los proyectos y recursos. También se describe la forma en que ha contribuido
a los objetivos planteados por el Fondo. Adicional a las fuentes pertinentes
recomendadas, se responde a la pregunta mediante información obtenida en
entrevistas con actores clave.
Anexo IV. Descripción de la metodología aplicada 229
Pregunta 39. Se especifica con qué mecanismos opera el Fondo, señalando
cómo han contribuido a la eficacia y eficiencia en la transferencia y asignación
de recursos, observando cómo han ayudado a mitigar los subejercicios
presupuestarios. Adicional a las fuentes pertinentes recomendadas, se responde
a la pregunta mediante información obtenida en entrevistas con actores clave.
Pregunta 40. Se especifica el tipo de programas y proyectos que complementan
o son complementados con aquellos financiados con recursos del Fondo.
Adicional a las fuentes pertinentes recomendadas, se responde a la pregunta
mediante información obtenida en entrevistas con actores clave y una muestra
de las obras.
Pregunta 41. De existir la información necesaria, se especifica qué tipo
de coordinación hay con otros fondos o programas. Adicional a las fuentes
pertinentes recomendadas, se responde a la pregunta mediante información
obtenida en entrevistas con actores clave.
Pregunta 42. Adicional a las fuentes pertinentes recomendadas, se responde
a la pregunta mediante información obtenida en entrevistas con actores clave
y se solicita evidencia.
Pregunta 43. Se enumeran y describen los principales sistemas de información
utilizados y se enmarca de qué manera han contribuido al logro de los objetivos
planteados por el Fondo. Adicional a las fuentes pertinentes recomendadas,
se responde a la pregunta mediante información obtenida en entrevistas con
actores clave.
Pregunta 44. Adicional a las fuentes pertinentes recomendadas, se responde
a la pregunta a partir de una muestra de las obras.
Pregunta 45. De existir la información disponible, se especifica mediante
qué institución financiera se lleva a cabo y si están los recursos debidamente
transferidos y los rendimientos financieros generados. Adicional a las fuentes
pertinentes recomendadas, se responde a la pregunta mediante información
obtenida en entrevistas con actores clave y se solicita evidencia.
Pregunta 46. De existir la información, se especifican los recursos de otras
fuentes de financiamiento. Adicional a las fuentes pertinentes recomendadas,
se responde a la pregunta mediante información obtenida en entrevistas con
actores clave.
Pregunta 47. Adicional a las fuentes pertinentes recomendadas, se responde
a la pregunta mediante información obtenida en entrevistas con actores clave
y muestreo de las obras.
230 Evaluación de los Fondos Metropolitano y Regional del Gobierno Federal Mexicano
De existir la información, se especifica qué tipo de recursos adicionales y el
rubro detallado de su aplicación.
Para las preguntas 48 a 50. Adicional a las fuentes pertinentes recomendadas,
se responde a la pregunta mediante información obtenida en entrevistas con
actores clave, se solicita evidencia cuando sea necesario.
Resultados
En esta sección de contestan las preguntas 51 a 58.
Pregunta 52. Se identifica si el programa cuenta con una línea de base en
función de la problemática identificada, el objetivo, así como las metas a
cumplir de acuerdo con su periodicidad.
Pregunta 53. De existir la información, se reporta el porcentaje y el monto
asignado a cada tipo de programa o proyecto de inversión. Adicional a las
fuentes pertinentes propuestas, de existir la información, se responde a la
pregunta a partir de la base de datos proporcionada por el Fondo.
Pregunta 54. Adicional a las fuentes pertinentes propuestas, de existir
la información, se responde a la pregunta a partir de la base de datos
proporcionada por el Fondo o, en su defecto, por muestreo de las obras. Se
identifican los proyectos y los programas financiados con recursos del Fondo
concluidos, se describen los resultados alcanzados; para aquellos que aún
se encuentran en proceso, se especifica cuándo culminarán y los resultados
esperados; finalmente, se describen aquéllos que no se terminaron o no se
llevaron a cabo, estableciendo las causas.
Pregunta 55. Adicional a las fuentes pertinentes propuestas, se responde a
la pregunta con base en una muestra de las obras. Se enumeran los estudios
realizados a la fecha de la evaluación y se determina cuántos están en proceso,
cuántos culminaron, y cuáles no se llevaron a cabo. Dado que no es posible
hacer evaluación de impacto si no existe línea de base y MIR, de no existir,
se establece -de las que se llevaron a cabo- cómo han contribuido o se han
vinculado con el ordenamiento urbano o territorial.
Pregunta 56. No es posible evaluar el impacto si no existe línea de base y
MIR, por lo que se propone determinar los resultados -en el desarrollo urbano
o territorial- de los estudios de factibilidad de una muestra de las obras que
culminaron con la realización de una obra o equipamiento.
Pregunta 57. Se identifican y describen los proyectos y los programas
Anexo IV. Descripción de la metodología aplicada 231
financiados con recursos del Fondo, cuyo monto haya sido superior a 100
millones de pesos. Adicional a las fuentes pertinentes propuestas, de existir
la información, se responde a la pregunta a partir de la base de datos
proporcionada por el Fondo.
Pregunta 58. Se realizan entrevistas con actores clave ya que no es posible
establecer el número de beneficiarios y el impacto en ausencia de una línea
de base.
232 Evaluación de los Fondos Metropolitano y Regional del Gobierno Federal Mexicano
Anexo V.
Instrumentos de recolección de información
INSTRUMENTOS DE RECOLECCIÓN DE INFORMACIÓN
Cuestionario para entrevistar a funcionarios responsables de
administrar el Fondo Metropolitano
Evaluación del Fondo Metropolitano Entidad: ______ Fecha ___/___/2010
Entrevistado(a):________________________ Cargo: ________________
1. ¿A qué problema o necesidad prioritaria va dirigido este Fondo?
2. ¿Existe un diagnóstico sobre la problemática detectada? En su opinión,
¿es adecuado? (Pida que se justifique la respuesta y solicite copia
electrónica de la evidencia documental).
¿El diagnóstico permite identificar la problemática que busca atender
el Fondo? ¿Caracteriza explícitamente las causas, magnitud y
consecuencias del problema, la población a la que afecta y la situación
o contexto institucional?
¿Participó el Consejo para el Desarrollo Metropolitano en la
elaboración de ese diagnóstico?
3. ¿Cuál es la población potencial y objetivo del Fondo? ¿Existe un documento
oficial que especifique las principales características1
de la población potencial
y objetivo? (Solicitarlo)
4. ¿Cuáles son los criterios y mecanismos2
que utiliza el Fondo para definir la
unidad de atención3
?
5. ¿El contenido de las notas técnicas corresponde al índice que aparece en las
reglas de operación? En caso de respuesta negativa ¿Por qué?
1
Por ejemplo, en el caso de individuos: edad, sexo, nivel socio-económico, principales
características de la actividad económica.
2
Normas, disposiciones, principios, procedimientos y sistemas, entre otros.
3
Región, municipio, localidad, hogar, individuos u otra.
Anexo V. Instrumentos de recolección de información 233
6. ¿En las notas técnicas se identifica la población potencial y objetivo de los
proyectos?
7. ¿Los programas y proyectos de inversión que se financian con recursos del
Fondo especifican los beneficios a la población a la que van dirigidos?
8.¿Qué acciones fueron apoyadas con recursos del Fondo relacionados con
acciones preventivas, de apoyo a la emergencia o a la rehabilitación y mejora
o que sean consecuencia de fenómenos naturales? Mencione el nombre y los
montos asignados (Utilice una hoja en blanco si el cuadro es insuficiente).
# NOMBRE Y DESCRIPCIÓN MONTO
1 $
2 $
3 $
9. ¿Se integró un Comité Técnico del fideicomiso? En caso afirmativo, ¿quiénes
lo integran y cuáles son sus principales funciones? En caso negativo, ¿por qué?
10. ¿Se integró un Subcomité Técnico de Evaluación de Proyectos? En caso
afirmativo, ¿quiénes lo integran y cuáles son sus principales funciones? En
caso negativo, ¿por qué?
11. ¿Se constituyó el Consejo para el Desarrollo Metropolitano? En caso
afirmativo, ¿cuál es la fecha del decreto de creación? Mes: ____ Año: _____
¿Cuál es la fecha de la instalación? Mes: ____ Año: _____ (El entrevistador
deberá solicitar evidencia).
12. ¿Se han emitido lineamientos u otra normatividad aplicable al Fondo
complementarios a las reglas de operación? En caso afirmativo, mencionar cuáles.
13. ¿Qué criterios utiliza el Comité Técnico para seleccionar los proyectos a
realizar? ¿Cómo se selecciona a los proveedores, contratistas o consultores?
14. Describa cómo se concursan los proyectos financiados con recursos del
Fondo.
15. ¿Cuándo se aplican las disposiciones federales y cuándo las locales en
relación con el ejercicio de los recursos?
16. ¿A quién y con qué frecuencia se reportan los avances físicos y financieros de
las acciones aprobadas con el Fondo? ¿Cuál es el mecanismo para rendir cuentas?
234 Evaluación de los Fondos Metropolitano y Regional del Gobierno Federal Mexicano
17. ¿Cómo se da cumplimiento en materia de rendición de cuentas y de
transparencia? (No lea las opciones, seleccione a partir de las respuestas
mencionadas).
a) Se tienen los registros específicos y actualizados de los montos aplicados
por cada una de las acciones y se presentan por el órgano hacendario o
unidad ejecutora de las entidades cuando es requerida por la SHCP.
b) Se incluye en la presentación de su Cuenta Pública y en los informes
sobre el ejercicio del gasto público al Poder Legislativo.
c) La información técnica, los acuerdos y los resultados alcanzados se
dan a conocer en las páginas de Internet de la entidad federativa.
d) Se envía un informe trimestral mediante el sistema electrónico.
e) Se presenta un informe final de las acciones apoyadas.
18. ¿A quién se rinde cuentas y bajo qué mecanismos? ¿Qué rol juega la
sociedad civil en este proceso? ¿Se propicia la participación de organizaciones
o ciudadanos (por medio de la integración y operación de contralorías sociales)
en el seguimiento, supervisión y vigilancia del cumplimiento de las metas y
acciones comprometidas por el Fondo, así como de la correcta aplicación de los
recursos públicos asignados al mismo?
19. ¿Cómo se administran, seleccionan y supervisan los proyectos y el ejercicio
de los recursos del Fondo? ¿Quiénes se encargan de la selección, aprobación,
ejecución y supervisión de los proyectos y los recursos? ¿Qué instancias
están involucradas en la operación del Fondo y cuál es el rol de cada una? (El
entrevistador deberá solicitar el organigrama del fondo metropolitano)
20. ¿Ha tenido subejercicio de los recursos federales del Fondo? ¿Cuál es el
motivo?
21. ¿En qué mes se cuenta con la cartera de proyectos aprobada? ¿En qué mes
se recibe el dinero federal en el fideicomiso? ¿En qué mes se comenzaron a
ejercer los recursos?
22. ¿Considera que el tiempo que transcurre entre la aprobación de los
proyectos por el comité y la recepción de los recursos es adecuada? ¿Por qué?
23. ¿Considera qué el tiempo con que se cuenta para ejercer los recursos es
suficiente? ¿Por qué?
Anexo V. Instrumentos de recolección de información 235
24. Especifique el número de proyectos evaluados y aprobados por año desde
que existe el Fondo.
AÑO
# DE PROYECTOS
EVALUADOS
# DE PROYECTOS
APROBADOS
# DE PROYECTOS
CON
RECURSOS
COMPLEMENTARIOS
FUENTE DE
LOS RECURSOS
COMPLEMENTARIOS
2006
2007
2008
2009
25.¿Existe una cuenta bancaria productiva en la que se depositan los recursos
federales del Fondo? ¿Quiénes depositan en esa cuenta? Si algún actor diferente
a la Federación deposita en esa cuenta, ¿cómo se identifican los rendimientos
financieros que generan los recursos federales?
26. ¿Cuántos y cuáles proyectos aprobados no se llevaron a cabo? De esos
proyectos ¿qué monto se reintegró a la Tesorería de la Federación? ¿Qué monto
se utilizó en otros proyectos y cuáles fueron? (el entrevistador deberá
solicitar evidencia)
27. ¿Con qué otras entidades públicas, privadas o sociales ha tenido colaboración
el Fondo (programas u otros Fondos)? ¿Cuáles son los mecanismos de coordinación
con esas entidades? ¿Cómo contribuyen al logro de los objetivos del Fondo?
28. ¿Dónde y cómo se concentra la información presupuestaria, financiera y
contable del Fondo? ¿Qué sistemas se utilizan para organizar la información
financiera utilizable para la toma de decisiones? ¿Existe información oportuna
y confiable de los recursos operados por el Fondo? ¿Dónde se registra?
29. ¿El Fondo tiene hardware o software (programas y bases de datos) que
ayuden a la gestión del mismo? ¿Cuáles son? ¿Cómo operan? En su opinión,
¿cómo podrían mejorarse?
30. ¿Son suficientes los recursos del Fondo destinados a las acciones de
evaluación, control y fiscalización de los programas y proyectos? ¿Se han
utilizado recursos adicionales para apoyar las acciones de evaluación, control
y fiscalización de los programas y proyectos realizados con recursos del Fondo?
Especifique las fuentes y los montos.
31. ¿De qué fuente provienen los recursos para gasto corriente y de operación
236 Evaluación de los Fondos Metropolitano y Regional del Gobierno Federal Mexicano
del Fondo?
32. ¿Cuántos estudios de factibilidad4
financiados con recursos del Fondo se
han realizado en la entidad? ¿Cuántos y cuáles culminaron en la realización
de una obra o equipamiento?
33. ¿Qué programas y proyectos financiados con recursos del Fondo en la
entidad han tenido un costo mayor a 100 millones de pesos (monto ejecutado)?
Enlistar la descripción y el monto.
Cédula de verificación de expedientes del Fondo Metropolitano
4
Se refiera a estudios que se llevan a cabo en la etapa de preinversión de un
programa o proyecto, observando las ventajas y desventajas del mismo, con el fin
de conocer si es viable su realización.
1. Marco de referencia.
1.1. Resumen que justifique la necesidad por atender, el problema a solventar o
el potencial u oportunidades que se aprovecharán con la ejecución del estudio,
plan, evaluación, acción, obra, programa o proyecto de inversión.
1.2. Vinculación y alineación con los objetivos, prioridades y estrategias del Plan
Nacional Desarrollo y los programas regionales, especiales y sectoriales derivados
del mismo; con el Plan Estatal de Desarrollo y los que se deriven de éste, como el
Programa Estatal de Desarrollo Urbano y sus equivalentes del ámbito municipal.
1.3. Resumen de los principales resultados esperados con el estudio, plan,
evaluación, acción, programa, proyecto, obra de infraestructura y su equipamiento.
1.3.1. Bien o servicio que se producirá o proporcionará.
1.3.2. Población objetivo que se beneficiará.
1.3.3. Impacto económico, social y ambiental.
2. Especificaciones del estudio, plan, evaluación, programa, proyecto, obra o acción.
2.1. Resumen de las condiciones:
2.1.1. Técnicas.
2.1.2. Operativas.
2.1.3. Administrativas.
2.2. Principales resultados y beneficios que se prevé obtener con la ejecución y
puesta en operación del programa, proyecto, obra o acción.
2.2.1. Resultados de la ejecución y beneficios económicos, sociales y ambientales.
2.2.2. Situación actual optimizada sin ejecutar el programa, proyecto, obra, etcétera.
2.3. Impacto metropolitano e incidencia en el desarrollo urbano y regional con la
ejecución del programa, proyecto, obra o acción.
3. Indicadores del programa, proyecto, obra o acción.
3.1. Para resultados:
3.1.1. Definición de indicadores.
3.1.2. Método de cálculo.
3.1.3. Línea base y metas del indicador (físicas y financieras).
3.1.4. Fuentes de la información de los indicadores.
3.2. De rentabilidad:
3.2.1. Tasa de descuento, Valor presente neto, Tasa interna de retorno, Tasa de
rendimiento inmediato, entre otros. (El cálculo de cada uno de estos indicadores
se debe hacer conforme al tipo de análisis costo-beneficio que corresponda, de
conformidad con las reglas de operación y las demás disposiciones aplicables).
4. Monto total de inversión.
4.1. Monto de recursos solicitado al Fondo Metropolitano.
4.2. Otras fuentes de financiamiento.
4.3. Calendario de ejecución respectivo (Anexo 3).
5. Explicación de las etapas y componentes del estudio, plan, evaluación,
programa, proyecto, obra o acción.
5.1. Principales componentes y etapas.
6. Principales riesgos de tipo técnico, financiero, operativo y ambiental, entre
otros, asociados con el programa, proyecto, obra o acción y que puedan afectar su
rentabilidad o sus resultados esperados.
7. Otras consideraciones relevantes del estudio, plan, evaluación, programa,
proyecto, obra o acción de inversión.
3. REVISIÓN DEL CONTENIDO DE LA NOTA TÉCNICA SÍ NO
Fondo Estado(s)
Ejecutor
Nombre y descripción de la acción:
Costo total de la acción $ Monto financiado por el Fondo $
1. ¿Existe el expediente? Sí Formato físico Formato electrónico Ambas No
En caso de no existir el expediente, se deberá solicitar evidencia sobre sí se realizó la obra y registrarlo en el
campo Observaciones (al reverso)
2. ¿Cuenta con la nota técnica?
Fecha de inicio de la obra Año de ejecución Año fiscal
Sí Formato físico Formato electrónico Ambas No
Anexo V. Instrumentos de recolección de información 237
1. Marco de referencia.
1.1. Resumen que justifique la necesidad por atender, el problema a solventar o
el potencial u oportunidades que se aprovecharán con la ejecución del estudio,
plan, evaluación, acción, obra, programa o proyecto de inversión.
1.2. Vinculación y alineación con los objetivos, prioridades y estrategias del Plan
Nacional Desarrollo y los programas regionales, especiales y sectoriales derivados
del mismo; con el Plan Estatal de Desarrollo y los que se deriven de éste, como el
Programa Estatal de Desarrollo Urbano y sus equivalentes del ámbito municipal.
1.3. Resumen de los principales resultados esperados con el estudio, plan,
evaluación, acción, programa, proyecto, obra de infraestructura y su equipamiento.
1.3.1. Bien o servicio que se producirá o proporcionará.
1.3.2. Población objetivo que se beneficiará.
1.3.3. Impacto económico, social y ambiental.
2. Especificaciones del estudio, plan, evaluación, programa, proyecto, obra o acción.
2.1. Resumen de las condiciones:
2.1.1. Técnicas.
2.1.2. Operativas.
2.1.3. Administrativas.
2.2. Principales resultados y beneficios que se prevé obtener con la ejecución y
puesta en operación del programa, proyecto, obra o acción.
2.2.1. Resultados de la ejecución y beneficios económicos, sociales y ambientales.
2.2.2. Situación actual optimizada sin ejecutar el programa, proyecto, obra, etcétera.
2.3. Impacto metropolitano e incidencia en el desarrollo urbano y regional con la
ejecución del programa, proyecto, obra o acción.
3. Indicadores del programa, proyecto, obra o acción.
3.1. Para resultados:
3.1.1. Definición de indicadores.
3.1.2. Método de cálculo.
3.1.3. Línea base y metas del indicador (físicas y financieras).
3.1.4. Fuentes de la información de los indicadores.
3.2. De rentabilidad:
3.2.1. Tasa de descuento, Valor presente neto, Tasa interna de retorno, Tasa de
rendimiento inmediato, entre otros. (El cálculo de cada uno de estos indicadores
se debe hacer conforme al tipo de análisis costo-beneficio que corresponda, de
conformidad con las reglas de operación y las demás disposiciones aplicables).
4. Monto total de inversión.
4.1. Monto de recursos solicitado al Fondo Metropolitano.
4.2. Otras fuentes de financiamiento.
4.3. Calendario de ejecución respectivo (Anexo 3).
5. Explicación de las etapas y componentes del estudio, plan, evaluación,
programa, proyecto, obra o acción.
5.1. Principales componentes y etapas.
6. Principales riesgos de tipo técnico, financiero, operativo y ambiental, entre
otros, asociados con el programa, proyecto, obra o acción y que puedan afectar su
rentabilidad o sus resultados esperados.
7. Otras consideraciones relevantes del estudio, plan, evaluación, programa,
proyecto, obra o acción de inversión.
3. REVISIÓN DEL CONTENIDO DE LA NOTA TÉCNICA SÍ NO
Fondo Estado(s)
Ejecutor
Nombre y descripción de la acción:
Costo total de la acción $ Monto financiado por el Fondo $
1. ¿Existe el expediente? Sí Formato físico Formato electrónico Ambas No
En caso de no existir el expediente, se deberá solicitar evidencia sobre sí se realizó la obra y registrarlo en el
campo Observaciones (al reverso)
2. ¿Cuenta con la nota técnica?
Fecha de inicio de la obra Año de ejecución Año fiscal
Sí Formato físico Formato electrónico Ambas No
VACIADO DE LA NOTA TÉCNICA
4.¿Señala la vinculación y alineación con los objetivos, prioridades y estrategias del:
a. Plan Nacional de Desarrollo?
5a. ¿Se identifica la población
potencial?
5b Se identifica la población
objetivo
Sí Especifique No
b. Plan de Desarrollo Regional? Sí Especifique No
EXPEDIENTE
10. ¿De qué tipo de apoyo se trata? (Registre en la clasificación correspondiente)
a) Planes y programas de desarrollo regional y urbano.
b) Inversión en infraestructura y su equipamiento en transporte público.
c) Infraestructura hídrica para agua potable, drenaje, alcantarillado y saneamiento.
d) Adquisición de reservas territoriales y derechos de vía.
e) Acciones para el mejoramiento y cuidado del ambiente.
f) Evaluaciones, acciones de apoyo al control, fiscalización y auditoría externa de la aplicación,
destino, ejercicio y resultados alcanzados.
g) Impulso al desarrollo regional, urbano, social y económico.
11. ¿De qué tipo de programa o proyecto de inversión se trata? (Registre en la clasificación correspondiente)
a) Programas de adquisiciones.
b) Programas de mantenimiento.
c) Estudios de pre-inversión.
e) Proyectos de infraestructura económica.
f) Proyectos de infraestructura social.
f) Proyectos de infraestructura social.
g) Proyectos de infraestructura gubernamental.
h) Proyectos de inmuebles.
d) Otros programas de inversión.
12a. ¿Existe un contrato o convenio? Sí No 12b. Registre en la clasificación correspondiente.
Sí No
a) Licitación b) Concurso c) Adjudicación
directa F) Otro: Especifique
13.¿El expediente presenta los reportes de
avance físico financiero? (Anexo tres) ¿Cuántos?
Sí No Sí

¿Cuántos? No
14. Indique el porcentaje de avance del proyecto en la fecha más reciente (última) %
15. ¿Cuenta con reportes trimestrales? 15. ¿Cuenta con el reporte final?
16. ¿El proyecto está financiado con mezcla de recursos? (En caso afirmativo registre el origen
de los recursos y el monto correspondiente).
No
Origen de los recursos Monto
$
$
Observaciones
$
17. ¿El expediente registra erogaciones por concepto
de supervisión y control? Sí Origen $ No
18. ¿El expediente registra erogaciones para gasto
corriente y de operación? Sí Origen $ No
c. Programa Estatal Desarrollo Urbano? Sí Especifique No
d. Plan Estatal de Desarrollo? Sí Especifique No
e. Otro(s)? Sí Especifique No
Sí Especifique No Sí Especifique No
9. ¿El Análisis costobeneficio
incluye:
a. Tasa
interna
de retorno?
b. Tasa de
rendimiento
inmediato?
c. Valor
presente
neto? $ $ $
10. ¿Existe la evaluación
de impacto:
a.
Metropolitano?:
b. Económico
social?
c.
Ambiental?
6. ¿Se especifican los beneficios a
la población a quién van dirigidos?
7. ¿Cuáles son? Sí No
11. ¿La acción está relacionada con rehabilitación,
prevención o apoyo a emergencia de problemas
derivados de fenómenos naturales?

Monto
$______
a) Acciones
preventivas
b) Emergencia
o rehabilitación
c) Consecuencia
de fenómenos
naturales
No
8a. ¿Existe un análisis
costo-beneficio?
8b. Registre el tipo de análisis: Sí No
Sí No Sí No Sí No
a) Análisis costobeneficio
b) Análisis costobeneficio
simplificado
c) Análisis costoeficiencia
d) Justificación
económica
Especifique:
i) Otros proyectos de inversión. Especifique:
238 Evaluación de los Fondos Metropolitano y Regional del Gobierno Federal Mexicano
VACIADO DE LA NOTA TÉCNICA
4.¿Señala la vinculación y alineación con los objetivos, prioridades y estrategias del:
a. Plan Nacional de Desarrollo?
5a. ¿Se identifica la población
potencial?
5b Se identifica la población
objetivo
Sí Especifique No
b. Plan de Desarrollo Regional? Sí Especifique No
EXPEDIENTE
10. ¿De qué tipo de apoyo se trata? (Registre en la clasificación correspondiente)
a) Planes y programas de desarrollo regional y urbano.
b) Inversión en infraestructura y su equipamiento en transporte público.
c) Infraestructura hídrica para agua potable, drenaje, alcantarillado y saneamiento.
d) Adquisición de reservas territoriales y derechos de vía.
e) Acciones para el mejoramiento y cuidado del ambiente.
f) Evaluaciones, acciones de apoyo al control, fiscalización y auditoría externa de la aplicación,
destino, ejercicio y resultados alcanzados.
g) Impulso al desarrollo regional, urbano, social y económico.
11. ¿De qué tipo de programa o proyecto de inversión se trata? (Registre en la clasificación correspondiente)
a) Programas de adquisiciones.
b) Programas de mantenimiento.
c) Estudios de pre-inversión.
e) Proyectos de infraestructura económica.
f) Proyectos de infraestructura social.
f) Proyectos de infraestructura social.
g) Proyectos de infraestructura gubernamental.
h) Proyectos de inmuebles.
d) Otros programas de inversión.
12a. ¿Existe un contrato o convenio? Sí No 12b. Registre en la clasificación correspondiente.
Sí No
a) Licitación b) Concurso c) Adjudicación
directa F) Otro: Especifique
13.¿El expediente presenta los reportes de
avance físico financiero? (Anexo tres) ¿Cuántos?
Sí No Sí

¿Cuántos? No
14. Indique el porcentaje de avance del proyecto en la fecha más reciente (última) %
15. ¿Cuenta con reportes trimestrales? 15. ¿Cuenta con el reporte final?
16. ¿El proyecto está financiado con mezcla de recursos? (En caso afirmativo registre el origen
de los recursos y el monto correspondiente).
No
Origen de los recursos Monto
$
$
Observaciones
$
17. ¿El expediente registra erogaciones por concepto
de supervisión y control? Sí Origen $ No
18. ¿El expediente registra erogaciones para gasto
corriente y de operación? Sí Origen $ No
c. Programa Estatal Desarrollo Urbano? Sí Especifique No
d. Plan Estatal de Desarrollo? Sí Especifique No
e. Otro(s)? Sí Especifique No
Sí Especifique No Sí Especifique No
9. ¿El Análisis costobeneficio
incluye:
a. Tasa
interna
de retorno?
b. Tasa de
rendimiento
inmediato?
c. Valor
presente
neto? $ $ $
10. ¿Existe la evaluación
de impacto:
a.
Metropolitano?:
b. Económico
social?
c.
Ambiental?
6. ¿Se especifican los beneficios a
la población a quién van dirigidos?
7. ¿Cuáles son? Sí No
11. ¿La acción está relacionada con rehabilitación,
prevención o apoyo a emergencia de problemas
derivados de fenómenos naturales?

Monto
$______
a) Acciones
preventivas
b) Emergencia
o rehabilitación
c) Consecuencia
de fenómenos
naturales
No
8a. ¿Existe un análisis
costo-beneficio?
8b. Registre el tipo de análisis: Sí No
Sí No Sí No Sí No
a) Análisis costobeneficio
b) Análisis costobeneficio
simplificado
c) Análisis costoeficiencia
d) Justificación
económica
Especifique:
i) Otros proyectos de inversión. Especifique:
Anexo V. Instrumentos de recolección de información 239
Cédula de encuesta a beneficiarios
Información general
(ENCUESTADOR: Llene esta sección con los datos del proyecto)
Nombre del encuestador ____________ ____________Fecha:
|___|___|/|___|___|/2010
Estado: ______________ l____l ____l Municipio: ________________ l____l
____l____l
Localidad: _______________________________________________ l____
l____l____l
Fondo: Fondo Metropolitano l____l Fondo Regional l____l
Nombre del proyecto: _____________________________________________
_________
VACIADO DE LA NOTA TÉCNICA
4.¿Señala la vinculación y alineación con los objetivos, prioridades y estrategias del:
a. Plan Nacional de Desarrollo?
5a. ¿Se identifica la población
potencial?
5b Se identifica la población
objetivo
Sí Especifique No
b. Plan de Desarrollo Regional? Sí Especifique No
EXPEDIENTE
10. ¿De qué tipo de apoyo se trata? (Registre en la clasificación correspondiente)
a) Planes y programas de desarrollo regional y urbano.
b) Inversión en infraestructura y su equipamiento en transporte público.
c) Infraestructura hídrica para agua potable, drenaje, alcantarillado y saneamiento.
d) Adquisición de reservas territoriales y derechos de vía.
e) Acciones para el mejoramiento y cuidado del ambiente.
f) Evaluaciones, acciones de apoyo al control, fiscalización y auditoría externa de la aplicación,
destino, ejercicio y resultados alcanzados.
g) Impulso al desarrollo regional, urbano, social y económico.
11. ¿De qué tipo de programa o proyecto de inversión se trata? (Registre en la clasificación correspondiente)
a) Programas de adquisiciones.
b) Programas de mantenimiento.
c) Estudios de pre-inversión.
e) Proyectos de infraestructura económica.
f) Proyectos de infraestructura social.
f) Proyectos de infraestructura social.
g) Proyectos de infraestructura gubernamental.
h) Proyectos de inmuebles.
d) Otros programas de inversión.
12a. ¿Existe un contrato o convenio? Sí No 12b. Registre en la clasificación correspondiente.
Sí No
a) Licitación b) Concurso c) Adjudicación
directa F) Otro: Especifique
13.¿El expediente presenta los reportes de
avance físico financiero? (Anexo tres) ¿Cuántos?
Sí No Sí

¿Cuántos? No
14. Indique el porcentaje de avance del proyecto en la fecha más reciente (última) %
15. ¿Cuenta con reportes trimestrales? 15. ¿Cuenta con el reporte final?
16. ¿El proyecto está financiado con mezcla de recursos? (En caso afirmativo registre el origen
de los recursos y el monto correspondiente).
No
Origen de los recursos Monto
$
$
Observaciones
$
17. ¿El expediente registra erogaciones por concepto
de supervisión y control? Sí Origen $ No
18. ¿El expediente registra erogaciones para gasto
corriente y de operación? Sí Origen $ No
c. Programa Estatal Desarrollo Urbano? Sí Especifique No
d. Plan Estatal de Desarrollo? Sí Especifique No
e. Otro(s)? Sí Especifique No
Sí Especifique No Sí Especifique No
9. ¿El Análisis costobeneficio
incluye:
a. Tasa
interna
de retorno?
b. Tasa de
rendimiento
inmediato?
c. Valor
presente
neto? $ $ $
10. ¿Existe la evaluación
de impacto:
a.
Metropolitano?:
b. Económico
social?
c.
Ambiental?
6. ¿Se especifican los beneficios a
la población a quién van dirigidos?
7. ¿Cuáles son? Sí No
11. ¿La acción está relacionada con rehabilitación,
prevención o apoyo a emergencia de problemas
derivados de fenómenos naturales?

Monto
$______
a) Acciones
preventivas
b) Emergencia
o rehabilitación
c) Consecuencia
de fenómenos
naturales
No
8a. ¿Existe un análisis
costo-beneficio?
8b. Registre el tipo de análisis: Sí No
Sí No Sí No Sí No
a) Análisis costobeneficio
b) Análisis costobeneficio
simplificado
c) Análisis costoeficiencia
d) Justificación
económica
Especifique:
i) Otros proyectos de inversión. Especifique:
240 Evaluación de los Fondos Metropolitano y Regional del Gobierno Federal Mexicano
Presentación
“Buenos (as) días (tardes), mi nombre es ____.
Estamos levantando una encuesta para El Colegio
Mexiquense. El objeto de nuestra visita es conocer
su opinión sobre la obra… (Encuestador: Diga la
descripción de la obra) que se hizo en esta comunidad.
Esta encuesta NO tiene fines políticos, ni
comerciales. ¿Me permite hacerle la entrevista? ...
(Encuestador: Si desconoce la obra, dé las gracias y
anote en No conoce la obra, enseguida busque otro
beneficiario. En el caso de que el beneficiario se niegue,
dele las gracias, anote como rechazo y busque
otro beneficiario).
NO CONOCE LA OBRA
0 1 2 3 4
5 6 7 8 9
RECHAZOS
0 1 2 3 4
5 6 7 8 9
1. Sexo: Femenino (1) Masculino (2) [ ]
2. Edad: [ ]
3. ¿Considera que la obra beneficia a su comunidad?
Mucho (1) Poco (2) Nada (3) No sabe (9)
[ ]
4. Del 1 al 10, donde 1 significa muy mala calificación y 10 es la
calificación más alta ¿Qué tan contento se siente con la obra?
[ ]
1 Nada contento < > Muy contento 10 (99)
01 02 03 04 05 06 07 08 09 10 (99)
5. ¿Considera que los beneficios de la obra serán?
Permanentes (1) Temporales (2) No hay beneficios (3) No sabe (9)
[ ]
6. ¿Podría decir que usted ha sentido un incremento en su calidad de
vida debido a esta obra?
Mucho (1) Poco (2) Nada (3) No sabe (9)
[ ]
7. En la actualidad ¿funciona y se utiliza la obra?
Sí (1) > Pregunta 8 No (2)
[ ]
Anexo V. Instrumentos de recolección de información 241
8. ¿Por qué no funciona (no se utiliza o no hay servicio)?
(Encuestador: NO lea las respuestas y registre todas las opciones
mencionadas)
a. Por falta de
dinero
Sí (1) No (2)
[ ]
h. No hay
interés de la
comunidad
Sí (1) No (2)
[ ]
b. Se hizo
algo que no se
necesitaba
Sí (1) No (2)
[ ]
i. No hay
alguien
responsable
Sí (1) No (2)
[ ]
c. Se hizo mal la
obra
Sí (1) No (2)
[ ]
j. Hubo un
desastre natural
Sí (1) No (2)
[ ]
d. Por problemas
en la comunidad
Sí (1) No (2)
[ ]
k. Falta de
mantenimiento
Sí (1) No (2)
[ ]
e. Faltan cosas
para que funcione
Sí (1) No (2)
[ ]
l. Se encuentra
en mal estado
Sí (1) No (2)
[ ]
f. La obra no está
conectada a la red
de suministros
Sí (1) No (2)
[ ]
m. Otra razón
¿cuál?
g. No está
terminada la obra
Sí (1) No (2)
[ ]
n. Lo desconoce /
No sabe
[ ]
[ ]
9. ¿Me puede dar su nombre?

GUIÓN BASE PARA ENTREVISTAR A EXPERTOS Y/O ACTORES
CLAVE
FONDO METROPOLITANO
1. ¿Sabe de la existencia del Consejo para el Desarrollo Metropolitano?
¿Conoce su estructura? ¿Está de acuerdo con dicha estructura?
§ Saber si la información sobre el Consejo para el Desarrollo Metropolitano y
sus funciones han salido de las oficinas de gobierno.
§ Conocer las opiniones que se tienen sobre el Consejo y sus funciones.
2. ¿Considera que existe coordinación en la planeación y programación
de estudios, programas y proyectos de inversión financiados parcial
o totalmente por el FM?
§ Conocer si existen mecanismos formales de coordinación (¿cuáles son y
cómo operan?).
§ Conocer si los proyectos involucran la participación de al menos dos
242 Evaluación de los Fondos Metropolitano y Regional del Gobierno Federal Mexicano
municipios (o entidades federativas en su caso).
§ Averiguar si en la toma de decisiones se incorporan las visiones de los
diferentes actores involucrados, así como los diversos planes y programas
de desarrollo que tienen impacto en lo metropolitano.
§ Conocer si los diversos ámbitos de gobierno y organismos realmente
dialogan respecto a las decisiones de gasto y su relación con otros proyectos.
3. ¿Existen y se tiene acceso a los planes, programas y estudios que
dan soporte a la programación y ejecución de acciones y proyectos de
inversión? ¿Se conocen los impactos directos e indirectos de los proyectos?
§ Indagar sobre la integralidad de los proyectos, es decir, si consideran sus
impactos directos e indirectos o simplemente buscan resolver problemas
coyunturales sin vincularse con el resto de la metrópoli.
§ Averiguar si hay mecanismos de participación efectiva, debate público
y consulta en particular a los sectores perjudicados por los programas y
proyectos.
4. ¿Sabe si están definidas las prioridades del gasto? ¿Hay estudios
que avalen esas prioridades?
§ Conocer los mecanismos de planeación y determinación de prioridades
que dan soporte a las decisiones de acciones e inversiones de todo tipo
financiadas con el FM.
§ Conocer la visión que se tiene de lo metropolitano, así como los mecanismos
de planeación y las estrategias que se siguen.
§ Entender la “caja negra” de la toma de decisiones respecto a los programas,
acciones y proyectos que se ejecutan.
§ Conocer los principios y pasos/procedimientos que se siguen para definir y
para aprobar los programas, acciones y proyectos que se ejecutan.
5. ¿Con los recursos del Fondo Metropolitano han mejorado las
condiciones en alguno de los siguientes puntos? (ES IMPORTANTE
DARLE A CONOCER LOS PROYECTOS MÁS IMPORTANTES QUE
SE HAN APOYADO CON EL FONDO PARA QUE EL EXPERTO LOS
PUEDA IDENTIFICAR)
§ Metrópoli planificada y administrada integralmente:
Anexo V. Instrumentos de recolección de información 243
o Plan y programas que consideran al todo metropolitano y que son
asumidos por las jurisdicciones que conforman la metrópoli (para
todos los sectores (productivos y del desarrollo social), para toda la
metrópoli o partes de ella (micro-regiones, corredores…) y planes
municipales que consideran efectivamente que son parte de la
metrópoli y planifican considerando a sus vecinos.
o Sistemas de información sobre la metrópoli utilizados por los gobiernos
locales y/o por actores sociales.
o Sistemas de indicadores del desarrollo metropolitano aplicados por los
gobiernos de la metrópoli y/o por actores sociales.
o Integración de Normatividad, Tarifas de Servicios, Impuestos, Derechos
y Aprovechamientos, Trámites y otras acciones institucionales para
la producción (apertura de empresas…), la circulación física (placas,
licencias de manejo…), para el consumo (Reglamentos…).
§ Metrópoli más ordenada y compacta y con más disciplina urbanística:
o Control del crecimiento periférico de la ciudad.
o Ocupación de vacíos urbanos.
o Ordenación de corredores metropolitanos.
§ Metrópoli más justa e igualitaria:
o Disminución de riesgos en zonas vulnerables.
o Disminución de asentamientos precarios e irregulares.
o Mejoramiento del hábitat (mejores servicios, equipamientos,
condiciones del empleo, mejoramiento ambiental y del espacio público.
§ Metrópoli con mayor accesibilidad y mejor movilidad física de sus ciudadanos.
o Desarrollo eficiente de sistemas de transporte público y no motorizado
de nivel metropolitano.
o Mejoramiento de la estructura vial (operación vial, mantenimiento,
ampliación en redes metropolitanas).
244 Evaluación de los Fondos Metropolitano y Regional del Gobierno Federal Mexicano
§ Mejora en la infraestructura de tele-comunicaciones.
o Avances en telefonía e integración de redes en la metrópoli.
o Avance en la ciudad-metrópoli digital
§ Metrópoli que asume el Ciclo Integral del Agua:
o Aprovechamiento del agua en cualquiera de sus etapas (captación,
filtración, extracción, aprovechamiento, tratamiento o reutilización).
o Mejora en la infraestructura sanitaria e hidráulica.
o Mejora de la calidad del agua en ríos, canales, lagunas, y otro tipo de
depósitos superficiales.
§ Metrópoli más sustentable:
o Reducción en la emisión de gases de efecto invernadero.
o Mejora en la recolección, tratamiento, disposición y aprovechamiento
de los residuos sólidos.
o Mejoramiento del espacio abierto con enfoque socio-ambiental
(parques, plazas, arborización…)
o Aplicación de estrategias “verdes” (edificación verde, producción
verde, circulación verde, consumo verde….).
§ Metrópoli más segura:
o Acuerdos concretos de colaboración inter-policial.
o Creación de policía metropolitana.
o Sistemas de prevención y procuración de justicia de nivel metropolitano.
o Estrategias y/o políticas metropolitanas de impartición de justicia.
o Creación de infraestructuras metropolitanas de seguridad y justicia
(CERESOS, cuarteles…).
6. ¿Cuál es el principal problema que percibe en la estructura del
Fondo Metropolitano?
Anexo V. Instrumentos de recolección de información 245
§ Proyectos apoyados y/o prioridades de ámbitos para apoyar.
§ Decisiones autoritarias y no consultadas.
§ Acciones y proyectos que no son de ámbito metropolitano.
§ Acciones y proyectos que no son prioritarios.
§ Baja o inadecuada participación de los municipios y/o de los actores sociales.
§ Inexistencia o limitación en la transparencia y rendición de cuentas en la
aplicación de los recursos.
§ Cualquier otra que pueda mencionar.
7. ¿Cómo se podría mejorar la estructura del Fondo Metropolitano en
todos sus ámbitos? ¿Cuáles son sus propuestas?
§ Composición del consejo y los comités.
§ Reglas de operación.
§ Debilidades.
§ Fortalezas.
§ Transparencia y rendición de cuentas.
§ Priorización de los proyectos.
§ Otros.
GUIÓN BASE PARA ENTREVISTA A EXPERTOS
FONDO REGIONAL (FONREGIÓN)
8. ¿Conoce el Fondo Regional -FONREGIÓN-? ¿Conoce sus objetivos?
§ Saber si la información sobre el Fondo Regional y sus funciones han salido
de las oficinas de gobierno.
§ Conocer las opiniones que se tienen sobre el Fondo.
246 Evaluación de los Fondos Metropolitano y Regional del Gobierno Federal Mexicano
9. ¿Sabe si existe algún mecanismo de planeación y coordinación en
la toma de decisiones? ¿Es un mecanismo adecuado?
§ Conocer si se toma en cuenta lo establecido en planes y programas de
desarrollo, y si existe una visión integral de los proyectos, es decir, que
forman parte de un proyecto más grande.
§ Conocer si los diversos ámbitos de gobierno y organismos dialogan respecto
a las decisiones de gasto y su relación con otros proyectos.
10. ¿Sabe si se llevan a cabo análisis formales sobre los impactos de
cada programa y proyecto aprobado?
§ Averiguar si se conocen los impactos sobre los programas y proyectos, en
particular los relacionados con otros temas del desarrollo regional. Ejemplo:
Relación entre los equipamientos educativos y de salud.
11. ¿Existen y se tiene acceso a los planes, programas y estudios que
dan soporte a la programación y ejecución de acciones y proyectos
de inversión? ¿Se conocen los impactos directos e indirectos de los
proyectos?
§ Indagar sobre la integralidad de los proyectos, es decir, si consideran sus
impactos directos e indirectos o simplemente buscan resolver problemas
coyunturales sin vincularse con la problemática regional.
§ Averiguar si hay mecanismos de participación efectiva, debate público
y consulta en particular a los sectores perjudicados por los programas y
proyectos.
12. ¿Sabe si están definidas las prioridades del gasto? ¿Hay estudios
que avalen esas prioridades? ¿Considera adecuadas las prioridades?
§ Conocer los mecanismos de planeación y determinación de prioridades
que dan soporte a las decisiones de acciones e inversiones de todo tipo
financiadas con el FONREGIÓN.
§ Conocer la visión que se tiene del desarrollo regional, así como los
mecanismos de planeación y las estrategias que se siguen.
§ Entender la “caja negra” de la toma de decisiones respecto a los programas,
acciones y proyectos que se ejecutan.
Anexo V. Instrumentos de recolección de información 247
§ Conocer los principios y pasos/procedimientos que se siguen para definir y
para aprobar los programas, acciones y proyectos que se ejecutan.
13. ¿Con los recursos del FONREGIÓN han mejorado las condiciones
en alguno de los siguientes puntos? (ES IMPORTANTE DARLE A
CONOCER LOS PROYECTOS MÁS IMPORTANTES QUE SE HAN
APOYADO CON EL FONDO PARA QUE EL EXPERTO LOS PUEDA
IDENTIFICAR)
§ Desarrollo de mecanismos e instituciones de coordinación gubernamental,
transparencia y rendición de cuentas, así como de planeación integral, de
largo plazo y con participación efectiva de los actores sociales.
§ Oferta educativa básica de calidad, suficiente y con énfasis en las
características regionales.
§ Oferta educativa media, técnica y superior de calidad, con énfasis en las
potencialidades de la región y orientada al aprovechamiento del “bono
demográfico”.
§ Oferta de servicios y equipamientos culturales y deportivos.
§ Disminución de la brecha digital.
§ Acceso universal a servicios y equipamientos de salud de calidad.
§ Acceso a suelo servido para vivienda y a mecanismos financieros adecuados
a las necesidades de la población de menores recursos para adquirir,
autoconstruir o mejorar la vivienda y el hábitat (provisión de servicios
básicos), en los centros de población y en el medio rural.
§ Desarrollo de infraestructura para aprovechar el ciclo integral del agua
(mejoramiento de la masa forestal, filtración-captación, extracción,
utilización, tratamiento y reutilización), para el manejo sustentable de
residuos sólidos y para la recuperación y cuidado de los recursos naturales
de la región.
§ Desarrollo de infraestructura productiva y de comunicaciones y transportes.
§ Impulso al desarrollo de las actividades económicas prioritarias en la
región.
14. ¿Cuál es el principal problema que percibe en la estructura del
FONREGIÓN?
248 Evaluación de los Fondos Metropolitano y Regional del Gobierno Federal Mexicano
§ Proyectos apoyados y/o prioridades de ámbitos para apoyar.
§ Decisiones autoritarias y no consultadas.
§ Acciones y proyectos que no favorecen el desarrollo regional.
§ Acciones y proyectos que no son prioritarios.
§ Baja o inadecuada participación de los municipios y/o de los actores sociales.
§ Inexistencia o limitación en la transparencia y rendición de cuentas en la
aplicación de los recursos.
§ Aplicación de recursos para favorecer a actores particulares.
15. ¿Cómo se podría mejorar la estructura del FONREGIÓN en todos
sus ámbitos? ¿Cuáles son sus propuestas?
§ Reglas de operación.
§ Debilidades.
§ Fortalezas.
§ Transparencia y rendición de cuentas.
§ Priorización de los proyectos.
§ Otros.
FONDO METROPOLITANO: NUMERALIA DEL TRABAJO DE CAMPO
Muestra de expedientes de proyectos revisados 119
Muestra de proyectos visitados para levantamiento
de encuestas de beneficiarios
50
Encuestas levantadas a beneficiarios 836
Entrevistas a servidores públicos responsables
de la gestión del fondo
33 en 16 zonas metropolitanas
Nivel de los funcionarios Directores Generales y
equivalentes (directores de
COPLADE, etc.), y subsecretarios
en algunos casos
Anexo V. Instrumentos de recolección de información 249
FONDO REGIONAL: NUMERALIA DEL TRABAJO DE CAMPO
Muestra de expedientes de proyectos revisados 408
Muestra de proyectos visitados para levantamiento
de encuestas de beneficiarios
54
Encuestas levantadas a beneficiarios 634
Servidores públicos responsables de la gestión
del fondo entrevistados
14 en 8 entidades
Nivel de los funcionarios Directores Generales y
equivalentes
En general, los funcionarios responsables de la gestión de cada fondo son
distintos; sólo en 2 casos coincidió la entrevista con la misma persona (Tuxtla
Gutiérrez y Veracruz). Algunas zonas metropolitanas se encuentran en
entidades que reciben recursos del Fondo Regional, por lo que en esos casos se
recopiló información de ambos fondos, pero sólo en términos logísticos, ya que
el tipo de proyectos y los funcionarios responsables son distintos.
Ambos fondos son de reciente creación y no han recibido la atención de la
comunidad académica que se merecen. Por ello, hay pocos expertos que conocen
la operación y gestión de los mismos, de modo que las propias características
del objeto de estudio limitaron en gran medida el número de personas que
podrían participar y aportar una opinión experta.



www.clear-la.cide.edu
Esta obra representa un esfuerzo muy significativo para
sopesar y documentar el desempeño de los tres niveles
de gobierno en materia de desarrollo metropolitano y
regional a partir de una de las herramientas
primordiales de intervención de los últimos años: los
Fondos Metropolitano y Regional. Cotidianamente,
estos instrumentos han tenido efectos desconocidos;
es la intuición de su pertinencia, y no el conocimiento
cabal de sus resultados, lo que determina su
prevalencia. Esta investigación provee una
comprensión sistemática de estas políticas.
Con esta visión, los autores destacan algunos
factores indispensables para una implementación
adecuada y un refinamiento constante de los
Fondos: corresponsabilidad de los gobiernos
locales, planeación multianual de los recursos,
vinculación con la sociedad, definición clara de
las atribuciones, transparencia y rendición de
cuentas, y fomento a la coordinación y
cooperación intergubernamental. Sin duda,
este tipo de evaluaciones enriquecen el
conocimiento colectivo sobre los instrumentos
de política pública más utilizados para
resolver la problemática urbana.
Date
Topic Tag
Resource Type Tag
Language Type Tag
Image Thumb
65